• LA ALQUIMIA


    LA ALQUIMIA
    Luis S.Guillén




    INTRODUCCIÓN
    Este trabajo no pretende ser un Tratado sobre la Alquimia ni pretende exponer una visión
    personal de la misma; aspira, todo lo más, a satisfacer la curiosidad de todo aquel que por primera
    vez toma contacto con tal palabra, al cual la lectura del mismo le servirá de estímulo para
    profundizar más en el tema... y aspira, también, a ser una herramienta útil a aquellos estudiantes
    legos en la materia que, por una u otra razón, se ven en la necesidad de documentarse, de forma
    rápida y fiable, de la historia general de la alquimia y de su relación con la química. Así de
    modestas son las aspiraciones iniciales de este humilde trabajo.
    Para ello he reunido, sin mezclar, tres artículos enciclopédicos sobre la Alquimia (Planeta
    D'Agostini, Larousse y Encarta 2002), parecidos entre sí aunque diferentes en algunos puntos y
    datos... siendo, a este respecto, el de la Encarta 2002 el más completo. Al final de este, he añadido
    lo que sobre la Alquimia tenía que decir un alquimista... y he escogido a Fulcanelli por una sencilla
    razón: los artículos enciclopédicos siguen la línea que en la década de 1920 trazó este reconocido
    alquimista; hasta tal punto es así, que si no fuera porque entre éste y aquéllos median muchas
    décadas de distancia en la redacción, podríamos venir a pensar que Fulcanelli escribió su capítulo
    basándose en dichas enciclopedias. Hasta tal punto era de erudito y serio el trabajo de este
    misterioso personaje. Fulcanelli, además, nos introducirá una sospecha e intentará aclararla "hasta
    donde le está permitido": ¿realmente la Alquimia es lo que hemos leído en los artículos
    enciclopédicos? ¿Esos artículos no estarán hablando, más bien, de la historia de otra ciencia, la
    espagiria? Más aún: lo que muchos practican en sus laboratorios... ¿es alquimia verdadera o sólo
    espagiria, quizás voarchadumia, pero en absoluto el Arte sagrado?
    Por otra parte, he intervenido intensamente en los textos ampliando, mediante notas,
    informaciones sólo referenciadas en los originales, por ejemplo, y, en otras notas, he sugerido el
    significado de algunos términos. En algunas de esas notas, como por casualidad, he dejado caer
    algún que otro acento que pudiera ser “revelador” para aquel que se acerque a este trabajo con algún
    conocimiento ya adquirido previamente sobre la doctrina y los principios herméticos.
    Y esto es todo.
    Luis S.Guillén
    - 2 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    La Alquimia
    Ciencia y pensamiento1 anterior a la química2 moderna, desarrollado durante la Edad Media3,
    que, mediante la aplicación de métodos, [más especulativos que] experimentales, intentó conseguir la
    transformación de las sustancias.
    El ideal del alquimista era la consecución de la unidad interior del hombre4 y la de éste con el
    cosmos5. Su objetivo material era conseguir la piedra filosofal, símbolo de la unidad de todas las
    cosas, elemento capaz de transmutar la materia (y convertir el plomo en oro), y el elixir de larga
    vida, con el que se recupera la juventud y se alcanza la inmortalidad. La Gran Obra o arte de la
    alquimia era el trabajo a realizar para conseguirlo6. Los alquimistas aportaron una notable labor
    experimental que permitió, a partir de Lavoisier7, el desarrollo de la química como ciencia: idearon
    infinidad de aparatos de laboratorio8 (alambiques9, morteros10, crisoles11, filtros12...), diversos
    procesos y técnicas (destilación13, calcinación14, filtrado, sublimación15...) y utilizaron numerosos
    1 No se puede aplicar plenamente la acepción de ciencia que dice “cuerpo de doctrina metódicamente formado y
    ordenado” debido a que, si bien se cumple el que estamos ante una doctrina, el resto de la definición no le puede ser
    aplicado. Se trata, como sus seguidores afirman, de una ciencia oculta, la cual es definida en estos términos por la
    RAE: “Conocimientos y prácticas misteriosos, como la magia, la alquimia, la astrología, etc., que, desde la
    antigüedad, pretenden penetrar y dominar los secretos de la naturaleza.”
    2 Química, estudio de la composición, estructura y propiedades de las sustancias materiales, de sus interacciones y de
    los efectos producidos sobre ellas al añadir o extraer energía en cualquiera de sus formas.
    3 Tiempo transcurrido desde el siglo V hasta fines del siglo XV.
    4 “Transformación mística del adepto en hombre regenerado.” (Lucien Gerardin)
    5 “Descubrimiento o rehabilitación de conocimientos trascendentales sobre el sistema del mundo.” (Lucien Gerardin)
    6 “Sabios iniciados, rodeados de grimorios, inclinados sobre retortas donde borbotean Azufre y Mercurio, mientras
    el fuego elabora la Gran Obra.” (Lucien Gerardin)
    7 Antoine Laurent de Lavoisier (1743, guillotinado en 1794, durante la Revolución Francesa), considerado el fundador
    de la química moderna. Lavoisier realizó los primeros experimentos químicos realmente cuantitativos. Demostró que
    en una reacción química, la cantidad de materia es la misma al final y al comienzo de la reacción. Estos
    experimentos proporcionaron pruebas para la ley de la conservación de la materia. Lavoisier también investigó la
    composición del agua y denominó a sus componentes oxígeno e hidrógeno. Algunos de los experimentos más
    importantes de Lavoisier examinaron la naturaleza de la combustión, demostrando que es un proceso en el que se
    produce la combinación de una sustancia con oxígeno. También reveló el papel del oxígeno en la respiración de los
    animales y las plantas. La explicación de Lavoisier de la combustión reemplazó a la teoría del flogisto, sustancia que
    desprendían los materiales al arder. Con el químico francés Claude Louis Berthollet y otros, Lavoisier concibió una
    nomenclatura química, o sistema de nombres, que sirve de base al sistema moderno. La describió en Método de
    nomenclatura química (1787). En Tratado elemental de química (1789), Lavoisier aclaró el concepto de elemento
    como una sustancia simple que no se puede dividir mediante ningún método de análisis químico conocido, y
    elaboró una teoría de la formación de compuestos a partir de los elementos. También escribió Sobre la combustión
    (1777) y Consideraciones sobre la naturaleza de los ácidos (1778).
    8 Oficina en que los químicos hacen sus experimentos y los farmacéuticos las medicinas.
    9 Aparato que sirve para destilar o separar de otras sustancias más fijas, por medio del calor, una sustancia volátil. Se
    compone fundamentalmente de un recipiente para el líquido y de un conducto que arranca del recipiente y se
    continúa en un serpentín por donde sale el producto de la destilación.
    10 Utensilio de madera, piedra o metal, a manera de vaso, que sirve para machacar en él especias, semillas, drogas, etc.
    11 Recipiente hecho de material refractario, que se emplea para fundir alguna materia a temperatura muy elevada.
    12 Materia porosa (fieltro, papel, esponja, carbón, piedra, etc.) o masa de arena o piedras menudas a través de la cual se
    hace pasar un líquido para clarificarlo. Es una técnica de destilación.
    13 Separar por medio del calor, en alambiques u otros vasos, una sustancia volátil de otras más fijas, enfriando luego su
    vapor para reducirla nuevamente a líquido.
    14 Del lat. calx, calcis, cal. Reducir a cal viva los minerales calcáreos, privándolos del ácido carbónico por el fuego.
    Por extensión, someter al calor los minerales de cualquier clase, para que de ellos se desprendan las sustancias
    volátiles.
    15 La sublimación es un fenómeno físico que no químico: Pasar directamente, esto es, sin derretirse, del estado sólido
    al estado de vapor. En sus textos lo señalaban, como todo, de manera torcida, “oculta”: Limojon de Saint Didier, un
    autor de los menos oscuros, se limita, por ejemplo, a recomendar el “observar detenidamente un bloque de hielo.”
    (El hielo y la nieve se subliman cuando sopla viento muy seco, aunque la temperatura sea muy inferior a 0° C.)
    - 3 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    elementos y compuestos, a los que reconocían con signos, precedentes de los símbolos químicos. La
    alquimia se desarrolló en Grecia hacia el s. III a.J.C. y su tratado más antiguo se debe a Zósimo de
    Alejandría.
    Paralelamente se desarrolló en China, fuertemente influida por el taoísmo16, donde destaca la
    obra fundamental del Bao Puzi17. Los árabes impulsaron de forma notable esta disciplina, con
    nombres como Geber18 (con su obra Summa Perfectionis), Avicena19 y Averroes20, y transmitieron
    sus conocimientos a Europa, principalmente a través de España. Destacan los siguientes autores y
    obras: san Alberto Magno (De Alchimia), Roger Bacon (Speculum alchimie), Agricola (De Re
    Metallica), Ramon Llull, Arnaldo de Vilanova, Norton y Valentin, entre otros. Con Paracelso (s.
    XVI) se inició la iatroquímica, hasta que Boyle (s. XVII) y Lavoisier (s. XVIII), principalmente,
    establecieron las bases de la química como ciencia.
    16 Doctrina teológica de la antigua religión de los chinos, cuyo fundador es Lao-Tse (hacia el II a.d.C.)
    17 Ge Hong nació en el condado de Jurong, provincia de Jiangsu, durante la dinastía Jin Oriental (317-420). Se puso él
    mismo el nombre de Zhu Chuan, mientras que su nombre taoísta era Bao Puzi. Era muy famoso por elaborar las
    píldoras de la inmortalidad y dedicó la mayor parte de su vida al estudio de la medicina, farmacología, química y a
    las enseñanzas taoístas. Fue uno de los primeros investigadores, en cuanto a farmacia china se refiere, y escribió
    muchos libros, entre los que se incluye Bao Puzi, muy conocido tanto dentro como fuera de China. Esta obra
    consiste en 70 volúmenes que recogen los resultados de un estudio sistemático de la medicina china de entonces..
    18 Geber o Yabir (c. 721-c. 815), alquimista árabe. Llamado Abu Musa Yabir al-Sufi Hayyan, se supone que vivió en
    Kufah y en Bagdad (ambas hoy en Irak). Se le han adjudicado más de 500 tratados. Sin embargo, los eruditos
    contemporáneos creen que la mayor parte de esos tratados son de los siglos IX al XII. Además, diversos tratados
    impresos en latín y adjudicados a Geber (que es la transcripción latina de su nombre árabe) proceden probablemente
    del siglo XIV. Estos trabajos contienen descripciones detalladas de procesos químicos y de experimentos sobre las
    propiedades de los metales. En ellos se desarrolla la teoría —de gran importancia para los eruditos de la época
    medieval y del renacimiento— según la cual todos los metales están compuestos de mercurio y azufre, siendo
    posible transmutar los metales en oro.
    19 Avicena (980-1037), conocido en el mundo musulmán como Ibn Sina, filósofo y médico islámico persa, nacido
    cerca de Bujara (hoy Uzbekistán). Considerado por los musulmanes como uno de los mayores filósofos islámicos,
    Avicena es una figura importante en el campo de la medicina y de la filosofía. Su obra El canon de la medicina fue
    durante mucho tiempo un libro de texto preeminente en Oriente Próximo y Europa. Es significativo como
    clasificación y sumario sistemático del conocimiento médico y farmacéutico de su época y anterior a su tiempo. La
    primera traducción al latín de esta obra se hizo en el siglo XII, la versión hebrea apareció en 1491 y el texto en árabe
    en 1593, fue el segundo que se imprimió en lengua árabe. Su obra más conocida es Kitab ash-Shifa (El libro de la
    curación), un compendio de tratados sobre lógica, metafísica, antropología aristotélica, ciencias naturales y otros
    temas. La filosofía de Avicena era una combinación de la filosofía de Aristóteles y del neoplatonismo. Al igual que
    la mayoría de los filósofos medievales, negaba la inmortalidad del alma individual, del interés de Dios por los
    particulares y de la creación del mundo en el tiempo, todos ellos temas centrales de la corriente principal de la
    doctrina islámica. Avicena se convirtió en el principal blanco de los ataques de los teólogos suníes, como Algazel.
    No obstante, la filosofía de Avicena fue muy influyente a lo largo de la edad media.
    20 Averroes (1126-1198), filósofo, físico, jurista malikí y teólogo asharí hispanoárabe. Introductor del pensamiento
    aristotélico en Occidente, su figura ocupa un lugar de honor en la historia del pensamiento medieval. Abul Walid
    Muhammad ibn Rusd (su nombre en árabe) nació en Córdoba cuando al-Andalus estaba bajo dominio de los
    almorávides. Su padre, un cadí (juez) cordobés, le inició en el estudio de la jurisprudencia. En su ciudad natal
    también estudió teología, filosofía y matemáticas (con el filósofo árabe Ibn Tufayl), y medicina (fue discípulo de
    Avenzoar). En 1168 viajó a Marrakech y pudo conocer al afamado filósofo y médico Abentofail, quien le presentó
    ante Yusuf I, emir de los almohades. Posteriormente, Averroes ejerció como juez en Sevilla (1169) y Córdoba
    (1171). En 1182 marchó de nuevo a Marrakech y sustituyó a Abentofail como médico personal de Yusuf I. Debido a
    algunas de sus teorías filosóficas (especialmente la que afirmaba que la razón prima sobre la religión), Yusuf II
    (hijo y sucesor de Yusuf I) ordenó su destierro en 1194. Refugiado en la localidad cordobesa de Lucena, todavía
    emprendió un nuevo viaje a Marrakech, donde falleció en 1198. Averroes mantenía que las verdades metafísicas
    pueden expresarse por dos caminos: a través de la filosofía (según pensaban Aristóteles y los seguidores del
    neoplatonismo) y a través de la religión (como se refleja en la idea simplificada y alegórica de los libros de la
    revelación). Aunque en realidad Averroes no propuso la existencia de dos tipos de verdades (filosófica y religiosa),
    sus ideas fueron interpretadas por los pensadores cristianos, que las calificaron como “teoría de la doble verdad”.
    Rechazó el concepto de la creación del mundo “en el tiempo”, pues mantenía que el mundo no tiene principio. Dios
    es el “primer motor”, la fuerza propulsora de todo movimiento, que transforma lo potencial en lo real. El alma
    individual humana emana del alma universal unificada. Los amplios comentarios de Averroes sobre las obras de
    Aristóteles (encargados por Yusuf I) fueron traducidos al latín y al hebreo, y tuvieron una gran influencia en la edad
    media, tanto en el escolasticismo y la filosofía cristiana como entre los filósofos judíos. Su principal obra original
    fue Tahafut al-Tahafut (La destrucción de la destrucción), donde rebatía una obra del teólogo islámico Algazel
    sobre la filosofía. Fue también autor de escritos sobre medicina, astronomía, derecho y gramática.
    - 4 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    La Alquimia
    por la Gran Enciclopedia Larousse
    (ár. Al-kimiya21). Rama de la filosofía natural22 que investigaba las transformaciones
    físicoquímicas de la materia para conseguir transmutar23 los metales en oro, así como también para
    elaborar elixires médicos.
    La alquimia nació en el oriente helenístico hacia el siglo I de nuestra era, con el objetivo
    primordial de hallar un proceso natural que permitiera transformar los metales en oro. Este
    propósito tenía su fundamento teórico en la concepción aristotélica de la "materia" y la "forma" y su
    fundamento práctico en la experiencia de los orfebres24 de Mesopotamia y de Egipto, que
    elaboraban aleaciones que tenían la apariencia del oro.
    Las investigaciones de los alquimistas griegos condujeron a la invención de una serie de
    operaciones de laboratorio (destilación y sublimación) y de aparatos tales como el alambique
    (descrito en el siglo V por María la Judía, a quien se atribuye la invención del "baño de María"25), y
    al establecimiento de un sistema de símbolos para representar los metales y sus aleaciones.
    Al ser expulsados del Imperio bizantino, los nestorianos26 (s.V) y monofisitas27 (s.VI) llevaron
    21 al-kimiya’, la química, y este del gr. cumeia, mezcla, mixtura. Conjunto de especulaciones y experiencias,
    generalmente de carácter esotérico, relativas a las transmutaciones de la materia, que influyó en el origen de la
    ciencia química. Tuvo como fines principales la búsqueda de la piedra filosofal y de la panacea universal. (DRAE)
    22 La que investiga las leyes de la naturaleza.
    23 Del lat. transmutare: Mudar o convertir una cosa en otra.
    24 Del fr. orfèvre. El que labra objetos artísticos de oro, plata y otros metales preciosos, o aleaciones de ellos.
    25 Recipiente con agua puesto a la lumbre y en el cual se mete otra vasija para que su contenido reciba un calor suave y
    constante en ciertas operaciones químicas, farmacéuticas o culinarias.
    26 Nestorianos, grupo de cristianos orientales que siguen las enseñanzas de Nestorio, arzobispo de Constantinopla,
    condenado por hereje en el año 431 por el Concilio de Éfeso. La mayoría de los nestorianos, cuyo número asciende a
    unas 176.700 personas, viven en Irak, Siria e Irán, donde se les conoce por regla general como asirios. Encabezados
    por un patriarca que reside en la actualidad en Irak, rechazan la doctrina, definida en el Concilio de Éfeso, que
    afirma que Jesucristo es una única hipóstasis (persona) divina y que, en consecuencia, su madre, María, debería
    llamarse "Madre de Dios". La doctrina nestoriana, que sigue las enseñanzas del gran exegeta Teodoro de
    Mopsuestia, insiste en el carácter distintivo de la divinidad y humanidad de Jesús, lo que mueve a los críticos de esta
    confesión a acusar a los nestorianos de creer que Cristo era dos personas distintas: el Hijo de Dios y el hijo de
    María. Los nestorianos se establecieron como entidad religiosa separada cuando un amplio grupo emigró a Persia en
    el año 489, para escapar de las persecuciones que se llevaban a cabo en el Imperio romano. Su centro intelectual fue
    la escuela que fundaron en Nisibis, creando además obispados en Arabia y la India bajo la dirección de los patriarcas
    de Seleucia-Ctesifonte. Perseguidos de vez en cuando por los persas seguidores del zoroastrismo, obtuvieron la
    protección legal de los musulmanes en el año 637 tras la conquista árabe de Persia. Entre los siglos VII y XIV,
    gracias a un extraordinario esfuerzo misionero, se instauraron comunidades nestorianas en Asia central, Mongolia y
    China, que en su mayoría serían absorbidas más tarde por el islam. En la India, tras la ocupación portuguesa (siglo
    XVI), la mayor parte de los nestorianos abrazaron la fe católica y adoptaron el nombre de caldeos, al igual que
    hicieron muchos nestorianos en Mesopotamia. Algunos optaron por prestar lealtad y obediencia al patriarca jacobita
    (monofisita) de Antioquía y otros, en Irán, pasaron a formar parte de la iglesia ortodoxa rusa (1912). Durante la I
    Guerra Mundial 1/3 aproximado de los nestorianos restantes murió de hambre o asesinados por los turcos y kurdos.
    27 Monofisismo, secta cristiana de los siglos V y VI (considerada herética) que mantenía que Cristo poseía una única
    naturaleza (divina), en oposición por lo tanto a la doctrina ortodoxa que proclamaba las dos, divina y humana.
    Quedaron confinados sobre todo a la Iglesia oriental aunque tuvieron alguna relevancia en Occidente. Por orden del
    papa León I, el Concilio de Calcedonia en el año 451 intentó seguir un camino intermedio entre los puntos de vista
    ortodoxo y monofisita. El edicto resultante no satisfizo a estos últimos y la polémica continuó cuando los coptos y la
    secta eutiquiana apoyaron las tesis monofisitas. La Iglesia de Oriente Próximo, en un intento de eliminar la herejía,
    excomulgó a los monofisitas en la primera mitad del siglo VI. Más tarde se dividieron en dos facciones tras la
    polémica sobre la incorruptibilidad del cuerpo de Cristo; después del año 560 surgió una tercera facción, los
    triteistas, los cuales concebían las tres personas de la divinidad como tres dioses separados. Aunque al fin fuera
    condenado en el año 680-681 en el III Concilio de Constantinopla, el monofisismo perdura en la actualidad. La
    Iglesia abisinia, la armenia, la copta y la jacobita son todas ellas confesiones monofisitas.
    - 5 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    sus conocimientos técnicos a Siria y Persia, con lo que prepararon la transmisión de la alquimia
    griega a los árabes. Éstos la perfeccionaron notablemente con sus propios hallazgos (fabricación del
    ácido nítrico28, etc.) y le agregaron la tradición de la alquimia china, ocupada en la búsqueda del
    elixir de la vida29. Dos corrientes agrupan lo más importante de la producción alquímica árabe: los
    numerosos escritos atribuidos a Yabir (Geber)n18 y los derivados de la obra de al-Razi30, de mayor
    valor científico.
    A partir del siglo XIII la búsqueda del principio activo que debía permitir la transmutación
    (elixir o piedra filosofal) ocupó a cuantos se sentían interesados en el estudio de la naturaleza (hay
    que recordar que hombres como Roger Bacon31 y santo Tomás de Aquino creían en la posibilidad
    real de la transmutación) y a una pléyade de embaucadores que intentaron medrar con engaños y
    28 Ácido nítrico, líquido incoloro y corrosivo cuya fórmula química es HNO3. Los alquimistas medievales lo conocían
    como aqua fortis (agua fuerte). Se obtiene comercialmente por la acción del ácido sulfúrico sobre nitrato de sodio.
    También se puede preparar por oxidación catalítica del amoníaco. Es un ácido fuerte y un agente oxidante poderoso.
    Sobre la piel produce una coloración amarillenta al reaccionar con ciertas proteínas y formar ácido xantoproteico
    amarillo. El ácido nítrico fumante, también empleado comercialmente, está compuesto de ácido nítrico y óxido de
    nitrógeno gas en solución. Presenta un color rojizo o pardo y es más activo que otras formas de ácido nítrico. Tanto
    el ácido nítrico común como el fumante tienen numerosas aplicaciones (en síntesis químicas, en la nitración de
    materiales orgánicos y en la fabricación de tintes y explosivos. El ácido nítrico tiene un punto de fusión de -42 °C y
    un punto de ebullición de 83 °C). Las sales del ácido nítrico se denominan nitratos. El nitrato de potasio, o salitre, y
    el nitrato de sodio son los nitratos más importantes comercialmente. Casi todos los nitratos son solubles en agua.
    Una de las excepciones es el subnitrato de bismuto, BiONO3·H2O, utilizado en medicina para el tratamiento de
    trastornos intestinales. El amitol, un potente explosivo, es una mezcla de nitrato de amonio y trinitrotolueno (TNT).
    La reacción del ácido nítrico con compuestos orgánicos produce importantes nitratos, como la nitroglicerina y la
    nitrocelulosa. Los nitratos de calcio, sodio, potasio y amonio se emplean como fertilizantes que proporcionan
    nitrógeno para el crecimiento de las plantas.
    29 Medicamento o remedio maravilloso, regenerador de los organismos vivos y, por lo mismo, agente de eterna
    juventud y de la artificial prolongación de la vida (elixir de la eterna juventud o de la inmortalidad).
    30 Al-Razi (en latín, Rhazes) (c. 865-c. 925), médico y escritor musulmán cuyos escritos sobre medicina tuvieron gran
    influencia en el mundo islámico así como en Europa occidental durante la edad media. Razi, cuyo nombre completo
    era Abu Bakr Muhammed ibn Zakariya al-Razi, nació y murió en Ray, Persia, cerca de Teherán, en lo que es hoy
    Irán. Escribió prácticamente en todos los campos de la medicina. Entre sus numerosos escritos, el más importante
    fue al-Hawi (El libro general, o Liber continens, como era conocido en la Europa medieval), una colosal
    enciclopedia médica que constaba originalmente de veinte volúmenes de los que han sobrevivido diez. Abarcaba
    prácticamente la totalidad de la medicina griega, siria y árabe de entonces, e incluía virtualmente todos los temas
    médicos relevantes. Las experiencias y observaciones personales de Razi como médico, convierten al-Hawi en un
    hito en la historia de la medicina. En su trabajo más famoso, Tratado sobre la viruela y el sarampión, Razi ofrece la
    primera descripción conocida de la viruela. Razi hizo también importantes aportaciones en los campos de la
    alquimia y la filosofía, aunque la mayor parte de estos escritos se han perdido. Manteniendo una actitud poco
    frecuente en su tiempo, defendía el progreso continuo de las ciencias, mostrándose pues en desacuerdo con los
    seguidores de Aristóteles; se consideraba discípulo de Platón. También era inusual su aceptación de una teoría
    atómica de la materia.
    31 Roger Bacon (c. 1214-1294), filósofo y científico inglés, uno de los maestros más influyentes del siglo XIII. Nació
    en Ilchester, Somerset, y estudió en las universidades de Oxford y París. Aproximadamente en 1252, ingresó en la
    orden religiosa de los franciscanos y se estableció en Oxford. Realizó numerosos estudios teóricos y experimentales,
    sobre todo en los campos de la alquimia, la óptica y la astronomía. Fue una figura fundamental para el saber de su
    época y, a finales de la década de 1260, por petición del papa Clemente IV, escribió Opus Maius. En esta obra
    trataba la necesidad de reformar las ciencias por medio del estudio de las lenguas y de la naturaleza, con la ayuda de
    diferentes métodos. Las ideas revolucionarias de Bacon sobre el estudio de las ciencias hicieron que fuera
    condenado por los franciscanos. En 1278 el prior de la orden franciscana, Girolamo Masci, posteriormente papa
    Nicolás IV, prohibió la lectura de los libros de Bacon y arrestó al autor. Tras diez años de cárcel, Bacon regresó a
    Oxford. Escribió el Compendium studii theologiae (un compendio sobre el estudio de la teología) justo antes de su
    muerte. Pese a su elevado conocimiento, Bacon aceptaba algunas de las creencias de su época, como la existencia de
    la piedra filosofal y la eficacia de la astrología. Sus escritos aportaron una nueva e ingeniosa visión sobre la óptica,
    en concreto de fenómenos como la refracción, el tamaño aparente de los objetos y el aparente aumento de tamaño
    experimentado por el Sol y la Luna en el horizonte. También descubrió que con azufre, salitre y carbón vegetal, se
    podía producir una sustancia (hoy conocida como pólvora) capaz de causar explosiones (en la actualidad se sabe
    que la pólvora había sido antes utilizada por los árabes). Bacon consideró que las matemáticas y la experimentación
    eran los únicos medios de llegar al conocimiento de la naturaleza. Estudió varios idiomas y escribía en latín con
    elegancia y claridad. Por sus extensos conocimientos se le conocía con el nombre de ‘Doctor Mirabilis’ (el ‘Doctor
    Admirable’). Seis de sus trabajos se imprimieron entre 1485 y 1614, y en 1733 se editó y publicó el Opus Maius.
    - 6 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    prácticas fraudulentas.
    En el siglo XIV apareció una alquimia propiamente europea (representada por algunas obras
    falsamente atribuidas a Ramón Llull32) cuya mayor aportación fue la teoría de la "quinta esencia"33:
    el quinto elemento34 que se suponía existir en todos los cuerpos y que constituía su principio activo.
    La búsqueda de la quinta esencia hizo mejorar los procedimientos de destilaciónn13 y condujo al
    descubrimiento de los alcoholes35, que se emplearon para extraer a su vez las quintaesencias de las
    plantas y obtener bebidas medicinales, como el licor benedictino inventado en 1510 por un fraile
    alquimista.
    A partir del siglo XVI las ciencias de la naturaleza adoptaron un nuevo rumbo, que iba a dejar
    arrinconada la alquimia; la nueva ciencia química difería de la alquimia tanto por sus objetivos
    (más limitados y prácticos) como por sus principios teóricos, ya que rechazaba la teoría aristotélica
    y se proponía fundamentar sus nuevas teorías de acuerdo con los resultados experimentales, cada
    vez más numerosos y profundos.
    La separación entre alquimia y química no fue, en un principio, radical y así se cuentan
    verdaderos químicos como Paracelso, que mantienen algunas de las concepciones de los
    alquimistas. Los alquimistas, que no se sentían satisfechos con la modestia de objetivos de la
    química, abandonaron los laboratorios y se dedicaron al desarrollo de la especulación36 hermética37,
    que pretendía dar una explicación filosófica a la alquimia, la astrología y la magia natural. Éstos
    acabaron por quedar aislados, perdieron su prestigio y desaparecieron totalmente a comienzos del
    siglo XIX.
    32 Ramon Llull o Raimundo Lulio (1232-1316), religioso y escritor, principal figura cultural de la Corona de Aragón.
    Su obra, vasta y diversa, resultado de un inagotable entusiasmo, representó una aportación decisiva al pensamiento y
    a la literatura medievales. Los hechos de su vida están recogidos en un relato autobiográfico, Vida coetània, dictado
    a sus discípulos de la Cartuja de Vauvert (París) en 1311. Aprendió árabe y en 1274 culminaba la redacción de
    Libre de contemplació y Art abreujada d’atrobar veritat (Arte abreviado de encontrar verdad), dos de las obras más
    representativas de su pensamiento filosófico. En 1288 Llull recibió el título de doctor (magister) en la Universidad
    de París. No obstante, y pese a sus repetidos intentos (1297-1299, 1309-1311), sus ideas nunca serían bien acogidas
    en aquel centro del aristotelismo. Fue beatificado por la Iglesia católica, que celebra su festividad el 3 de julio. Se
    conserva un total de 243 obras, a menudo de difícil clasificación por la profundidad y variedad de los temas
    abordados, reflejan a través de modalidades expresivas tan diversas como las que exigen la filosofía, la vivencia
    mística, el relato realista, la poesía lírica y narrativa o la exposición didáctica, el afán por comunicar sus ideas a todo
    tipo de destinatarios. Fueron escritas en catalán, latín y árabe, si bien no se ha conservado ningún texto en esta última
    lengua; las obras rimadas, en cambio, están compuestas en un provenzal muy catalanizado. Sus primeros escritos
    filosóficos respondieron al anhelo de encontrar una sistematización de ideas que iluminara con carácter definitivo la
    mente del infiel. Art abreujada d'atrobar veritat, reducción del conocimiento humano a un limitado número de
    principios que, mediante un sistema combinatorio, puede dar respuesta a todo tipo de cuestiones, es su primera
    formulación. Se trata de ofrecer “razones necesarias”, soslayando siempre el poco convincente principio de
    autoridad. Ramon Llull tuvo algunos discípulos ya en el siglo XIV: el canónigo Thomas le Myésier en París o el
    franciscano Pere Rossell en Valencia. Fue aquí donde aparecieron las curiosas obras apócrifas que cimentaron la
    leyenda de Llull como alquimista. El inquisidor dominico Nicolau Eimeric logró que Gregorio XI condenara el
    lulismo (1376), pero Martín V invalidó aquella condena (1419). En el siglo XVIII el pensamiento luliano mereció la
    atención de Gottfried Wilhelm Leibniz y la edición de los 10 volúmenes de las Opera omnia.
    33 Quinto elemento teorizado por la filosofía antigua en la composición del universo, especie de éter sutil y purísimo,
    cuyo movimiento propio era el circular y del cual estaban formados los cuerpos celestes. Entre los alquimistas,
    principio fundamental de la composición de los cuerpos, por cuyo medio esperaban operar la trasmutación de los
    metales. Poéticamente, lo más puro, fino y acendrado de una cosa.
    34 En la filosofía natural antigua, cada uno de los cuatro principios inmediatos fundamentales considerados como
    constitución de los cuerpos: tierra, agua, aire y fuego.
    35 Compuestos orgánicos que contienen el grupo hidroxilo unido a un radical alifático o a alguno de sus derivados.
    Según el número de hidroxilos que contiene la molécula, los alcoholes se clasifican en monoalcoholes, dialcoholes o
    glicoles, trialcoholes y polialcoholes o polioles.
    36 Meditar, reflexionar con hondura, teorizar, para finalmente perderse en sutilezas o hipótesis sin base real.
    37 De Hermes, filósofo egipcio. Aplícase a las especulaciones, escritos y partidarios que en distintas épocas han
    seguido ciertos libros de alquimia atribuidos a Hermes, filósofo egipcio que se supone vivió en el siglo XX antes de
    Jesucristo.
    - 7 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    La Alquimia
    por la Enciclopedia Encarta 2002
    Alquimia, técnica38 antigua practicada especialmente en la edad media, que se dedicaba
    principalmente a descubrir una sustancia que transmutaría los metales más comunes en oro y plata,
    y a encontrar medios de prolongar indefinidamente la vida humana. Aunque sus propósitos y
    procedimientos eran dudosos, y a menudo ilusorios, la alquimia fue, en muchos sentidos, la
    predecesora de la ciencia moderna39, especialmente de la ciencia química40.
    El análisis de metales en el siglo XVI
    tenía mucho más en común con el
    refinado que con la química moderna,
    como se observa por la presencia de
    distintos hornos en esta ilustración de un
    laboratorio de ensayo. Los trabajadores,
    denominados ensayadores o alquimistas,
    aparecen controlando los procesos de
    combustión, fundición, mezcla y
    refinado. El hombre del centro está
    fabricando ácido nítricon28, utilizado para
    separar el oro de la plata.
    La alquimia nació en el antiguo Egipto, y empezó a florecer en Alejandría, en el periodo
    helenístico; simultáneamente, se desarrolló una escuela de alquimia en China. Se considera que los
    38 Conjunto de procedimientos y recursos de que se sirve una ciencia o un arte.
    39 El conocimiento científico en Egipto y Mesopotamia era, sobre todo, de naturaleza práctica, sin excesiva
    sistematización. Uno de los primeros sabios griegos que investigó las causas fundamentales de los fenómenos
    naturales fue, en el siglo VI a.C., el filósofo Tales de Mileto que introdujo el concepto de que la Tierra era un disco
    plano que flotaba en el elemento universal, el agua. El matemático y filósofo Pitágoras, de época posterior,
    estableció una escuela de pensamiento en la que las matemáticas se convirtieron en disciplina fundamental en toda
    investigación científica. Los eruditos pitagóricos postulaban una Tierra esférica que se movía en una órbita circular
    alrededor de un fuego central. En Atenas, en el siglo IV a.C., la filosofía natural jónica y la ciencia matemática
    pitagórica llegaron a una síntesis en la lógica de Platón y Aristóteles. En la Academia de Platón se subrayaba el
    razonamiento deductivo y la representación matemática; en el Liceo de Aristóteles primaban el razonamiento
    inductivo y la descripción cualitativa. La interacción entre estos dos enfoques de la ciencia ha llevado a la mayoría
    de los avances posteriores... De la metalurgia vino a surgir una nueva ciencia experimental: la alquimia. Sin
    embargo, hacia el año 300 d.C., la alquimia fue adquiriendo un tinte de secretismo y simbolismo que redujo los
    avances que sus experimentos podrían haber proporcionado a la ciencia.
    40 Los primeros procesos químicos conocidos fueron realizados por los artesanos de Mesopotamia, Egipto y China. Al
    principio, los forjadores de esas tierras trabajaban con metales nativos como el oro y el cobre, que a veces se
    encontraban en la naturaleza en estado puro, pero rápidamente aprendieron a fundir menas (principalmente los
    óxidos metálicos y los sulfuros) calentándolas con madera o carbón de leña para obtener los metales. El uso
    progresivo del cobre, bronce y hierro dio origen a los nombres que los arqueólogos han aplicado a las distintas eras.
    En esas culturas se inició también una tecnología química primitiva, conforme los tintoreros descubrían métodos
    para fijar los tintes en los distintos tipos de tejidos y los alfareros aprendían a preparar barnices y más tarde a
    fabricar vidrio. La mayoría de esos artesanos trabajaban en los monasterios y palacios haciendo artículos de lujo. En
    los monasterios especialmente, los monjes tenían tiempo para especular sobre el origen de los cambios que veían en
    el mundo que los rodeaba. Sus teorías se basaban frecuentemente en la magia, pero también elaboraron ideas
    astronómicas, matemáticas y cosmológicas, que utilizaban en sus intentos de explicar algunos de los cambios que
    hoy se consideran químicos.
    - 8 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    escritos de algunos de los primeros filósofos griegos41 contienen las primeras teorías químicas, y la
    teoría expuesta en el siglo V a.C. por Empédocles42 -todas las cosas están compuestas de aire,
    tierra, fuego y agua- influyó mucho en la alquimia.
    Se cree que el emperador romano Calígula43 apoyó experimentos para producir oro a partir del
    oropimente44, un sulfuro de arsénico45, y que el emperador Diocleciano46 ordenó quemar todos los
    trabajos egipcios relacionados con la química del oro y la plata, con el fin de detener tales
    experimentos. Zósimo de Tebas47 (hacia el 250-300), descubrió que el ácido sulfúrico48 era un
    disolvente de metales49 y liberó oxígeno del óxido rojo de mercurio.
    El concepto fundamental de la alquimia procedía de la doctrina aristotélica de que todas las
    cosas tienden a alcanzar la perfección. Puesto que otros metales eran considerados menos
    “perfectos” que el oro, era razonable suponer que la naturaleza formaba oro a partir de esos
    41 Los presocráticos: Filósofos griegos anteriores a Sócrates y su filosofía, exponentes de la filosofía natural griega
    antigua que buscaron una explicación del mundo en términos físicos, en contraposición a la mitología que explicaba
    el tal mundo en términos divino-mágicos, mitológicos. Con ellos se inicia la filosofía occidental, considerándose a
    Tales de Mileto el padre de la misma. Los más representativos son, además del ya citado, Anaximandro, Heráclito,
    Anaxágoras, Pitágoras, Parménides, Empédocles, Demócrito...
    Desde los tiempos de Tales de Mileto, unos 600 años a.C., los filósofos griegos empezaron a hacer especulaciones
    lógicas sobre el mundo físico, en lugar de confiar en los mitos para explicar los fenómenos. El mismo Tales pensaba
    que toda la materia procedía del agua, que podía solidificarse en tierra o evaporarse en aire. Sus sucesores
    ampliaron esta teoría en la idea de que el mundo estaba compuesto por cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego.
    Según Demócrito, esos elementos estaban compuestos por átomos, partículas diminutas que se movían en el vacío.
    Otros, especialmente Aristóteles (filósofo posterior, de la época llamada filosofía griega clásica), creían que los
    elementos formaban un medio continuo de materia y, por tanto, el vacío no podía existir. La idea atómica perdió
    terreno rápidamente, pero nunca fue completamente olvidada. Cuando fue revisada durante el renacimiento, formó
    la base de la teoría atómica moderna.
    42 Empédocles (493-433 a.C.), filósofo, político y poeta griego. Nació en la ciudad siciliana de Agrigentum y fue
    discípulo de Pitágoras y Parménides. El conocimiento moderno de la filosofía de Empédocles se basa en los
    fragmentos que perduran de sus poemas sobre la naturaleza y la purificación. Afirmaba que todas las cosas están
    compuestas de cuatro elementos principales: tierra, aire, fuego y agua. Dos fuerzas activas y opuestas, amor y odio,
    o afinidad y antipatía, actúan sobre estos elementos, combinándolos y separándolos dentro de una variedad infinita
    de formas. De acuerdo con Empédocles, la realidad es cíclica. Al comenzar un ciclo, los cuatro elementos se
    encuentran unidos por el principio del amor. Cuando el odio penetra en el círculo, los elementos empiezan a
    separarse. El amor funde todas las cosas; entonces el odio reemprende el proceso. El mundo, tal y como lo
    conocemos, se halla a medio camino entre la esfera primaria y el estado de total dispersión de los elementos. Creía
    también que no es posible que ningún cambio conlleve la creación de nueva materia; sólo puede ocurrir un cambio
    en las combinaciones de los cuatro elementos ya existentes. Asimismo formuló una primitiva teoría de la evolución
    en la que declaraba que las personas y los animales evolucionaban a partir de formas precedentes.
    43 Cayo Julio César Calígula (12-41 d.C.), emperador romano (37-41 d.C.), famoso por su crueldad y extravagancia.
    Fue un dirigente clemente al principio, pero se convirtió en un tirano depravado después de una enfermedad mental.
    Derrochó su fortuna (conseguida, en parte, por las confiscaciones de miembros del Senado) en espectáculos públicos
    y proyectos de construcción de edificios, desterró o asesinó a la mayoría de sus familiares, nombró a su caballo
    cónsul, se proclamó dios construyendo templos y realizando sacrificios en su honor. En el 41, los oficiales de su
    guardia conspiraron contra él y le asesinaron, nombrando como sucesor a su tío Claudio.
    44 Mineral compuesto de arsénico y azufre, de color de limón, de textura laminar o fibrosa y brillo craso anacarado. Es
    venenoso y se emplea en pintura y tintorería.
    45 Del lat. arsenicum, y este del gr. arsenikon, de arshn, varonil, macho. Metaloide de color, brillo y densidad
    semejantes a los del hierro colado; agrio y volatilizable a un calor de 300 grados, sin fundirse. Los ácidos producidos
    por combinación del oxígeno con este metaloide son venenos violentos.
    46 Cayo Aurelio Valerio Diocleciano (245-313), emperador romano (284-305), reformó la administración del Imperio
    e introdujo la tetrarquía de augustos y césares.
    47 Este descubrimiento podría haber resultado la más sobresaliente aportación de los romanos pero fue ignorado por los
    que, tiempos después, continuaron el estudio de las transformaciones de las sustancias. Zósimo además apreció la
    liberación de un gas al calentar el óxido rojo de mercurio. Más de diez siglos pasaron para que esta misma reacción
    fuera estudiada e identificado el gas: oxígeno.
    48 Líquido de consistencia oleosa, incoloro e inodoro y compuesto de azufre, hidrógeno y oxígeno. Es muy cáustico,
    carboniza las sustancias orgánicas y se mezcla con el agua produciendo gran desprendimiento de calor. Tiene
    muchos usos en la industria y se prepara por oxidación del anhídrido sulfuroso en presencia de agua.
    49 Cada uno de los elementos químicos buenos conductores del calor y de la electricidad, con un brillo característico, y
    sólidos a temperatura ordinaria, salvo el mercurio. En sus sales en disolución forman iones electropositivos.
    - 9 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    metales en el interior de la Tierra, y con la habilidad y la diligencia suficientes, un artesano podría
    reproducir este proceso en el taller50. Al principio, los esfuerzos hacia este objetivo eran empíricos y
    prácticos (es decir, fundados en la experiencia, si bien partiendo de teorías incorrectas), pero en el siglo
    IV, la astrología51, la magia52 y el ritual53 habían empezado a ganar fuerza.
    Después del declive del Imperio romano, en la Europa occidental empezaron a estudiarse
    menos los escritos griegos, e incluso fueron bastante abandonados en el Mediterráneo oriental. Sin
    embargo, en el siglo VI, un grupo de cristianos conocidos como los nestorianosn26, cuyo idioma era
    el sirio, expandieron su influencia por Asia Menor. Establecieron una universidad en Edessa,
    Mesopotamia, y tradujeron al sirio un gran número de escritos filosóficos y médicos griegos para
    que pudieran ser utilizados por los estudiantes.
    En los siglos VII y VIII, los conquistadores árabes expandieron la cultura islámica sobre gran
    parte de Asia Menor, norte de África y España. Los califas de Bagdad se convirtieron en mecenas
    activos de la ciencia y el saber. La traducción siria de los textos griegos fue traducida de nuevo, esta
    vez al árabe, y junto con el resto del saber griego volvieron a florecer las ideas y la práctica de la
    alquimia. Los alquimistas árabes también estaban en contacto con China54; así, a la idea del oro
    como metal perfecto le añadieron el concepto del oro como medicina. Se concibió un agente
    específico para estimular la transmutación, la “piedra filosofal”, que se convirtió en el objeto de
    investigación de los alquimistas. Ahora tenían un nuevo incentivo para estudiar los procesos
    químicos, porque podrían conducirlos no sólo a la riqueza, sino a la salud. En el estudio de los
    productos y aparatos químicos se hicieron grandes progresos. Se descubrieron importantes reactivos
    como los álcalis cáusticos y las sales de amonio, y se mejoraron los aparatos de destilaciónn13.
    También se vio rápidamente la necesidad de aplicar más métodos cuantitativos, pues algunas
    fórmulas árabes daban instrucciones específicas sobre las cantidades de reactivos a utilizar.
    Durante los califatos de los Abasíes, desde el 750 hasta 1258, floreció en Arabia una escuela
    de farmacia. El primer trabajo conocido de esta escuela es la obra que se difundió en Europa en su
    versión latina titulada De alchemia traditio summae perfectionis in duos libros divisa, atribuida al
    científico y filósofo árabe Abu Musa Yabir al-Sufi, conocido en Occidente como Gebern18; este
    50 Aristóteles fue el más influyente de los filósofos griegos, y sus ideas dominaron la filosofía natural durante casi dos
    milenios después de su muerte, en el 323 a.C. Creía que la materia poseía cuatro cualidades: calor, frío, humedad y
    sequedad. Cada uno de los cuatro elementos estaba compuesto por pares de esas cualidades; por ejemplo, el fuego
    era caliente y seco, el agua fría y húmeda, el aire caliente y húmedo, y la tierra fría y seca. Esos elementos con sus
    cualidades se combinaban en diferentes proporciones para formar los componentes del planeta terrestre. Puesto que
    era posible cambiar las cantidades de cada cualidad en un elemento, se podía transformar un elemento en otro; así, se
    pensaba que era posible cambiar las sustancias materiales formadas por los elementos, por ejemplo, el plomo en oro.
    La teoría de Aristóteles fue aceptada por los prácticos artesanos, especialmente en Alejandría, Egipto, que después
    del 300 a.C. se convirtió en el centro intelectual del mundo antiguo. Ellos pensaban que los metales de la Tierra
    tendían a ser cada vez más perfectos y a convertirse gradualmente en oro, y creían que podían realizar el mismo
    proceso más rápidamente en sus talleres, transmutando así de forma artificial los metales comunes en oro.
    Comenzando el año 100 de la era cristiana, esta idea dominaba la mente de los filósofos y los trabajadores del metal,
    y se escribió un gran número de tratados sobre el arte de la transmutación que empezaba a conocerse como
    alquimia. Aunque nadie consiguió hacer oro, en la búsqueda de la perfección de los metales se descubrieron muchos
    procesos químicos.
    51 Estudio de la posición y del movimiento de los astros, a través de cuya interpretación y observación se pretende
    conocer y predecir el destino de los hombres y pronosticar los sucesos terrestres.
    52 Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de
    espíritus, genios o demonios, efectos o fenómenos extraordinarios, contrarios a las leyes naturales.
    53 Conjunto de reglas establecidas para celebrar el culto y las ceremonias religiosas. El hombre trata de relacionarse
    con Dios, a través de gestos y actos materiales. Todas las religiones establecen un conjunto de ritos propios que sus
    creyentes han de cumplir. El laboratorio se convierte en una capilla, la redoma en templo, el fuego en la llama
    perenne de los templos, “ora, ora et labora”, a Dios se le coagula en piedra y esta piedra hace milagros...
    54 Casi al mismo tiempo que la alquimia occidental (y probablemente de forma independiente) apareció en China una
    alquimia similar. Aquí el objetivo también era fabricar oro, pero oro potable, asimilable por el organismo, no por el
    valor monetario del metal. Los chinos consideraban al oro como una medicina que podía conferir larga vida o
    incluso la inmortalidad a cualquiera que la consumiera.
    - 10 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    trabajo, que podemos considerar como el tratado más antiguo sobre química propiamente dicha, es
    una recopilación de todo lo que se creía y se conocía por entonces. Los alquimistas árabes
    trabajaron con oro55 y mercurio56, arsénicon45 y azufre57, y sales58 y ácidos59, y se familiarizaron con
    una amplia gama de lo que actualmente llamamos reactivos60 químicos. Ellos creían que los metales
    eran cuerpos compuestos, formados por mercurio y azufre en diferentes proporciones61. Su creencia
    científica era el potencial de transmutación, y sus métodos eran principalmente intentos a ciegas; sin
    embargo, de esta forma encontraron muchas sustancias nuevas e inventaron muchos procesos útiles.
    La Alquimia en Europa:
    La alquimia, como sucedió con el resto de la ciencia árabe, se transmitió a Europa a través de
    España, gracias al extraordinario florecimiento que las ciencias y las artes experimentaron en al-
    Andalus (España musulmana) durante la edad media. Los primeros trabajos existentes de la alquimia
    europea son los del monje inglés Roger Baconn31 y el filósofo alemán Alberto Magno62; ambos
    creían en la posibilidad de transmutar metales inferiores en oro. La idea estimuló la imaginación, y
    más tarde la avaricia, de muchas personas durante la edad media. Seguían creyendo que el oro era el
    55 Metal amarillo, el más dúctil y maleable de todos y uno de los más pesados, solo atacable por el cloro, el bromo y el
    agua regia; se encuentra siempre nativo en la naturaleza. Es uno de los metales preciosos.
    56 Metal blanco y brillante como la plata, más pesado que el plomo, y líquido a la temperatura ordinaria, azogue.
    Hállase en las minas en estado nativo, pero principalmente en combinación con el azufre, formando el cinabrio.
    57 Metaloide de color amarillo, quebradizo, insípido, craso al tacto, que por frotación se electriza fácilmente y da olor
    característico; se funde a temperatura poco elevada, y arde con llama azul, desprendiendo anhídrido sulfuroso.
    Abunda en estado nativo.
    58 Cuerpo resultante de la substitución de los átomos de hidrógeno de un ácido por radicales básicos.
    59 Cualquiera de las sustancias que pueden formar sales combinándose con algún óxido metálico u otra base de distinta
    especie. Suelen tener sabor agrio y enrojecer la tintura de tornasol cuando son líquidas o están disueltas.
    60 Sustancia empleada para descubrir la presencia de otra.
    61 El segundo tipo de manuscritos alquímicos transmitidos por los árabes concernía a la teoría. Muchos de esos escritos
    revelaban un carácter místico que contribuía poco al avance de la química, pero otros intentaban explicar la
    transmutación en términos físicos. Los árabes basaban sus teorías de la materia en las ideas aristotélicas, pero su
    pensamiento tendía a ser más específico, sobre todo en lo referente a la composición de los metales. Ellos creían que
    los metales consistían en azufre y mercurio, no propiamente estas sustancias que conocían muy bien, sino más bien
    el principio del mercurio, que confería la propiedad de fluidez a los metales, y el principio del azufre que convertía
    en combustibles a las sustancias y corroía a los metales. Las reacciones químicas se explicaban en términos de
    cambios en las cantidades de esos principios dentro de las sustancias materiales.
    62 San Alberto Magno (c. 1200-1280), religioso, teólogo, filósofo y Doctor de la Iglesia alemana, que introdujo la
    ciencia y filosofía griegas y árabes en Europa durante la edad media. También fue conocido por el sobrenombre de
    Doctor universalis (doctor universal) a causa de su profundo interés por las ciencias naturales. Nació en Lauingen
    (Suabia, en la actual Baviera) en una familia nobiliaria. En 1223, cuando estudiaba en Padua, ingresó en la orden de
    los dominicos, que por entonces contaba con menos de diez años de existencia. Ordenado sacerdote en Alemania,
    impartió clases antes de acudir a la Universidad de París, centro en el cual llegó a ser profesor en 1245 y, a
    continuación, catedrático de Teología. Entre sus primeros alumnos estuvo santo Tomás de Aquino. Viajó por toda
    Europa occidental en nombre de su orden, sirvió como provincial y, desde 1260 a 1262, fue obispo de Ratisbona,
    antes de volver a dedicarse a la enseñanza y la investigación. San Alberto Magno está considerado un personaje
    clave en el proceso de asimilación de la filosofía aristotélica por la escolástica medieval y en el resurgimiento de la
    ciencia natural que la inspiraba. A principios del siglo XIII, un conjunto de escritos filosóficos y científicos
    desconocidos para los filósofos y teólogos occidentales se convirtió en una fuerza perturbadora en los círculos
    escolásticos. Estos escritos latinos, basados en traducciones árabes de las obras de Aristóteles, iban acompañados de
    las anotaciones de comentaristas árabes como Avicena y Averroes. Como tal, presentaban un punto de vista extraño
    para los escolásticos, cuyo conocimiento de Aristóteles estaba limitado a su lógica, como había sido enseñado e
    interpretado durante siglos por la Iglesia, en la tradición de san Agustín y los neoplatónicos. San Alberto había
    mostrado en sus viajes un intenso interés por los fenómenos naturales y por los escritos científicos de Aristóteles.
    Los analizó, comentó y, en ocasiones, contradijo, a partir de la evidencia de sus precisas observaciones. Produjo
    nuevas obras y, de acuerdo con el filósofo inglés Roger Bacon, logró casi la misma autoridad en su tiempo que la
    que había gozado el mismo Aristóteles. Como teólogo, fue relevante entre los filósofos medievales pero no un
    innovador como su alumno Tomás de Aquino. En su Summa Theologiae (c. 1270), trató de conciliar el aristotelismo
    y las enseñanzas cristianas: sostenía que la razón humana no podía contradecir la revelación, pero defendía el
    derecho del filósofo a investigar los misterios divinos. Murió en Colonia el 15 de noviembre de 1280. Fue
    beatificado en 1622 y canonizado y proclamado Doctor de la Iglesia en 1931 por el papa Pío XI. En 1941, el papa
    Pío XII lo convirtió en patrón de todos los que estudian ciencias naturales. Festividad: 15 de noviembre.
    - 11 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    metal perfecto y que los metales más comunes eran más imperfectos que el oro. Por tanto, pensaron
    en fabricar o descubrir una sustancia, la famosa piedra filosofal, mucho más perfecta que el oro,
    que podría ser utilizada para llevar a los metales más comunes a la perfección del oro.
    Durante los siglos XIII y XIV, la influencia de Aristóteles63 sobre todas las ramas del
    pensamiento científico empezó a debilitarse. La observación del comportamiento de la materia
    arrojó dudas sobre las explicaciones relativamente simples que Aristóteles había proporcionado;
    estas dudas se expandieron con rapidez después de la invención (en torno al 1450) de la imprenta
    con tipos móviles. Después del 1500 aparecieron cada vez más trabajos académicos, así como
    trabajos dedicados a la tecnología. El resultado de este saber creciente se hizo más visible en el
    siglo XVI.
    63 Aristóteles (384-322 a.C.), filósofo griego, considerado, junto a Platón y Sócrates, como uno de los pensadores más
    destacados de la antigua filosofía griega y posiblemente el más influyente en el conjunto de toda la filosofía
    occidental. Para Aristóteles, el mundo estaba compuesto por individuos (sustancias) que se presentaban en tipos
    naturales fijos (especies). Cada individuo cuenta con un patrón innato específico de desarrollo y tiende en su
    crecimiento hacia la debida autorrealización como ejemplo de su clase. El crecimiento, la finalidad y la dirección
    son, pues, aspectos innatos a la naturaleza, y aunque la ciencia estudia los tipos generales, éstos, según Aristóteles,
    encuentran su existencia en individuos específicos. La ciencia y la filosofía deben, por consiguiente, no limitarse a
    escoger entre opciones de una u otra naturaleza, sino equilibrar las afirmaciones del empirismo (observación y
    experiencia sensorial) y el formalismo (deducción racional). Una de las aportaciones características de la filosofía de
    Aristóteles fue la nueva noción de causalidad. Los primeros pensadores griegos habían tendido a asumir que sólo un
    único tipo de causa podía ser explicatoria; Aristóteles propuso cuatro. Estas cuatro causas son: la causa material
    (materia de la que está compuesta una cosa), la causa eficiente o motriz (fuente de movimiento, generación o
    cambio), la causa formal (la especie, el tipo o la clase) y la causa final (objetivo o pleno desarrollo de un individuo,
    o la función planeada de una construcción o de un invento). Así pues, un león joven está compuesto de tejidos y
    órganos, lo que constituiría la causa material; la causa motriz o eficiente serían sus padres, que lo crearon; la causa
    formal es su especie (león); la causa final es su impulso innato por convertirse en un ejemplar maduro de su especie.
    En contextos diferentes, las mismas cuatro causas se aplican de forma análoga. Así, la causa material de una estatua
    es el mármol en que se ha esculpido; la causa eficiente, el escultor; la causa formal, la forma que el escultor ha dado
    a la estatua (Hermes o Afrodita, por ejemplo); y la causa final, su función (ser una obra de arte). En todos los
    contextos, Aristóteles insiste en que algo puede entenderse mejor cuando se expresan sus causas en términos
    específicos y no en términos generales. Aristóteles creía que su noción de las causas era la clave ideal para organizar
    el conocimiento. Sus notas de clases son una impresionante prueba de la fuerza de dicho esquema. En astronomía,
    Aristóteles propuso la existencia de un Universo esférico y finito que tendría a la Tierra como centro. La parte
    central estaría compuesta por cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua. En su Física, cada uno de estos elementos
    tiene un lugar adecuado, determinado por su peso relativo o “gravedad específica”. Cada elemento se mueve, de
    forma natural, en línea recta —la tierra hacia abajo, el fuego hacia arriba— hacia el lugar que le corresponde, en el
    que se detendrá una vez alcanzado, de lo que resulta que el movimiento terrestre siempre es lineal y siempre acaba
    por detenerse. Los cielos, sin embargo, se mueven de forma natural e infinita siguiendo un complejo movimiento
    circular, por lo que deben, conforme con la lógica, estar compuestos por un quinto elemento, que él llamaba aither,
    elemento superior que no es susceptible de sufrir cualquier cambio que no sea el de lugar realizado por medio de un
    movimiento circular. La teoría aristotélica de que el movimiento lineal siempre se lleva a cabo a través de un medio
    de resistencia es, en realidad, válida para todos los movimientos terrestres observables. Aristóteles sostenía también
    que los cuerpos más pesados de una materia específica caen de forma más rápida que aquellos que son más ligeros
    cuando sus formas son iguales, concepto equivocado que se aceptó como norma hasta que el físico y astrónomo
    italiano Galileo llevó a cabo su experimento con pesos arrojados desde la torre inclinada de Pisa. En zoología,
    Aristóteles propuso un conjunto fijo de tipos naturales (especies), que se reproducen de forma fiel a su clase. Pensó
    que la excepción a esta regla la constituía la aparición, por generación espontánea (concepto que acuñó), de algunas
    moscas y gusanos “muy inferiores” a partir de fruta en descomposición o estiércol. Los ciclos vitales típicos son
    epiciclos: se repite el mismo patrón, aunque a través de una sucesión lineal de individuos. Dichos procesos son, por
    lo tanto, un paso intermedio entre los círculos inmutables de los cielos y los simples movimientos lineales de los
    elementos terrestres. Las especies forman una escala que comprende desde lo simple (con gusanos y moscas en el
    plano inferior) hasta lo complejo (con los seres humanos en el plano superior), aunque la evolución no es posible. En
    su Metafísica, Aristóteles abogaba por la existencia de un ser divino, al que se describe como “Primer Motor”,
    responsable de la unidad y significación de la naturaleza. Dios, en su calidad de ser perfecto, es por consiguiente el
    ejemplo al que aspiran todos los seres del mundo, ya que desean participar de la perfección. Existen además otros
    motores, como son los motores inteligentes de los planetas y las estrellas (Aristóteles sugería que el número de éstos
    era de “55 o 47”). No obstante, el “Primer Motor” o Dios, tal y como lo describe Aristóteles, no corresponde a
    finalidades religiosas, como han observado numerosos filósofos y teólogos posteriores. Al “Primer Motor”, por
    ejemplo, no le interesa lo que sucede en el mundo ni tampoco es su creador. Aristóteles limitó su teología, sin
    embargo, a lo que él creía que la ciencia necesita y puede establecer.
    - 12 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Roger Baconn31 creía que el oro disuelto en agua regia64 era el elixir de la vida. Alberto
    Magnon62 dominaba la práctica química de su época. El filósofo escolástico italiano santo Tomás de
    Aquino65, el polígrafo mallorquín Ramon Llulln32 y el monje benedictino Basil Valentine también
    contribuyeron mucho, por la vía de la alquimia, al progreso de la química, con sus descubrimientos
    de los usos del antimonio66, la fabricación de amalgamas y el aislamiento del espíritu del vino, o
    alcohol etílico.
    Entre los libros más influyentes que aparecieron en esa época había trabajos prácticos sobre
    minería y metalurgia. Esos tratados dedicaban mucho espacio a la extracción de los metales
    valiosos de las menas, trabajo que requería el uso de una balanza o una escala de laboratorio y el
    desarrollo de métodos cuantitativos. Los especialistas de otras áreas, especialmente de medicina,
    64 Agua regia (del latín aqua regia, 'agua real'), mezcla de los ácidos clorhídrico y nítrico concentrados, que contiene
    en volumen una parte de ácido nítrico (HNO3) por tres partes de ácido clorhídrico (HCl). El agua regia se usaba a
    menudo en alquimia y su nombre proviene de su capacidad de disolver los llamados metales nobles, particularmente
    el oro, que son inertes a cualquiera de los ácidos usados por separado. Aún se usa ocasionalmente en los laboratorios
    de química para disolver oro y platino. El agua regia es un disolvente poderoso debido al efecto combinado de los
    iones H+, NO3-, y Cl- en disolución. Los tres iones reaccionan con los átomos del oro, por ejemplo, para formar
    agua, óxido nítrico o monóxido de nitrógeno (NO) y el ion estable AuCl-4, que permanece en disolución.
    65 Santo Tomás de Aquino (1225-1274), filósofo y teólogo italiano, llamado Doctor Angélico y El Príncipe de los
    Escolásticos. Antes de Tomás de Aquino, el pensamiento occidental había estado dominado por la filosofía de san
    Agustín, el gran Padre y Doctor de la Iglesia occidental durante los siglos IV y V, quien consideraba que en la
    búsqueda de la verdad se debía confiar en la experiencia de los sentidos. A principios del siglo XIII las principales
    obras de Aristóteles estuvieron disponibles en una traducción latina de la Escuela de traductores de Toledo,
    acompañadas por los comentarios de Averroes y otros eruditos islámicos. El vigor, la claridad y la autoridad de las
    enseñanzas de Aristóteles devolvieron la confianza en el conocimiento empírico, lo que originó la formación de una
    escuela de filósofos conocidos como averroístas. Bajo el liderazgo de Siger de Brabante, los averroístas afirmaban
    que la filosofía era independiente de la revelación. Esta postura amenazaba la integridad y supremacía de la
    doctrina católica y llenó de preocupación a los pensadores ortodoxos. Ignorar a Aristóteles —en la interpretación
    que de sus enseñanzas hacían los averroístas— era imposible, y condenar sus enseñanzas era inútil. Tenía que ser
    tenido en cuenta. San Alberto Magno y otros eruditos habían intentado hacer frente a los averroístas, pero con poco
    éxito. Santo Tomás triunfó con brillantez. Reconciliando el énfasis agustino sobre el principio espiritual humano con
    la afirmación averroísta de la autonomía del conocimiento derivado de los sentidos, Tomás de Aquino insistía en que
    las verdades de la fe y las propias de la experiencia sensible, así como las presentaba Aristóteles, son compatibles y
    complementarias. Algunas verdades, como el misterio de la Encarnación, pueden ser conocidas sólo a través de la
    revelación, y otras, como la composición de las cosas materiales, sólo a través de la experiencia; aun otras, como la
    existencia de Dios, son conocidas a través de ambas por igual. Así, la fe guía al hombre hacia su fin último, Dios;
    supera a la razón, pero no la anula. Todo conocimiento, mantenía, tiene su origen en la sensación, pero los datos de
    la experiencia sensible pueden hacerse inteligibles sólo por la acción del intelecto, que eleva el pensamiento hacia la
    aprehensión de tales realidades inmateriales como el alma humana, los ángeles y Dios. Para lograr la comprensión de
    las verdades más elevadas, aquellas con las que está relacionada la religión, es necesaria la ayuda de la revelación. El
    realismo moderado de santo Tomás situaba los universales (abstracciones) en el ámbito de la mente, en oposición al
    realismo extremo, que los proponía como existentes por sí mismos, con independencia del pensamiento humano. No
    obstante, admitía una base para los universales en las cosas existentes en oposición al nominalismo y el
    conceptualismo. En su esfuerzo para reconciliar fe con intelecto, creó una síntesis filosófica de las obras y
    enseñanzas de Aristóteles y otros sabios clásicos: de san Agustín y otros Padres de la Iglesia, de Averroes, Avicena,
    y otros eruditos islámicos, de pensadores judíos como Maimónides y Solomon ben Yehuda ibn Gabirol, y de sus
    predecesores en la tradición escolástica. Santo Tomás consiguió integrar en un sistema ordenado el pensamiento de
    estos autores con las enseñanzas de la Biblia y la doctrina católica. El éxito de santo Tomás fue inmenso; su obra
    marca una de las escasas grandes culminaciones en la historia de la filosofía. Después de él, los filósofos
    occidentales sólo podían elegir entre seguirle con humildad o separarse radicalmente de su magisterio. En los siglos
    posteriores a su muerte, la tendencia dominante y constante entre los pensadores católicos fue adoptar la segunda
    alternativa. El interés en la filosofía tomista empezó a restablecerse, sin embargo, hacia el final del siglo XIX. En la
    encíclica Aeterni Patris (Del Padre eterno, 1879), el papa León XIII recomendaba que la filosofía de santo Tomás
    fuera la base de la enseñanza en todas las escuelas católicas. El papa Pío XII, en la encíclica Humani generis (1950),
    afirmaba que la filosofía tomista es la guía más segura para la doctrina católica y desaprobaba toda desviación de
    ella. Santo Tomás fue un autor prolífico en extremo, con cerca de 800 obras atribuidas.
    66 Antimonio, de símbolo Sb, es un elemento semimetálico, blanco-azulado y frágil. En la antigüedad ya se conocían
    los compuestos de antimonio. El descubrimiento de este elemento se atribuye al alquimista alemán Basil Valentine
    alrededor de 1450. Con toda seguridad se conocía en 1600, pero se confundía con otros elementos tales como el
    bismuto, el estaño y el plomo. El antimonio presenta por lo general las propiedades de un metal, aunque a veces se
    comporta como un no metal. Existe en distintas formas físicas, pero normalmente tiene apariencia metálica.
    - 13 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    empezaron a reconocer la necesidad de una mayor precisión. Los médicos, algunos de los cuales
    eran alquimistas, necesitaban saber el peso o volumen exacto de la dosis que administraban. Así,
    empezaron a utilizar métodos químicos para preparar medicinas.
    Las recopilaciones importantes de fórmulas y técnicas de este periodo incluyen Pirotecnia
    (1540), del metalúrgico italiano Vannoccio Biringuccio; Acerca de los metales (1556), del
    mineralogista alemán Georgius Agricola67, y Alquimia (1597), de Andreas Libavius, un naturalista y
    químico alemán.
    El más famoso de todos los alquimistas fue el excéntrico médico suizo Theophrastus von
    Hohenheim, conocido como Paracelso68, que vivió en el siglo XVI. Al crecer en una región minera,
    se había familiarizado con las propiedades de los metales y sus compuestos, que, según él, eran
    superiores a los remedios de hierbas utilizados por los médicos ortodoxos. Paracelso pasó la mayor
    parte de su vida disputando violentamente con los médicos de la época, y en el proceso fundó la
    ciencia de la iatroquímica (uso de medicinas químicas), precursora de la farmacología. Él y sus
    seguidores descubrieron muchos compuestos y reacciones químicas. Modificó la vieja teoría del
    mercurio-azufre sobre la composición de los metales, añadiendo un tercer componente, la sal, la
    parte terrestre de todas las sustancias. Declaró que cuando la madera arde "lo que se quema es
    azufre, lo que se evapora es mercurio y lo que se convierte en cenizas es sal". Al igual que con la
    teoría del azufre-mercurio, se refería a los principios, no a las sustancias materiales que responden a
    esos nombres. Su hincapié en el azufre combustible fue importante para el desarrollo posterior de la
    química. Los iatroquímicos que seguían a Paracelso modificaron parte de sus ideas más
    extravagantes y combinaron las fórmulas de él con las suyas propias para preparar remedios
    químicos. A finales del siglo XVI, Andreas Libavius publicó su Alchemia, que organizaba el saber
    de los iatroquímicos y que se considera a menudo como el primer libro de química.
    Paracelso mantenía que los elementos de los cuerpos compuestos eran sal, azufre y mercurio,
    que representaban respectivamente a la tierra, el aire y el agua; al fuego lo consideraba como
    imponderable o no material. Sin embargo, creía en la existencia de un elemento por descubrir,
    común a todos, del cual los cuatro elementos de los antiguos eran simplemente formas derivadas. A
    este elemento principal de la creación Paracelso lo llamó alcaesto (alkaest), y mantenía que si fuera
    encontrado podría ser la piedra filosofal, la medicina universal y el disolvente irresistible.
    Después de Paracelso, los alquimistas de Europa se dividieron en dos grupos. El primero
    estaba compuesto por aquellos que se dedicaron intensamente al descubrimiento científico de
    nuevos compuestos y reacciones; estos científicos fueron los antecesores legítimos de la química
    moderna, tal como lo anuncia el trabajo del químico francés Antoine Lavoisier. El segundo grupo
    67 Georgius Agricola (1494-1555), científico alemán, considerado generalmente como el fundador de la mineralogía.
    Fue uno de los primeros científicos que basó sus teorías en la observación en vez de en la especulación. Nació en
    Sajonia y su verdadero nombre era Georg Bauer; Georgius Agricola es la forma latina. Estudió medicina en Italia y
    en 1527 se convirtió en médico en el centro de minería de Joachimsthal. Agricola, sin embargo, pasó la mayor parte
    de su vida estudiando mineralogía y geología. Su trabajo más importante De re metallica, que se publicó de forma
    póstuma en 1556, sirvió como libro de texto y guía a los ingenieros de mineralogía durante casi dos siglos.
    68 Paracelso, seudónimo de Theophrastus Bombastus von Hohenheim (c. 1493-1541), médico y químico suizo.
    Polémico y vitriólico, Paracelso rechazó las creencias médicas de su época afirmando que las enfermedades se
    debían a agentes externos al cuerpo y que podían ser combatidas por medio de sustancias químicas. Nacido en
    Einsiedeln (hoy en Suiza), Paracelso obtuvo el título de médico, probablemente en la Universidad de Viena, y viajó
    mucho en busca del conocimiento alquímico, en especial en el campo de la mineralogía. Criticó con acidez la
    creencia de los escolásticos, procedente de los escritos del médico griego Galeno, de que las enfermedades se debían
    a un desequilibrio de los humores o fluidos corporales, y de que podían curarse mediante sangrías y purgas. Dado
    que creía que la enfermedad procede del exterior, Paracelso creó diversos remedios minerales con los que, en su
    opinión, el cuerpo podría defenderse. Identificó las características de numerosas enfermedades, como el bocio y la
    sífilis, y usó ingredientes como el azufre y el mercurio para combatirlas. Muchos de sus remedios se basaban en la
    creencia de que “lo similar cura lo similar”, por lo que fue un precursor de la homeopatía. Aunque los escritos de
    Paracelso contenían elementos de magia, su revuelta contra los antiguos preceptos de la medicina liberaron el
    pensamiento médico, permitiéndole seguir un camino más científico.
    - 14 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    aceptó la parte visionaria y metafísica de la vieja alquimia y desarrolló una práctica, basada en la
    impostura, la magia negra y el fraude, de la que se deriva la actual noción de alquimia.
    Esta caricatura ilustra un taller alquimista del siglo XVII, burlándose de la búsqueda de la piedra
    filosofal, con la cual los metales ordinarios podrían convertirse en oro. Aquí, los alquimistas observan un
    experimento mientras bombean fuelles para alimentar el fuego. Aunque los dibujos como éste revelan un
    cierto desdén por este arte, la alquimia desempeñó un papel importante en el desarrollo de la ciencia. La
    transmutación de metales se consiguió en el siglo XX mediante el bombardeo con neutrones.
    - 15 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Comentario a los artículos enciclopédicos
    Lo primero que me gustaría subrayar es que, como se ha podido comprobar, la alquimia es
    una Ciencia antigua muy vasta desde el punto de vista de que abarca muchas disciplinas, ciencias y
    artes simultáneamente; desde la base metalúrgica, pasando por las teorías de la filosofía natural
    griega; por los estudios y trabajos árabes; por la simbología en la que se arropa; por su carácter
    hermético (esotérico) el cual se apoya en disciplinas como, por ejemplo, la astrología (la
    astronomía antigua); las referencias tanto religiosas como mitológicas; etcétera. Es, pues, un
    compendio de saberes y conocimientos de antaño con múltiples significancias en cada uno de sus
    símbolos, en cada una de sus alegorías. Pese a todo, con la lectura anterior hemos tenido ocasión de
    adquirir una percepción de la historia de la alquimia y hemos podido hacernos una idea, sucinta pero
    cabal, de su teoría científica, del calado intelectual de muchos de los que la estudiaban-practicaban
    en la Edad Media, etcétera... ¿pero realmente era esto la alquimia?. Para responder a esta pregunta,
    pasaremos a continuación a la opinión de un defensor de la alquimia del siglo XX: Fulcanelli, pues,
    como podremos comprobar, mucho de lo que hemos leído procede de lo que, en su día, ya escribiera
    este filósofo hermético en su obra Las Moradas Filosofales (1929). Adelantaré que, según Fulcanelli
    afirma e intenta demostrar, la antepasada real de la química es la archimia o voarchadumia y que,
    gran parte de lo que hemos leído, no se puede referir a la alquimia propiamente dicha, sino a la tal
    archimia y a la espagiria... pero esto ya tendremos ocasión de comprobarlo más adelante. De
    momento, subrayemos lo realmente importante de los artículos con relación a la Alquimia:
    1) Que el origen de la alquimia occidental se remonta a la filosofía natural de los
    presocráticos. Estudiar a los presocráticos es fundamental para hacerse con el núcleo
    central de la teoría práctica de la alquimia; y ésta es la razón por la que los alquimistas
    verdaderos siempre se calificasen de Filósofos. Aristóteles y Platón vinieron a ser, visto
    con perspectiva, más una contaminación de la ciencia antigua que una contribución real al
    progreso de la misma.
    2) Que el padre de esta filosofía y, por extensión, de la filosofía occidental, Tales de Mileto
    (hacia el 600 a.C.), consideraba que el Agua era la materia prima del mundo. El principio
    mercurial de la teoría árabe es, precisamente, lo que fluye del metal, un agua primordial.
    Los alquimistas, por algo será, llamaban Vía Universal a la Vía Húmeda.
    3) Que la alquimia oriental, curiosamente, vino a aparecer simultáneamente con la occidental.
    Los fines últimos perseguidos por unos y otros eran muy diferentes: la occidental buscaba
    la transmutación metálica en oro, en tanto que la oriental buscaba la medicina universal
    (oro potable). Los árabes unificaron ambas búsquedas en un único agente: la piedra
    filosofal, que sería a su vez agente transmutatorio y elixir medicinal. Esta idea nació hacia
    el siglo V-VI de nuestra era, ya en la Edad Media. Sin embargo, la pregunta es inevitable:
    ¿nació o se dio a conocer? ¿Es la expresión de un ideal a realizar, fabricar, o es la
    expresión de una realidad, la revelación de un logro? ¿Podría ser esto último la causa de
    que a partir del siglo III se arropase la alquimia en el simbolismo y el secretismo?
    4) Que la teoría árabe, adaptación sintética de la de los cuatro elementos, de que los metales
    no son elementos materiales simples, sino compuestos por dos principios, uno pesado y
    fluido, el mercurio, y el otro sutil e ígneo, el azufre, que aparentemente está desmentida por
    la ciencia química... resulta ser cierta desde un punto de vista físico: el único elemento
    químico no compuesto es el Hidrógeno, de cuya propia fusión proceden todos los demás
    elementos químicos (y aún así, el Hidrógeno no es un elemento simple). Pero en realidad la
    cosa tiene un alcance mayor: TODA la materia es un fuego congelado (E=mc2), es decir,
    que la materia no es sino una forma de la energía... pero esto es otro tema.
    - 16 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    5) Que en el siglo XIV es cuando se empieza a buscar un nuevo y desconocido elemento: la
    quintaesencia... y en el XVI Paracelso introduce su teoría: azufre, mercurio... y sal. Para
    entonces la verdadera alquimia estaba prácticamente ahogada por los charlatanes, magistas,
    hechiceros y demás faunas. Si bien el mayor enemigo eran todos estos “filósofos” que
    habían, definitivamente, perdido el secreto real de la materia prima, de su naturaleza
    universal. Estábamos, en mi opinión, ante una mala química (por ignorancia y ausencia de
    método científico y exceso de términos delirantes) y una pésima alquimia (por pérdida del
    secreto, ahogado en sí mismo, silenciado, quizás, por su naturaleza potencialmente
    peligrosa y destructiva).
    6) Hay una dimensión mística innegable en la doctrina alquímica. A menudo, palabras como
    Dios Creador, por ejemplo, están señalando una realidad física de difícil explicación de
    otra manera, sobretodo si no hay palabras para decirlas por no haber vocabulario común
    para ellas. El influjo lunar que causa el ciclo de las mareas, por ejemplo, es llamado
    espíritu, cuando diríamos hoy gravitación... y en los mitos de Saturno y de Urano, por
    ejemplo, tan caros en la doctrina hermética, hoy día podemos ver, si no carecemos de la
    sagacidad necesaria ni carecemos de los conocimientos científicos actuales, claras
    referencias a cuestiones espacio-temporales, es decir, dimensionales...
    Me dejo consideraciones en el tintero, pero creo que ya me he excedido, pues sólo quería
    hacer un pequeño comentario de los artículos leídos.
    Vamos, pues, a leer a Fulcanelli. Primero leeremos un capítulo que nos recordará mucho a los
    enciclopédicos anteriores... pero no es que el alquimista se halla inspirado en ellos para elaborarlo,
    antes bien, habríamos de decir lo contrario: aquéllos están inspirados en éste, que es de una
    redacción muy anterior (su primera edición prefaciada por su discípulo E.Canseliet es de 1929). A
    continuación leeremos el capítulo en que el reconocido alquimista intenta establecer la filiación
    directa de la química moderna tanto con la espagiria como con la archimia o voarchadumia,
    negando que se pueda afirmar que la antepasada de la química sea la alquimia. Estas distinciones
    plantearán una pregunta necesaria: entonces, ¿qué es la alquimia?... pero primero leamos a este
    curioso personaje...
    - 17 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Fulcanelli en el capítulo III de Las Moradas Filosofales:
    LA ALQUIMIA MEDIEVAL
    De todas las ciencias cultivadas en la Edad Media, ninguna conoció más favor ni más honor
    que la alquimia. Tal es el nombre bajo el que se disimulaba entre los árabes el Arte sagrado69 o
    sacerdotal70 que habían heredado de los egipcios, y que el Occidente medieval debía, más tarde,
    acoger con tanto entusiasmo.
    Muchas controversias se han desarrollado a propósito de las diversas etimologías atribuidas a
    la palabra alquimia. Pierre-Jean Fabre71, en su L'abrégé des Secrets chymiques, pretende que se
    relacione el nombre de Cam, hijo de Noé, que habría sido el primer artesano, y escribe alchamie. El
    autor anónimo de un curioso manuscrito piensa que "la palabra alquimia deriva de als, que
    69 “... Se sabe que la gnosis era el conjunto de los conocimientos sagrados cuyo secreto guardaban celosamente los
    magos y que constituía, sólo para los iniciados, el objeto de la enseñanza esotérica...” (Fulcanelli)
    70 “En la Antigüedad, y sobre todo en Egipto,... en el interior de los templos... los laboratorios formaba(n) parte de la
    casta sacerdotal.” “... el espíritu, agente universal, constituye, en la realización de la Obra, la principal incógnita,
    cuya determinación asegura el éxito pleno. Pero aquélla, por sobrepasar los límites del entendimiento humano, no
    puede despejarse más que por revelación divina. "Dios -repiten los maestros- otorga la sabiduría a quien le place y la
    transmite por el Espíritu Santo, luz del mundo. Por eso la ciencia se considera un Don de Dios otrora reservado a sus
    ministros, de donde el nombre de Arte sacerdotal que llevaba en su origen."” (Fulcanelli)
    71 Pierre-Jean Fabre de Castelnaudary, médico y alquimista del siglo XVII. Su obra impresa suma cerca de
    veinticinco tratados. Fabre o Fabrí significa ‘herrero’ en lengua de Oc. Cuando examinamos las armas de este
    curioso personaje en el Armorial général du Languedoc, comprendemos que se trataba de un herrero un tanto
    especial: «Un herrero vestido de plata sosteniendo con su mano derecha un martillo de plata y con la otra unas
    pinzas también de plata, con las que aguanta una moneda de oro sobre un yunque de plata, todo ello acompañado
    de rayos de sol de oro que se mueven desde el ángulo izquierdo del escudo».
    En la fachada de la mansión que había hecho construir en las cercanías de Castelnaudary, hizo grabar sobre una
    placa de mármol rojo la siguiente inscripción: «La alquimia ha elevado estas piedras (de esta casa), ella que (por lo
    general) dilapida todo el resto para procurarse la piedra (filosofal)».
    Nació hacia 1588 en Castelnaudary, a unos treinta kilómetros de Carcasona, en el seno de una familia acomodada.
    Cursó medicina en la facultad de Montpellier, donde los estudios alquímicos aún gozaban de gran consideración.
    Arnaldo de Vilanova, amigo de Ramón Llull y consejero del Papa Clemente V, había profesado allí a finales del
    siglo XIII. Siguiendo su ejemplo, Pierre-Jean Fabre daba mucha importancia a las influencias astrales y, por lo
    tanto, a los momentos favorables para ejercer su terapia por ser, según él, indisociable la alquimia de la astrología.
    Hacia 1610 el joven médico se instaló en Castelnaudary. Se casó tres veces.
    Podemos presumir que realizó la Gran Obra en el año 1627, cuando tenía unos cuarenta años. Al menos esto es lo
    que afirma en una de sus obras, escrita en latín, llamada Alchymista Christianus (El Alquimista Cristiano) y fechada
    en 1632: «El año del Señor 1627, en Castelnaudary, el 22 de julio, fiesta de santa Magdalena, experimenté la
    virtud de esta famosa sal física, en presencia y con la ayuda de varias personas dignas de confianza...» y sigue una
    relación minuciosa de la operación.
    Fabre insistía mucho en el hecho de que la alquimia no puede ser practicada sin una cierta «preparación
    espiritual», necesaria, pero no suficiente para la realización de la Gran Obra. Sin caer en el error de la «alquimia
    espiritual», no hace sino reafirmar el gran principio de la Ciencia Hermética: Ora et labora (‘reza y opera’),
    debiendo ser el Oratorio adyacente al Laboratorio.
    Parece ser que Fabre viajó a Alemania y se instruyó con maestros alemanes de la alquimia. Es lo que explica en otro
    de sus escritos, el Hydrographum spagyricum (1639): «Dios se sirvió, para revelarme el conocimiento de la Fuente
    (de los sabios), de todos los tratados insertos en el Museo Hermético (impreso en Francfort). Son tratados muy
    doctos y preciosos que me hicieron salir del error y me enseñaron cuál era la verdadera materia química. Doy gracias
    eternas a los autores de estos escritos y de todo corazón les ofrezco cuanto poseo. Si los conociera, les haría grandes
    dones, no con la esperanza de pagar la deuda que he contraído con ellos, por lo que me han comunicado y
    transmitido, sino a fin de al menos testimoniarles toda mi gratitud. Si mi pequeño tratado De las Fuentes cae en sus
    manos, les ruego que lo acojan como procedente de una mano generosa y fraternal, pues les pertenece y nunca habría
    visto el día sin ellos». (cap. XIII, p. 246)
    P.J. Fabre leyó todos los tratados herméticos conocidos en su época, desde Trismegisto hasta Valentín y Paracelso.
    Se hizo muy célebre a raíz de la epidemia de peste que diezmó la región hasta Barcelona, en 1628. Se le encargó
    organizar la lucha contra esta epidemia y tuvo tanto éxito que las autoridades de Castelnaudary hicieron imprimir a
    sus expensas su Tratado de la peste según la doctrina de los médicos espagíricos (Toulouse, 1629), como
    testimonio de su agradecimiento. Murió el 9 de enero de 1658 y fue enterrado en la capilla de los Penitentes blancos
    de Castelnaudary, en la tumba de sus antepasados. (Fragmento de su obra en el Anexo de este trabajo)
    - 18 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    significa sal, y de quimia, que quiere decir fusión. Y así está bien dicho, porque la sal, que es tan
    admirable, está usurpada". Pero si la sal se dice alj en lengua griega, ceimeia, en lugar de cumeia,
    alquimia, no tiene otro sentido que el de jugo o humor72. Otros descubren el origen en la primera
    denominación de la tierra de Egipto, patria del Arte sagrado, Kymia o Chemi73. Napoleón Landais
    no halla ninguna diferencia entre las dos palabras química y alquimia, y se limita a añadir que el
    prefijo al no puede ser confundido con el artículo árabe y significa tan sólo una virtud
    maravillosa74. Quienes sostienen la tesis inversa sirviéndose del artículo al y del sustantivo quimia
    (química), entienden designar la química por excelencia o hiperquímica75 de los ocultistas
    modernos76. Si debemos aportar a este debate nuestra opinión personal, diremos que la cábala
    fonética77 reconoce un estrecho parentesco entre las palabras griegas ceimeia, cumeia y ceuma, el
    cual indica lo que fluye78, discurre79, mana80, y se refiere de modo particular al metal fundido, a la
    misma fusión81 y a toda obra hecha de un metal fundido82. Sería ésta una breve y sucinta definición
    de la alquimia en tanto que técnica metalúrgica (Esta definición convendría mejor a la arquimia o
    voarchadumia83, parte de la ciencia que enseña la transmutación de los metales unos en otros, antes que a la
    alquimia propiamente dicha.). Pero sabemos, por otra parte, que el nombre y la cosa se basan en la
    72 O también: mezcla de muchos jugos.
    73 Las referencias de Homero al arte con que los egipcios componían drogas, inducen a relacionar Química con Chemi
    (tierra negra), nombre antiquísimo del Egipto, donde la ciencia era designada con la denominación de arte negro.
    74 Fulcanelli se está refiriendo a la definición que de la Alquimia da Napoleón Landais en su obra Grand dictionnaire
    général et grammatical des dictionnaires Français, Paris, imprimerie de Edouard Buot, rue Saint Louis, 46,
    ancienne maison Dondey-Dupré. (Hacia 1835, aproximadamente). En ese sentido, pero más dura aún, es la segunda
    acepción (fig.) del DRAE (Diccionario de la Real Academia Española): “Transmutación maravillosa e increíble.”
    75 El prefijo griego hiper es utilizado en las palabras compuestas con el significado de “superior” o “exceso”. La
    hiperquímica ocultista tenía el significado de Química Superior o de lo Superior... acabó tomando, en nuestros días,
    el nombre de Química divina o Química de Dios... sólo aceptable según cual fuese el concepto de divinidad...
    76 El ocultismo es definido, en el DRAE, como un “conjunto de conocimientos y prácticas mágicas y misteriosas, con
    las que se pretende penetrar y dominar los secretos de la naturaleza.”
    77 “La alquimia tan sólo es oscura porque está oculta. Los filósofos que quisieron transmitir a la posteridad la
    exposición de su doctrina y el fruto de sus labores se guardaron de divulgar el arte presentándolo bajo una forma
    común, a fin de que el profano no pudiera hacer mal uso de él. También, por su dificultad de comprensión, por el
    misterio de sus enigmas y por la opacidad de sus parábolas, la ciencia se ha visto relegada entre las ensoñaciones,
    las ilusiones y las quimeras.” “... los viejos maestros, en la redacción de sus tratados, utilizaron sobre todo la cábala
    hermética, a la que aún llamaban lenguaje de los pájaros, de los dioses, gaya ciencia o gay saber. De esta manera,
    pudieron ocultar al vulgo los principios de su ciencia, envolviéndolos con un ropaje cabalístico. Es esto algo
    indiscutible y muy conocido...” “... El lenguaje de los pájaros es un idioma fonético basado únicamente en la
    asonancia. No se tiene, pues, en cuenta para nada la ortografía, cuyo rigor mismo sirve de freno a los espíritus
    curiosos y les hace inaceptable toda especulación realizada fuera de las reglas de la gramática... Por esa razón,
    habían aprendido la lengua griega, la más universal que existía entonces, a fin de ser comprendidos....” Ver Anexo.
    78 Del lat. Fluere: Correr un Líquido (o gas), pero también Brotar con facilidad.
    79 Del lat. Discurrere: Correr, fluir un líquido... pero también Correr, Transcurrir el Tiempo.
    80 Del lat. Manare: Brotar o salir un líquido; pero también Abundar. De otra parte, el término latino manna (del hebreo
    man) es el maná: el manjar milagroso, enviado por Dios, a modo de escarcha, para alimentar al pueblo de Israel en
    el desierto.
    81 Del lat. fusio, -onis: En física es la reacción nuclear, producida por la unión de dos núcleos ligeros, que da lugar a un
    núcleo más pesado, con gran desprendimiento de energía. La fusión de los núcleos de Hidrógeno en el Sol es el
    origen de la energía solar.
    82 Del lat. Fundere: Aparte de 'derretir y licuar los metales, los minerales u otros cuerpos sólidos', también significa
    'reducir a una sola dos o más cosas diferentes.'
    83 “... los arquimistas, formaban una categoría especial, más restringida, más oscura también, entre los químicos
    antiguos. La finalidad que perseguían presentaba alguna analogía con la de los alquimistas, pero los materiales y los
    medios de que disponían para alcanzarla eran únicamente materiales y medios químicos. Trasmutar los metales unos
    en otros; producir oro y plata partiendo de minerales vulgares o de compuestos metálicos salinos; obligar al oro
    contenido potencialmente en la plata y a la plata en el estaño a transformarse en actuales y susceptibles de
    extracción, tales eran las metas que se proponía el arquimista. Era, en definitiva, un espagirista acantonado en el
    reino mineral... Cultivaban la ciencia de los pequeños particulares, según la expresión un tanto desdeñosa de los
    alquimistas para designar aquellos "colegas" indignos del filósofo... son ellos, los arquimistas, quienes han
    proporcionado a los espagiristas al principio y a la ciencia moderna luego, los hechos, los métodos y las
    operaciones de que tenían necesidad. Esos hombres atormentados por el deseo de investigarlo todo y aprenderlo
    todo son los verdaderos fundadores... [de la química]” (Fulcanelli)
    - 19 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    permutación de la forma84 por la luz, fuego o espíritu85. Tal es, al menos, el sentido verdadero que
    indica el lenguaje de los pájaros.
    Nacida en Oriente, patria del misterio y de lo maravilloso, la ciencia alquímica se ha
    expandido por Occidente a través de tres grandes vías de penetración: bizantina, mediterránea e
    hispánica. Fue, sobre todo, el resultado de las conquistas árabes. Este pueblo curioso, estudioso,
    ávido de filosofía y de cultura, pueblo civilizador por excelencia, constituye el vínculo de unión, la
    cadena que relaciona la antigüedad oriental con la Edad Media occidental. Desempeña, en efecto, en
    la historia del progreso humano, un papel comparable al que correspondió a los fenicios, mercaderes
    entre Egipto y Asiria. Los árabes, discípulos de los griegos y de los persas, transmitieron a Europa
    la ciencia de Egipto y de Babilonia86, aumentada por sus propias adquisiciones, a través del
    continente europeo (vía bizantina), y hacia el siglo VIII de nuestra Era. Por otra parte, la influencia
    árabe se ejerció en nuestros países a la vuelta de las expediciones de Palestina (vía mediterránea), y
    son los cruzados del siglo XII quienes importan la mayor parte de los conocimientos antiguos.
    Finalmente, más cerca de nosotros, en la aurora del siglo XIII, nuevos elementos de civilización, de
    ciencia y de arte, surgidos hacia el siglo VIII del África septentrional, se extienden por España (vía
    hispánica) y vienen a acrecentar las primeras aportaciones del foco grecobizantino87.
    Al principio tímida e indecisa, la alquimia toma poco a poco conciencia de sí misma y no
    tarda demasiado en afirmarse. Tiende a imponerse, y esta planta exótica, trasplantada a nuestro
    suelo, se aclimata en él maravillosamente y se desarrolla con tanto vigor que pronto se la ve
    expansionarse en una exuberante floración. Su extensión y sus progresos son prodigiosos. Apenas
    se la cultiva -y tan sólo a la sombra de las celdas monásticas- en el siglo XII. En el XIV, se propaga
    a todas partes, irradiando sobre todas las clases sociales, entre las que brilla con el más vivo fulgor.
    Todos los países ofrecen a la ciencia misteriosa una multitud de fervientes discípulos, y cada
    84 En filosofía: principio activo que da a la cosa su entidad, ya accidental, ya sustancial. Este principio activo, con la
    materia prima, constituye la esencia de los cuerpos; tratando de formas espirituales, solo se llama así al alma
    humana.
    85 (Del lat. Permutare)... Podemos, pues, leer la frase así: “Cambiar una cosa en otra variando la disposición u orden
    interno de la tal cosa por la acción sobre su principio activo, sustancial o esencial, de la luz, del fuego o del espíritu.”
    86 La alquimia nació en el antiguo Egipto, y empezó a florecer en Alejandría, en el periodo helenístico;
    simultáneamente, se desarrolló una escuela de alquimia en China. Se considera que los escritos de algunos de los
    primeros filósofos griegos contienen las primeras teorías químicas, y la teoría expuesta en el siglo V a.C. por
    Empédocles —todas las cosas están compuestas de aire, tierra, fuego y agua— influyó mucho en la alquimia. Se
    cree que el emperador romano Calígula apoyó experimentos para producir oro a partir del oropimente, un sulfuro de
    arsénico, y que el emperador Diocleciano ordenó quemar todos los trabajos egipcios relacionados con la química del
    oro y la plata, con el fin de detener tales experimentos. El concepto fundamental de la alquimia procedía de la
    doctrina aristotélica de que todas las cosas tienden a alcanzar la perfección. Puesto que otros metales eran
    considerados menos ‘perfectos’ que el oro, era razonable suponer que la naturaleza formaba oro a partir de esos
    metales en el interior de la Tierra, y con la habilidad y la diligencia suficientes, un artesano podría reproducir este
    proceso en el taller. Al principio, los esfuerzos hacia este objetivo eran empíricos y prácticos, pero en el siglo IV, la
    astrología, la magia y el ritual habían empezado a ganar fuerza. Durante los califatos de los Abasíes, desde el 750
    hasta 1258, floreció en Arabia una escuela de farmacia. El primer trabajo conocido de esta escuela es la obra que se
    difundió en Europa en su versión latina titulada De alchemia traditio summae perfectionis in duos libros divisa,
    atribuida al científico y filósofo árabe Abu Musa Yabir al-Sufi, conocido en Occidente como Geber; este trabajo, que
    podemos considerar como el tratado más antiguo sobre química propiamente dicha, es una recopilación de todo lo
    que se creía y se conocía por entonces. Los alquimistas árabes trabajaron con oro y mercurio, arsénico y azufre, y
    sales y ácidos, y se familiarizaron con una amplia gama de lo que actualmente llamamos reactivos químicos. Ellos
    creían que los metales eran cuerpos compuestos, formados por mercurio y azufre en diferentes proporciones. Su
    creencia científica era el potencial de transmutación, y sus métodos eran principalmente intentos a ciegas; sin
    embargo, de esta forma encontraron muchas sustancias nuevas e inventaron muchos procesos útiles. (Enciclopedia
    Encarta 2002)
    87 La alquimia, como sucedió con el resto de la ciencia árabe, se transmitió a Europa a través de España, gracias al
    extraordinario florecimiento que las ciencias y las artes experimentaron en al-Andalus durante la edad media. Los
    primeros trabajos existentes de la alquimia europea son los del monje inglés Roger Bacon y el filósofo alemán
    Alberto Magno; ambos creían en la posibilidad de transmutar metales inferiores en oro. La idea estimuló la
    imaginación, y más tarde la avaricia, de muchas personas durante la edad media. Seguían creyendo que el oro era el
    metal perfecto y que los metales más comunes eran más imperfectos que el oro. Por tanto, pensaron en fabricar o
    descubrir una sustancia, la famosa piedra filosofal, mucho más perfecta que el oro, que podría ser utilizada para
    llevar a los metales más comunes a la perfección del oro. (Enciclopedia Encarta 2002)
    - 20 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    estamento se esfuerza en sacrificarle. Nobleza y alta burguesía se entregan a ella. Sabios, monjes,
    príncipes y prelados hacen profesión, y las gentes de oficio y pequeños artesanos, orfebres,
    gentilhombres, vidrieros, esmaltadores y boticarios, tampoco dejan de experimentar el irresistible
    deseo de manejar la retorta88. Si no se trabaja a la luz del día -la autoridad real persigue a los
    sopladores89 y los Papas fulminan contra ellos-, no se deja de estudiar a escondidas. Se busca con
    avidez la sociedad de filósofos90, verdaderos o pretendidos. Éstos emprenden largos viajes, con
    intención de aumentar su patrimonio de conocimientos, o corresponden en lenguaje cifrado de país
    a país y de reino a reino. Se disputan los manuscritos de los grandes adeptos91, los del panopolita
    Zósimo92, de Ostanes y de Sinesio93. Las copias de Jabir94, de Razi95 y de Artefio. Los libros de
    Moriano, de María la Profetisa y los fragmentos de Hermes96 se negocian a precio de oro. La fiebre
    se apodera de los intelectuales y, con las fraternidades97, las logias98 y los centros iniciáticos99, los
    sopladores crecen y se multiplican. Pocas familias escapan al pernicioso atractivo de la quimera100
    dorada, y muy raras son las que no cuentan en su seno con algún alquimista practicante, con algún
    88 Del lat. retorta, retorcida. Vasija con cuello largo encorvado, a propósito para diversas operaciones químicas.
    89 El soplador es un obrero que tiene como trabajo soplar en la pasta de vidrio para obtener las formas previstas. Los
    alquimistas aplicaban este calificativo, de modo despectivo, a los arquimistas o voarchumistas. Ver nota 83.
    90 Los alquimistas verdaderos se llaman a sí mismos Filósofos, pues estudian, profesan y saben de la Filosofía
    (Hermética). Son hombres virtuosos y austeros que viven retirados y huyen de las distracciones y de los lugares muy
    concurridos.
    91 Del lat. Adeptus. Iniciado en los arcanos de la Alquimia. Actualmente se aplica a aquellos Maestros herméticos que
    han realizado la Piedra Filosofal.
    92 Zósimo de Tebas (hacia el 250-300), descubrió que el ácido sulfúrico era un disolvente de metales y liberó oxígeno
    del óxido rojo de mercurio.
    93 Sinesio (Cirene, 370 – Tolemaida, 415) Orador, poeta y filósofo griego. Fue el discípulo más famoso de la escuela
    neoplatónica alejandrina de Hipatia (390-395). Se convirtió al cristianismo y, exiliado en Tolemaida, fue elegido
    obispo contra su voluntad (411). Es autor de Sobre la realeza, discurso pronunciado ante Arcadio en 399, de
    Narraciones egipcias o Sobre la Providencia, de Homilías y de Himnos. Su Correspondencia aporta valiosos datos
    sobre su época.
    94 Geber o Yabir (c. 721-c. 815), alquimista árabe. Llamado Abu Musa Yabir al-Sufi Hayyan, se supone que vivió en
    Kufah y en Bagdad (ambas, hoy en Irak). Se le han adjudicado más de 500 tratados. Sin embargo, los eruditos
    contemporáneos creen que la mayor parte de esos tratados son de los siglos IX al XII. Además, diversos tratados
    impresos en latín y adjudicados a Geber (que es la transcripción latina de su nombre árabe) proceden probablemente
    del siglo XIV. Estos trabajos contienen descripciones detalladas de procesos químicos y de experimentos sobre las
    propiedades de los metales. En ellos se desarrolla la teoría —de gran importancia para los eruditos de la época
    medieval y del renacimiento— según la cual todos los metales están compuestos de mercurio y azufre, siendo
    posible transmutar los metales en oro.
    95 Al-Razi (en latín, Rhazes) (c. 865-c. 925), médico y escritor musulmán cuyos escritos sobre medicina tuvieron gran
    influencia en el mundo islámico así como en Europa occidental durante la edad media. Razi, cuyo nombre completo
    era Abu Bakr Muhammed ibn Zakariya al-Razi, nació y murió en Ray, Persia, cerca de Teherán, en lo que es hoy
    Irán. Escribió prácticamente en todos los campos de la medicina. Entre sus numerosos escritos, el más importante
    fue al-Hawi (El libro general, o Liber continens, como era conocido en la Europa medieval), una colosal
    enciclopedia médica que constaba originalmente de veinte volúmenes de los que han sobrevivido diez. Abarcaba
    prácticamente la totalidad de la medicina griega, siria y árabe de entonces, e incluía virtualmente todos los temas
    médicos relevantes. Las experiencias y observaciones personales de Razi como médico, convierten al-Hawi en un
    hito en la historia de la medicina. En su trabajo más famoso, Tratado sobre la viruela y el sarampión, Razi ofrece la
    primera descripción conocida de la viruela. Razi hizo también importantes aportaciones en los campos de la
    alquimia y la filosofía, aunque la mayor parte de estos escritos se han perdido. Manteniendo una actitud poco
    frecuente en su tiempo, defendía el progreso continuo de las ciencias, mostrándose pues en desacuerdo con los
    seguidores de Aristóteles; se consideraba discípulo de Platón. También era inusual su aceptación de una teoría
    atómica de la materia. (Teoría del presocrático Demócrito).
    96 Libros Herméticos, recopilación de tratados y diálogos metafísicos que datan desde mediados del siglo I a.C. al siglo
    IV d.C., y se supone son las revelaciones de Thot, el dios egipcio de la sabiduría. La mayor parte están escritos en
    griego y en latín, y tratan de alquimia, astrología y magia, exponiendo creencias e ideas que predominaron durante
    la primera época del Imperio romano. Los 17 tratados del Corpus Hermeticum hablan de cuestiones teológicas y
    filosóficas, siendo su tema central la regeneración y deificación de la humanidad a través del conocimiento del único
    Dios trascendente. Aunque el origen de la recopilación es egipcio, su orientación filosófica es griega (platónica).
    97 Del lat. fraternitas, -atis. Amistad o afecto entre hermanos o entre los que se tratan como tales. Fulcanelli tiene su
    obra dedicada a “Los Hermanos de Heliópolis”.
    98 Del it. loggia. Sociedades cerradas de francmasones.
    99 En los que se daban a conocer las cosas secretas, en particular la doctrina (principios), argot, etcétera.
    100 En el sentido de “lo que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo.”
    - 21 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    perseguidor de lo imposible. La imaginación se lanza al galope. El auri sacra fames101 arruina al
    noble, desespera al villano, deja hambriento a quienquiera que se deje prender en él y no aprovecha
    más que al charlatán102. “Abades, obispos, médicos, solitarios -escribe Lenglet-Dufresnoy103-, todos
    convirtieron la alquimia en ocupación. Era la locura del tiempo, y se sabe que cada siglo tiene una
    que le es propia, pero por desgracia aquélla ha reinado más tiempo que las otras y ni siquiera ha
    pasado del todo.”
    ¡Con qué pasión, con qué aliento, con qué esperanzas la ciencia maldita envuelve las ciudades
    góticas adormecidas bajo las estrellas! ¡Fermentación subterránea y secreta que, en cuanto cae la
    noche, puebla con extrañas pulsaciones las cuevas profundas, se escapa de los tragaluces en
    claridades intermitentes y asciende en volutas sulfurosas a los ápices de los remates!
    Después del nombre célebre de Artefio104 (hacia 1130), la nombradía de los maestros que lo
    suceden consagra la realidad hermética y estimula el ardor de los aspirantes al adeptado. En el siglo
    XIII, vive el ilustre monje inglés Roger Bacon, a quien sus discípulos llaman Doctor admirabilis105
    (1214-1292) y cuya enorme reputación se hace universal. A continuación, viene Francia con Alain
    de l'Isle106, doctor por París y monje del Císter107 (muerto hacia 1298); Cristóbal el Parisiense (hacia
    1260) y Arnaldo de Vilanova108 (1245-1310), mientras que en Italia brillan Tomás de Aquino
    101 De la Eneida (3,57) de Virgilio: “... auro vi potitur. Quid non mortalia pectora cogis, auri sacra fames?” “¡Oh
    hambre sagrada de oro! ¿Qué no harás que los corazones humanos no lleven a cabo por tu culpa?”.
    102 Del it. ciarlatano. Embaucador que disimula su engaño bajo un mucho hablar insustancial.
    103 Nicolás Lenglet Dufresnoy (1674-1755). Histoire de la Philosophie Hermétique (Amsterdam, 1742).
    104 El poeta islámico Al-Toghri, conocido entre los latinos como Artefio el alquimista, no admitirá otra alquimia que no
    sea la espiritual, la kimyá al saadá (la alquimia de la felicidad).
    105 Roger Bacon (c. 1214-1294), filósofo y científico inglés, uno de los maestros más influyentes del siglo XIII. Nació
    en Ilchester, Somerset, y estudió en las universidades de Oxford y París, en donde permaneció hasta completar sus
    estudios, siendo por un tiempo profesor de su universidad. Al poco de su regreso a Inglaterra, aproximadamente en
    1252, ingresó en la orden religiosa de los franciscanos y se estableció en Oxford. Realizó numerosos estudios
    teóricos y experimentales, sobre todo en los campos de la alquimia, la óptica y la astronomía. Fue una figura
    fundamental para el saber de su época y, a finales de la década de 1260, por petición del papa Clemente IV, escribió
    Opus Maius. En esta obra trataba la necesidad de reformar las ciencias por medio del estudio de las lenguas y de la
    naturaleza, con la ayuda de diferentes métodos. Las ideas revolucionarias de Bacon sobre el estudio de las ciencias
    hicieron que fuera condenado por los franciscanos y, en 1278, el prior de la orden franciscana, Girolamo Masci,
    posteriormente papa Nicolás IV, prohibió la lectura de los libros de Bacon y arrestó al autor. Tras diez años de
    cárcel, Bacon regresó a Oxford. Escribió el Compendium studii theologiae (un compendio sobre el estudio de la
    teología) justo antes de su muerte. Bacon aceptaba algunas de las creencias de su época, como la existencia de la
    piedra filosofal y la eficacia de la astrología. Aunque se le han adjudicado numerosos inventos, muchos de ellos
    fueron, sin duda alguna, extraídos de sus estudios sobre los científicos árabes. Sus escritos aportaron una nueva e
    ingeniosa visión sobre la óptica, en concreto de fenómenos como la refracción, el tamaño aparente de los objetos y el
    aparente aumento de tamaño experimentado por el Sol y la Luna en el horizonte. También descubrió que con azufre,
    salitre y carbón vegetal, se podía producir una sustancia (hoy conocida como pólvora) capaz de causar explosiones
    (en la actualidad se sabe que la pólvora había sido antes utilizada por los árabes). Bacon consideró que las
    matemáticas y la experimentación eran los únicos medios de llegar al conocimiento de la naturaleza. Estudió varios
    idiomas y escribía en latín con elegancia y claridad. Por sus extensos conocimientos se le conocía con el nombre de
    ‘Doctor Mirabilis’ (el ‘Doctor Admirable’). Seis de sus trabajos se imprimieron entre 1485 y 1614, y en 1733 se
    editó y publicó el Opus Maius.
    106 Alquimista francés del siglo XII, se hizo llamar “Doctor Universal” (Vía Húmeda). Fue uno de los profesores más
    famosos y admirados de la Universidad de París, en donde desarrolló sus trabajos alquímicos. Se decía que había
    obtenido una poción de longevidad ya que, en una época en la que la media de vida a duras penas sobrepasaba los
    treinta años, alcanzó una extraordinaria longevidad (fue centenario).
    107 Orden monástica católica fundada en 1098 en Citeaux (del latín Cistercium), Francia, por un grupo de monjes
    benedictinos de la abadía de Molesme, que estaban bajo la dirección de san Roberto de Molesme. También se les
    llamaba monjes blancos, por el hábito blanco o gris que usaban bajo sus escapularios negros. Eran partidarios de un
    rígido ascetismo, del trabajo manual como parte de la vida monástica y contrarios a las regalías feudales. Fueron en
    gran parte los responsables de la expansión de la arquitectura gótica por toda Europa, y dedicaron mucho tiempo y
    esfuerzos en la recogida y copia de manuscritos para sus bibliotecas.
    108 Fue profesor de Medicina en la Universidad de Montpellier, donde escribió algunas de sus obras más famosas como
    son Las Parábolas. Su relevancia como médico fue tan grande que se le reconoce como el más famoso de su época,
    contando entre sus pacientes y amistades a los Reyes de Aragón, Sicilia, Francia y Nápoles y los Papas Bonifacio
    VIII, Benedicto XI y Clemente V. Aprendió árabe y hebreo. En el Novem Lumen trata de la descomposición de los
    metales y de la piedra filosofal. Estuvo estrechamente relacionado con Raimundo Lulio, el cual fue a su encuentro en
    Génova en otoño del 1308. Como Arnaldo se había ausentado de Génova, se encontraron finalmente en Marsella.
    - 22 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    -Doctor angelicus109- (1225) y el monje Ferrari (1280).
    El siglo XIV ve surgir a toda una pléyade de artistas. Raimundo Lulio -Doctor illuminatus110-,
    franciscano español (1235-1315); Juan Daustin, filósofo inglés; Juan Cremer, abad de
    Westminster; Ricardo, llamado Roberto el Inglés, autor del Correctum alchymiae (hacia 1330); el
    italiano Pedro Bon de Lombardía; el papa francés Juan XXII (1244-1317); Guillermo de París,
    patrocinador de los bajo relieves herméticos del atrio de Notre-Dame: Jehan de Meun, llamado
    Clopinel, uno de los autores del Roman de la Rose (1280-1364); Grasseo, llamado Hortulano,
    comentarista de la Tabla de esmeralda (1358); y, finalmente, el más famoso y popular de los
    filósofos franceses, el alquimista Nicolás Flamel (1330-1417).
    El siglo XV marca el período glorioso de la ciencia y sobrepasa aún los precedentes, tanto por
    la valía como por el número de los maestros que lo han ilustrado. Entre éstos conviene citar en
    primer lugar a Basilio Valentín, monje benedictino de la abadía de San Pedro, en Erfurt, electorado
    109 Filósofo y teólogo italiano, en ocasiones llamado Doctor Angélico y El Príncipe de los Escolásticos, cuyas obras le
    han convertido en la figura más importante de la filosofía escolástica y uno de los teólogos más sobresalientes del
    catolicismo. Estudió con el filósofo escolástico alemán Alberto Magno, siguiéndole a Colonia en 1248. Tomás de
    Aquino insistía en que las verdades de la fe y las propias de la experiencia sensible, así como las presentaba
    Aristóteles, son compatibles y complementarias. Algunas verdades, como el misterio de la Encarnación, pueden ser
    conocidas sólo a través de la revelación, y otras, como la composición de las cosas materiales, sólo a través de la
    experiencia; aun otras, como la existencia de Dios, son conocidas a través de ambas por igual. Así, la fe guía al
    hombre hacia su fin último, Dios; supera a la razón, pero no la anula. Todo conocimiento, mantenía, tiene su origen
    en la sensación, pero los datos de la experiencia sensible pueden hacerse inteligibles sólo por la acción del intelecto,
    que eleva el pensamiento hacia la aprehensión de tales realidades inmateriales como el alma humana, los ángeles y
    Dios. Para lograr la comprensión de las verdades más elevadas, aquellas con las que está relacionada la religión,
    es necesaria la ayuda de la revelación. El realismo moderado de santo Tomás situaba los universales (abstracciones)
    en el ámbito de la mente, en oposición al realismo extremo, que los proponía como existentes por sí mismos, con
    independencia del pensamiento humano. No obstante, admitía una base para los universales en las cosas existentes
    en oposición al nominalismo y el conceptualismo. Santo Tomás fue canonizado por el papa Juan XXII en 1323 y
    proclamado Doctor de la Iglesia por el papa Pío V en 1567. Su fiesta se celebra el 28 de enero. El éxito de santo
    Tomás fue inmenso; su obra marca una de las escasas grandes culminaciones en la historia de la filosofía. Después
    de él, los filósofos occidentales sólo podían elegir entre seguirle con humildad o separarse radicalmente de su
    magisterio. En los siglos posteriores a su muerte, la tendencia dominante y constante entre los pensadores católicos
    fue adoptar la segunda alternativa. El interés en la filosofía tomista empezó a restablecerse, sin embargo, hacia el
    final del siglo XIX. En la encíclica Aeterni Patris (Del Padre eterno, 1879), el papa León XIII recomendaba que la
    filosofía de santo Tomás fuera la base de la enseñanza en todas las escuelas católicas. El papa Pío XII, en la
    encíclica Humani generis (1950), afirmaba que la filosofía tomista es la guía más segura para la doctrina católica y
    desaprobaba toda desviación de ella. El tomismo permanece como una escuela importante en el pensamiento
    contemporáneo. Santo Tomás fue un autor prolífico en extremo, con cerca de 800 obras atribuidas.
    110 Ramon Llull o Raimundo Lulio (1232-1316), religioso y escritor, principal figura cultural de la Corona de Aragón.
    Su obra, vasta y diversa, resultado de un inagotable entusiasmo apostólico, representó una aportación decisiva al
    pensamiento y a la literatura medievales. Nació en Palma de Mallorca y los hechos de su vida están recogidos en un
    relato autobiográfico, Vida coetània, dictado a sus discípulos de la Cartuja de Vauvert (París) en 1311. Peregrinó a
    Notre Dame de Rocamadour, cerca de Toulouse, y a Santiago de Compostela. Aconsejado por san Raimundo de
    Peñafort, prosiguió su formación en Mallorca, donde aprendió árabe, frecuentó la abadía cisterciense de La Real y
    se dedicó a la vida contemplativa en una cueva del monte de Randa. En 1274 culminaba la redacción de Libre de
    contemplació y Art abreujada d’atrobar veritat (reducción del conocimiento humano a un limitado número de
    principios que, mediante un sistema combinatorio, puede dar respuesta a todo tipo de cuestiones), dos de las obras
    más representativas de su pensamiento filosófico. En 1288 Llull recibió el título de doctor (magister) en la
    Universidad de París. No obstante, y pese a sus repetidos intentos, sus ideas nunca serían bien acogidas en aquel
    centro del aristotelismo. Se conserva un total de 243 obras, a menudo de difícil clasificación por la profundidad y
    variedad de los temas abordados. Fueron escritas en catalán, latín y árabe, si bien no se ha conservado ningún texto
    en esta última lengua; las obras rimadas, en cambio, están compuestas en un provenzal muy catalanizado. El núcleo
    de la obra filosófica de Llull fue objeto de repetidas reelaboraciones: Art demostrativa (1283), Taula general
    (1293), Lògica nova (1303) y Ars Dei (1308), entre otras. Pero hay que añadir que en el método de conocimiento
    propugnado, de tradición agustiniana y neoplatónica, confluyeron otras artes a tenor de otras dimensiones que
    presenta la experiencia de conocer, así Art de contemplació (1282-1287) o Art amativa (1289); de forma que, dentro
    de la producción luliana, las obras filosóficas no pueden disociarse de otras de carácter enciclopédico,
    contemplativo, místico o incluso narrativo. Sus principales obras místicas fueron Libre de Santa Maria (1290),
    diálogo entre personajes alegóricos sobre las excelencias de María, que el entusiasmo del autor convierte en vibrante
    homenaje de enamorado, y Libre d’amic e amat (1276), compuesto de 365 versículos de prosa poética, donde
    elementos de la lírica provenzal, de la mística árabe y del Cantar de los Cantares contribuyen a enriquecer con
    sutiles matices la expresión de las relaciones entre el alma y Dios.
    - 23 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    de Maguncia (hacia 1413), el artista más considerable, tal vez, que el arte hermético haya producido
    nunca111; a su compatriota el abad Tritemio112; a Isaac el Holandés (1408); a los dos ingleses
    Thomas Norton113 y George Ripley; a Lambsprinck114; a Jorge Aurach, de Estrasburgo (1415); al
    monje calabrés Lacini (1459); y al noble Bernardo Trevisano (1406-1490), que empleó cincuenta y
    seis años de su vida en la prosecución de la Obra, y cuyo nombre quedará en la historia alquímica
    como un símbolo de tesón, de constancia y de irreductible perseverancia.
    A partir de este momento, el hermetismo cae en descrédito. Sus mismos partidarios,
    amargados por la falta de éxito, se vuelven contra él. Atacado por todas partes, su prestigio
    desaparece, el entusiasmo decrece y la opinión cambia. Operaciones prácticas, recogidas, reunidas y
    luego reveladas y enseñadas, permiten a los disidentes sostener la tesis de la nada alquímica, y
    arruinar la filosofía echando las bases de nuestra química. Seton115, Wenceslao Lavinius de
    Moravia116, Zacarías117 y Paracelso son, en el siglo XVI, los únicos herederos conocidos del
    esoterismo egipcio del que el Renacimiento ha renegado tras haberlo corrompido. Rindamos, de
    111 Contribuyó mucho, por la vía de la alquimia, al progreso de la química con sus descubrimientos de los usos del
    antimonio, la fabricación de amalgamas y el aislamiento del espíritu del vino, o alcohol etílico.
    112 Johannes Trithemius (1462-1516), el abad cabalista. Estudió en Heidelberg, donde tuvo un maestro que lo inició
    en las ciencias ocultas. En 1483, a los 22 años de edad, ya era abad del monasterio del monasterio benedictino de
    Sponheim para cuya biblioteca compró muchos manuscritos ya en su época calificados de raros. En 1503 su
    biblioteca constaba de dos mil volúmenes, algo muy raro en aquel tiempo. Gente de Italia, Francia y Alemania
    llegaba a ver la colección y conocer al famoso abad cuya erudición se había vuelto proverbial. Príncipes y reyes
    enviaban emisarios a Sponheim.
    Aunque la mayoría de sus obras son tratados eclesiásticos, Tritemio escribió también sobre magia. La alquimia le
    atrajo grandemente y en sus libros declaró que podían hacerse transmutaciones y que la piedra filosofal podía
    obtenerse mediante la adecuada operación. Esta piedra –decía– es el alma del mundo, spiritus mundi, hecho visible:
    se le podía llamar la petrificación del aliento de Dios, pues el alma del mundo es la respiración o aliento que
    emana de su fuente divina. Es destacable su afirmación de que Dios permea todas las cosas, una creencia que se
    difundía ya por entonces en Europa, y que se puede entender en relación con los descubrimientos que entonces se
    hacían –entre otras– en astronomía.
    Tritemio, no obstante, como hombre del clero, no pareció querer hacer o decir nada contra la tradición. A esto se
    atribuye que haya inventado toda suerte de métodos secretos de escritura con los cuales podían disfrazarse
    profundos pensamientos como textos aparentemente inofensivos. A menudo hablaba en términos simulados,
    diciendo, por ejemplo, que la Edad de Oro llegaría cuando el león y el cordero convivieran. Influyó a Paracelso y
    Agrippa a causa de su simpatía con el conocimiento mágico.
    Un importante libro de Tritemio es Las siete segundas causas. Segundas causas llama Tritemio a los siete ángeles
    superiores, a los que relaciona con los siete planetas. Dios es la primera causa; las segundas son sus ministros a
    cargo del gobierno del mundo. Según los modernos ocultistas, este libro contiene una gran sabiduría mágica
    expresada en código, en el cual cada palabra tiene un doble significado, aunque su clave –por desdicha– parece
    perdida. Las palabras deben leerse siguiendo ciertas combinaciones, y el libro pierde por completo su sentido si se
    traduce del latín original.
    Tritemio propugnaba el estudio de las lenguas como más importante que cualquier otro. Mencionó la existencia de
    un lenguaje universal secreto comprensible para toda la humanidad y, recordando la confusión de lenguas en el
    episodio de la torre de Babel, afirmó que por medio del lenguaje se podría levantar una maldición divina lanzada
    sobre la humanidad.
    113 Clérigo que destaca por un tratado redactado en verso: Ordinall of alchemy. En esta obra hace Norton una alusión a
    las relaciones entre la alquimia y la música.
    114 Al parecer, el nombre de Lambsprinck es un seudónimo, encaminado a llamar la atención sobre el signo zodiacal de
    Aries. Bajo este seudónimo se publicó un libro en 1677 en Frankfurt, por el Museum Hermeticum, titulado Tratado
    sobre la Piedra Filosofal, originalmente en latín, traducido al alemán por Nicolás Barnaud, médico delfinés. Figuran
    en él 17 grabados simbólicos, 15 de los cuales van acompañados de leyendas y de comentarios. Se supone que es
    muy antiguo, y Nicolás Flamel se refiere a él en su Libro de las Figuras Jeroglíficas. Los expertos lo consideran una
    obra clave para comprender la emblemática y la iconografía herméticas. Citado por todos los alquimistas
    posteriores, fue tenido en estima por Fulcanelli y sus discípulos.
    115 Scotsman Alexander Seton, más conocido como El Cosmopolita. Viajó por toda Europa y realizó gran número de
    transmutaciones, de las que han quedado constancia testifical. Fue prendido en Dresde y torturado, por orden de
    Christian II, para que revelara el secreto de la proyección. Aunque fue rescatado por su discípulo Sendivogius,
    falleció a causa de las heridas en 1604.
    116 Insistió, particularmente, en la necesidad de acomodar la realización de la obra alquímica a unas determinadas
    influencias astrales y planetarias.
    117 Parece referirse al filósofo Dionisio Zacarías, el cual afirmaba que “este arte lo tiene reservado el poder de Dios y
    es dañino para los profanos.”
    - 24 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    pasada, un supremo homenaje al ardiente defensor de las verdades antiguas que fue Paracelso118. El
    gran tribuno merece por nuestra parte un eterno reconocimiento por su última y valiente
    intervención que, aunque vana, no por ello deja de constituir uno de sus mejores timbres de gloria.
    El arte hermético prolonga su agonía hasta el siglo XVII y, por fin, se extingue119, no sin haber
    dado al mundo occidental tres vástagos de gran envergadura: Láscaris120, el presidente d'Espagnet121
    y el misterioso Ireneo Filaleteo122, enigma vivo cuya personalidad jamás pudo descubrirse.
    118 El más famoso de todos los alquimistas fue el suizo Paracelso, seudónimo de Theophrastus Bombastus von
    Hohenheim (c. 1493-1541), médico y químico suizo. Polémico y vitriólico, Paracelso rechazó las creencias médicas
    de su época afirmando que las enfermedades se debían a agentes externos al cuerpo y que podían ser combatidas
    por medio de sustancias químicas. Nacido en Einsiedeln (hoy en Suiza), Paracelso obtuvo el título de médico,
    probablemente en la Universidad de Viena, y viajó mucho en busca del conocimiento alquímico, en especial en el
    campo de la mineralogía. Criticó con acidez la creencia de los escolásticos, procedente de los escritos del médico
    griego Galeno, de que las enfermedades se debían a un desequilibrio de los humores o fluidos corporales, y de que
    podían curarse mediante sangrías y purgas. Dado que creía que la enfermedad procede del exterior, Paracelso creó
    diversos remedios minerales con los que, en su opinión, el cuerpo podría defenderse. Identificó las características de
    numerosas enfermedades, como el bocio y la sífilis, y usó ingredientes como el azufre y el mercurio para
    combatirlas. Muchos de sus remedios se basaban en la creencia de que “lo similar cura lo similar”, por lo que fue un
    precursor de la homeopatía. Aunque los escritos de Paracelso contenían elementos de magia, su revuelta contra los
    antiguos preceptos de la medicina liberaron el pensamiento médico, permitiéndole seguir un camino más científico.
    Mantenía que los elementos de los cuerpos compuestos eran sal, azufre y mercurio, que representaban
    respectivamente a la tierra, el aire y el agua; al fuego lo consideraba como imponderable o no material. Sin
    embargo, creía en la existencia de un elemento por descubrir, común a todos, del cual los cuatro elementos de los
    antiguos eran simplemente formas derivadas. A este elemento principal de la creación Paracelso lo llamó alcaesto
    (alkaest), y mantenía que si fuera encontrado podría ser la piedra filosofal, la medicina universal y el disolvente
    irresistible.
    119 Después de Paracelso, los alquimistas de Europa se dividieron en dos grupos. El primero estaba compuesto por
    aquellos que se dedicaron intensamente al descubrimiento científico de nuevos compuestos y reacciones; estos
    científicos fueron los antecesores legítimos de la química moderna, tal como lo anuncia el trabajo del químico
    francés Antoine Lavoisier. El segundo grupo aceptó la parte visionaria y metafísica de la vieja alquimia y desarrolló
    una práctica, basada en la impostura, la magia negra y el fraude, de la que se deriva la actual noción de alquimia.
    120 ¿Qué sabemos de Láscaris? Poca cosa, tan sólo un testimonio: Johann Friedrich Botger (o Bottger), fue un
    alquimista alemán del siglo XVII que hizo experimentos utilizando polvo de proyección (una forma de la Piedra
    Filosofal) que le había proporcionado otro alquimista, del cual no se sabe su nombre, y que empleaba el seudónimo
    Láscaris, el cual, además, le enseñó el cómo usarlo. Realizó algunas transmutaciones y se le acuso de brujo, por lo
    que se vio forzado a huir a Polonia, encerrándose en el castillo de Konigstein. En el año 1709 reconoció que sus
    logros los habia conseguido gracias a unos polvos que le regaló un adepto y que, por lo tanto, él no era un verdadero
    alquimista. Esta declaración le valió el perdón y acabó siendo director de la fábrica de porcelana de Sajonia...
    121 Jean d’Espagnet, el reconocido alquimista presidente del Parlamento de Burdeos.
    122 La vida y obra de Ireneo Filaleteo constituyen una paradoja poco menos que indescifrable. En el prefacio de “La
    entrada al palacio cerrado del rey” se declara adepto inglés de nacimiento y firma su Introitus con el seudónimo de
    Filaleteo, pues desea quedar en el anonimato: “Firmo con el nombre de Ireneo Filaleteo, inglés de nacimiento,
    habitante del universo”. Se sabe que Newton poseía un ejemplar de la edición inglesa del Introitus... lo que aumenta
    no sólo el misterio de su personalidad, sino también el de su vida. Se sabe con certeza que estuvo en América donde
    se hacía llamar Dr Zheil y que, en l636, estuvo en Holanda utilizando el nombre de Carnobio. Según relata en su
    Introitus, se vio obligado a ocultar su verdadera identidad para evitar envidias y persecuciones. Vivió durante algún
    tiempo en Francia y en su obra demuestra un profundo conocimiento de las obras de algunos autores franceses como
    Nicolás Flamel o Jean D’Espagnet. Como muchos adeptos, especialmente el Cosmopolita, si Filaleteo tuvo que
    esconderse fue debido a la avidez y la codicia de sus contemporáneos. Anduvo errante de nación en nación sin poder
    instalarse definitivamente en ningún lugar, por razones de seguridad... Se ha dicho que Filaleteo, en el transcurso de
    una transmutación pública, convirtió a Van Helmont a la Filosofía Hermética. Dos de las transmutaciones que han
    pasado a la historia, la realizada por el propio Van Helmont y la de Helvetius, parecen haber sido efectuadas con
    polvo de proyección entregado a estos dos sabios por discípulos de Filaleteo. Michel Fastius, editor del introitus,
    afirma conocer a varios ingleses que mantenían correspondencia con Filaleteo. Uno de ellos sería Robert Boyle, el
    famoso físico-químico discípulo de Bacon, que al parecer gozó también de su amistad. Para Fulcanelli, el introitus
    no es sólo la obra más importante de Filaleteo, sino la más sistemática, completa y sabia de las obras que la alquimia
    ha producido... y Filaleteo el ejemplo del verdadero adepto.
    - 25 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Breve comentario:
    Se comprende ahora el porqué dije que parecía un capítulo sacado de una enciclopedia: la
    similitud con lo que leímos al principio es sorprendente. Pero te recuerdo, amable lector, que esto
    fue escrito antes de 1929, es decir, muchas décadas antes de que fueran escritas dichas enciclopedias
    que, a lo que resulta evidente, han tomado la estructura de la redacción de Fulcanelli, considerado
    un personaje dotado de una elevada erudición, para construir sus pertinentes artículos... actualizando
    la información ofrecida por Fulcanelli sólo en pequeños puntos, particularmente en un par de
    precisiones en lo que a fechas históricas se refiere.
    Terminaba el artículo de la Encarta 2002 de la siguiente manera: “El segundo grupo aceptó la
    parte visionaria y metafísica de la vieja alquimia y desarrolló una práctica, basada en la
    impostura, la magia negra y el fraude, de la que se deriva la actual noción de alquimia.”... y
    precisamente, el siguiente capítulo al que hemos reproducido y anotado, lo dedicó Fulcanelli a la
    idea popular sobre ese personaje llamado alquimista y su laboratorio: “una práctica, basada en la
    impostura, la magia negra y el fraude” de la Encarta...
    Es por ello que, antes de pasar a ese capítulo en donde Fulcanelli discierne entre alquimia,
    archimia, espagiria y química, vamos a leer ese magnífico retrato del alquimista de “la
    imaginación popular y reproducida en los viejos almanaques, tesoros del cotilleo.”
    - 26 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Fulcanelli en el capítulo IV de Las Moradas Filosofales:
    EL LABORATORIO LEGENDARIO
    Con su cortejo de misterio y de desconocido, bajo su velo de ilusionismo y de maravilloso, la
    alquimia evoca todo un pasado de historias lejanas, de narraciones miríficas y de testimonios
    sorprendentes. Sus teorías singulares, sus extrañas recetas, la secular nombradía de sus grandes
    maestros, las apasionadas controversias que suscitó, el favor de que gozó en la Edad Media y su
    literatura oscura, enigmática y paradójica nos parecen desprender hoy el tufo del moho y del aire
    rarificado que adquieren, al correr de los años, los sepulcros vacíos, las flores marchitas, las
    viviendas abandonadas y los pergaminos amarillentos.
    ¿El alquimista? Un anciano meditabundo, de frente grave y coronada de cabellos blancos, de
    silueta pálida y achacosa, personaje original de una Humanidad desaparecida y de un mundo
    olvidado123; un recluso testarudo, encorvado por el estudio, las vigilias, la investigación perseverante
    y el desciframiento obstinado de los enigmas de la alta ciencia124. Tal es el filósofo a quien la
    imaginación del poeta y el pincel del artista se han complacido en presentarnos.
    Su laboratorio -sótano, celda o cripta antigua- apenas se ilumina con una luz triste que
    ayudan a difundir las múltiples telarañas polvorientas. Sin embargo, ahí, en medio del silencio, se
    consuma el prodigio125 poco a poco. La infatigable Naturaleza, mejor que en sus abismos rocosos,
    se afana bajo la prudente vigilancia del hombre, con el socorro de los astros y por la gracia de
    Dios. ¡Labor oculta, tarea ingrata y ciclópea, de una amplitud de pesadilla! En el centro de este in
    pace, un ser, un sabio para quien ninguna otra cosa existe ya, vigila, atento y paciente, las fases
    sucesivas de la Gran Obra...126
    A medida que nuestros ojos se habitúan, mil cosas salen de la penumbra, nacen y se precisan.
    ¿Dónde estamos, Señor? ¿Tal vez en el antro de Polifemo127 o acaso en la caverna de Vulcano128?
    Cerca de nosotros hay una fragua apagada, cubierta de polvo y de virutas de forja, y la
    bigornia129, el martillo, las pinzas, las tijeras y las tenazas; moldes oxidados y los útiles rudos y
    poderosos del metalúrgico han ido a caer allá. En un rincón, gruesos libros pesadamente herrados
    -como antifonarios130-, con cintas selladas con plomos vetustos; manuscritos cenizosos y
    123 Referencia implícita a que la alquimia sea la ciencia perdida de los atlantes... un pensamiento caro a E.Canseliet,
    que creía que era la Ciencia perdida de la isla-continente desaparecida catastróficamente según la leyenda.
    124 Si interpretamos “alta ciencia” como hiperquímica (ver nota 75), entonces estamos de nuevo ante un pensamiento
    afín a E.Canseliet y su entorno intelectual de entonces: la hiperquímica de la New Age y de la revista Atlantis.
    125 Del lat. Prodigium. Suceso extraño que excede los límites regulares de la naturaleza. Cosa especial, rara o
    primorosa en su línea...y también milagro, hecho de origen divino.
    126 La Naturaleza es llevada a la perfección última (Piedra Filosofal) mediante una "técnica" tradicional que consiste
    en a) presencia constante y permanente del alquimista que, de alguna u otra manera, forma parte del proceso; b) las
    influencias astrales emanadas de los astros (astrología) y c) no menos importante, esencial, la gracia de Dios (oración
    y oración).
    127 En la mitología griega, cíclope, hijo de Poseidón, dios del mar, y de la ninfa Toosa. Durante su travesía después de
    la guerra de Troya, el héroe griego Odiseo y sus hombres fueron arrojados a la costa de la isla de Polifemo, en
    Sicilia. El enorme gigante encerró a los griegos en su gruta y comenzó a devorarlos. Odiseo entonces dio a Polifemo
    un vino fuerte y cuando el gigante cayó en el sopor de la embriaguez, le perforó su único ojo con una estaca ardiente.
    Entonces los griegos escaparon abrazados al vientre de sus ovejas. Poseidón castigó a Odiseo por haber cegado a
    Polifemo ocasionándole muchas dificultades en su siguiente travesía por el mar. En otra leyenda, Polifemo aparece
    representado como un pastor enorme, de un solo ojo, enamorado sin consuelo de la ninfa del mar Galatea.
    128 (del latín, Volcanus, ‘Volcán’), en la mitología romana, dios del fuego. Originalmente una antigua divinidad italiana
    asociada con el fuego volcánico, Vulcano se identificaba con el dios griego Hefesto en el periodo clásico. Sus fiestas
    en Roma, las Vulcanalia, se celebraban el 23 de agosto. Venerado especialmente en Ostia, cerca de Roma, donde se
    le rendía el principal culto.
    129 Del lat. bicornia, pl. n. de bicornius, de dos cuernos: Yunque con dos puntas opuestas.
    130 Libro antifonario: El de coro en que se contienen las antífonas de todo el año. Del lat. antiphona, este del gr.
    antifwnoj, el que responde. Breve pasaje, tomado por lo común de la Sagrada Escritura, que se canta o reza antes
    y después de los salmos y de los cánticos en las horas canónicas, y guarda relación con el oficio propio del día.
    - 27 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    grimorios131 amontonados mezclados unos con otros; volúmenes cubiertos de notas y de fórmulas,
    maculados desde el incipit al explicit132. Redomas133 ventrudas como buenos monjes y repletas de
    emulsiones opalescentes, de líquidos glaucos, herrumbrosos o encarnadinos exhalan esos relentes
    ácidos cuya aspereza anuda la garganta y pica en la nariz.
    En la campana del horno se alinean curiosas vasijas oblongas134, de cuello corto, selladas y
    encapuchadas con cera; matraces135 de esferas irisadas por los depósitos metálicos estiran sus
    cuellos unas veces delgados y cilíndricos, y otras abocinados o hinchados; las cucúrbitas136
    verdosas, y las retortas de cerámica aparecen junto a los crisoles137 de tierra roja y llameada. Al
    fondo, colocados en sus montones de paja a lo largo de una cornisa de piedra, unos huevos
    filosóficos hialinos y elegantes contrastan con la maciza y abultada calabaza, praegnans cucurbita.
    ¡Condenación! He aquí ahora piezas anatómicas, fragmentos esqueléticos: cráneos
    ennegrecidos, desdentados y repugnantes en su rictus138 de ultratumba; fetos humanos suspendidos,
    desecados y encogidos, miserables desechos que ofrecen a la mirada su cuerpo minúsculo, su cabeza
    apergaminada, desdeñable y lastimosa. Esos ojos redondos, vidriosos y dorados son los de una
    lechuza de plumaje marchito, que tiene por vecino a un cocodrilo, salamandra gigante, otro
    símbolo importante de la práctica. El espantoso reptil emerge de un rincón oscuro, tiende la cadena
    de sus vértebras sobre sus patas rechonchas y dirige hacia las arcadas la sima ósea de sus temibles
    maxilares.
    Esparcidos sin orden, al azar de las necesidades, en la placa del horno, se ven botes
    vitrificados, aludeles139 o sublimatorios; pelícanos de paredes espesas; infiernos140 semejantes a
    grandes huevos de los que se viera una de las chalazas141; recipientes oliváceos hundidos de lleno en
    la arena, contra el atanor142 de humaredas ligeras que ascienden hacia la bóveda ojival. Aquí está el
    alambique143 de cobre -homo galeatus-, maculado de babas verdes; allá, los descensores y los dos
    hermanos o gemelos de la cohobación144; recipientes con serpentines145; pesados morteros146 de
    fundición o de mármol; un ancho fuelle147 de flancos de cuero raído junto a un montón de
    garruchas148, de tejas149, de copelas150, de evaporatorios...
    131 Libro de fórmulas mágicas usado por los antiguos hechiceros.
    132 “desde las primeras a las últimas palabras”
    133 Vasija de vidrio ancha en su fondo que va estrechándose hacia la boca.
    134 Más largas que anchas.
    135 Vaso de vidrio o de cristal, de figura esférica y terminado en un tubo angosto y recto.
    136 Vasija con cuello largo encorvado, a propósito para diversas operaciones químicas (Retorta).
    137 Recipiente hecho de material refractario, que se emplea para fundir alguna materia a temperatura muy elevada.
    138 Boca entreabierta.
    139 Cada uno de los caños de barro cocido, semejantes a una olla sin fondo, que, enchufados con otros en fila, se
    emplean en los hornos de Almadén para condensar los vapores mercuriales producidos por la calcinación del mineral
    de azogue.
    140 En realidad, debería estar traducido como infiernillos: Aparato metálico con lamparilla de alcohol para calentar
    agua o hacer cocimientos y, por extensión, cualquier utensilio eléctrico y portátil destinado al mismo fin.
    141 Cada uno de los dos filamentos que sostienen la yema del huevo en medio de la clara.
    142 Del árabe at-tannur, el horno circular, la boca del pozo. Aparato usado por los alquimistas, en el cual el carbón que
    servía como combustible se cargaba en un tubo o cilindro central, desde donde bajaba al hogar para ir alimentando el
    fuego. Varias aberturas dispuestas alrededor permitían hacer diversas operaciones al mismo tiempo.
    143 Aparato que sirve para destilar o separar de otras sustancias más fijas, por medio del calor, una sustancia volátil. Se
    compone fundamentalmente de un recipiente para el líquido y de un conducto que arranca del recipiente y se
    continúa en un serpentín por donde sale el producto de la destilación.
    144 Cohobar, químicamente, es destilar repetidas veces una misma sustancia.
    145 Recipientes con un tubo largo en línea espiral o quebrada (serpentín) que sirve para facilitar el enfriamiento de la
    destilación en los alambiques u otros aparatos.
    146 Es un utensilio de madera, piedra o metal, a manera de vaso, que sirve para machacar en él materias varias.
    147 Instrumento para recoger aire y lanzarlo con dirección determinada, que esencialmente se reduce a una caja con
    tapa y fondo de madera, costados de piel flexible, una válvula por donde entra el aire y un cañón por donde sale
    cuando, plegándose los costados, se reduce el volumen del aparato.
    148 Polea, rueda acanalada en su circunferencia y móvil alrededor de un eje. Por la canal o garganta pasa una cuerda o
    cadena en cuyos dos extremos actúan, respectivamente, la potencia y la resistencia.
    149 Cada una de las dos partes iguales de una barra de acero que, bien preparadas, envuelven el alma de la espada.
    150 Vaso de figura de cono truncado, hecho con cenizas de huesos calcinados, y donde se ensayan y purifican los
    minerales de oro o plata.
    - 28 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    ¡Amasijo caótico de instrumentos arcaicos, de materiales extraños y de utensilios caducos,
    almoneda151 de todas las ciencias, batiburrillo152 de faunas impresionantes! Y planeando sobre ese
    desorden, fijo en la clave de bóveda153, como pendiente con las alas desplegadas, el gran cuervo,
    jeroglífico de la muerte material y de sus descomposiciones, emblema misterioso de misteriosas
    operaciones.
    Curiosa también la muralla o, al menos, lo que de ella queda. Inscripciones de sentido
    místico154 llenan los vacíos: Hic lapis est subtus te, supra te, erga te et circa te155; versos
    mnemónicos156 se hacen un lío, grabados al capricho del estilete en la piedra blanda; predomina uno
    de ellos, trazado en cursiva gótica: Azoth et ignis tibi sufficiunt157; caracteres hebraicos; círculos
    cortados por triángulos, entremezclados con cuadriláteros a la manera de las signaturas gnósticas158.
    Aquí, un pensamiento, fundado sobre el dogma de la unidad159, resume toda una filosofía: Omnia
    ab uno et in unum omnia160. Aparte, la imagen de la hoz, emblema del decimotercer arcano161 y de
    la casa natural162; la estrella de Salomón163; el símbolo del Cangrejo164, obsecración del mal
    espíritu; algunos pasajes de Zoroastro165, testimonios de la alta antigüedad de las ciencias malditas.
    151 Local donde se realiza la venta pública de bienes muebles con licitación y puja; por extensión, se usa también
    tratándose de la venta de géneros que se anuncian a bajo precio.
    152 Mezcla de cosas inconexas y que no vienen a propósito ni tienen relación entre sí.
    153 Piedra con que se cierra el arco o bóveda.
    154 Que incluye misterio o razón oculta.
    155 Quien sin equívoco entiende esta frase, conoce el primero y más rebelde secreto alquímico: “Esta piedra es bajo tí,
    sobre tí, dentro de tí y en torno de tí.” Añadir, para facilitar la comprensión, que no es ningún elemento tradicional
    (tierra, aire, agua, fuego)... y que tampoco es Dios en sentido estricto, ni nada abstracto, muy al contrario...
    156 Se llama mnemotecnia al Arte que procura aumentar la capacidad y alcance de la memoria. Para ello, se sirve de
    métodos por medio de los cuales se forma una memoria artificial, por ejemplo, con el uso de imágenes (símbolos).
    157 Azoth es la piedra anterior: “Azoth y fuego te bastan.”
    158 Gnosis: El conocimiento absoluto e intuitivo, especialmente de la Divinidad.
    159 Del lat. unitas, -atis: propiedad de todo ser, en virtud de la cual no puede dividirse sin que su esencia se destruya o
    altere.
    160 Todo de uno y en uno todo.
    161 El decimotercer arcano del Tarot es llamado la muerte... o la transmutación. La hoz es un signo compuesto de la
    Cruz (Malkuth) y la Luna (Yesod): Saturno, al que se suele representar con barba, sosteniendo una hoz y una espiga
    de trigo. Es el antiguo dios de la agricultura de la mitología romana. En leyendas posteriores se lo identifica con el
    dios griego Cronos (Tiempo), quien fue destronado por su hijo Zeus (Júpiter). Las fiestas de este dios, las saturnales,
    se celebraban cada 17 de diciembre. Saturno era el marido de Ops, diosa de la abundancia. Además de Júpiter, que
    era soberano de los dioses, entre los hijos de Saturno figuraban Juno, diosa del matrimonio; Neptuno, dios del mar;
    Plutón, dios de los muertos y Ceres, diosa de los cereales.
    162 Capricornio y Acuario.
    163 De profunda interpretación simbólica, también es llamada Sello de Salomón: Estrella de seis puntas formada por
    dos triángulos equiláteros cruzados. Emblema del equilibrio tierra-cielo, materia-energía: mercurio filosófico.
    164 Cuarto signo del Zodíaco (del 22 de junio al 22 de julio, aprox.) Según los astrólogos, la Luna domina Cáncer, que
    es un signo acuático. Toma su nombre del mito griego del cangrejo que hirió al héroe griego Heracles (más conocido
    por su nombre latino, Hércules) durante su combate con la Hidra, un monstruo de varias cabezas. La constelación se
    caracteriza por tener un cúmulo de más de 300 estrellas débiles, conocido como el Pesebre.
    165 (c. 630-550 a.C.), profeta persa, fundador del zoroastrismo, también conocido por su nombre en persa antiguo,
    Zaratustra. Desde su juventud empezó a recibir las revelaciones de Ahura Mazda (‘Señor de la sabiduría’). Sus
    conversaciones con esta divinidad, y sus dificultades para predicar, están recogidas en los Gathas, que forman parte
    del Avesta, principal texto sagrado del zoroastrismo (los zoroastristas de nuestros días, conocidos como parsis
    (mazdeístas o adoradores del fuego) viven en pequeñas comunidades en Irán, la India y Pakistán). Prohibió los ritos
    orgiásticos que acompañaban a los sacrificios persas a los dioses, aunque mantuvo el culto al fuego.
    La profundidad intelectual del zoroastrismo influyó en el pensamiento occidental, y Platón, Aristóteles y otros
    pensadores griegos se interesaron por sus doctrinas. También es probable que las ideas de Zoroastro influyeran en la
    demonología, la angelología y la escatología judeocristianas, pues se han apreciado influencias suyas en los
    manuales de disciplina incluidos en los Manuscritos del Mar Muerto. Su principal contribución consistió en la
    creación de un credo monoteísta de dualismo ético que sería exacerbado por los maestros posteriores. No negó la
    existencia del panteón tradicional persa, pero dejó claro que sólo Ahura Mazda era digno de culto. También declaró
    que uno de los hijos de Ahura Mazda, Ahriman, optó por convertirse en demonio, dividiendo así el mundo en los
    principios enfrentados del bien y el mal. Estos dos elementos prefiguran gran parte de la posterior especulación ética
    y religiosa universal. El Misterio de las Catedrales de Fulcanelli concluye con una reflexión del maestro sobre una
    máxima de Zoroastro: “Scire, Potere, Audere, Tacere” (“Saber, Poder, Atreverse, Callar”).
    - 29 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Finalmente, situado en el campo luminoso del tragaluz, y más legible en ese dédalo166 de
    imprecisiones, el ternario hermético: Sal, Sulphur, Mercurius...167
    Tal es el cuadro legendario del alquimista y de su laboratorio. Visión fantástica, desprovista
    de veracidad, salida de la imaginación popular y reproducida en los viejos almanaques, tesoros del
    cotilleo.
    ¿Sopladores168, magistas169, brujos170, astrólogos171, nigromantes172?
    -¡Anatema173 y maldición!
    166 Dédalo, en la mitología griega, el arquitecto e inventor que diseñó para el rey Minos de Creta el laberinto en el que
    fue aprisionado el Minotauro, un monstruo comedor de hombres que era mitad hombre y mitad toro. El laberinto fue
    tan hábilmente diseñado que nadie podía escapar de ese espacio intrincado o del Minotauro. Dédalo reveló el
    secreto del laberinto sólo a Ariadna, hija de Minos, y ella ayudó a su amante, el héroe ateniense Teseo, a matar al
    monstruo y escapar. Encolerizado por la fuga, Minos encarceló a Dédalo y a su hijo Ícaro en el laberinto. Aunque
    los prisioneros no podían encontrar la salida, Dédalo fabricó alas de cera para que ambos pudieran salir volando del
    laberinto. Ícaro, sin embargo, voló demasiado cerca del sol; sus alas se derritieron y cayó al mar. Dédalo voló hasta
    Sicilia, donde fue recibido por el rey Cócalo. Minos persiguió después a Dédalo pero las hijas de Cócalo lo mataron.
    167 Este ternario hermético es, con relación a la historia alquímica, de muy reciente adquisición. El principio de la Sal
    fue introducido por Paracelso. La visión de los árabes de la materia no tenía en cuenta tal principio, era dualista:
    Mercurio y Azufre. Sin embargo, y a título de orientación, son los filósofos griegos presocráticos los que, sin lugar a
    dudas, con más claridad penetraron en la naturaleza de la materia y de la energía (fuego); su estudio es
    imprescindible si de verdad se quiere llegar a atisbar el principio, el punto de partida, de este camino laberíntico que
    es la Alquimia como Ciencia Hermética. En los textos y gráficos alquímicos, el ternario alquímico puede ser
    simbolizado, para ocultar el sentido pagano, usando otras tríadas, como la religiosa: Padre (Creador), Hijo
    (Encarnación), Espíritu Santo (Señor y dador de Vida)... o el hombre: cuerpo, alma, espíritu... etcétera.
    168 Ver nota 89.
    169 Los que practican un arte o ciencia oculta con la que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o
    con la intervención de espíritus, genios o demonios, efectos o fenómenos extraordinarios, contrarios a las leyes
    naturales.
    170 Brujería, conjunto de prácticas que realizan personas que se autodenominan brujos y brujas, a las que se supone
    dotadas de poderes sobrenaturales que ponen en práctica mediante ritos mágicos, en general para causar un
    perjuicio. Se conoce también como magia negra o hechicería. La antropología moderna distingue entre la hechicería
    (que hace referencia a la brujería más simple practicada en las sociedades más antiguas), la brujería diabólica (los
    supuestos cultos al Diablo de las brujas y su persecución en Europa y Estados Unidos) y la moderna brujería (el
    movimiento neopagano). En la antigüedad, la creencia en las prácticas mágicas en las que intervenían espíritus y
    demonios era casi universal. Los escritos egipcios hablan de conjuradores y adivinos que obtenían sus poderes de
    los demonios y los dioses extranjeros. En el relato egipcio del enfrentamiento entre Moisés y el faraón para que los
    israelitas pudieran salir de Egipto, Moisés aparece como practicante de la brujería y sus seguidores como siervos de
    un dios extranjero. En el relato bíblico del mismo episodio, los sacerdotes egipcios que compiten con Moisés
    aparecen como hechiceros malignos. El mandato bíblico: “No permitirás la vida de los hechiceros” (Éxodo 22,18),
    fue una de las principales justificaciones para perseguir a los brujos en tiempos posteriores. En el Código de
    Hammurabi se encuentra una prohibición aún más antigua sobre la brujería, pero a pesar de todo ésta continuó
    floreciendo y tanto los caldeos y los egipcios, como otros pueblos occidentales, se hicieron famosos por sus
    conocimientos sobre el tema. La hechicería y la magia también se desarrollaron en la antigua Grecia (baste recordar
    a figuras como las hechiceras Medea y Circe) y su práctica pasó a Roma y fue asimilada por la población. En el siglo
    II, Lucio Apuleyo escribió sobre los poderes y ritos de las hechiceras y en su Apología afirmó que la región helénica
    de Tesalia era morada de brujas que podían dominar la naturaleza. Sin embargo, otros escritores como Petronio y
    Horacio se habían burlado de estas creencias, que consideraban propias de gente inculta y vulgar.
    171 Estudio de la posición y del movimiento de los astros, a través de cuya interpretación y observación se pretende
    conocer y predecir el destino de los hombres y pronosticar los sucesos terrestres.
    172 Práctica supersticiosa que pretende adivinar el futuro invocando a los muertos. Magia negra o diabólica.
    173 En el Antiguo Testamento, condena al exterminio de las personas o cosas afectadas por la maldición atribuida a
    Dios. En la iglesia cristiana: excomunión.
    - 30 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Fulcanelli en el capítulo VII de Las Moradas Filosofales:
    ALQUIMIA Y ESPAGIRIA
    Es de suponer que gran número de sabios químicos -y asimismo ciertos alquimistas- no
    compartirán nuestros puntos de vista. Pero ello no basta para detenernos. Aunque tuviéramos que
    pasar por ser partidarios decididos de las teorías más subversivas, no temeríamos desarrollar aquí
    nuestro pensamiento, pues estimamos que la verdad tiene muchos más atractivos que un vulgar
    prejuicio, y que, en su misma desnudez, resulta preferible al error mejor revestido y más
    suntuosamente arropado.
    Todos los autores que desde Lavoisier han escrito sobre la historia química, coinciden en
    profesar que nuestra química proviene, por filiación directa, de la vieja alquimia. En consecuencia,
    el origen de una se confunde con el de la otra. A la alquimia, se dice, le debería la ciencia actual los
    hechos positivos sobre los que ha sido edificada, gracias a la paciente labor de los alquimistas
    antiguos.
    Esta hipótesis, a la que se podía haber concedido tan sólo un valor relativo y convencional,
    está admitida hoy como verdad demostrada, y la ciencia alquímica, despojada de su propio fondo,
    pierde todo cuanto era susceptible de motivar su existencia y de justificar su razón de ser. Vista así,
    a distancia, bajo las brumas legendarias y el velo de los siglos, no ofrece ya sino una forma vaga,
    nebulosa, sin consistencia. Fantasma impreciso, espectro mentiroso, la maravillosa y decepcionante
    quimera bien merece ser relegada a la categoría de las ilusiones de antaño, de las falsas ciencias, tal
    como pretende, por otra parte, un eminente profesor.
    Pero donde las pruebas serían necesarias, donde hay hechos que se afirman indispensables, se
    contentan con oponer a las "pretensiones" herméticas una petición de principio. La Escuela,
    impaciente, no discute, sino que zanja. Pues bien; nosotros, a nuestra vez, certificamos,
    proponiéndonos demostrar que los sabios que de buena fe han adoptado y propagado esta hipótesis,
    han errado por ignorancia o defecto de penetración. No comprendiendo sino en parte los libros que
    estudiaban, tomaron la apariencia por la realidad174. Digamos, pues, sin más, puesto que tantas
    personas instruidas y sinceras parecen ignorarlo, que la antepasada real de nuestra química es la
    antigua espagiria y no la ciencia hermética misma. Existe, en efecto, un profundo abismo entre la
    espagiria y la alquimia, y esto es precisamente lo que nos esforzaremos en determinar en tanto, por
    lo menos, que sea posible, sin ir más allá de los límites permitidos. Esperamos, sin embargo,
    profundizar lo bastante el análisis y dar las precisiones suficientes para alimentar nuestra tesis,
    felices, al menos, de dar a los químicos enemigos del prejuicio un testimonio de nuestros deseos y
    de nuestra solicitud.
    Hubo en la Edad Media -verosímilmente, incluso, en la antigüedad griega, si nos referimos a
    las obras de Zósimo y de Ostanes- dos grados, dos órdenes de investigaciones en la ciencia
    química: la espagiria y la arquimia. Estas dos ramas de un mismo arte esotérico175 se difundían
    entre las gentes trabajadoras por la práctica de laboratorio. Metalúrgicos, orfebres, pintores,
    ceramistas, vidrieros, tintoreros, destiladores, esmaltadores, alfareros, etc., debían, al igual que los
    boticarios, estar provistos de conocimientos espagíricos suficientes que, luego, completaban ellos
    mismos en el ejercicio de su profesión. En cuanto a los arquimistas, formaban una categoría
    especial, más restringida, más oscura también, entre los químicos antiguos. La finalidad que
    perseguían presentaba alguna analogía176 con la de los alquimistas, pero los materiales y los medios
    de que disponían para alcanzarla eran únicamente materiales y medios químicos. Trasmutar los
    174 Es decir, tomaron lo que parecía ser alquimia por la alquimia en sí.
    175 Este “arte esotérico” es la alquimia, y arquimia y espagiria son dos ramas exotéricas, profanas, del mismo. El
    exoterismo contribuye a que el lenguaje del “arte esotérico” se conserve vivo... pero dicho lenguaje oculta una
    realidad muy distinta a como lo interpretan arquímicos y espagíricos, conservadores y propagadores, sin ellos
    saberlo, de una ciencia de orden muy superior a la que ellos practican y cuyos términos “técnicos” usan sin conocer
    su real significado.
    176 Relación de semejanza entre cosas distintas. Esa finalidad análoga es el concepto de transmutación.
    - 31 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    metales unos en otros; producir oro y plata partiendo de minerales vulgares o de compuestos
    metálicos salinos; obligar al oro contenido potencialmente en la plata y a la plata en el estaño a
    transformarse en actuales y susceptibles de extracción, tales eran las metas que se proponía el
    arquimista177. Era, en definitiva, un espagirista acantonado en el reino mineral y que prescindía
    voluntariamente de las quintaesencias animales y de los alcaloides vegetales. Pues como los
    reglamentos medievales impedían poseer en la propia casa sin previa autorización hornos y
    utensilios químicos, muchos artesanos, una vez terminada su labor, estudiaban, manipulaban y
    experimentaban en secreto en su bodega o en su granero. Cultivaban la ciencia de los pequeños
    particulares, según la expresión un tanto desdeñosa de los alquimistas para designar aquellos
    "colegas"178 indignos del filósofo. Reconozcamos, sin menospreciar a estos útiles investigadores,
    que los más afortunados a menudo no lograban sino un beneficio mediocre, y que un mismo
    procedimiento, seguido al principio de éxito, no daba a continuación más que resultados nulos o
    inciertos.
    Sin embargo, pese a sus errores -o, más bien, a causa de ellos-, son ellos, los arquimistas,
    quienes han proporcionado a los espagiristas al principio y a la ciencia moderna luego, los
    hechos, los métodos y las operaciones de que tenían necesidad. Esos hombres atormentados por el
    deseo de investigarlo todo y aprenderlo todo son los verdaderos fundadores de una ciencia
    espléndida y perfecta a la que dotaron de observaciones justas, de reacciones exactas, de
    manipulaciones hábiles, de habilidades penosamente adquiridas. Saludemos a esos pioneros, a esos
    precursores, a esos incansables trabajadores y no olvidemos jamás cuanto hicieron por nosotros.
    Pero la alquimia, repetimos, no entra para nada en esas aportaciones sucesivas. Tan sólo los
    escritos herméticos, incomprendidos por los investigadores profanos, fueron la causa indirecta de
    los descubrimientos que sus autores jamás habían previsto. Así es como Blaise de Vignére obtuvo
    el ácido benzoico por sublimación del benjuí; como Brandt pudo extraer el fósforo buscando el
    alkaest en la orina; como Basilio Valentín -prestigioso adepto que no menospreciaba en absoluto los
    ensayos espagíricos- estableció toda la serie de sales de antimonio... ; como Raimundo Lulio preparó
    la acetona y Casio, la púrpura de oro; como Glauber obtuvo el sulfato sódico y como Van Hemont
    reconoció la existencia de los gases. Pero con excepción de Lulio y de Basilio Valentín, todos esos
    investigadores, clasificados equivocadamente entre los alquimistas, no fueron sino simples
    arquimistas o sabios espagiristas. Por ello, un célebre adepto, autor de una obra clásica, puede decir
    con mucha razón: "Si Hermes, el padre de los filósofos, resucitara hoy con el sutil Jabir y el
    profundo Raimundo Lulio no serían hoy considerados como filósofos por nuestros químicos
    vulgares179, que casi no se dignarían incluirlos entre sus discípulos porque ignorarían la manera de
    proceder a todas esas destilaciones, circulaciones, calcinaciones y todas esas operaciones
    innumerables que nuestros químicos vulgares han inventado por haber comprendido mal los
    escritos alegóricos de esos filósofos."
    Con su texto confuso, esmaltado de expresiones cabalísticas, los libros continúan siendo la
    causa eficiente y genuina del grosero menosprecio que señalamos. Pues a despecho de las
    advertencias y las censuras de sus autores, los estudiantes se obstinan en leerlos según el sentido
    que ofrecen en el lenguaje corriente. No saben que esos textos están reservados a los iniciados y
    que es indispensable para comprenderlos bien tener la clave secreta. En lo que hay que trabajar
    primero es en descubrir esta clave. Es cierto que esos viejos tratados contienen si no la ciencia
    íntegra, al menos su filosofía, sus principios y el arte de aplicarlos conforme a las leyes naturales.
    Pero si se ignora la significación oculta de los términos -por ejemplo, Ares180 se distingue de Aries y
    se aproxima a Arles, Arnet y Albait-, calificativos extraños empleados a propósito en la redacción de
    tales obras, hay que temer no comprender nada o dejarse confundir infaliblemente. No debemos
    olvidar que se trata de una ciencia esotérica. En consecuencia, una viva inteligencia, una memoria
    177 Única y exclusivamente la transmutación metálica. Esa es la meta arquímica o voarchadúmica
    178“sopladores de carbón”, de humo, de nada...
    179 “Los arquimistas y los espagiristas son designados aquí por el autor con el epíteto general de químicos vulgares,
    para diferenciarlos de los verdaderos alquimistas, llamados aún adeptos (adeptus, el que ha adquirido) o filósofos
    químicos.” (Nota original de Fulcanelli)
    180 Dios de la guerra griego, asimilado por los romanos a Marte.
    - 32 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    excelente, el trabajo y la atención ayudados por una voluntad fuerte no son en absoluto cualidades
    suficientes para esperar convertirse en docto en la materia. "Se engañan -escribe Nicolás
    Grosparmy- quienes imaginan que hemos escrito nuestros libros para ellos, cuando, en realidad, los
    hemos escrito para arrojar fuera a todos aquellos que no son de nuestra secta181."
    Batsdorff, al comienzo de su tratado, previene caritativamente al lector en estos términos:
    "Todo hombre prudente -dice- debe, en primer lugar, aprender la Ciencia, si puede; es decir, los
    principios y los medios de operar, en lugar de emplear tontamente su tiempo y sus bienes... Así,
    pues, ruego a quienes lean este librito que den fe a mis palabras. Les digo, pues, una vez más, que
    jamás aprenderán esta ciencia sublime a través de los libros, y que no puede aprenderse más que
    por revelación divina, por lo que se llama Arte divino, o bien por medio de un buen y fiel maestro,
    y como hay muy pocos a quienes Dios haya hecho esa gracia, también hay pocos que lo enseñen."
    Finalmente, un autor anónimo del siglo XVIII da otras razones de la dificultad que se experimenta
    al descifrar el enigma182: "Mas he aquí -escribe- que la primera y verdadera causa por la que la
    Naturaleza ha escondido este palacio abierto y real183 a tantos filósofos, incluso a los provistos de
    un espíritu muy sutil, es porque, apartándose desde su juventud del camino simple de la Naturaleza
    por conclusiones de lógica y de metafísica, y engañados por las ilusiones de los mejores libros, se
    imaginan y juran que este arte es más profundo, más difícil de conocer que ninguna metafísica,
    aunque la Naturaleza ingenua, en este camino como en todos los otros, camina con paso recto y
    muy simple."
    Tales son las opiniones de los filósofos sobre sus propias obras. ¿Cómo sorprenderse,
    entonces, de que tantos excelentes químicos hayan tomado el camino equivocado y de que se hayan
    perdido discutiendo sobre una ciencia que eran incapaces de asimilar en sus más elementales
    nociones? Y ello no sería hacer un servicio a los demás, a los neófitos, llevarles a meditar esa gran
    verdad que proclama la Imitación (lib. III, cap. II, v. 2) cuando dice, hablando de los libros sellados:
    "Muy hermosamente dicen; mas callando tú, no encienden el corazón. Enseñan letras, mas tú
    abres el sentido. Dicen misterios, mas tú declaras el entendimiento de los secretos. Pronuncian
    mandamientos, mas tú ayudas a cumplirlos. Muestran el camino, mas tú das esfuerzo para andarlo."
    Es la piedra de toque con la que han tropezado nuestros químicos. Y podemos afirmar que si
    nuestros sabios hubieran comprendido el lenguaje de los viejos alquimistas, las leyes de la práctica
    de Hermes les serían conocidas, y la piedra filosofal habría cesado, desde haría tiempo, de ser
    considerada como quimérica.
    Hemos asegurado más atrás que los arquimistas conformaban sus trabajos a la teoría
    hermética -al menos, tal como la entendían-, y que ése fue el punto de partida de experiencias
    fecundas en resultados puramente químicos. Prepararon así los disolventes ácidos de los que nos
    servimos, y por la acción de éstos sobre las bases metálicas obtuvieron las series salinas que
    conocemos. Reduciendo a continuación esas sales, bien mediante otros metales, los alcalinos o el
    carbón, bien por el azúcar o los cuerpos grasos, encontraron de nuevo, sin transformaciones, los
    elementos básicos que habían combinado previamente. Pero esas tentativas, así como los métodos
    que empleaban, no presentaban diferencia alguna con las que se practican corrientemente en
    nuestros laboratorios. Algunos investigadores, no obstante, llevaron sus trabajos mucho más lejos.
    Extendieron singularmente el campo de las posibilidades químicas hasta el punto, incluso, que sus
    resultados nos parecen dudosos si no imaginarios. Es verdad que esos procedimientos a menudo son
    incompletos y están envueltos en un misterio casi tan denso como el de la Gran Obra...
    181 Secta en el sentido de doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra.
    182 Del lat. aenigma, y este del gr. ainigma..En el sentido de cosa que no se alcanza a comprender, o que difícilmente
    puede entenderse o interpretarse. Es el secreto alquímico, el inicio de la Ciencia hermética y, curiosamente, su final;
    pues al final lo que se tiene es el principio pero llevado a su máxima perfección humanamente posible.
    183“este palacio abierto y real” es una indicación metafórica precisa de lo que es el enigma hermético en su inicio.
    Antiguamente, palacio (lat. Palatium), era el sitio donde el Rey (de real, de aquí realidad) daba audiencia pública.
    ¿Y qué es un sitio? Pues, aunque de origen incierto, su significación primera es la de “espacio que es ocupado o
    puede serlo por algo.” Lo cual se complementa con la acepción segunda: ese espacio es el “lugar o terreno
    determinado que es a propósito para alguna cosa.” El combate del alquimista con su materia prima es real, pues
    debe sitiar dicho espacio. (Sitiar: Del ant. sajón sittian, asentarse: cercar una plaza o fortaleza para combatirla y
    apoderarse de ella.)
    - 33 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    ... El procedimiento arquímico más simple consiste en utilizar el efecto de reacciones
    violentas -las de los ácidos sobre las bases- a fin de provocar, en el seno de la efervescencia, la
    reunión de las partes puras y su unión irreductible bajo la forma de cuerpos nuevos. Se puede así,
    partiendo de un metal próximo al oro -con preferencia la plata-, producir una pequeña cantidad de
    metal precioso... Pero este cuerpo simple, obtenido con tanta facilidad aunque en escasa proporción,
    ¿es de verdad oro? Nuestra sinceridad nos impulsa a decir no, o, al menos, todavía no. Pues si
    presenta la más perfecta analogía exterior con el oro, e incluso la mayoría de sus propiedades y
    reacciones químicas, le falta, no obstante, un carácter físico esencial: la densidad. Este oro es
    menos pesado que el natural, aunque su densidad propia sea ya superior a la de la plata. Podemos,
    pues, considerarlo no como el representante de un estado alotrópico más o menos inestable de la
    plata, sino como oro joven, oro naciente, lo que revela aún su formación reciente. Por supuesto que
    el metal producido de nuevo es susceptible de tomar y conservar, por contracción, la densidad
    elevada que posee el metal adulto. Los arquimistas utilizaban un procedimiento que aseguraba al
    oro naciente todas las cualidades específicas del oro adulto, y denominaban esa técnica maduración
    o afirmación, y sabemos que el mercurio era su agente principal. Aún se encuentra citada en algunos
    manuscritos antiguos latinos con la expresión de Confirmatio...
    ... Pero en arquimia hay otros métodos cuyos resultados vienen a aportar la prueba de las
    afirmaciones filosóficas y que permiten realizar la descomposición de los cuerpos metálicos, largo
    tiempo considerados como elementos simples. Estos procedimientos, que los alquimistas conocen
    aunque no los utilicen en la elaboración de la Gran Obra, tienen por objeto la extracción de uno de
    los dos radicales metálicos: azufre y mercurio.
    La filosofía hermética nos enseña que los cuerpos no tienen ninguna acción sobre los cuerpos
    y que sólo los espíritus son activos y penetrantes (Jabir, en su Suma de perfección del magisterio,
    habla así del poder que tienen los espíritus sobre los cuerpos. "¡Oh, hijos de la doctrina! -exclama-.
    Si queréis hacer experimentar a los cuerpos cambios diversos, tan sólo lo conseguiréis con la ayuda
    de los espíritus (per spiritus ipsos fieri necesse est). Cuando estos espíritus se fijan en los cuerpos,
    pierden su forma y su naturaleza y ya no son los que eran. Cuando se opera su separación, he aquí lo
    que sucede: o los espíritus se escapan solos, y los cuerpos a los que estaban fijados permanecen, o
    los espíritus y los cuerpos se escapan juntos al mismo tiempo"). Son los espíritus los agentes
    naturales que provocan, en el seno de la materia, las transformaciones que observamos en ella.
    Pues la sabiduría demuestra por la experiencia que los cuerpos no son susceptibles de formar entre
    sí más que combinaciones temporales cómodamente reductibles. Tal es el caso de las aleaciones,
    algunas de las cuales se licuan por simple fusión, y de todos los compuestos salinos. Asimismo, los
    metales aleados conservan sus cualidades específicas pese a las propiedades diversas que afectan en
    estado de asociación. Se comprende, pues, de qué utilidad pueden ser los espíritus en el
    desprendimiento del azufre o del mercurio metálicos, cuando se sabe que son los únicos capaces de
    vencer la fuerte cohesión que liga estrechamente entre sí esos dos principios.
    Antes, es indispensable conocer lo que los antiguos designaban con el término genérico y
    bastante vago de espíritus.
    Para los alquimistas, los espíritus son influencias reales, aunque físicamente casi
    inmateriales o imponderables. Actúan de una manera misteriosa, inexplicable, incognoscible, pero
    eficaz, sobre las sustancias sometidas a su acción y preparadas para recibirlos. La radiación lunar
    es uno de esos espíritus herméticos.184
    En cuanto a los arquimistas, su concepción se evidencia como de orden más concreto y
    sustancial. Nuestros viejos químicos engloban bajo la misma clasificación todos los cuerpos,
    simples o complejos, sólidos o líquidos, provistos de una cualidad volátil apta para hacerlos
    enteramente subliminales. Metales, no metales, sales, carburos de hidrógenos, etc., aportan a los
    arquimistas su contingente de espíritus: mercurio, arsénico, antimonio y algunos de sus compuestos,
    184 La radiación lunar podríamos traducirla, en base a nuestra ciencia actual, como luz polarizada (pues la luz de la
    Luna, al ser luz reflejada, es luz solar polarizada, es decir, ondas electromagnéticas que vibran en una sola dirección)
    o como fuerza gravitacional (la disposición de la masa lunar en el cielo, junto con la del sol, determina alteraciones
    físicas en nuestro planeta. Un ejemplo muy evidente de esto son las mareas, que implican el ascenso y descenso de
    los mares, el desplazamiento de millones y millones de toneladas de agua... diariamente).
    - 34 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    azufre, sal amoniacal, alcohol, éster, esencias vegetales, etc...
    ... esos senderos cubiertos de zarzas y bordeados de barrancos, ya que la aplicación de esos
    métodos, que aseguran el principio químico de las trasmutaciones directas, sería incapaz de aportar
    el menor testimonio en favor de la Gran Obra, cuya elaboración continúa siendo por completo
    extraña a esos mismos principios...
    ... Un viejo dicho espagírico pretende que la semilla del oro está en el mismo oro. Nosotros no
    le llevaremos la contraria, a condición de que se sepa de qué oro se trata o cómo es conveniente
    separar esa semilla del oro vulgar...
    ... En cuanto a los procedimientos arquímicos conocidos bajo la expresión de pequeños
    particulares, se trata, en la mayoría de los casos, de técnicas aleatorias... Se encontrarán extendidos
    profusamente en muchas obras de segundo orden y en manuscritos de sopladores...
    Entre los arquimistas que han utilizado oro (metálico) para aumentarlo, con ayuda de fórmulas
    que los conducen al éxito, citaremos al sacerdote veneciano Panteo; a Naxágoras, autor de la
    Alchymia denudata (1715); a De Locques; a Duclos; a Bernard de Labadye; a Joseph du Chesne,
    barón de Morancé, médico ordinario del rey Enrique IV; a Blaise de Vigenère; a Bardín, del Havre
    (1638); a Mademoiselle de Martinville (1610); a Yardley, inventor inglés de un procedimiento
    transmitido a Garden, guantero de Londres, en 1716, y luego comunicado por Ferdinand Hockley al
    doctor Sigismond Bacstrom, y que constituyó el tema de una carta de éste a L. Sand, en 1804;
    finalmente, al piadoso filántropo san Vicente de Paul, fundador de los padres de la misión (1625),
    de la congregación de las hermanas de la caridad (1634); etc...
    ... Repetiremos, por última vez, que ... todas [esas] operaciones ... descritas..., ninguna se
    relaciona, de lejos o de cerca, con la alquimia tradicional, y ninguna puede ser comparada a las
    suyas. Muralla espesa que separa las dos ciencias, obstáculo infranqueable para aquellos que están
    familiarizados con los métodos y las fórmulas químicas. No queremos desesperar a nadie, pero la
    verdad nos obliga a decir que esos no saldrán jamás de los caminos de la química oficial, aunque se
    entreguen a las investigaciones espagíricas. Muchos modernos creen, de buena fe, apartarse
    resueltamente de la ciencia química porque explican sus fenómenos de una manera especial, sin
    emplear, no obstante, otra técnica que la de los sabios varones a los que hacen objeto de su crítica.
    Hubo siempre, por desdicha, errabundos y engañados de ese tipo, y para ellos, sin duda, Jacques
    Tesson escribió estas palabras llenas de verdad: "Los que quieren hacer nuestra Obra mediante
    digestiones, destilaciones vulgares y sublimaciones semejantes, y otros por trituraciones, todos
    ellos están fuera del camino, sumidos en gran error y dificultad, y privados para siempre de
    conseguir su objetivo, porque todos esos nombres y palabras y maneras de operar son nombres,
    palabras y maneras metafóricos."
    Creemos, pues, haber cumplido nuestro propósito y demostrado, en la medida que nos ha sido
    posible, que la antepasada de la química actual no es la vieja alquimia, sino la espagiria antigua,
    enriquecida con aportaciones sucesivas de la griega, árabe y medieval.
    Y si se desea tener alguna idea de la ciencia secreta, diríjase el pensamiento al trabajo del
    agricultor185 y al del microbiólogo, pues el nuestro está situado bajo la dependencia de condiciones
    análogas. Pues al igual que la Naturaleza da al cultivador la tierra y el grano, al microbiólogo el
    agar y la espora, lo mismo suministra al alquimista el terreno186 metálico apropiado y la semilla187
    conveniente. Si todas las circunstancias favorables a la marcha regular de este cultivo especial se
    observan rigurosamente, la recolección no podrá dejar de ser abundante...
    En resumen, la ciencia alquímica, de una simplicidad extrema en sus materiales y en su
    fórmula188, sigue siendo, no obstante, la más ingrata y la más oscura de todas, debido al
    conocimiento exacto de las condiciones requeridas y de las influencias exigidas. Ahí radica su
    aspecto misterioso, y hacia la solución de este arduo problema convergen los esfuerzos de todos los
    hijos de Hermes.
    185 El agricultor abre un espacio en la tierra y en él pone la semilla; lo vuelve a sellar y deja actuar a la Naturaleza.
    186 Del lat. Terrenus: Sitio o espacio de tierra... Campo o esfera de acción en que con mayor eficacia pueden mostrarse
    la índole o las cualidades de personas o cosas.
    187 Vocablo usado figurativamente para designar aquella “cosa que es causa u origen de que proceden otras.”
    188 En el sentido de “medio práctico propuesto para resolver un asunto controvertido o ejecutar una cosa difícil.”
    - 35 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Otras referencias a la Alquimia por parte de Fulcanelli
    A continuación, como complemento de lo que hasta ahora hemos tenido ocasión de estudiar,
    añado otros comentarios de Fulcanelli acerca de la Alquimia y diseminados a lo largo de sus dos (y
    únicas) obras: El Misterio de las Catedrales y Las Moradas Filosofales.
    ... La química es, indiscutiblemente, la ciencia de los hechos189, como la alquimia lo es de las
    causas. La primera, limitada al ámbito material, se apoya en la experiencia, en tanto que la
    segunda toma de preferencia sus directrices en la filosofía. Si una tiene por objeto el estudio de los
    cuerpos naturales, la otra intenta penetrar en el misterioso dinamismo que preside sus
    transformaciones. Es esto lo que determina su diferencia esencial y nos permite decir que la
    alquimia, comparada a nuestra ciencia positiva, la única admitida y enseñada hoy, es una química
    espiritualista porque nos permite entrever a Dios a través de las tinieblas de la sustancia.
    Por añadidura, no nos parece suficiente saber reconocer y clasificar los hechos con exactitud.
    Es preciso, aún, interrogar a la Naturaleza para aprender de ella en qué condiciones y bajo el
    imperio de qué voluntad se operan sus múltiples producciones. El espíritu filosófico no sería capaz,
    en efecto, de contentarse con una simple posibilidad de identificación de los cuerpos, sino que
    reclama el conocimiento del secreto de su elaboración. Entreabrir la puerta del laboratorio donde la
    Naturaleza mezcla los elementos está bien, pero descubrir la fuerza oculta bajo cuya influencia se
    efectúa su labor, mejor. Nos hallamos lejos, evidentemente, de conocer todos los cuerpos naturales
    y sus combinaciones, ya que cada día descubrimos otros nuevos, pero sabemos lo suficiente como
    para renunciar provisionalmente al estudio de la materia inerte y dirigir nuestras investigaciones
    hacia el animador desconocido, agente de tantas maravillas...190
    ... Si la técnica [alquímica] reclama cierto tiempo y demanda algún esfuerzo, como
    contrapartida es de una extremada simplicidad. Cualquier profano que sepa mantener el fuego la
    ejecutará tan bien como un alquimista experto. No requiere pericia especial ni habilidad profesional,
    sino sólo el conocimiento de un curioso artificio que constituye ese secretum secretorum que no ha
    sido revelado y, probablemente, no lo será jamás...
    ... este artificio desconocido -que, desde el punto de vista químico debería calificarse de
    absurdo, de ridículo o de paradójico, porque su acción inexplicable desafía toda regla científicamarca
    la encrucijada en que la ciencia alquímica se aparta de la ciencia química. Aplicado a otros
    cuerpos, da lugar, en las mismas condiciones, a tantos resultados imprevistos como sustancias
    dotadas de cualidades sorprendentes. Este único y poderoso medio permite así un desarrollo de una
    envergadura insospechada por los múltiples elementos simples nuevos y los compuestos derivados
    de esos mismos elementos, pero cuya génesis continúa siendo un enigma para la razón química.
    Esto, evidentemente, no debería enseñarse. Si hemos penetrado en ese ámbito reservado de la
    hermética; si, más arriesgados que nuestros predecesores, lo hemos señalado es porque desearíamos
    189... “Positiva en sus hechos, la química se mantiene negativa en su espíritu, y es precisamente eso lo que la diferencia
    de la ciencia hermética, cuyo ámbito comprende, sobre todo, el estudio de las causas eficientes, de sus influencias,
    de las modalidades que afectan según los medios y las condiciones. Este estudio, exclusivamente filosófico, permite
    al hombre penetrar el misterio de los hechos, comprender su extensión e identificar, en fin, a la Inteligencia suprema,
    alma del Universo, Luz, Dios. Así, la alquimia, remontándose de lo concreto a lo abstracto, del positivismo material
    al espiritualismo puro, ensancha el campo de los conocimientos humanos, de las posibilidades de acción, y realiza la
    unión de Dios y de la Naturaleza, de la Creación y del Creador, de la Ciencia y de la Religión...” (Fulcanelli)
    190... “se advierte que resultaría pueril sostener que el fuego, por el hecho de que no podemos percibirlo directamente
    en la materia, no se halle, en realidad, en ella en estado latente... Así, el único reproche que se puede dirigir a la
    ciencia química es el de no tener en cuenta el agente ígneo, principio espiritual y base de la energética, bajo cuya
    influencia se operan todas las transformaciones materiales. La exclusión sistemática de este espíritu, voluntad
    superior y dinamismo escondido de las cosas, es lo que priva a la química moderna del carácter filosófico que posee
    la antigua alquimia...” (Fulcanelli)
    - 36 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    demostrar: 1º, que la alquimia es una ciencia verdadera susceptible, como la química, de extensión
    y progreso, y no la adquisición empírica de un secreto de fabricación de los metales preciosos191;
    2º, que la alquimia y la química son dos ciencias positivas, exactas y reales, aunque diferentes entre
    sí, tanto en la teoría como en la práctica; 3º, que la química no podría, por estas razones, reivindicar
    un origen alquímico; 4º, finalmente, que las innumerables propiedades, más o menos maravillosas,
    atribuidas en bloque por los filósofos tan sólo a la piedra filosofal, pertenecen, cada una de ellas, a
    las sustancias desconocidas obtenidas a partir de materiales y de cuerpos químicos, pero tratados
    según la técnica secreta de nuestro Magisterio...192
    Artesón 6.- Un dado aparece colocado sobre una mesita de jardín. En primer plano, vegetan
    tres plantas herbáceas. Por toda enseña, este bajo relieve lleva el adverbio latino
    .VTCVMQVE.
    De alguna manera, es decir, de una forma análoga, lo que permitiría creer que el
    descubrimiento de la piedra se debería al azar, y que así el conocimiento del Magisterio sería
    tributario de un afortunado lanzamiento del dado. Pero sabemos de modo pertinente que la ciencia,
    verdadero presente de Dios, luz espiritual obtenida por revelación, no podría estar sujeta a tales
    eventualidades. No es que no pueda encontrarse fortuitamente, aquí como en todas partes, la
    habilidad que exige una operación rebelde. Sin embargo, si la alquimia se limitara a la adquisición
    de una técnica especial, de algún artificio de laboratorio, se reduciría a muy poca cosa y no
    excedería el valor de una simple fórmula. Pero la ciencia sobrepasa con mucho la fabricación
    sintética de los metales preciosos, y la piedra filosofal misma no es más que el primer peldaño
    positivo que permite al adepto elevarse hasta los más sublimes conocimientos. Limitándonos
    incluso al ámbito físico, que es el de las manifestaciones materiales y las certidumbres
    fundamentales, podemos asegurar que la Obra no está, en absoluto, sometida a lo imprevisto. Tiene
    sus leyes, sus principios, sus condiciones y sus agentes secretos, y resulta de demasiadas acciones
    combinadas e influencias diversas para obedecer al empirismo. Es preciso descubrirla, comprender
    su proceso, conocer bien sus causas y accidentes antes de pasar a su ejecución...
    191... “La ciencia que estudiamos es tan positiva, tan real y tan exacta como la óptica, la geometría o la mecánica, y sus
    resultados, tan tangibles como los de la química. Si el entusiasmo y la fe íntima le sirven de estimulantes y de
    valiosos auxiliares; si intervienen, por una parte, en la dirección y en la orientación de nuestras investigaciones,
    debemos, sin embargo, evitar sus desviaciones, subordinarlos a la lógica, al razonamiento, y someterlos al criterio de
    la experiencia. Recordemos que sólo los trucos de los falsos y codiciosos alquimistas, las prácticas insensatas de los
    charlatanes y la inepcia de escritores ignaros y sin escrúpulos, han arrojado el descrédito sobre la verdad hermética.
    Es preciso ver claro y decir bien; ni una palabra que no haya sido pensada, ni una idea que no haya pasado por el
    tamiz del juicio y de la reflexión. La Alquimia requiere una depuración: librémosla de las máculas con que incluso
    sus partidarios la han ensuciado a veces; después será más robusta y más sana, sin perder ni un ápice de su encanto y
    de su misteriosa atracción...” (Fulcanelli)
    192... “Se sabe que la alquimia se funda en las metamorfosis psíquicas operadas por el espíritu, denominación otorgada
    al dinamismo universal emanado de la divinidad, el cual mantiene la vida y el movimiento, provoca su detención o
    muerte, hace evolucionar la sustancia y se afirma como el único animador de cuanto es. Pues bien, en la notación
    alquímica, el signo del espíritu no difiere de la letra H de los latinos y de la eta de los griegos... Por el momento,
    basta con saber que el espíritu, agente universal, constituye, en la realización de la Obra, la principal incógnita, cuya
    determinación asegura el éxito pleno. Pero aquélla, por sobrepasar los límites del entendimiento humano, no puede
    despejarse más que por revelación divina. "Dios -repiten los maestros- otorga la sabiduría a quien le place y la
    transmite por el Espíritu Santo, luz del mundo. Por eso la ciencia se considera un Don de Dios otrora reservado a sus
    ministros, de donde el nombre de Arte sacerdotal que llevaba en su origen." Añadamos que en la Edad Media el Don
    de Dios aplicábase al Secretum secretorum, lo que conduce precisamente al secreto por excelencia, el del espíritu
    universal.
    Así, el Donum Dei, conocimiento revelado de la ciencia de la Gran Obra, clave de las materializaciones del espíritu
    y de la luz (Hlioj), aparece indiscutiblemente bajo el monograma de la doble D (Donum Dei) unido al signo del
    espíritu (H), inicial griega del sol, padre de la luz, Hlioj...” (Fulcanelli)
    - 37 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    ... Sobre todo, que desconfíen de los procedimientos sofísticos, fórmulas caprichosas para
    uso de los ignorantes o los ávidos. Que interroguen la Naturaleza, observen la forma en que opera,
    sepan discernir cuáles son sus medios y se ingenien para imitarla de cerca. Si no se dejan desanimar
    y no ceden lo más mínimo a los errores, extendidos profusamente incluso en los mejores libros, sin
    duda acabarán por ver el éxito coronar sus esfuerzos...
    ... En alquimia práctica, lo que menos se sabe es el comienzo...
    ***********************************************
    Me dejo más referencias en el tintero, pero creo que con lo expuesto es más que suficiente.
    Todo lo dicho por Fulcanelli hasta aquí, con relación a la alquimia y la química, creo que puede ser
    resumido en una escueta frase del propio alquimista:
    “... una doble ciencia: la ciencia sagrada y la ciencia profana.”
    La ciencia sagrada sería, propiamente, la alquimia, arte sagrado y oculto, esotérico. La ciencia
    profana sería la espagiria, que engloba a la archimia o voarchadumia, cuyo lenguaje es una
    apropiación del lenguaje de la ciencia hermética, y que es la antepasada de la ciencia química actual.
    Es posible que algún lector se sienta ahora animado a emprender la lectura de la obra de
    Fulcanelli... me parece bien, pero le advierto que la misma es muy complicada: no piense que es
    accesible a todo el mundo su contenido... y menos en una simple lectura. A tener en cuenta el hecho
    de que está muy, muy fragmentada, de manera que es un enorme rompecabezas. La otra dificultad
    está en que, pese a su discernimiento de alquimia y archimia, en absoluto reniega de explicar gran
    parte de las cosas valiéndose tanto de la archimia como de la espagiria... por lo que en dichos
    pasajes, que son legión, la interpretación correcta obliga a considerarlos como analógicos... en fin,
    que no hay libro alquímico que no exija un gran esfuerzo, en tiempo y estudio, de su lector, por muy
    sincero e iniciador (revelador) que su autor confiese ser en el mismo. Y si el estudio no se apoya en
    la práctica, difícilmente aquel será provechoso, alquímicamente hablando, claro.
    Y aquí abandono el tema, pues no he pretendido otra cosa que hacer una simple introducción.
    Hemos partido de las visiones más “objetivas”, impresas en las enciclopedias, para acabar en una
    visión también objetiva... pero de un alquimista. Todo el conjunto enriquecido, si es que me puedo
    permitir el hablar así, con las notas que creía conveniente sembrar sobre los textos originales.
    Espero, sinceramente, que la lectura haya sido agradable y que, al final, haya quedado un deseo sano
    de saber más sobre esta ciencia tan antigua y, por sus promesas, tan extraordinaria y maravillosa.
    Luis S.Guillén
    7 – 12 – 2004
    http://spaces.msn.com/members/metafilosofia/
    - 38 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    ANEXOS
    (1) L'abrégé des Secrets chymiques, pequeño extracto:
    QUE LA ALQUIMIA ES LA ÚNICA Y VERDADERA FILOSOFÍA NATURAL
    Y ENGLOBA EN SÍ TODA LA NATURALEZA (Capítulo II)
    Para comprender con claridad que la Alquimia es la única y verdadera filosofía y que posee el conocimiento de
    todas las cosas naturales, debemos aclarar qué entendemos por Alquimia.
    Definición de la Alquimia.
    Algunos Filósofos han querido definir la Alquimia como un Arte que enseña a transmutar unos metales en otros,
    o sea, los imperfectos en perfectos. En este cambio intervienen toda clase de depuraciones y selecciones entre las cosas
    metálicas y minerales, y las impurezas cadmias, terrestridades y feculencias que existen en el género mineral. Pero esta
    distinción es muy limitada y no abarca su definición, pues la Alquimia engloba mucho más que el género mineral. Los
    vegetales y los animales no pueden evitar sus poderes; como tampoco cuatro vastos cuerpos que denominamos los
    cuatro Elementos (que son las columnas del mundo) pueden impedir, por su grandeza y amplia solidez, ni que...
    La Alquimia penetra toda la naturaleza.
    ... la Alquimia los penetre totalmente ni que vea, mediante estas operaciones, tanto lo que tienen en su vientre
    como lo que hay escondido en lo más profundo de su centro desconocido. El Cielo, que está por encima de nuestros
    sentidos corporales y que sólo podemos comprender mediante operación intelectual de nuestra alma, no puede ser
    excluido del campo de la Alquimia, ya que ella ve y toca las materias superiores y celestes mediante la materia
    incorruptible de las cosas inferiores que están en su centro; así como ve, por el mismo medio y vía, que las materias
    inferiores son similares y de idéntica substancia que las superiores y celestes, y que sólo se diferencian por lo puro e
    impuro que hay en cada individualidad.
    Verdadera definición de la Alquimia.
    Diremos, pues, en vista de tantas maravillas, que la Alquimia no es tan sólo un Arte o una Ciencia para enseñar la
    transmutación metálica; sino que es, también, una ciencia sólida y verdadera que enseña a conocer el centro de todas las
    cosas. En lenguaje divino se le denomina Espíritu de vida, que Dios infundió en todos los elementos para producir las
    cosas naturales, nutrirlas y mantenerlas. Dicho Espíritu de vida se corporifica en el centro de todas las cosas como
    cuerpo incorruptible, permanente y fijo, a fin de poder resistir todas las alteraciones que se deben padecer para
    acomodar las diversas generaciones que deben nacer de su centro.
    Así pues, la Alquimia, al enseñar esta substancia divina y espiritual que hay en todas las cosas, al mostrar,
    mediante sus operaciones Químicas, cómo extraerla y separarla de la confusión y corrupción Elementales, para
    permitirle gozar de los poderes y virtudes casi infinitos que su creador le ha otorgado, ,merece ser calificada como la
    única Filosofía natural; pues, muestra la base, el fundamento y la raíz de todas las cosas creadas, y enseña cómo
    depurarla y exaltarla; de ahí provienen la transmutación metálica de los metales, la fertilidad de los vegetales y la
    prorrogación de la vida de los animales con todas sus manifestaciones.
    DE LOS PRINCIPIOS DE LA ALQUIMIA QUE PERMITEN CONOCER
    EL INTERIOR DE TODA LA NATURALEZA (Capítulo III)
    El fundamento de la naturaleza es una substancia espiritual.
    La Alquimia, al ser la quintaesencia y la virtud de la Filosofía natural, después de haber hecho la anatomía de la
    naturaleza general y particular, y después de haber hurgado en lo más recóndito de su interior; ha encontrado que la
    fuente y la raíz de todas las cosas es una substancia espiritual, homogénea y similar a sí misma, que no tiene ninguna
    parte diferente que diversifique su esencia, a la que los Filósofos antiguos han denominado Substancia vital, Espíritu de
    vida, Luz, Bálsamo de vida, Mumie vital, Calor natural, Húmedo primogénito, Espíritu y Alma del Mundo, Fuerza y
    Vigor de toda la naturaleza, Principio del movimiento, Entelequia y Quintaesencia, y Mercurio de vida, así como otros
    muchos nombres que no es necesario transcribir para no extendernos demasiado....
    La semilla radical es denominada azufre, mercurio y sal a causa de su fuego, de su humedad y de su sequedad.
    - 39 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    Volveremos a emprender nuestro discurso diciendo que esta substancia, radical y fundamental en todas las cosas,
    es verdaderamente única en esencia y de denominación triple (si me está permitido hablar así para expresar nuestras
    intenciones y pensamientos); pues esta substancia, por su fuego natural, es llamada azufre; por su alimento y el pasto de
    este fuego, Mercurio; y por su sequedad radical, cemento y vínculo de este húmedo y de este fuego, se denomina Sal. De
    tal modo que una misma cosa, única en esencia, tiene tres nombres, y, sin embargo, no tiene tres substancias diferentes
    unas de otras, como veremos más particularmente en los siguientes capítulos donde trataremos de explicar y de hacer
    comprender estas tres substancias.
    DEL FUEGO NATURAL DE TODAS LAS COSAS
    QUE EN QUÍMICA SE LLAMA AZUFRE (Capítulo IV)
    ¿Qué es el fuego natural?
    Cuando los Filósofos químicos hablan del fuego natural, que engendra y produce todas las cosas, no se refieren al
    fuego material que vemos aquí abajo en nuestros hogares y hornos, sino a un fuego vital invisible, principio de todo
    movimiento y acción, que no es diferente sino, por el contrario, totalmente semejante a las influencias celestes generales
    y particulares. Al hablar de las generales me refiero a las influencias del primer móvil: fuente y principio de este fuego;
    y se entienden particulares las influencias de todos los Planetas y constelaciones celestes, siendo la del Sol la más
    importante, pues es el centro de este globo celeste.
    El fuego natural es más potente en el Sol que en todos los demás planetas.
    En el Sol, por lo tanto, el espíritu de vida, o fuego natural, es más potente que en todas las otras partes de este
    gran cuerpo superior, ya que Dios lo ha llenado más de espíritu de vida y de este fuego que a las otras partes del mundo;
    como si la cabeza y cerebro del mundo fuera donde debe estar el hogar y la mina de este fuego vital, para así vivificar
    todas las partes que están atadas a esta gran cabeza mediante una cadena invisible y, sin embargo, imposible de romper.
    Por lo tanto, este fuego es astral y celeste; o sea, que se parece más a la naturaleza de los astros que a cualquier
    otra cosa. Pero, en verdad y hablando con propiedad de la Filosofía cierta y verdadera, no es ni astral ni celeste, sino
    algo más puro que el Cielo y de lo que éste y todos los demás Elementos han sido llenados para hecerlos potentes y
    capaces de producir y engendrar todas las cosas naturales que vemos producirse a diario...
    Este fuego vital es la luz.
    Pues, todos los elementos, antes de poseer este espíritu, estaban vacíos, vanos, inútiles y llenos de tinieblas; tal
    como nos dicta el Espíritu Santo en la Santa Escritura: «La Tierra estaba caótica y vacía, y las tinieblas estaban sobre la
    superficie del abismo». Pero después de la creación de la luz, que es este espíritu de vida, fuego natural y azufre vital,
    todo se llenó instantáneamente de vida y nada fue inútil, ni vacío, ni vano; todo fue bueno y muy importante.
    Así pues, este fuego natural al que llamamos azufre es este espíritu de vida con su luz inseparable, creado por la
    Omnipotencia divina e infundido en todos los Elementos para vivificar toda la naturaleza y, primordialmente, en el
    Cielo, siendo éste el elemento primero y principal; en el Cielo, este fuego natural es tan potente que desde allí es
    comunicado a todas las partes del Universo. Por esto, todos los Filósofos antiguos nos han dejado escrito que el ser
    principal de todas las cosas inferiores, que decían ser su forma y esencia verdadera, dependía del Cielo...
    El fuego vital es protector de las formas.
    ...pues, han asegurado, que bajo las formas particulares de todos los individuos elementales, las cosas inferiores
    eran producidas y engendradas por este fuego celeste; el cual, introduciéndose en las semillas inferiores, suscita y hace
    aparecer la forma interior desde lo más profundo de la materia con todas sus manifestaciones; he aquí cómo se produce
    la generación por medio de este fuego celeste y cómo todas las cosas elementales dependen de él aquí abajo, por ser su
    verdadera fuente y origen.
    DEL HÚMEDO RADICAL DE TODAS LAS COSAS
    QUE EN QUÍMICA SE LLAMA MERCURIO (Capítulo V)
    Qué es el mercurio y el húmedo radical.
    ...El húmedo radical de todas las cosas, que en química se llama Mercurio, es la substancia húmeda, primogénita
    de la semilla de todas las cosas, sobre ella actúa el fuego natural o azufre vital, para hacer crecer las formas escondidas
    en el tesoro de su abismo. Denomino abismo las virtudes y propiedades casi infinitas que tiene para extraer de sí mismo
    todo tipo de formas. Tan sólo los diferentes lugares, que corresponden a las diversas matrices, impiden y son la
    verdadera causa de que en un mismo lugar y en una misma matriz no crezcan varias y distintas formas al mismo tiempo
    y del mismo sujeto; el lugar le determina la obra y la tarea, y le ordena trabajar de un cierto modo y no de otro...
    - 40 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    ... Y es denominado Mercurio porque este planeta, como han observado los Astrólogos antiguos y modernos,
    tiene, además y por encima de su virtud particular, la capacidad de producir este húmedo radical en todas las cosas y de
    conservarlo. Su Creador también le ha otorgado el don y la virtud de que cuando está en conjunción con el Sol es Sol y
    tiene las virtudes solares; cuando está conjunto a Saturno tiene las virtudes de Saturno e infunde como él; conjunto a
    Marte es como Marte, y así con todos los planetas. Del mismo modo, este húmedo radical, además y por encima de todo
    esto, produce, conserva y aumenta el húmedo radical particular de todas las cosas: es peral en el peral, col en la col, oro
    en el oro, plomo en el plomo, etc...; de tal modo que en todo y por todas partes sigue las propiedades y virtudes del
    planeta Mercurio. Por lo tanto, los Químicos tienen todo el derecho y la razón de llamarlo Mercurio.
    DE LA SAL CENTRAL
    PRINCIPIO RADICAL DE TODAS LAS COSAS (Capítulo VI)
    Del por qué el principio de la sal ha sido escondido por los antiguos.
    Todos los Filósofos Químicos antiguos han hablado manifiestamente del azufre y del mercurio, principios
    radicales de todas las cosas, pero muy pocos han hablado de la Sal radical que también es principio de todo. Esto es
    debido a que consideraban que manifestando este principio sería desvelada y descubierta toda la naturaleza al declarar
    cual es su esencia. He aquí porque Hermes Trismegisto ha dicho: In sole et sale naturae sunt omnia (‘Todas las cosas
    están en el Sol y en la sal de la naturaleza’). Tanto es así que escondían cuanto podían este principio de todas las cosas,
    y, cuando se veían obligados a hablar de él, lo hacían superficialmente, tratando someramente lo más escogido de este
    conocimiento, para testimoniar que sabían de lo que hablaban y que si escondían esta doctrina era para no permitir
    entrar a todo el mundo en esta ciencia divina. Pues, en verdad, la anatomía de la Sal es tan elevada y sublime...
    ¿Qué es la sal?
    ... que quien la sepa hacer como es debido, y unir todas las partes que la integran, verá que es el asiento
    fundamental de toda la naturaleza en general y en particular, que es el punto y el centro donde todas las virtudes y
    propiedades celestes y elementales desembocan y terminan, y que de ella se puede formar y establecer su verdadera
    definición de la siguiente manera: la sal central de todas las cosas es su principio radical y seminal, ella encierra en sí el
    fuego natural, o azufre vital, el húmedo radical, o mercurio de vida con todas las virtudes Celestes y Elementales. Es, en
    consecuencia, la abreviatura de toda la naturaleza, constituyendo un microcosmos en cada individuo donde está
    encerrada como principio de corporificación, siendo el nudo y el vínculo de los otros dos principios, el azufre y el
    mercurio, a los que da cuerpo para hacerlos visibles a los ojos de todos.
    La sal de la que hablo no es ni la sal marina común ni el salitre (que está expandido por toda la tierra), aunque
    estos contengan una gran cantidad de la sal que hablamos; como también la contienen los otros mixtos cada uno por su
    parte. Ninguna cosa natural, sea la que fuere, puede vivir sin ella, pues ella la hace subsistir; si falta, es decir, si está
    impedida para producir sus acciones, es necesario que el mixto y el individuo donde está este impedimento se disuelva y
    destruya en sus principios, para que éstos, una vez desembarazados y desenredados de ésta mezcla extraña, recomiencen
    un nuevo mixto, actuando en este individuo producido de nuevo, hasta que otra vez sean impedidos por nuevos
    excrementos contraídos por el alimento que están obligados a buscar y recurrir para alimentarse. Pues estos principios
    (azufre, mercurio y sal) reunidos mediante un nudo indisoluble y gordiano necesitan alimento y comida para persistir y
    conservarse en los mixtos que producen. Ahora bien, estos alimentos son excrementicios y ni su sexagésima parte es
    alimento verdadero, siendo el resto excremento que no puede ser debidamente separado por la facultad de exclusión del
    mixto que ingiere este alimento.
    El alimento puro está en pequeña cantidad.
    Tanto es así, que, con el tiempo, estos excrementos crecen y se multiplican tanto que impiden las acciones vitales
    de estos principios, por lo que sobreviene la muerte y la destrucción del mixto que contiene esta multiplicación de
    excrementos y de cosas ajenas a la esencia de los principios vitales.
    - 41 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    (2) La Cábala Hermética. Cap. VI de Las Moradas Filosofales de Fulcanelli (extracto):
    La alquimia tan sólo es oscura porque está oculta. Los filósofos que quisieron transmitir a la posteridad la
    exposición de su doctrina y el fruto de sus labores se guardaron de divulgar el arte presentándolo bajo una forma común,
    a fin de que el profano no pudiera hacer mal uso de él. También, por su dificultad de comprensión, por el misterio de sus
    enigmas y por la opacidad de sus parábolas, la ciencia se ha visto relegada entre las ensoñaciones, las ilusiones y las
    quimeras.
    Es cierto que esos viejos mamotretos de tonos parduscos no se dejan penetrar con facilidad. Pretender leerlos a la
    manera de nuestros libros sería pedir demasiado. Sin embargo, la primera impresión que se recibe, por extraña y confusa
    que parezca, no deja de ser menos vibrante y persuasiva. Se adivina, a través del lenguaje alegórico y la abundancia de
    una nomenclatura equívoca, ese relámpago de verdad, esa convicción profunda nacida de hechos ciertos, debidamente
    observados y que no deben nada a las especulaciones fantásticas de la imaginación pura.
    Se nos objetará, sin duda, que las mejores obras herméticas contienen muchas lagunas, acumulan contradicciones
    y se esmaltan de falsas recetas, y se nos dirá que el modus operandi varía según los autores y que, si el desarrollo teórico
    es el mismo en todos los casos, por el contrario, las descripciones de los cuerpos empleados ofrecen raramente entre sí
    una similitud rigurosa. Responderemos que los filósofos no disponían de otras fuentes para ocultar a unos lo que querían
    mostrar a otros, más que ese fárrago de metáforas y de símbolos diversos, y esa prolijidad de términos y de fórmulas
    caprichosas trazadas a vuelapluma y expresadas en lenguaje claro para uso de los ávidos o de los insensatos. En cuanto
    al argumento referente a la práctica, cae por su propio peso por la simple razón de que si la materia inicial puede ser
    examinada bajo uno cualquiera de los múltiples aspectos que adquiere en el curso del trabajo, y si los artistas no
    describen nunca sino una parte de la técnica, parece que existen otros tantos procesos distintos como escritores cultivan
    el género.
    Por lo demás, no debemos olvidar que los tratados llegados a nosotros han sido compuestos durante el más
    floreciente período alquímico, el que abarca los tres últimos siglos de la Edad Media. En efecto, en aquella época, el
    espíritu popular, por completo impregnado del misticismo oriental, se complacía en el acertijo, en el velo simbólico y en
    la expresión alegórica. Este disfraz halagaba el instinto inquieto del pueblo y proporcionaba a la inspiración satírica de
    los grandes un alimento nuevo. También había conquistado el favor general y se encontraba en todas partes, firmemente
    arraigado en los diferentes peldaños de la escala social. Brillaba en palabras ingeniosas en la conversación de las gentes
    cultivadas, nobles o burgueses, y se vulgarizaba en ingenuos retruécanos en el truhán. Adornaba la muestra de los
    tenderos con jeroglíficos pintorescos y se apoderaban del blasón, cuyas reglas esotéricas y cuyo protocolo establecía.
    Imponía en el arte, en la literatura y, sobre todo, en el esoterismo su ropaje abigarrado de imágenes, de enigmas y de
    emblemas... La afición por el jeroglífico, último eco de la lengua sagrada, se ha debilitado considerablemente en
    nuestros días. Ya no se cultiva, y apenas interesa a los escolares de la generación actual. Al cesar de proporcionar a la
    ciencia del blasón el medio de descifrar sus enigmas, el jeroglífico ha perdido el valor esotérico que poseyera antaño...
    El tiempo, que arruina y devora las obras humanas, no ha respetado el viejo lenguaje hermético. La indiferencia, la
    ignorancia y el olvido han rematado la acción disgregadora de los siglos. Pero no nos atreveríamos tampoco a sostener
    que se haya perdido del todo, pues algunos iniciados conservan sus reglas, saben sacar partido de los recursos que
    ofrece en la transmisión de verdades secretas o lo emplean como clave mnemotécnica de enseñanza...
    ... Estos juegos de palabras, asociados o no a los jeroglíficos, servían a los iniciados como clave para sus
    conversaciones verbales. En las obras acroamáticas, se reservaban los anagramas unas veces para enmascarar la
    personalidad del autor, y otras para disfrazar el título y sustraer al profano el pensamiento clave...
    ... Entre los anagramas destinados a encubrir el nombre de sus autores, señalaremos el de Limojon de Saint-
    Didier: Dives sicut ardens, es decir Sanctus Didiereus, y la divisa del presidente d'Espagnet: Spes mea est in agno. Otros
    filósofos han preferido revestirse de seudónimos cabalísticos relacionados más directamente con la ciencia que
    profesaban. Basilio Valentín reúne el griego basileuj, rey y el latín Valens, poderoso, a fin de indicar el sorprendente
    poder de la piedra filosofal. Ireneo Filaleteo aparece compuesto de tres palabras griegas: Eirhnaioj, pacífico, filoj,
    amigo, y alhneia, verdad. Filaleteo se presenta así como el pacífico amigo de la verdad. Grasseo firma sus obras con el
    nombre de Hortulano, con el significado de jardinero (Hortulanus) -de los jardines marítimos, se toma el trabajo de
    subrayar-. Ferrari es un monje forjador (ferrarius) que trabaja los metales. Musa, discípulo de Khálid, es Musthj, el
    iniciado, mientras que su maestro -nuestro maestro para todos- es el calor desprendido por el atanor (lat. calidus,
    ardiente), Haly indica sal, en griego alj, y las Metamorfosis de Ovidio son las del huevo de los filósofos (ovum, ovi).
    Arquelao es más bien el título de una obra que el nombre de un autor: es el principio de la piedra, del griego Arch,
    principio, y laoj, piedra. Marcelo Palingenio combina Marte, el hierro, hlioj, el sol y Palingenesia, regeneración, para
    designar que realizaba la regeneración del sol, o del oro, por el hierro. Juan Austri, Graciano y Esteban se dividen los
    vientos (austri), la gracia (gratia) y la corona (Stefcnoj, Stephanus). Famano toma por emblema la famosa castaña, tan
    renombrada entre los sabios (Fama-nux), y Juan de Sacrobosco tiene en cuenta, sobre todo, el misterioso bosque
    consagrado. Ciliano es el equivalente de Cyllenius, de Cilene, montaña de Mercurio, que dio sobrenombre a ese dios
    cilenio. En cuanto al modesto Gallinario, se contenta con el gallinero y el corral, donde el polluelo amarillo, salido de un
    huevo de gallina negra pronto se convertirá en nuestra mirífica gallina de los huevos de oro...
    Sin abandonar por completo estos artificios de lingüística, los viejos maestros, en la redacción de sus tratados,
    utilizaron sobre todo la cábala hermética, a la que aún llamaban lenguaje de los pájaros, de los dioses, gaya ciencia o
    - 42 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    gay saber. De esta manera, pudieron ocultar al vulgo los principios de su ciencia, envolviéndolos con un ropaje
    cabalístico. Es esto algo indiscutible y muy conocido...
    ... La imposición de palabras griegas disimuladas bajo términos actuales correspondientes, de textura semejante,
    pero de sentido más o menos corrompido, permite al investigador penetrar con comodidad en el pensamiento íntimo de
    los maestros y obtener la clave del santuario hermético. Éste es el método que nosotros hemos utilizado, a ejemplo de
    los antiguos, y al que hemos recurrido con frecuencia en el análisis de las obras simbólicas legadas por nuestros
    antepasados...
    ... “La lengua de los pelasgos era el griego arcaico, compuesto sobre todo de los dialectos eolio y dórico, y
    justamente ése es el griego que se encuentra en todas partes de Francia, incluso en el argot de París.”
    El lenguaje de los pájaros es un idioma fonético basado únicamente en la asonancia. No se tiene, pues, en cuenta
    para nada la ortografía, cuyo rigor mismo sirve de freno a los espíritus curiosos y les hace inaceptable toda especulación
    realizada fuera de las reglas de la gramática. "Yo no me preocupo más que de las cosas útiles -dice san Gregorio en el
    siglo VI, en una carta que sirve de prefacio a sus Morales-, sin ocuparme del estilo, ni del régimen de las preposiciones,
    ni de las desinencias, porque no es digno de un cristiano sujetar las palabras de la Escritura a las reglas de la gramática."
    Esto significa que el sentido de los libros sagrados no es en absoluto literal, y que resulta indispensable saber dar con su
    espíritu por la interpretación cabalística, como se tiene por costumbre hacer a fin de comprender las obras alquímicas.
    Los raros autores que han hablado de la lengua de los pájaros le atribuyen el primer lugar en el origen de las lenguas...
    ... Por esa razón, habían aprendido la lengua griega, la más universal que existía entonces, a fin de ser
    comprendidos....
    - 43 -
    L a Alquimia histórica L uis S.Guillén
    ÍNDICE
    INTRODUCCIÓN .....................................................2
    LA ALQUIMIA (visión enciclopédica)
    por Enciclopedia Planeta & D'Agostini ...........3
    por la Gran Enciclopedia Larousse .................5
    por la Enciclopedia Encarta 2002 ...................8
    Comentario a los artículos enciclopédicos .....16
    LA ALQUIMIA MEDIEVAL ..................................18
    Breve comentario ...........................................26
    EL LABORATORIO LEGENDARIO .....................27
    ALQUIMIA Y ESPAGIRIA ....................................31
    Otras referencias a la Alquimia ................................36
    ANEXOS
    L'abrégé des Secrets chymiques.....................39
    La Cábala Hermética.....................................42
    http://www.egrupos.net/grupo/alquimia/
    http://alquimia.zoomblog.com/
    - 44 -


  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :