• ESOTERISMO Y EXOTERISMO



    En una perspectiva general, se encuentra en algunos filósofos griegos la noción de esoterismo aplicada a una enseñanza oral, trasmitida a algunos discípulos elegidos. Aunque sea difícil en estas condiciones conocer su naturaleza, es posible deducir, a partir de estas mismas condiciones que esta enseñanza superaba el nivel de una filosofía y de una exposición racional para alcanzar una verdad más profunda, destinada a penetrar de sabiduría el ser entero del discípulo, su alma y su espíritu al mismo tiempo. Tal parece haber sido el objeto verdadero de las lecciones de Pitágoras, las que, a través de Platón, han llegado hasta los neopitagóricos de Alejandría.

    Esta concepción de dos aspectos de una doctrina, uno exotérico y el otro esotérico, opuestos en apariencia y en realidad complementarios, puede generalizarse, ya que se funda sobre la naturaleza de las cosas. Aun cuando esta distinción no es abiertamente reconocida, existe necesariamente en toda doctrina que goce de alguna profundidad, algo que corresponda a estos dos aspectos, que traducen las bien conocidas antítesis de lo exterior y lo interior, el cuerpo y la médula, lo evidente y lo oculto, el camino ancho y el estrecho, la letra y el espíritu, la cáscara y la sustancia. En la misma Grecia, la doctrina de los filósofos había sido precedida en este camino por los misterios religiosos, cuyo mismo nombre implica el silencio y el secreto. No se ignora que los mistas debían jurar no revelar nada sobre los misterios que los dramas litúrgicos de las célebres noches de Eleusis les habían permitido conocer y mantuvieron su juramento a la perfección.

    Habitualmente lo prohibido perteneciente a un conocimiento de cierto orden, presenta grados diversos según su naturaleza. Puede ser simplemente un silencio disciplinario destinado a probar el carácter de los postulantes, como lo practicaban los pitagóricos. O bien, el silencio puede proteger secretos técnicos relacionados con la práctica de un oficio, ciencia o arte y todas las profesiones antiguas se encontraban en este caso. El ejercicio de ellas exigía cualidades precisas y comprendía fórmulas que estaba prohibido divulgar.



    Si pasamos ahora más allá del sentido literal, la oscuridad de una doctrina puede subsistir pese a una exposición muy clara y completa. En este caso el carácter esotérico deriva de la desigualdad de los espíritus y de una incomprensión real por parte de los oyentes. Otro tipo de secreto es el que corresponde al simbolismo de toda expresión escrita o hablada, sobre todo cuando se trata de una enseñanza espiritual. Siempre quedará en la expresión de la verdad algo de inefable, pues el lenguaje no es apto para traducir los conceptos sin imágenes del espíritu. Finalmente y sobre todo, el verdadero secreto se justifica como tal por naturaleza; no reside en la capacidad de nadie el divulgarlo. Se mantiene inexpresable e inaccesible para los profanos y no se lo puede alcanzar de otro modo que con la ayuda de los símbolos. Lo que trasmite el maestro al discípulo no es el secreto mismo, sino el símbolo y la influencia espiritual que hacen posible su comprensión.

    Así la noción de esoterismo implica en definitiva, tres etapas o tres envolturas de dificultades crecientes. El misterio es en primer lugar lo que se recibe en silencio, después, aquello de lo que está prohibido hablar, finalmente, aquello de lo que es difícil hablar. El primer impedimento está constituido por la forma misma de toda expresión. Es un esoterismo "objetivo". El segundo depende de la naturaleza imperfecta de la persona a quien se dirige. Se trata de un esoterismo “subjetivo”. Por último, el postrer velo que oculta la verdad al expresarla afinca en su carácter natural de inescrutable. Es éste el esoterismo "esencial" o metafísico el que esperamos tratar más particularmente, pues gracias a él se unifican interiormente todas las doctrinas tradicionales.

    Es necesario agregar que si existe una correlación lógica entre exoterismo y esoterismo, no hay una equivalencia exacta entre ellos, pues el lado interior domina al exterior al que integra al superarlo, incluso cuando el aspecto externo ha tomado como en Occidente la forma religiosa. El esoterismo, por consiguiente no es sólo el aspecto íntimo de una religión, ya que el exoterismo no posee siempre y obligatoriamente una forma religiosa y la religión no tiene el monopolio de lo sagrado. El esoterismo no es tampoco una religión especial para uso de los privilegiados, como a veces se supone, pues él no es autosuficiente, tratándose sólo de un punto de vista mas profundo sobre las cosas sagradas. Permite comprender la verdad interior que expresa toda forma, religiosa o no. En la religión domina el carácter de lo social, aunque éste no sea exclusivo. Ella es para todos, mientras que el esoterismo no es accesible, sino a algunos. Y esto no por gusto, sino por naturaleza. Lo que es secreto en el esoterismo llega a ser misterio en la religión. La religión es una exteriorización de la doctrina limitada a lo que es necesario para la salvación común de los hombres, siendo esta salvación una liberación detenida en el plano del ser. En efecto, la religión considera exclusivamente al ser en su estado individual y humano y le asegura las mejores condiciones psíquicas y espirituales compatibles con este estado, sin intentar hacerlos salir de aquí.

    En verdad que el hombre, en tanto que hombre, no puede superarse a sí mismo. Pero si puede alcanzar un conocimiento y una liberación por identificación, es porque posee ya en sí un estado universal correspondiente. El esoterismo, que como vamos a ver, toma para revelársenos el canal metódico de la iniciación, tiene por objeto liberar al hombre de los límites de su estado humano, hacer efectiva la capacidad que ha recibido de alcanzar los estados superiores en forma activa y duradera gracias a ritos rigurosos y precisos.
     

    Luc Benoist
     


    votre commentaire


    Suivre le flux RSS des articles de cette rubrique
    Suivre le flux RSS des commentaires de cette rubrique