• LA PIPA SAGRADA
    LOS SIETE RITOS SECRETOS
    DE LOS INDIOS SIOUX


    relatados por
    ALCE NEGRO
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    2
    Í N D I C E
    PRÓLOGO, por Joseph Epes Brown .....................................................................................4
    INTRODUCCIÓN, por Frithjof Schuon ................................................................................8
    LA PIPA SAGRADA
    PREFACIO, por Hehaka Sapa (Alce Negro)......................................................................... 25
    1. EL DESCENSO DE LA PIPA SAGRADA...................................................................... 27
    2. LA CUSTODIA DEL ALMA.......................................................................................... 34
    3. Inipi: EL RITO DE LA PURIFICACIÓN......................................................................... 52
    4. Hanblecheyapi: LA IMPLORACIÓN DE UNA VISIÓN .................................................. 64
    5. Wiwanyag wachipi: LA DANZA DEL SOL..................................................................... 83
    6. Hunkapi: EL PARENTESCO........................................................................................ 112
    7. Ishna ta awi cha lowan:
    PREPARACIÓN DE LA MUCHACHA PARA LOS DEBERES DE MUJER........................ 124
    8. Tapa wanka yap: EL LANZAMIENTO DE LA PELOTA ............................................. 134
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    3
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    4
    PRÓLOGO
    Después de estudiar durante años la gran cantidad de material existente acerca de las
    naciones indias de América del Norte, gran parte del cual está escrito por los propios
    indios, quedé convencido de que muchos de sus viejos sacerdotes poseían todavía una
    elevada sabiduría. Sin embargo, esta sabiduría a menudo queda oscurecida para nosotros
    a causa del carácter singular de sus tradiciones; a causa de su, diríamos, genio polisintético,
    que concede una gran importancia a los diversos aspectos del mundo de la Natur aleza.
    Pero en esta afirmación y uso de las muchas formas de la Naturaleza siempre hallamos
    la idea de la Unidad y de la Trascendencia divinas. El indio, por tanto, no es un
    «pagano» ni un «idólatra», sino que sabe que el Gran Espíritu es infinito y que, por consiguiente,
    incluye en Sí mismo todas las posibilidades, de modo que todas las formas son
    funciones o reflejos de Él, quien en su esencia es siempre uno.
    Con el fin de comprobar que esta sabiduría era conocida y comprendida de un modo
    integral por al menos los viejos sacerdotes de los indios, emprendí un viaje que iba a
    durar varios años y que me llevó a conocer muchas naciones indias de América del Norte.
    Dediqué la mayor parte de estos años a los indios de las llanuras, pues creía desde
    hacía tiempo que estos pueblos eran en cierto sentido los aristócratas de los indios, ya
    que sus ancianos poseían unas cualidades y unos niveles de espiritualidad que raramente
    se encuentran en el mundo de hoy. Para aprender de estos pueblos uno debe vivir efectivamente
    con ellos, debe cazar y viajar con ellos, y compartir todos los aspectos de su
    vida; y el que lo haga se vera inmensamente recompensado, porque incluso hoy, en sus
    vidas de una a menudo gran pobreza material, se encuentran todavía, en el ritmo de su
    sociedad y en la belleza de las formas de su antigua cultura, aquellas grandes cualidades
    por falta de las cuales, el mundo moderno se está empobreciendo a pesar de su opulencia
    material.
    Durante mi estancia con los indios de la reserva de Pine Ridge, tuve la extraordinaria
    fortuna de hallar a un anciano sacerdote de los sioux ogalala, Alce Negro (Hehaka Sapa),
    quien me pidió que me quedara con él para recoger una relación sobre su antigua religión;
    este anciano sabía que pronto iba a morir, y no quería que estos conocimientos sagrados,
    muchos de los cuales él era el único depositario, desaparecieran con él. Así pues,
    viví con Alce Negro durante ocho meses en el invierno de 1947-48, y a lo largo de este
    período registré diariamente lo que me contaba, y además de lo que aprendí me beneficié
    grandemente del hecho de compartir la noble vida de su familia y de sus muchos amigos.
    Alce Negro ya no está vivo, pero éste es su libro, y tengo la esperanza de que, gracias a
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    5
    él, seguirá viviendo, y que aquellos que lo lean comprenderán mejor lo que constituyó el
    centro y la vida misma de este gran pueblo.
    Encontré a muchos ancianos de gran santidad entre los indios, pero en Alce Negro
    había un poder espiritual único, y estoy seguro de que esto era reconocido por todos los
    que tuvieron la oportunidad de conocerle. Alce Negro nació a principios de la década de
    los sesenta del pasado siglo, y por tanto conoció los días en que su pueblo recorría las
    llanuras cazando el bisonte y luchó contra los hombres blancos en el Little Big Horn y en
    Woundad Knee Creek. Era primo del gran jefe-sacerdote Crazy Horse (Caballo Loco), y
    conoció a Sitting Bull (Toro Sentado), Red Cloud (Nube Roja) y a American Horse (Caballo
    Americano). Aunque no hablaba inglés, tuvo ocasión de observar bien el mundo
    del hombre blanco, pues viajó con Buffalo Bill a Italia, Francia e Inglaterra, donde danzó
    ante la Reina Victoria. Pero, ya fuera cazando, viajando o luchando, Alce Negro no era
    como los demás hombres. En su juventud fue instruido en el sagrado saber de su pueblo
    por grandes sacerdotes, entre los que se contaban Whirlwind Chaser (Cazador del Torbellino),
    Black Road (Camino Negro) y el sabio Elk Head (Cabeza de Alce), de quien
    aprendió toda la historia de su antigua religión. Con este conocimiento, Alce Negro rezó
    y ayunó mucho, y gracias a ello se convirtió en un hombre sabio que recibió muchas visiones
    y un poder especial destinado a ser empleado para el bien de su nación. Esta misión
    obsesionó a Alce Negro durante toda su vida y le causó mucho sufrimiento, pues,
    aunque había recibido el poder de guiar a su pueblo por el sendero sagrado de sus antepasados,
    no veía por qué medios debería hacer realidad la visión. Creo que ésta es la razón
    por la que Alce Negro deseaba hacer un libro que explicara la religión de los sioux,
    pues tenía la esperanza que, gracias a este libro, su pueblo, así como los hombres blancos,
    obtendría una mejor comprensión de la belleza y la verdad de su antigua religión.
    Alce Negro pertenecía al grupo ogalala de los dakotas teton, una de las ramas más
    poderosas de la gran familia sioux. Sioux es en realidad el nombre genérico aplicado a
    numerosas tribus que tienen un origen común y hablan una misma lengua; incluye las
    siguientes naciones, clasificadas según la lengua: assiniboin, crow, dakota, hidatsa, iowa,
    kansa, mandan, missouri, omaha, osage, oto, y ponca. A lo largo de sus migraciones y
    guerras con las tribus vecinas, los dakotas (los aliados) se dividieron en siete ramas,
    constituyendo lo que llamamos Siete Fuegos del Consejo (Otchenti Chakowin): los ogalala,
    minneconjou, ochenopa (Dos Marmitas), unopapa, brûlé, blackfeet-sioux, y los
    sans arc. Según la antigua historia que conocí a través de Alce Negro, y según los documentos
    de los primeros viajeros y misioneros, en el siglo XVI los dakotas estaban establecidos
    en las fuentes del Missippi, y en el XVII fueron expulsados de Minnesota hacia
    el oeste por sus poderosos enemigos, los chippewas. Al abandonar los bosques y los ríos,
    los dakotas sustituyeron la piragua por el caballo con notable facilidad, y en el siglo XIX
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    6
    eran conocidos y temidos como una de las naciones más poderosas de las llanuras; en
    efecto, estos sioux dakotas fueron quizá los que, de todas las tribus indias, ofrecieron una
    mayor resistencia a la expansión de los blancos hacia el oeste.
    Este libro contiene múltiples datos que los indios, hasta estos últimos tiempos, se habían
    abstenido de divulgar porque estimaban, y con razón, que estas cosas son demasiado
    sagradas para ser comunicadas a cualquiera; en nuestros días, los pocos viejos s abios que
    viven aún entre ellos dicen que, al aproximarse el fin de un ciclo, cuando en todas partes
    los hombres se han vuelto ineptos para comprender y, sobre todo, para poner en práctica
    las verdades que les fueron reveladas en el origen —lo que tiene por consecuencia el
    desorden y el caos en todos los terrenos—, está entonces permitido, y es incluso deseable,
    sacar este conocimiento a la luz del día; pues la verdad se defiende por su propia
    naturaleza contra la profanación, y es posible que llegue así a aquellos que están cualificados
    para penetrarla profundamente y son capaces, gracias a ella, de consolidar el
    puente que debe construirse para salir de esta edad oscura.
    Esta historia de la Pipa sagrada de los sioux fue transmitida oralmente por el precedente
    «guardián del Calumet», Hehaka Pa (Elk Head: Cabeza de Alce), a tres hombres:
    de los tres, Hehaka Sapa (Alce Negro) era el único que aún quedaba en vida en la época
    en que estuvimos con los sioux. Cuando Elk Head confió esta historia sagrada de los
    sioux a Alce Negro, le dijo que debía ser «transmitida de generación en generación, pues,
    mientras sea conocida y el Calumet esté en uso, nuestro pueblo vivirá; pero, a partir del
    momento en que se olvide, nuestro pueblo ya no tendrá un centro y perecerá». Ésta es la
    razón por la que hacemos votos para que este libro ayude en cierta medida, por débil que
    sea, a preservar este centro de una noble nación, muchos de cuyos miembros, aún hoy y a
    pesar de una presión terrible, están resueltos a salvaguardar estos ritos antiguos que les
    fueron revelados al principio por el Gran Espíritu.
    En las notas hemos establecido incidentalmente concordancias con otras tradiciones
    con el fin de evidenciar la universalidad y la ortodoxia —o la verdad intrínseca— de la
    tradición de los sioux, y con el fin de mostrar que ésta, que de hecho coincide con la de
    la mayor parte de los indios de América del Norte, posee los elementos de una verdadera
    espiritualidad. Ya es hora de que los indios de América vuelvan a tomar conciencia de sí
    mismos, de su patrimonio espiritual y de su civilización, pues hace ya demasiado tiempo
    que la verdadera naturaleza de su antigua sabiduría viene siendo falsificada en los libros,
    ya sea por simple ignorancia, o por la influencia de todo tipo de prejuicios.
    Conviene señalar que los ritos descritos en este libro por Black Elk corresponden a
    sus prototipos originales, de modo que presentan en ciertos aspectos una diferencia basLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    7
    tante considerable con respecto a las formas más complicada —pero no indispensables—
    que estos ritos han podido tomar ulteriormente.
    A los lectores que deseen conocer más de cerca al s anto varón que nos ha dictado este
    libro, les recomendamos la excelente obra de John G. Neihardt, Black Elk Speaks (Nueva
    York, William Morrow, 1932)*.
    Con excepción de las que mencionan otra fuente, todas las notas concernientes a la
    tradición de los sioux provienen directamente de Black Elk y, en ocasiones, también de
    su amigo Little Warrior, hombre notable que nos ayudó en más de un aspecto.
    Deseamos expresar nuestra gratitud, en primer lugar, al hijo de Alce Negro, quien nos
    sirvió de intérprete. Gracias a él disfrutamos de la oportunidad excepcional de tener un
    intérprete que comprendiera perfectamente el inglés y el lakota y que, además, estuviera
    familiarizado con la sabiduría y los ritos de su pueblo; en efecto, la carencia de estos dos
    conocimientos es principalmente lo que ha originado tantos escritos llenos de graves
    errores acerca de los indios.
    Para las palabras indias utilizaremos en este libro la ortografía internacional conve ncional,
    en la que las consonantes se pronuncian como en inglés y las vocales como en
    italiano, salvo para los sonidos extraños a estas dos lenguas, los cuales se transcriben de
    un modo aproximado o indicativo.
    JOSEPH EPES BROWN
    Southwest Harbor, Maine, agosto de 1953.
    * Existe una traducción española con el título Los últimos sioux, Barcelona, Noguer, 1974 [N. del T.]
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    8
    INTRODUCCIÓN
    La tradición de los indios de América del Norte o, más precisamente, de los de las
    llanuras y de los bosques cuyo dominio se extiende desde las Montañas Rocosas —e
    incluso más lejos— hasta el Océano Atlántico, posee un símbolo y un «medio de gracia»
    de primera importancia: el Calumet, el cual representa una síntesis doctrinal a la vez
    concisa y compleja, y también un instrumento ritual en el que se apoya toda la vida espiritual
    y social; describir el simbolismo de la Pipa sagrada y de su rito equivale, pues, en
    cierto sentido, a exponer toda la sabiduría de los indios. Verdad es que la tradición india
    comprende forzosamente variaciones bastante considerables debidas a la dispersión secular
    de las tribus1, y que se refieren, por ejemplo, al mito del origen del Calumet o al simbolismo
    de los colores; por esto, no retendremos aquí más que los aspectos fundamentales
    de la sabiduría india, los cuales permanecen siempre idénticos bajo la variedad de sus
    expresiones. No obstante, utilizaremos preferentemente los símbolos empleados por los
    sioux, nación a la que pertenecía Hehaka Sapa (Alce Negro)2, el venerable autor de este
    libro.
    Los indios de América del Norte son una de las razas que han sido más estudiadas
    por los etnólogos y, sin embargo, no podríamos afirmar que se conozcan perfectamente;
    la etnografía, como cualquier otra ciencia ordinaria, no engloba todo conocimiento posible,
    y no podría ser, por consiguiente, la clave de todo conocimiento. Si queremos penetrar
    el sentido de la sabiduría de los indios, no podemos hacerlo más que con la ayuda de
    otras doctrinas tradicionales o sagradas o, más precisamente —lo que es lo mismo—, a la
    luz de la philosophia perennis que permanece una e inmutable en todas las formas que
    puede tomar a través de las épocas.
    El indio de antaño no se deja clasificar fácilmente en una de las categorías conocidas
    de civilización o de no-civilización, y parece constituir, desde este punto de vista, un tipo
    aparte en el conjunto de los tipos humanos; incluso cuando se cree no poder reconocerle
    el carácter de «civilizado», se está obligado a reconocer en él un hombre extrañamente
    entero: su dignidad y su entereza, su nobleza hecha de rectitud, de coraje y de generosidad,
    además de la potente y sobria originalidad de su arte que le asemeja al águila y al
    1 Esta característica la hallamos también en el hinduismo y quizá incluso en todas las demás tradiciones
    de forma mitológica; en la India, los mismos símbolos pueden variar considerablemente según las
    regiones: un mismo término puede designar aquí una realidad fundamental y en otro lugar un aspecto secundario
    de la misma realidad.
    2 Hehaka Sapa murió en 1950 en la reserva de Pine Ridge (Dakota del Sur).
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    9
    sol, hacen de él una especie de ser mitológico que fascina y obliga al respeto; quizá los
    antiguos germanos o los mongoles anteriores al Budismo nos hubieran dado una impresión
    análoga.
    En cuanto a la «civilización», las experiencias de este siglo XX nos obligan a reconocer
    que es bien poca cosa, al menos en cuanto se distingue y se aparta del patrimonio
    religioso; en efecto, si se entiende la palabra «civilizado» en el sentido muy superficial
    que tiene corrientemente, y que significa que un hombre se encuentra sometido a condiciones
    de vida artificiales, diferenciadas y «abstractas», el piel roja no pierde nada por no
    responder a esta definición; al contrario, la sencillez de su tipo de vida ancestral crea el
    ambiente que permite a su genio afirmarse; queremos decir con esto que e l objeto de este
    genio, como, por lo demás, sucede con la mayor parte de los nómadas o seminómadas y,
    en todo caso, con los cazadores guerreros, es mucho menos la creación exterior, artística
    si se quiere, que la propia alma, el hombre entero, materia plástica del «artista primordial
    ». Esta ausencia de «bellas arte» propiamente dichas —no hablamos aquí de la pictografía—
    no es, pues, simplemente un «menos», ya que está condicionada y compensada
    por una actitud espiritual y moral que, precisamente, no permite al hombre exteriorizarse
    hasta el punto de convertirse en servidor de la materia inerte, como lo exige forzosamente
    todo arte «estático». Un trabajo «servil», es decir, que reduzca al hombre a un papel
    aparentemente periférico, es incompatible con una civilización fundada en la Naturaleza
    y el Hombre en sus funciones primordiales; el arte está hecho para el hombre y no el
    hombre para el arte, se dirá según esta perspectiva, y, en efecto, el arte indio es ante todo
    un «encuadramiento» de esta creación divi na, central y libre que es el ser humano.
    El objeto de la manifestación genial es, pues, siempre el hombre en cuanto símbolo y
    mediador: lo que se exterioriza nunca se separa del microcosmos vivo para convertirse
    en un ser nuevo, inerte, en una especie de «ídolo» que acabaría por absorber o aplastar al
    creador humano; en una palabra, el indio concibe el arte como una función viva del
    hombre como ser central y soberano, y es la propia esencia espiritual de este arte, y no
    ningún tipo de incapacidad, lo que excluye la proyección del hombre en la materia y como
    una especie de olvido de sí mismo ante un ideal materializado. El arte indio es de una
    sencillez totalmente primordial, su lenguaje es concentrado, directo, atrevido; como el
    mismo indio —tipo, no sólo noble, sino también poderosamente original—, su arte es a
    la vez «cualitativo» y espontáneo; posee un simbolismo preciso al mismo tiempo que un
    frescor sorprendente. «Encuadra», hemos dicho, a la persona humana, y esto es lo que
    explica la alta calidad que alcanza aquí el arte de la indumentaria: tocados majestuosos
    —sobre todo el gran adorno en plumas de águila—, vestimentas rutilantes de franjas y
    bordados con símbolos solares, mocasines con dibujos tornasolados que parecen querer
    quitar a los pies toda pe sadez y toda uniformidad, vestidos femeninos de una exquisita
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    10
    simplicidad; este arfe indio, tanto en sus aspectos concisos como en sus expresiones más
    ricas, no es, acaso, uno de los más sutiles, pero sí, ciertamente, uno de los más geniales
    que existen.
    Algunos autores se creen en la obligación de poner en duda el que la tradición india
    posea la idea de Dios, y esto porque creen descubrir en ella un «panteísmo» o «inmane ntismo
    » puro y simple; pero este error no es debido sino al hecho de que la mayor parte de
    los términos indios que designan a la Divinidad se aplican a todos los aspectos posibles
    de ésta, y no a su solo aspecto personal; Wakan-Tanka —el «Gran Espíritu»— es Dios,
    no sólo en cuanto Creador y Señor, sino también en cuanto Esencia impersonal.
    Este nombre de «Gran Espíritu», como traducción de la palabra Sioux Wakan-Tanka
    y de los términos similares en otras lenguas indias, a veces da lugar a objeciones; sin
    embargo, si Wakan-Tanka —y los términos correspondientes— puede también traducirse
    por «Gran Misterio» o «Gran Poder Misterioso» (o incluso «Gran Medicina»), y «Gran
    Espíritu» no es, sin duda, absolutamente adecuado, esta última traducción es, no obstante,
    del todo suficiente; es cierto que la palabra espíritu posee cierta indeterminación, pero
    presenta la ventaja de no implicar ninguna restricción, y esto es exactamente lo que conviene
    al término «polisintético» de wakan. La expresión «Gran Misterio» propuesta por
    algunos como traducción de Wakan-Tanka—o de los términos análogos en otras lenguas
    indias, tales como Wakonda o Manito—, no aclara mejor que «Gran Espíritu» la idea que
    se trata de reflejar, pues la palabra «misterio» no expresa en suma más que una cualidad
    extrínseca; por lo demás, lo que importa es la cuestión de saber, no si el término indio
    expresa exactamente lo que nosotros entendemos por «espíritu», sino si la idea expresada
    por el término indio puede traducirse por «espíritu» o no.
    Hemos dicho anteriormente que el «Gran Espíritu» es Dios, no sólo en cuanto Creador
    y Señor, sino en cuanto Esencia impersonal; añadiremos que, inversamente, es Dios,
    no sólo como puro Principio, sino también como Manifestación: Así pues, Él es Dios
    como tal y en Sí mismo, y por consiguiente Dios como Manifestación cósmica, si está
    permitido expresar se así, y por último, Dios como reflejo de Sí mismo en esta Manifestación,
    es decir, como sello divino en lo creado.
    Lo que acabamos de decir se desprende de modo necesario del uso mismo que hacen
    los indios de la mayor parte de los términos que designan al «Gran Espíritu»; pero, aparte
    de esto, los sioux establecen explícitamente una distinción entre los aspectos esenciales
    de Wakan-Tanka: Tunkashila («Abuelo») es Wakan-Tanka en cuanto éste se halla
    más allá de toda manifestación, e incluso más allá de toda cualidad o determinación, sea
    cual sea; Ate («Padre»), por el contrario, es «Dios en acto»: el Creador, el Sustentador y
    el Destructor. De modo análogo distingue, en lo que concierne a la «Tierra», a Unchi
    («Abuela») e Inâ («Madre»): Unchi es la sustancia de todas las cosas, mientras que Inâ
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    11
    es su acto creador —considerado aquí como un «alumbramiento»—, acto que produce,
    conjuntamente con la «inspiración» por Ate, a todos los seres.
    A través de las especies animales y de los fenómenos fundamentales de la Naturaleza,
    el indio contempla las esencias angélicas y las Cualidades divinas: en este orden de
    ideas, citaremos las consideraciones siguientes de una carta de Joseph Epes Brown: «Es
    difícil, para aquellos que consideran la religión de los hombres rojos desde el exterior,
    comprender la importancia que tienen para ellos los animales y, de modo general, todas
    las cosas que contiene el Universo. Para estos hombres, todo objeto creado es importante,
    por la sencilla razón de que conocen la correspondencia metaf ísica entre este mundo y
    el «Mundo real». Ningún objeto es para ellos lo que parece ser sólo según las apariencias;
    no ven en la cosa aparente más que un débil reflejo de una realidad principial3. Por
    esto toda cosa es wakan, sagrada, y posee un poder, según el grado de la realidad espiritual
    que refleja; así, muchos objetos poseen un poder para el mal, tanto como para el
    bien, y todo objeto es tratado con respeto, pues el «poder» particular que contiene puede
    ser transferido al hombre; los indios saben bien que no hay nada, en el Universo, que no
    tenga su correspondencia analógica en el alma humana. El indio se humilla ante toda la
    Creación, sobre todo cuando «implora» (es decir, cuando invoca ritualmente al Gran Espíritu
    en soledad), porque todas las cosas visibles han sido creadas antes que él (anterioridad
    que, desde el punto de vista de determinado simbolismo de las criaturas, tiene también
    un sentido puramente principial) y que, por ser sus antepasados, merecen respeto;
    pero el hombre, aunque haya sido creado en último lugar, es, no obstante, el primero de
    los seres, pues sólo él puede conocer al Gran Espíritu (Wakan-Tanka)4.
    3 Traducimos la palabra francesa principiel por «principial», aunque ésta no se halle en nuestros diccionarios.
    En efecto, «principial» no es equivalente a «primordial», «principal», u «original». Todas estas
    palabras no dan cuenta exacta de su significado concreto, que sería el de «relativo o perteneciente a los
    Principios o al Principio», entendiendo «Principio» en un sentido metafísico y no natural [N. del T.].
    4 «Se habla generalmente de la religión del indio como de un culto de la Naturaleza y de los animales.
    Este término es demasiado amplio y demasiado confuso a la vez. Una investigación detenida y una observación
    cuidadosa nos enseñan, por el contrario, que el indio no adora a los objetos que invoca o menciona
    en sus ritos. La tierra, los cuatro vientos, el sol, la luna y las estrellas, las piedras, el agua, los diversos
    animales, todos son representantes de una vida y de un poder misterioso… (Alice C. Fletcher, The Elk
    Mystery or Festival.) «Una cosa no es solamente lo que es para los sentidos, sino también lo que ella representa.
    Los objetos, naturales o artificiales, no son para el primitivo, como pueden serlo para nosotros,
    «símbolos» arbitrarios de tal realidad distinta y superior; son para él la manifestación efectiva de esta realidad:
    el águila o el león, por ejemplo, no es tanto un símbolo o una imagen del Sol como que es el Sol bajo
    una de sus apariencias (por ser la forma esencial más importante que la especie en la que se manifiesta»;
    del mismo modo, toda casa es el mundo en efigie y todo altar está situado en el centro de la tierra; si este
    modo de considerar las cosas resulta «inconcebible», es tan solo porque «nosotros» estamos más interesados
    por lo que las cosas son que por lo que significan, más interesados por los hechos que por las ideas
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    12
    Estas consideraciones permitirán comprender mejor cómo toda cosa «característica»,
    es decir, que manifiesta una «esencia», es wakan, «sagrada». Creer que Dios es el sol, es
    ciertamente un error totalmente «pagano» —y ajeno al pensamiento indio—, pero es
    igualmente absurdo creer que el sol no es nada más que una masa incandescente, es decir,
    que no «es» Dios de ningún modo. Podríamos, también, expresarnos de la manera
    siguiente: wakan es lo que es íntegramente conforme a su propio «genio»; el Principio es
    Wakan-Tanka, es decir, lo que es absolutamente «Sí mismo»; y por otra parte, el sabio es
    aquel que es perfectamente conforme a su «genio» o a su «esencia»; ésta no es otra que
    el «Gran Espíritu» o el «Gran Misterio». Es wakan, «sagrado», lo que permite «conformarse
    » directamente a la Realidad divina; el hombre es wakan cuando su alma manifiesta
    lo Divino con la evidencia espontánea y fulgurante de las maravillas de la Natur aleza:
    los elementos, el sol, el relámpago, el águila, el bisonte, el oso, las montañas, los torrentes,
    las estrellas, y así sucesivamente. Por esto la cobardía —especie de abandono de la
    «personalidad»— es el pecado por excelencia; y esto explica también el «individualismo
    » aparente o real de los indios, actitud que, partiendo de la «personalidad cual itativa»,
    ha terminado por convertirse en un individualismo arriesgado.
    En cuanto al conocimiento del «Gran Espíritu», que solo el hombre, entre todas las
    criaturas terrestres, puede alcanzar, Hehaka Sapa lo definió un día en estos términos:
    «Soy ciego y no veo las cosas de este mundo; pero cuando la luz viene de Arriba, ilumina
    mi corazón y puedo ver, pues el Ojo de mi corazón ( Chante Ishta) lo ve todo. El corazón
    es el santuario en cuyo centro se halla un pequeño espacio en el que habita el Gran
    Espíritu, y éste es el Ojo (Ishta). Éste es el Ojo del Gran Espíritu por el que Él ve todas
    las cosas, y por el que le vemos. Cuando el corazón no es puro, el Gran Espíritu no puede
    ser visto, y si hubierais de morir en esta ignorancia, vuestra alma no podrá regresar inmediatamente
    a Su lado, sino que deberá purificarse mediante peregrinaciones a través
    universales. Cuando se dice que un grupo humano desciende de un tótem, no hay en ello, como lo cree el
    antropólogo, un absurdo puro y simple: sólo se expresa así que el grupo desciende del Sol, el Progenitor y
    Prajâpati de todos los seres en la forma particular en la cual, en una visión o en sueños, se ha revelado a sí
    mismo al antepasado fundador del clan. El mismo razonamiento justifica la comida eucarística: el Padre-
    Progenitor es sacrificado y dividido por sus descendientes en las especies de la carne del animal sagrado:
    «Este es mi cuerpo, tomad y comed.» De modo que, como dice LévyBruhl de los símbolos de este género,
    «muy a menudo éstos no tiene por función “representar” a los ojos su objeto, sino permitir participar en
    él», y que «si su función esencial consiste en “representar”, en el pleno sentido de esta palabra, a seres u
    objetos invisibles, a hacer efectiva su presencia, resulta que no consisten necesariamente en reproducciones
    o imágenes de estos seres y de estos objetos». El objetivo del arte primitivo es enteramente distinto de las
    intenciones estéticas o decorativas del «artista» moderno (para quien los antiguos motivos sobreviven
    solamente como «formas de arte» desprovistas de significación) y este objetivo explica su carácter abstracto
    ». (Ananda K. Coomaraswamy, Figures of Speech or Figures of Thought).
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    13
    del mundo. Para conocer el Centro del corazón en el que reside el Gran Espíritu, debéis
    ser puros y buenos, y vivir según la manera en que el Gran Espíritu nos ha enseñado. El
    hombre que, de este modo, es puro, contiene al Universo en la bolsa de su corazón
    (Chante Ognaka).»
    No podríamos hacer nada mejor, antes de comentar sumariamente el simbolismo del
    Calumet, que citar la explicación que de él ha dado Hehaka Sapa en su primer libro
    (Black Elk Speaks): «Lleno la Pipa sagrada con la corteza del sauce rojo; pero antes de
    que la fumemos, debéis ver cómo está hecha y qué significa. Estas cuatro cintas que
    cuelgan del cañón son las cuatro Regiones del Universo: la negra representa el Oeste, en
    el que viven las criaturas del Trueno para enviarnos la lluvia; la blanca representa el Norte,
    de donde viene el gran Viento Blanco que purifica; la roja representa el Este, de do nde
    brota la luz y donde mora el Lucero del alba a fin de dar la sabiduría a los hombres; la
    amarilla representa el Sur, de donde viene el verano y el poder de crecer. Pero estos cuatro
    espíritus no son en suma más que Un Espíritu, y esta pluma de águila simboliza el
    Uno, que es como un padre; pero representa, también, los pensamientos de los hombres,
    que deben elevarse hacia las alturas como hacen las águilas. ¿No es el Cielo un padre, y
    la Tierra una madre, y todos los seres vivientes sus hijos, ya tengan pies, alas o raíces? Y
    este cuero de la boquilla, que ha de ser de piel de bisonte, indica la Tierra, de la cual venimos
    y de cuyo seno nos nutrimos toda la vida, semejantes a recién nacidos, con todos
    los animales, pájaros, árboles y hierbas. Y porque significa todo esto, y más de lo que
    ningún hombre puede comprender, la Pipa es sagrada.»
    Cuando el indio lleva a cabo el rito del Calumet, saluda al cielo, a la tierra, y a los
    cuatro puntos cardinales, ya sea «ofreciéndoles» la Pipa, cuyo cañón presenta, como lo
    quiere, por ejemplo, el ritual de los sioux, ya dirigiendo el humo hacia las direcciones
    indicadas y a veces también el «fuego central»5 —el agni védico— que arde ante el oficiante;
    el orden de estos gestos puede variar, pero su plan estático es siempre el mismo,
    ya que constituye el esquema doctrinal, dogmático si se quiere, que será actualizado por
    el rito.
    Conforme a algunos usos rituales, comenzaremos nuestra enumeración con el Oeste:
    este «Viento del Oeste» trae el trueno y la lluvia, es decir, la Revelación y también la
    5 «El fuego de su consejo o de su gran tienda-de-medicina es, como a veces lo indican sus canciones,
    lo más antiguo de todo; viene a ser lo que los filósofos griegos de la escuela de Pitágoras llamaban la Hestia
    que arde en el centro del mundo. Mezclando su aliento con el fuego del tabaco sagrado, toma parte en
    este fuego central, y es este mismo fuego el que se eleva con su humo hacia el cenit del Universo o desciende
    hacia el nadir tocando la tierra, o se une a los cuatro vientos que recorren los lados de nuestro habitáculo
    humano llenos de la vida susurrante de los altos cielos.» (Hartley Burt Alexander, L’Art et la Philosophie
    des Indiens de l‘Amérique du Nord.)
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    14
    Gracia; el «Viento del Norte» purifica y da la fuerza; del «Este» viene la Luz, y, por tanto,
    el Conocimiento, que, según la perspectiva india, están en relación con la Paz; el
    «Sur» es la fuente de la Vida y del Crecimiento; allí es donde empieza el «buen Camino
    rojo», la Vía de la dicha y la felicidad. Así es como el Universo depende de cuatro determinaciones
    primordiales, a saber: el «Agua», el «Frío», la «Luz», y el «calor»; la primera,
    el «Agua», no es otra cosa que el aspecto positivo de la oscuridad, que normalmente
    debería oponerse a la luz como el frío se opone al calor; el aspecto positivo de la
    oscuridad es, en efecto, su cualidad de «sombra» que protege contra la fuerza desecante
    del sol y que produce o favorece la humedad; es necesario que el cielo se oscurezca antes
    de poder dar la lluvia, y que Dios manifieste la Cólera —el trueno— antes de conceder la
    Gracia, cuyo símbolo natural es la lluvia. En cuanto al «frío» —del Viento santificante y
    purificador que da la fuerza»—, su aspecto positivo es la pureza, de modo que podría
    oponerse la «Pureza» del Norte al «Calor» del Sur como se opone la «Lluvia» del Oeste
    a la «Luz» del Este; la relac ión entre el «Frío» y la «Pureza» es evidente: las cosas inanimadas
    y, por tanto, «frías», es decir, los minerales, no están sujetas a la corrupción
    como los seres animados y, por tanto, «calientes». La «Luz» del Este, ya lo hemos dicho,
    es el «Conocimiento»; el «Calor» es la «Vida» y, por consiguiente, el «Amor» y también
    la «Bondad», la «Belleza», la «Felicidad».
    Antes de ir más lejos, debemos responder a una objeción que podría surgir del hecho
    de que los «Cuatro Vientos», en la doctrina de los sioux, parecen corresponder a una
    función bastante secundaria de la Divinidad, que se divide en cuatro aspectos subdivididos
    cuatro veces; ahora bien, aparte de que no es el simbolismo mitológico de los sioux
    lo que nos proponemos estudiar aquí en primer lugar, sino la metafísica de la Cuaternidad
    que se transparenta en todas las variantes de la tradición india, la doctrina sioux reconoce
    a los cuatro Principios, mediante una notable derogación de la jerarquía mitológica
    ordinaria, una preeminencia sobre las demás Divinidades, y esto indica claramente
    que, en el rito del Calumet, o más bien en la perspectiva con él vinculada, los puntos
    cardinales representan las cuatro Manifestaciones divinas esenciales y, por consiguiente,
    también sus Prototipos en el Ser. Es necesario, por lo demás, no olvidar nunca que, para
    otros indios, el simbolismo toma formas muy diferentes de las que poseen los sioux: así,
    para no citar más que este ejemplo, en los arapaho, los cuatro principios están simbolizados
    por cuatro «Ancianos» que, emanados del «Sol», velan por los habitantes del mundo
    terrestre, y a quienes atribuye simbólicamente el día (Sureste), el verano (Suroeste), la
    noche (Noroeste) y el invierno (Nordeste); por último, conviene hacer notar que la Cuaternidad
    es a menudo cons iderada como si constituyera en el fondo una «Duodecimidad
    », y cada uno de sus elementos es concebido según tres aspectos, haciendo abstracLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    15
    ción del eje vertical Cielo-Tierra que añade a la Cuaternidad dos elementos nuevos aunque
    de otro orden.
    Dicho esto, volvamos a la consideración de los cuatro Principios en sí mismos: se
    podría también, siempre partiendo del «Oeste» hacia el «Norte», designar a los cuatro
    «Lugares Cósmicos» respectivamente con los términos siguientes: «Humedad», «Frío»,
    «Sequedad», «Calor»; el aspecto negativo correlativo de la humedad es la oscuridad, y el
    aspecto positivo correlativo de la sequedad es la luz. El «Ave del Trueno» (Wakinyan-
    Tanka), que habita en el Oeste y que protege a la tierra y a la vegetación contra la sequedad
    y la muerte, es descrito como lanzando relámpagos por los ojos y produciendo el
    trueno con alas6 la analogía con la Revelación del Sinaí, acompañada de «truenos», de
    «relámpagos» y de una «nube espesa», es tanto más impresionante cuanto que el acontecimiento
    bíblico tuvo lugar en un peñasco, y que la mitología india establece precisamente
    un vínculo entre el «Ave del Trueno» y el «Peñasco», tal como veremos a continuación.
    En cuanto a la asimilación simbólica de la Revelación al Oeste, puede parecer
    insólita y paradójica, pero no hay que perder nunca de vista que los puntos cardinales
    tienen aquí forzosamente un significado positivo: el Oeste no será, pues, lo contrario del
    Este, a saber, la «Oscuridad» y la «Ignorancia», sino su complemento positivo, por tanto
    la «Lluvia» y la «Gracia». Uno podría sorprenderse, por otra parte, del hecho de que la
    tradición india establezca un vínculo simbólico entre el «Viento del Oeste», portador del
    trueno y de la lluvia, y el «Peñasco», personificación «angélica» o «semidivina» de un
    aspecto cósmico de Wakan-Tanka: esta aproximación es, no obstante, plausible, pues el
    peñasco reúne en sí mismo los mismos aspectos complementarios que la tormenta: el
    aspecto terrible por su dureza destructiva es, para los indios, símbolo de destrucción, de
    ahí las armas de piedra, con las que deben naturalmente relacionarse las «piedras del
    rayo» y el aspecto de Gracia por el hecho de que da nacimiento a fuentes que, como la
    lluvia, riegan el país7.
    6 Según la mitología iroquesa, «Hino, el Espíritu del trueno…, es el guardián del Cielo. Armado con
    un potente arco y con flechas de fuego (de relámpagos), destruye todas las cosas nocivas. Su esposa es el
    Arco iris»… Oshadagea, el «Gran Aguila del Rocío», está igualmente al servicio de Hino. Habita en el
    Cielo del Oeste y lleva en el hueco de su espalda un lago de rocío. Cuando los espíritus maléficos del fuego
    destruyen sobre la tierra toda clase de verdor, Oshadagea emprende el vuelo y, desde sus alas desplegadas,
    la humedad benéfica va cayendo gota a gota» (Max Fauconnet, Mythologie des deux Amériques, en
    Mythologie Genérale de la Librairie Larousse). La asociación del relámpago con el «Ave del Trueno» es
    tanto más notable cuanto que en las tradiciones más diversas el relámpago es asimilado a la Revelación,
    como la lluvia lo es a la Gracia. El águila pertenece al mismo simbolismo universal que el relámpago, de
    donde la asociación de este animal con San Juan, Autor inspirado del Apocalipsis e «Hijo del Trueno».
    7 Conviene mencionar, a este respecto, el hecho de que, en el mundo piel roja, las Montañas Rocosas
    (Rocky Mountains) —por tanto, los «peñascos»— se encuentran al Oeste, y que ellas dan nacimiento a
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    16
    Los cuatro «Vientos» son como las «Potencias productoras» (en el sentido del término
    sánscrito Shakti) de las «Regiones del Mundo», y se conciben como dando la vuelta al
    horizonte y determinando la vida terrestre mediante sus influencias combinadas. El viento
    es como el «aliento» del mundo terrestre en el que vivimos; representa así la «respiración
    » cósmica. El «aliento» es en cierto sentido el vehículo del «alma» o del «espíritu»;
    de ahí la conexión etimológica de estas palabras en muchas lenguas; pero es también el
    vehículo activo de la vida, pues él es quien alimenta y purifica la sangre, soporte pasivo e
    inferior del elemento vital. El «aliento» es, pues, al mismo tiempo, el «alma» de la «vida
    », y está hecho así a imagen del Verbo divino cuyo «Aliento» creador ha hecho al
    hombre.
    Los puntos cardinales están asociados simbólicamente, ya lo hemos dicho, a cuatro
    Divinidades, designadas de diversas maneras y que personifican otros tantos aspectos
    complementarios del Espíritu universal; éste los une en sí mismo, como los colores se
    unen en la luz; y él «es» Wakan-Tanka en el sentido que se identifica a Dios en virtud de
    la unicidad de Esencia, como la luz se identifica esencialmente al Sol. Según la cosmología
    de los sioux, estas cuatro Divinidades —o «semi-Divinidades»— se subdividen a
    su vez cada una en cuatro entidades jerarquizadas, que llevan los nombres más diversos,
    tales como «Sol», «Luna», «Bisonte», «Alma», y que indican otras tantas ramificaciones
    o reflejos del Espíritu en el cosmos; estas ramificaciones no son otra cosa que los ángeles
    secundarios cuyas innumerables modalidades penetran hasta los confines de lo creado.
    Los sioux establecen una relación analógica entre los «Cuatro Vientos» y los cuatro
    períodos cíclicos, simbolizados por las cuatro plumas de águila que adornan el «círculo
    sagrado» utilizado en la «Danza del Sol» y en otras ocasiones; el primer período es el de
    la «Piedra»; el segundo, el del «Arco»; el tercero, el del «Fuego», el cuarto, el de la «Pipa
    », representando cada uno de estos símbolos el medio espiritual del período respectivo.
    numerosos ríos que fertilizan las llanuras. «Cuando una visión viene de la parte de los Seres del Trueno del
    Oeste, viene con terror y como un huracán; pero cuando el huracán de la visión ha pasado, el mundo es
    más verde y más feliz; pues cada vez que viene a este mundo la verdad revelada (the truth of vision), ésta
    es como la lluvia. El mundo es más feliz después del Terror del huracán». (Black Elk Speaks, being Life
    Story of a Holy Man of the Ogalala Sioux, contada a John G. Neihardt.) La ascesis responde a la misma
    conexión cósmica entre el «terror» y la «Gracia»: «Hacer medicina» (to «make medicine») es practicar,
    durante un período especialmente consagrado, el ayuno, la acción de gracias, la oración, la abnegación e
    incluso la tortura voluntaria… El objetivo es subyugar enteramente las pasiones de la carne y perfeccionar
    el «sí mismo» espiritual. La abstinencia corporal y la concentración mental en pensamientos elevados
    purifican el cuerpo y el alma… Entonces el espíritu individual se vuelve más conforme al Espíritu de la
    Gran Medicina que está sobre nosotros» (then the individual mind gets closer towards conformity with the
    Mind of the Great Medicine above us) (Woodon Leg —un indio cheyenne— en su libro: A Warrior who
    fought Custer).
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    17
    Así mismo, hay cuatro edades a través de las cuales toda cosa creada debe pasar: la primera
    es el Sur, que es amarillo y es la fuente de toda vida, y ésta es la primera edad en un
    ciclo histórico, la segunda es el Oeste, que es negro; la tercera es el Norte, que es blanco;
    y la cuarta, el Este, que es rojo: la humanidad terrestre se halla actualmente en la cuarta
    edad, que se terminará con un gran desastre. Esta repartición, que atribuye la «Edad de
    oro» al Sur y la «Edad de hierro» al Este, mientras que las demás doctrinas tradicionales
    atribuyen la primera al Norte y la segunda al Oeste, puede sorprender a primera vista,
    pero hay que tener en cuenta aquí dos cosas: primeramente, en lo que concierne a la
    «Edad de oro» —el Krita-Yuga hindú—, si bien es exacto atribuirlo al Norte en razón de
    la situación polar del Paraíso terrestre, no es menos cierto que, de hecho, el polo actual
    está cubierto de hielo y que, desde el punto de vista «cualitativo», es el Sur el que corresponde
    efectivamente al Paraíso y, por consiguiente, a la «Edad de oro», de modo que
    el simbolismo en cuestión puede fundarse en el calor y la fertilidad del Sur así como en
    la situación hiperbórea del Jardín primordial; en segundo lugar, en lo que concierne a la
    «Edad de hierro» —el Kali-Yuga—, si bien es evidentemente justo atribuirlo, según la
    perspectiva geográfica del «Viejo Mundo», al Oeste, ya que es allí donde el sol se pone y
    donde ha tenido nacimiento el materialismo moderno que extiende sus tinieblas a la
    humanidad entera, no es menos cierto que, para los pieles rojas, este materialismo
    destructor de la Naturaleza viene del Este; es allí donde se sitúa lo que, para los
    orientales, es el «oscuro Occidente» y es de allí de donde han venido estos «espíritus»
    (washichun) de rostros pálidos que han exterminado a la raza roja; pero esto no impide
    en modo alguno que el Salvador universal, el Mesías esperado por todos los pueblos para
    el fin de la «Edad de hierro», venga igualmente del Este, de modo que el simbolismo
    solar de esta dirección permanece intacto en la teoría sioux de los cuatro períodos
    cíclicos. En el mismo orden de ideas, la cosmología de los cheyennes insiste en la
    posición ártica de la sede de la Tradición primordial: sitúa el Paraíso terrestre en el
    extremo Norte, en una isla surgida de las aguas primordiales, en la que reinaba una
    primavera perpetua y en la que los hombres y los animales hablaban la misma lengua;
    este relato describe a continuación las tribulaciones, en particular dos diluvios, después
    de las cuales la raza roja —o más bien sus antepasados primordiales— se estableció
    definitivamente en el Sur, convertido a su vez en una región fértil.
    No queremos olvidarnos de mencionar aquí que el Calumet comprende, junto a su
    simbolismo cuaternario, otro, ternario éste, que se refiere a los tres mundos, a los cuales
    corresponden respectivamente el cielo, los puntos cardinales y la tierra. Estos tres mundos,
    por lo demás, se encuentran también indicados, entre los indios cuervos (Crow, Absaroka),
    en la forma de tres anillos pintados en el mástil central de la Danza del Sol, mástil
    que significa el árbol de Vida o el Eje del Mundo, conforme al simbolismo hiperbóLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    18
    reo; son entonces interpretados como formando un ternario (en sentido ascendente
    «cuerpo, alma, espíritu», o «grosero, sutil, puro»)8.
    Las funciones esenciales de la Existencia y sus dos fundamentos «paterno» y «materno
    »9 —o «divino» y «existencial»— deben ser recordados y actualizados siempre de
    nuevo por el Calumet a fin de que el hombre no pierda nunca el contacto con el Todo,
    del que es como una partícula; el rito del Calumet equivale a una plegaria y a una cons agración,
    pues «como ninguna cosa buena puede ser hecha por el hombre solo, quiero
    primero hacer una ofrenda y enviar una voz hacia el Espíritu del Mundo para que me
    ayude a ser verídico» (Alce Negro). Así pues, el Calumet es pontifex : es el instrumento
    «eucarístico» que une al hombre, perseguido como está por las mordeduras de lo «finito»
    al Infinito, y esto explica la veneración y el amor que los i ndios le manifiestan.
    Esto nos lleva a considerar otro aspecto de este rito en el que aparece la analogía entre
    el humo del tabaco sagrado (kinni-kinnik) y el incienso: en la mayoría de las tradiciones,
    el incienso es en cierto modo la «respuesta humana» a la Presencia divina; por consiguiente,
    el humo indica la «presencia espiritual» del hombre frente a la Presencia sobrenatural10
    de Dios, como lo enuncia este encantamiento iroqués: «¡Salud! ¡Salud! ¡Salud!
    Tú que has creado todas las cosas, escucha nuestra voz. Obe decemos ahora a tus
    8 «Recordaremos… que, en diversas tradiciones, la imagen del Sol está también vinculada a la del árbol…,
    pues está representado en él como el fruto del «Arbol del Mundo»; abandona su árbol al principio
    de un ciclo y viene a reposar en él al final, de modo que… el árbol es efectivamente la «estación del Sol».
    (René Guénon, L’Arbre du Monde, en Études traditionnelles, febrero, 1939.)
    9 El «Gran Espíritu» es en efecto el «Padre» o el «Abuelo»; la «Tierra» es la «Madre que engendra a
    todos los seres», la «única Madre». Los indios pawnies designan a Dios con el nombre de «Padre» (Tirawa)
    y lo distinguen por lo demás claramente del Espíritu manifestado (Kawaharu); en el mismo orden de
    ideas —es decir, en lo que concierne a la asimilación simbólica del cielo a Dios en cuanto principio paterno—
    los indios pies negros llaman al Gran Espíritu «Poder solar» (Natosiwa), pero sin identificarlo nunca
    con el sol visible.
    10 Este adjetivo no constituye un pleonasmo, pues la Presencia «natural» de Dios no es otra que la
    Existencia y las diversas expresiones o formas de ésta, tales como, precisamente, los símbolos de la Naturaleza,
    el Sol, la Luna, el Bisonte y otros» que para el indio son wakan, sagrados. Citemos aquí esta explicación,
    de un simbolismo profundo, dada por un jefe indio a la conocida etnóloga Alice C. Fletcher: «Todo
    lo que se mueve se detiene en un lugar para hacer allí su nido, en otro para descansar de su vuelo. Un
    hombre que camina se detiene cuando quiere. Así es como la Divinidad se ha detenido. El sol, tan radiante
    y tan bello, es uno de los lugares en que Ella se ha detenido. Ha estado con la luna, las estrellas y los vientos.
    Los árboles, los animales, todos están donde ella se ha detenido, y el indio piensa en estos lugares y
    envía hacia ellos sus plegarias para alcanzar el sitio en el que la Divinidad se ha detenido, y recibirá ayuda
    y bendiciones.»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    19
    Mandamientos. Lo que Tú has creado vuelve hacia Ti, el humo del tabaco (sagrado) se
    eleva hacia Ti, por lo que se ve que nuestra palabra es verídica»11.
    En el rito del Calumet el hombre representa el estado de «individuación»; el espacio
    —con sus seis direcciones— representa lo Universal en el que lo individual debe, transmutándose,
    reabsorberse; el humo que se pierde en el espacio y que se identifica con él,
    indica esta transmutación de lo «endurecido», «opaco» o «formal», en lo «disuelto»,
    «transparente» o «informal»; indica, al mismo tiempo, la irrealidad del «yo», y por consiguiente
    la del mundo, que, espiritualmente, se identifica con el microcosmos humano.
    Pero esta reabsorción del humo en el espacio —que «es Dios»— transcribe igualmente el
    misterio de la «identidad» en virtud de la cual, para hablar en términos sufíes, «el sabio
    no ha sido creado»: el hombre no es sino ilusoriamente un «peso» sustraído del espacio y
    aislado en él; en realidad él «es» este espacio, y «debe convertirse en lo que es», como
    dicen las Escrituras hindúes12. El hombre, al absorber con el humo sagrado el «perfume
    de la Gracia», y al exhalarse con él hacia lo ilimitado, se expande sobrenaturalmente en
    el «Espacio divino», si así puede decirse; pero Dios es también representado por el fuego
    que consume al tabaco: este último es el hombre o, desde el punto de vista macrocósmico,
    el Universo; el espacio se «encarna» aquí en el fuego del Calumet, como los puntos
    cardinales se unen, según otro simbolismo, en el fuego central.
    Según Hehaka Sapa, «todo lo que hace un indio, lo hace en un círculo, y es así porque
    el Poder del Universo actúa siempre mediante círculos, y todas las cosas tienden a
    ser redondas. En los días de antaño, cuando éramos un pueblo fuerte y feliz, recibíamos
    todo nuestro poder del círculo sagrado de la nación, y mientras el círculo permanecía
    entero, el pueblo florecía. El árbol florido era el centro vivo del círculo, y el círculo de
    las cuatro direcciones lo nutría. El Este daba la paz y la luz, el Sur el calor, el Oeste la
    lluvia, y el Norte, con su viento frío y potente, daba la fuerza y la resistencia. Este conocimiento
    nos vino del mundo exterior (el Mundo trascendente, el Universo), con nuestra
    religión. Todo lo que hace el Poder del Universo lo hace en forma de círculo. El cielo es
    11 Citado por Paul Radin en su Histoire de la Civilisation indienne.
    12 Los «molinos de oración» búdicos pertenecen a un simbolismo inversamente análogo al del Calumet:
    mientras que en éste la Realidad divina se actualiza en las direcciones del espacio hacia las cuales se
    dirigen, a partir del centro que es el estado de individuación» las aspiraciones espirituales del individuo, el
    «molino de oración» encarnará la Realidad divina en la forma de una Palabra revelada, fijada en el espacio
    por las letras sagradas que la transcriben, y bendiciendo, mediante su rotación, al Universo en su manifestación
    espacial. Según una Upanishad, «Brahma está en el Norte, en el Sur, en el Este, en el Oeste, en el
    Cenit y en el Nadir». En el mismo sentido, el Corán dice: «Dondequiera que os volváis, allí encontraréis el
    rostro de Allâh.»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    20
    circular, y he oído decir que la tierra es redonda como una bola, y también las estrellas
    son redondas. El viento, en su fuerza máxima, se arremolina. Los pájaros hacen sus nidos
    en forma de círculos, pues tienen la misma religión que nosotros… Nuestras tiendas (tipis)
    eran circulares como los nidos de los pájaros y estaban siempre dispuestas en círculo:
    el centro de la nación, un nido hecho de muchos nidos, en el que el Gran Espíritu quería
    que cobijáramos a nuestros hijos.» ( Black Elk Speaks.)
    Así pues, todas las formas estáticas de la existencia se hallan determinadas por un arquetipo
    «concéntrico», material o mental; centrado en su ego cualitativo, «totémico»,
    casi impersonal, el indio tiende a la independencia, y por consiguiente a la indiferencia,
    respecto al mundo externo; se rodea de silencio como si éste fuera un círculo mágico, y
    este silencio es sagrado porque transmite las influencias celestes. El indio extrae su fuerza
    espiritual de este silencio, cuyo soporte natural es la soledad; su oración ordinaria es
    muda: lo que ésta exige no es un pensamiento, sino una «consciencia del Espíritu», y esta
    «consciencia» es inmediata e informal como la bóveda celeste.
    Si el Gran Espíritu actúa siempre «mediante círculos», desde otro punto de vista también
    actúa siempre «mediante cuaternidades», como lo indican las direcciones espaciales
    y los ciclos temporales, y entonces el círculo se convierte en esvástica, por esto el indio,
    cuya vida se desarrolla en cierto modo entre el punto central y el espacio ilimitado, realiza
    las cosas estáticas según el principio circular o unitivo, y las cosas dinámicas —las
    acciones— según el principio cuaternario13, es decir, en conformidad con las cuatro virtudes
    cardinales que son para él el valor, la paciencia, la generosidad y la fidelidad. Esta
    estructura profunda de la vida india significa que el hombre rojo no se propone «fijarse»
    en esta tierra en la que todo, según la ley de estabilización y también de condensación, y
    aun de «petrificación», amenaza con «cristalizarse»; y esto explica la aversión del indio
    hacia las casas, sobre todo las de piedra, y también la ausencia de una escritura que, según
    esta perspectiva, «fijaría» y «mataría» el flujo sagrado del espíritu. La civilización
    europea, por el contrario, tanto en sus formas dinámicas como en sus formas estáticas, es
    profundamente sedentaria y urbana: está, pues, anclada en el espacio y se extiende cuantitativamente
    por él, mientras que la civilización india tiene su eje en cierto modo fuera
    13 Después de lo que acabamos de decir, no podemos dispensarnos de añadir que el círculo tiene también
    un significado dinámico en relación con la cruz considerada según su simbolismo estático; no hablamos
    del cuadrado, forma estática por excelencia, pues no interviene en la perspectiva nómada de la que
    aquí se trata. En efecto, si la cruz representa, no una tendencia centrífuga, sino los puntos cardinales, el
    círculo a su vez no indicará una tendencia concéntrica, sino el movimiento circular de los «Cuatro Vientos
    » alrededor del mundo, es decir, el «paso de la potencia al acto» de los cuatro Principios cósmicos; la
    misma imagen vuelve a hallarse en la esvástica, en la que la cruz sencilla es evidentemente estática, mientras
    que los corchetes son dinámicos y «circulares».
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    21
    del espacio, en el centro principal, no localizado; su expansión será por consiguiente
    «cualitativa», en el sentido de que no es sino movimiento puro, símbolo de lo ilimitado,
    y no delimitación cuantitativa, «mercantil», de la extensión espacial. Por lo demás, importa
    precisar aquí que el Cristianismo, como otras religiones del «Viejo Mundo», fija lo
    Celestial en el plano terrestre y construye santuarios con la materia más estática, la piedra;
    la tradición de los pieles rojas, por su parte, integra lo terrestre —lo «espacial» si se
    quiere— en lo Celestial omnipresente, y también por esto la tierra debe permanecer intacta,
    virgen, sagrada, tal como ha salido de las Manos divinas —pues sólo las cosas puras
    reflejan lo Eterno14. El indio no es «panteísta», pero sabe que el mundo está misteriosamente
    sumergido en Dios.
    Lo que acabamos de decir permitirá comprender por qué la naturaleza —paisaje, cielo,
    estrellas, elementos, animales salvajes— es un soporte necesario de la tradición de los
    pieles rojas al mismo nivel que los templos para las demás religiones; todas las limitaciones
    impuestas a la naturaleza por obras artificiales, pesadas, inamovibles —e impuestas
    al hombre por su esclavitud respecto a ellas— son, pues, sacrílegas, incluso «idólatras
    », y llevan en sí mismas los gérmenes de la muerte15. Resulta de este modo de ver
    que el destino de los pieles rojas es trágico en el sentido propio del término: es trágica
    una situación sin salida que resulta, no de una causa fortuita, sino del choque fatal de dos
    principios. El aplastamiento de la raza india es trágico porque el hombre rojo no podía
    sino vencer o morir16; ha sucumbido porque representaba un espíritu incompatible con el
    14 Esta perspectiva explica las grandes «revoluciones nómadas» que, partiendo de las estepas mongolas
    con una impetuosidad inaudita, proyectaban barrer las ciudades, lugares de corrupción y «petrificación»,
    de la superficie de la tierra; añadamos que el anillo de Gengis Khan llevaba la esvástica, que aparece también
    con mucha frecuencia en el arte de los pieles rojas. En cuanto a la actitud de los pieles rojas frente a la
    Naturaleza por una parte y a las ciudades por otra, Tácito señala características del todo análogas en los
    germanos: «Consideran que el hecho de encerrar entre muros y representar con aspecto humano a los dioses
    sería degradar su majestad: les consagran bosques y selvas, e invocan, con los nombres de divinidades,
    al Misterio que no ven más que a través del temor reverencial» (…deonumque nominibus appelant secrehum
    ilhud, quod sola reverentia vident). «Es sabido que los germanos no tienen ciudades y que ni siquiera
    podrían soportar que sus viviendas se tocaran con otras.» Marcelino, autor del siglo IV, refiere que
    los germanos contemplaban las ciudades romanas con horror, como si fueran prisiones y sepulcros, y que
    las abandonaban después de haberlas tomado.
    15 Como dijo un «guardián del Calumet» a Joseph Epes Brown, Dios muestra una bondad dejando la
    naturaleza intacta: «Aunque hayamos sido aplastados de todas las maneras posibles por el hombre blanco,
    nos queda todavía mucho por lo que dar gracias al Gran Espíritu, pues, incluso en este período de oscurecimiento,
    su obra en la naturaleza permanece sin cambio y nos recuerda continuamente la Presencia divina.
    »
    16 Cabe preguntarse qué fue más innoble, si los métodos desleales empleados durante el avance hacia
    el Oeste, o los tratos infligidos a los indios después de su derrota: «La tentativa de suprimir la autoridad de
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    22
    mercantilismo de los «rostros pálidos». Podría definirse este drama inmenso como la
    lucha, no sólo entre una civilización mercantil y materialista y otra caballeresca y espiritualista,
    sino también entre la civilización urbana —en el sentido estrictamente humano y
    peyorativo de este término, que implica una idea de «artificio» y de «servilismo»— y el
    reino de la Naturaleza, considerada como la vestidura majestuosa, pura e ilimitada, del
    espíritu divino17. Ahora bien, la Naturaleza, de la que el indio se siente como la encarnación
    y que es al mismo tiempo su santuario, acabará por vencer a este mundo artificial y
    sacrílego, pues ella es la Vestidura, el Hábito, la Mano misma del Gran Espíritu.
    FRITHJOF SCHUON
    los jefes y el orden social indígena comenzó con el agente que vino a Pine Ridge en 1879… Según su
    convicción sincera, el indio no podía adaptarse a su nueva situación más que aceptando criar ganado y
    establecerse en terrenos destinados al cultivo. Sin embargo, como todos los hombres de su época, el agente
    estimaba también que esto debía ir acompañado del abandono completo de las costumbres indias. Así,
    cuando los indios parecían empeñarse con demasiada tenacidad en su costumbre de acampar en grupos y
    de celebrar consejo entre sí, o cuando no se mostraban bastante solícitos para colaborar, retenía sus raciones
    o se servía de la policía para imponer un cambio por la fuerza… La socavación de la sociedad indígena
    y de la autoridad de los jefes fue seguida más tarde por reglamentos oficiales que prohibían las danzas
    indias, los ritos, en una palabra, las costumbres paganas… De hecho, los niños eran raptados a la fuerza
    para ser incorporados a las escuelas del gobierno; se les cortaba el cabello, se tiraban sus vestidos indios.
    Les estaba prohibido hablar su propia lengua… Los que persistían en su antiguo mo do de vida y los que
    huían y eran capturados, eran encerrados en la cárcel. En la medida de lo posible se retenía a los niños en
    la escuela año tras año con el fin de sustraerlos a la influencia de sus familias» (Gordon Macgregor, Warriors
    without Weapons).
    17 «Caín, que mató a su hermano Abel, el pastor, y se construyó una ciudad, prefigura la civilización
    moderna —civilización que ha sido descrita como «una máquina mortífera desprovista de conciencia y de
    ideal» (G. La Piana), «ni humana, ni normal, ni cristiana» (Eric Gill), y de hecho, «una anomalía, por no
    decir una monstruosidad» (René Guénon). Se ha dicho: «Los valores de la vida declinan lentamente. Lo
    que queda es una apariencia de civilización sin ninguna de sus realidades» (A. N. Whitehead). Críticas
    parecidas podrían citarse indefinidamente. La civilización moderna, por su divorcio de todo principio, es
    comparable a un cadáver sin cabeza cuyos últimos movimientos son convulsivos e insignificantes. No es,
    por lo demás, de suicidio, sino de asesinato de lo que queremos hablar» (Ananda K. Coomaraswamy, ¿Soy
    yo el Guardián de mi Hermano?). «Les llamamos salvajes porque sus costumbres difieren de las nuestras,
    que consideramos como la perfección de la urbanidad; ellos piensan lo mismo de las suyas… Al tener
    pocas necesidades disponen de mucho tiempo libre para cultivar el alma mediante la conversación. Nuestro
    género laborioso de vida lo estima servil y bajo, comparado con el suyo; y la instrucción según la cual
    nosotros mismos nos valoramos, ellos la consideran frívola y vana» (Benjamin Franklin, Remarks concerning
    the Savages of North America).
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    23
    LA PIPA SAGRADA
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    24
    HEHAKA SAPA (ALCE NEGRO)
    (Fotografía de J. E. Brown, 1947.)
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    25
    PREFACIO DE HEHAKA SAPA
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    26
    En la gran visión que me sobrevino en el alba de mi vida, cuando había conocido
    apenas nueve inviernos, había algo cuya importancia se me ha ido revelando a medida
    que las lunas pasaban. Quiero hablar de nuestra Pipa sagrada y de lo que significa para
    nuestro pueblo.
    Los hombres blancos, al menos los que son cristianos, nos han dicho que Dios envió
    a su Hijo a los hombres para restablecer el orden y la paz en la tierra; y nos han dicho
    que Jesucristo fue crucificado, pero que debe regresar el día del Juicio final, que será el
    fin de este mundo o ciclo. Yo sé y comprendo que esto es cierto; pero que los hombres
    blancos sepan que, también para los pieles rojas, por la voluntad de Wakan-Tanka, el
    Gran Espíritu, un animal se transformó en bípedo para traer la Pipa muy santa a su pueblo;
    y sabemos, también, que esta Mujer Bisonte Blanco que trajo nuestra Pipa sagrada
    aparecerá de nuevo al final de este mundo, acontecimiento que nosotros, los indios, sabemos
    que no está ya muy lejano.
    La mayoría de las personas llaman a nuestro Calumet «Pipa de la paz», pero en nuestros
    días ya no hay paz en la tierra, ni siquiera entre vecinos, y sé que esto es así desde
    hace mucho tiempo. Se habla mucho sobre la paz, pero no se trata más que de discursos.
    Es posible, y ésta es mi plegaria, que por nuestra Pipa sagrada, y gracias a este libro
    en el que explicaré qué es realmente nuestra Pipa, la paz venga a los que son capaces de
    comprender; esta comprensión debe venir del corazón y no únicamente de la cabeza.
    Aquéllos se darán cuenta de que nosotros, los indios, conocemos al único Dios verdadero
    y le rogamos constantemente.
    He dictado este libro sin otro deseo que el de ayudar a mi pueblo a darse cuenta de la
    grandeza y la verdad de nuestra propia tradición, y también para facilitar la venida de la
    paz a la tierra, no sólo entre los hombres, sino en ellos y con toda la Creación.
    Debemos comprender que todas las cosas son obra del Gran Espíritu. Debemos saber
    que Él está en toda cosa: en los árboles, en las hierbas, en los ríos, en las montañas, y en
    todos los cuadrúpedos y los pueblos alados; y, lo que es aún más importante, debemos
    comprender que Él es también más allá de todas estas cosas y de todos estos seres.
    Cuando hayamos comprendido todo esto profundamente en nuestros corazones, temeremos,
    amaremos y conoceremos al Gran Espíritu; entonces nos esforzaremos para ser,
    actuar y vivir como Él quiere.
    HEHAKA SAPA (ALCE NEGRO)
    Manderson, S. D., diciembre de 1947
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    27
    1
    EL DESCENSO DE LA PIPA SAGRADA
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    28
    Muchos inviernos han pasado desde que esto sucedió: dos lakotas1 habían salido de
    caza y estaban al acecho sobre una colina; entonces vieron a lo lejos, en el mismo instante
    en que salía el sol, algo que avanzaba en su dirección de un modo extraño y maravilloso.
    Cuando se hubo aproximado, vieron que era una mujer muy bella, vestida con blancas
    pieles de gamo, y que llevaba sobre la espalda una bolsa con flecos. Entonces uno de
    los hombres tuvo pensamientos impuros y se los comunicó a su amigo; pero éste le dijo
    que no tuviera tales pensamientos, pues seguramente aquélla era una mujer wakan, una
    mujer sagrada2. Pronto esta mujer estuvo cerca; y después de soltar su bolsa, pidió al que
    tenía intenciones impuras que se acercara a ella. Cuando el joven se aproximó a la mujer
    misteriosa, una gran nube les envolvió a los dos, y cuando, poco después, se disipó, la
    mujer seguía de pie y en el suelo yacía el hombre malo reducido a la condición de un
    esqueleto, y unas serpientes le roían3. La mujer dijo entonces al otro, al hombre bueno:
    «¡Considera eso que ves! Voy al encuentro de tu pueblo y deseo hablar a tu jefe Hehloghecha
    Najin, Cuerno Hueco De Pie. Regresa junto a él y dile que prepare una tienda espaciosa
    en la que reunirá a todo su pueblo y preparará mi llegada. Quiero deciros algo
    muy importante.»
    El joven acudió en seguida a la tienda4 de su jefe y le narró todo lo sucedido, que esta
    mujer misteriosa venía a rendirle visita y que había que preparar su recepción.
    El jefe Cuerno Hueco De Pie disponía en aquella época de varias tiendas desmont adas,
    y mandó hacer con ellas una grande, tal como había pedido la mujer5. Luego envió
    1 Los lakotas son los sioux de la rama teton. Alce Negro pertenecía al grupo ogalala de esta rama. Las
    otras tres ramas de los sioux propiamente dichos son los dakotas del oeste, los santi y los yankton (nakotas).
    En cuanto a la familia lingüística sioux, comprende todavía muchas otras tribus, principalmente los
    cuervos, los hidatsa y los mandan.
    2 Traducimos esta palabra wakan en sí misma por «sagrado» o «santo» —a veces por «misterio»—
    más bien que por «poder» o «poderoso», como hacen muchos etnólogos. Estos últimos términos pueden
    ser exactos, pero no dan completamente el sentido de la palabra wakan; no hay que olvidar, en efecto, que
    para los sioux, como para los pueblos tradicionales en general, el «poder» —o el «carácter sagrado»— de
    un ser o de una cosa está en proporción a la capacidad de la cosa para reflejar lo más directamente posible
    el Principio —o los Principios— que están en Wakan-Tanka; éste es Uno. El término «poder» es equívoco
    en el sentido de que puede sugerir una fuerza puramente terrestre o psíquica.
    3 Alce Negro nos ha explicado que esto no debe interpretarse simplemente como un acontecimiento
    temporal, sino también como una verdad eterna. «Todo hombre —nos dijo— que está apegado a los sentidos
    y a las cosas de este mundo y que, por esto, vive en la ignorancia, es devorado por serpientes —sus
    propias pasiones.»
    4 El tipi, tienda cónica de piel de bisonte, utilizada por los indios de las llanuras.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    29
    un pregonero a avisar a la gente que debían ponerse sus mejores vestidos de ante y reunirse
    sin tardar en la tienda. Todos estaban muy intrigados mientras aguardaban en la
    vasta tienda la llegada de la mujer celeste, y todos se preguntaban qué podría querer confiarles.
    Pronto los jóvenes que vigilaban la llegada de la desconocida anunciaron que la percibían
    a lo lejos, aproximándose hacia ellos con gracia y dignidad; y de repente la mujer
    misteriosa entró en la tienda y le dio la vuelta en el sentido del movimiento del sol6, y
    luego se detuvo ante Cuerno Hueco De Pie7. Cogió la bolsa de su espalda y, sosteniéndola
    con las dos manos delante del jefe, le dijo:
    «¡Contempla esto y ámalo siempre! Es una cosa muy sagrada —lilla wakan—, y debéis
    siempre considerarla como tal. Nunca un hombre impuro deberá ser autorizado a
    verla, pues en este paquete se encuentra una Pipa sagrada. Con ella, en los inviernos futuros,
    enviaréis vuestra voz a Wakan-Tanka, vuestro Abuelo y Padre»8.
    Después de hablar así, la mujer celeste sacó de la bolsa un Calumet, así como una
    piedrecita redonda que depositó en el suelo. Dirigiendo la Pipa, por el cañón, hacia el
    cielo, dijo:
    5 La tienda de ceremonia de los Sioux está construida con veintiocho varas; una de ellas es la «clave»
    que soporta a todas las demás, y esta vara, dicen los sabios, representa el Gran Espíritu que sostiene al
    Universo; éste es representado por el conjunto de la tienda.
    6 La circunvalación según el movimiento del sol es de uso corriente entre los sioux; sin embargo, el
    movimiento inverso se utiliza igualmente en ciertas ocasiones, para danzas o en ritos que preceden o siguen
    a una catástrofe: este movimiento, en efecto, es el de los Seres del Trueno que siempre actúan de
    modo contrario a las leyes generales de la naturaleza, puesto que llegan de una manera terrible y a menudo
    traen la destrucción. La razón de la circunvalación «solar» ha sido explicada por Alce Negro en estos términos:
    «¿No es el Sur la fuente de la vida?, y la rama florida, ¿no viene verdaderamente de allí? Y el hombre,
    ¿no viene de allí, avanzando hacia el sol poniente de su vida? ¿No se acerca después al frío Norte,
    donde están los cabellos blancos? Y luego, ¿no llega, si aún vive, a la fuente de luz y de conocimiento que
    es el Este? ¿No regresa, por último, al lugar de donde ha venido, que es su segunda infancia, a fin de devolver
    su vida a todo lo vivo, y su carne a la Tierra de donde ha venido? Cuanto más penséis en ello, más
    significados hallaréis (Black Elk Speaks, op. cit.).
    7 Cuerno Hueco De Pie, en su calidad de jefe de la tribu, debía estar sentado al Oeste, que era el lugar
    de honor; desde el Oeste, en la tienda, se mira a la puerta, que es el Este, de donde viene la luz, la cual
    simboliza la sabiduría; un jefe debe poseer siempre esta iluminación para poder guiar a su tribu de una
    manera wakan, «sagrada», «conforme al misterio».
    8 Wakan-Tanka como «Abuelo» es el Gran Espíritu en cuanto independiente de la creación: entonces
    es no-cualificado, no-determinado, en el sentido de la «Divinidad» (Godhead) de la doctrina cristiana, o
    del Brahma-Nirguna de la doctrina hindú. Wakan-Tanka como «Padre» es el Gran Espíritu considerado en
    relación con su manifestación, ya sea como Creador, como Conservador o como Destructor; es entonces el
    «Dios» (God) cristiano o el Brahma-Saguna hindú.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    30
    «Con esta Pipa de misterio caminaréis por la Tierra; pues la Tierra es vuestra Abuela
    y Madre9 y es sagrada. Cada paso dado sobre ella debería ser como una plegaria. La cazoleta
    de esta Pipa es de piedra roja; es la Tierra. Este bisonte joven que está grabado en
    la piedra, y que mira hacia el centro, representa a los cuadrúpedos10 que viven sobre
    vuestra Madre. El cañón de la Pipa es de madera, y esto representa todo lo que crece sobre
    la Tierra. Y estas doce plumas que cuelgan de donde el cañón penetra en la cazoleta
    son de Wambali Galeshka, el Águila Moteada11, y representan al Aguila y a todos los
    seres alados del aire. Todos estos pueblos, y todas las cosas del Universo, están vinculadas
    a ti, que fumas la Pipa; todos envían sus voces a Wakan-Tanka, el Gran Espíritu.
    Cuando oráis con esta Pipa, oráis por todas las cosas y con ellas.»
    La mujer celeste tocó entonces con el extremo de la Pipa la piedra redonda puesta en
    el suelo, y dijo:
    «Con esta Pipa estaréis unidos a todos vuestros antepasados: vuestro Abuelo y Padre,
    vuestra Abuela y Madre. Vuestro Padre Wakan-Tanka también os hace don de este guijarro
    redondo que está hecho de la misma piedra roja que la cazoleta de la Pipa. Es la Tierra,
    vuestra Abuela y Madre, y es el lugar donde viviréis y creceréis. Esta Tierra que Él
    os ha dado es roja, y los hombres que viven en ella son rojos; y el Gran Espíritu os ha
    9 Al igual que hay que distinguir, en Wakan-Tanka, entre el «Abuelo» y el «Padre», también se distingue,
    en Maka, la Tierra, entre la «Abuela» y la «Madre»; ésta es la Tierra considerada como productora de
    todas las cosas que crecen, por tanto en acto, mientras que la «Abuela» es la substancia de todas estas cosas,
    o sea la potencialidad. Esta distinción es, en el fondo, la que establecen los escolásticos entre la natura
    naturata y la natura naturans.
    10 El bisonte era para los indios el más importante de todos los animales cuadrúpedos, pues les proporcionaba
    su alimento, sus vestidos, e incluso sus viviendas, que estaban hechas de pieles curtidas. Como el
    bisonte contenía en si todas estas cosas —y por muchas otras razones— era un símbolo natural del Universo,
    es decir, de la totalidad de las formas manifestadas. Todas las cosas se hallan simbólicamente contenidas
    en este animal: la tierra y todo lo que crece en ella, todos los animales, e incluso los «pueblos bípedos
    »; cada parte del bisonte representa, para el indio, una de estas categorías de la creación. Igual sucede
    con las cuatro patas del bisonte: representan las cuatro edades, que son una condición de la creación.
    11 El Águila Moteada —Wambali Galeshka— vuela más alto que todas las demás criaturas y ve todas
    las cosas, y por esto es considerada como la función reveladora de Wakan-Tanka. Es un ave solar, sus
    plumas son parecidas a los rayos del sol; cuando un indio lleva una de estas plumas —no importa cómo,
    incluso, simplemente en la mano—, aquélla representa, o más bien «es» la «Presencia Real». El indio que
    lleva el tocado hecho de plumas de águila se convierte «realmente» en el águila, es decir, se identifica en
    principio —o virtualmente— con el resplandor de Wakan-Tanka. El Aguila Moteada corresponde a lo que
    la doctrina hindú denomina Buddhi: el Intelecto, que es el principio informal y trascendente de toda manifestación.
    Buddhi es definido a menudo como el rayo que emana directamente de Atmâ, el Sol espiritual.
    Todo esto permitirá comprender lo que significa el canto —con tanta frecuencia mal interpretado— de la
    «Danza de los Espíritus» (Ghost Dance): Wambali Galeshka wanyan nihi youwe: «El Aguila Moteada
    viene para llevarme al león.»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    31
    dado también un día rojo y un camino rojo12. Son venerables; no lo olvidéis. Cada aurora
    que llega es un acontecimiento sagrado, y todos los días son sagrados, pues la luz viene
    de vuestro Padre Wakan-Tanka; y debéis también acordaros siempre que los hombres y
    todos los demás seres que están en esta Tierra son sagrados y deben ser tratados como
    tales13.
    Desde ahora la Pipa de misterio estará en esta Tierra roja, y los hombres tomarán la
    Pipa y enviarán sus voces al Gran Espíritu. Estos siete círculos14 que ves en la piedra
    significan muchas cosas, pues representan los siete ritos según los cuales se utilizará la
    Pipa. El primer gran círculo representa el primer rito que voy a transmitiros, y los otros
    seis círculos representan los ritos que os serán revelados directamente, a su debido tiempo15.
    Cuerno Hueco De Pie, sé bueno respecto a estos dones y para con tu pueblo, pues
    son sagrados. Con esta Pipa, los hombres prosperarán y todo bien vendrá a ellos. Desde
    lo alto, el Gran Espíritu os ha dado esta Pipa a fin de que, gracias a ella, pudiérais obtener
    el conocimiento. ¡Estad siempre agradecidos por este gran don! Ahora, antes de que
    me vaya, deseo darte instrucciones sobre el primer rito con el cual tu pueblo deberá utilizar
    esta Pipa.
    ¡Qué para ti sea sagrado el día en que uno de los tuyos muera! Deberás entonces
    guardar su alma16 como voy a explicarte, y así ganarás mucho en poder, pues cada alma
    12 El «camino rojo» es el eje que enlaza el Norte con el Sur; es la vía buena y recta, pues, para los indios,
    el Norte es Pureza y el Sur es Vida. Este «camino rojo» es así similar a la «vía recta y estrecha» del
    Cristianismo: es la línea vertical de la cruz, o también el çirât-el-mustaqîm coránico. Por otra parte, existe,
    en la cosmología de los sioux, el camino azul o negro que enlaza el Oeste con el Este, y que es la vía del
    error y de la destrucción. «El que viaja por este camino —ha dicho Black Elk— está distraído, dominado
    por los sentidos, y vive para sí mismo más que para su pueblo». El «pueblo», debe entenderse aquí en el
    sentido del «prójimo» del Evangelio.
    13 Cuando el indio mata en la caza o en la guerra, debe realizar ritos de reconciliación, de purificación
    o de duelo, a fin de restablecer el equilibrio roto.
    14 Los siete círculos están dispuestos circularmente por orden de tamaño, de modo que el más pequeño
    se halla situado junto al más grande.
    15 Según Alce Negro, dos de estos ritos eran conocidos por los sioux antes de la llegada de la Mujer celeste,
    a saber: los ritos purificatorios de la cabaña de sudar y los ritos encantatorios para obtener una visión.
    El ritual del Calumet ha sido añadido a estas dos técnicas espirituales.
    16 Al traducir la palabra sioux wanaghi, hemos empleado el término «alma» y no el de «espíritu» que
    muchos etnólogos prefieren; pensamos que el primer término, entendido en su sentido cristiano y es colástico,
    es más exacto, pues lo que es guardado y purificado en este rito es la totalidad de los elementos psíquicos
    del ser; estos elementos, si bien están localizados en una forma material —habitualmente el rizo de
    los cabellos—, son en realidad de naturaleza sutil o anímica, e intermediaria entre el cuerpo material y el
    puro Espíritu. No hay que olvidar, por otra parte, que es el Espíritu puro —la presencia de Wakan-Tanka—
    quien está en el «centro» de los elementos sutiles y materiales. El alma es así retenida, del modo que va a
    ser descrito, en una prolongación del estado individual, a fin de que la parte sutil o psíquica del ser sea
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    32
    fortalecerá tu abnegación y tu amor hacia tu prójimo. Mientras uno de los vuestros permanezca
    con su alma junto a tu pueblo, estaréis en condiciones de enviar vuestra voz al
    Gran Espíritu a través de ella17.
    Que sea igualmente sagrado el día en que un alma se libere y regrese a su morada,
    que es Wakan-Tanka; pues aquel día cuatro mujeres serán santificadas y con el tiempo
    traerán hijos que caminarán por el sendero de la vida según el misterio, dando ejemplo a
    tu pueblo. Mírame, pues soy yo lo que llevarán a su boca, y gracias a esto se convertirán
    en santos.
    El hombre que guarda el alma de una persona debe ser virtuoso y puro, y debe servirse
    de la Pipa para que todos, con el alma, envíen juntos sus voces al Gran Espíritu. El
    fruto de vuestra Madre Tierra, y el fruto de todo lo que lleva, serán así benditos, y tu
    pueblo marchará entonces según el misterio por el camino de la vida. No olvidéis que el
    Gran Espíritu nos ha dado siete días para enviarle vuestra voz. Mientras os acordéis de
    esto, viviréis. El resto os será revelado por el Gran Espíritu.»
    Entonces la mujer celeste se adelantó para salir de la tienda, pero volviéndose de
    nuevo hacia Cuerno Hueco De Pie, dijo:
    «¡Mira esta Pipa! Acuérdate siempre de cuan venerable es, y trátala en consecuencia,
    pues ella te guiará hacia tu meta. ¡Acuérdate! En mí hay cuatro edades18. Ahora me voy,
    pero velaré por tu pueblo durante cada una de estas edades y, al final, regresaré.»
    Después de dar la vuelta a la tienda siguiendo el movimiento del sol, la mujer misteriosa
    sal ió; pero, a una corta distancia, se volvió hacia el pueblo y se sentó. Cuando se
    levantó, los hombres vieron con sorpresa que se había transformado en un joven bisonte
    purificada y pueda consumarse una liberación virtual. Esto es muy parecido al estado que la doctrina católica
    denomina el purgatorio. Para explicaciones más detalladas de esta importante cuestión, ver René Gu énon,
    L’Homme et son Devenir selon le Vêdânta.
    17 «Es bueno —ha dicho Alce Negro— tener algo ante nosotros que nos recuerde la muerte, pues esto
    nos ayuda a comprender la impermanencia de la vida terrena, y esta comprensión nos puede ayudar a prepararnos
    para nuestra propia muerte. El que está bien preparado sabe que él no es nada al lado de Wakan-
    Tanka, que lo es todo; conoce entonces este Mundo divino que es el único real».
    18 Según la mitología de los sioux, al principio del ciclo un bisonte fue colocado en el Oeste para retener
    las aguas que amenazan a la Tierra. Cada año este bisonte pierde un pelo, y en cada una de estas edades
    cíclicas pierde una pata. Cuando todos sus pelos y sus cuatro patas hayan desaparecido, las aguas inundarán
    de nuevo el mundo y el ciclo habrá llegado a su fin. El mismo mito vuelve a hallarse, en una forma
    sumamente concordante, en la tradición hindú: cada pata del toro Dharma —la Ley divina— representa
    una edad (yuga) del ciclo total (mahâ-yuga), y en cada edad el toro retira una pata. En el curso de estas
    cuatro edades, la espiritualidad se oscurece progresivamente, hasta que el ciclo se termina con un cataclismo;
    entonces es restaurada la espiritualidad primordial y un nuevo ciclo comienza. Los pieles rojas, como
    los hindúes, admiten que en nuestra época, el bisonte —o el toro— se sostiene sobre su última pata y está
    casi pelado. Se encuentran mitos análogos en otras tradiciones.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    33
    rojo y castaño. Entonces este joven bisonte, después de alejarse todavía un poco, se tendió
    y se revolcó, y miró hacia el pueblo; y cuando se levantó de nuevo, era un bisonte
    blanco. Se alejó y se revolcó por el suelo, y se convirtió en un bisonte negro, que volvió
    a alejarse, se inclinó ante cada una de las cuatro Regiones del Universo, y desapareció
    detrás de la colina.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    34
    2
    LA CUSTODIA DEL ALMA
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    35
    1
    Con este rito purificamos las almas1 de nuestros muertos y nuestro amor por el prójimo
    se acrecienta. Las cuatro mujeres puras que comen la parte sagrada del bisonte2, como
    lo describiré, han de acordarse siempre de que sus hijos serán santificados y que, por
    consiguiente, deberán ser criados conforme al misterio. La madre debe sacrificarlo todo
    por sus hijos y desarrollar en ella y en ellos un gran amor hacia Wakan-Tanka, el Gran
    Espíritu, pues con el tiempo estos niños se convertirán en hombres de misterio y en guías
    de la nación, y tendrán el poder de convertir en santos a los demás. Al principio no guardábamos
    más que las almas de nuestros grandes jefes, pero después hemos guardado las
    de casi todos los hombres virtuosos.
    Custodiando un alma según los ritos prescritos, tal como los recibimos de Ptesan-Win
    —la Mujer Bisonte Blanco—, se la purifica a fin de que este alma y el Espíritu se conviertan
    en uno y para que pueda regresar al lugar donde ha nacido —Wakan-Tanka— y
    ya no tenga ninguna necesidad de errar por la tierra, como es el caso de los hombres perversos;
    además, la custodia de un alma nos ayuda a acordarnos de nuestra mortalidad, así
    como del Gran Espíritu que es más allá de toda muerte.
    Cuando se guarda un alma, muchos hombres acuden a la tienda de ella para rezar; y
    el día en que el alma es liberada todos se reúnen y envían sus voces al Gran Espíritu por
    mediación de esta alma que va a viajar por su sendero sagrado. Pero voy a explicaros
    primero cómo nuestro pueblo realizó este rito en el origen.
    Un bisnieto de Cuerno Hueco De Pie tenía un hijo al que él y su mujer querían mucho;
    pero llegó un día en que este niño murió, lo que entristeció enormemente a su padre,
    que fue a confiar su pena al guardián del Calumet, que en aquella época era Alto Cuerno
    Hueco.
    «Hemos sido instruidos por la Mujer Bisonte en el uso de la Pipa venerable y en la
    custodia de una persona fallecida. Ahora la pérdida de mi amado hijo me causa una ex-
    1 Mediante un decreto que revela tanta incomprensión como hostilidad, este rito de la «custodia del
    alma» fue prohibido por el gobierno en 1890, y se llegó incluso a exigir que todas las almas guardadas por
    los sioux fueran liberadas en cierta fecha fijada arbitrariamente por decreto. Para una descripción de este
    rito tal como fue practicado en 1882, ver Alice C. Flercher, The Shadow or Ghost Lodge (16 and 17 Annual
    Report of the Peabody Museum, vol. III, núms. 3 y 4; Cambridge, 1884).
    2 El bisonte, que representa el Universo, contiene todas las cosas, como el caballo ashwamêdha. La
    parte que corresponde al género humano —y también a la Mujer Bisonte Blanco— es cierto trozo de carne
    tomado del codillo. Esta carne es para los indios, mutatis mutandis, lo que la Sagrada Eucaristía es para los
    cristianos; el Calumet tiene el mismo papel, pero la analogía formal es entonces mucho menos directa.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    36
    trema tristeza, y deseo guardar su alma como nos han enseñado; y puesto que tú eres el
    guardián del muy santo Calumet, te pido que me instruyas.»
    «¡How! ¡Hechetu welo! ¡Está bien!», dijo Alto Cuerno Hueco; y los dos acudieron al
    lugar en el que reposaba el niño y en el que estaban las mujeres llorando. Cuando llegaron,
    las lamentaciones cesaron en seguida; Alto Cuerno Hueco se acercó al niño y dijo:
    «Este muchacho parece muerto, pero no lo está realmente, pues guardaremos su alma
    entre nosotros, y gracias a ella nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos se convertirán
    en santos. Vamos ahora a proceder como la Mujer Bisonte y el Calumet nos han enseñado.
    Es deseo del Gran Espíritu que así se haga.» Y, tomando un rizo de los cabellos del
    niño, Alto Cuerno Hueco rogó:
    «¡Oh Wakan-Tanka, míranos! Es la primera vez que hacemos tu voluntad de esta manera,
    como Tú nos enseñaste a través de la Mujer Bisonte. Guardaremos el alma de este
    niño para que nuestra Madre Tierra lleve sus frutos, y para que nuestros hijos caminen
    por el sendero de la vida de un modo conforme al misterio.»
    Alto Cuerno Hueco se dispuso entonces a purificar el rizo de cabellos del niño; trajeron
    una brasa y se puso encima un poco de hierba aromática3.
    «¡Oh Wakan-Tanka! —rogó de nuevo Alto Cuerno Hueco—, este humo de la hierba
    aromática va a subir hacia Ti y a extenderse a través del Universo; su perfume lo olerán
    los seres alados, los cuadrúpedos y los bípedos, pues comprendemos que todos somos
    parientes; ¡que todos nuestros hermanos animales se amansen y ya no nos teman más!»
    Alto Cuerno Hueco tomó el rizo de cabellos y, sosteniéndolo sobre el humo, lo dirigió
    hacia el Cielo, hacia la Tierra y hacia las cuatro Direcciones del Universo; y dijo al
    alma que estaba en los cabellos:
    «¡Mira, oh alma! El lugar de esta tierra en el que mores será un lugar sagrado; este
    centro hará que la nación sea sagrada como tú. Nuestros hijos caminarán desde ahora por
    el sendero de la vida con corazón puro y paso firme.»
    Después de purificar el rizo en el humo, Alto Cuerno Hueco se volvió hacia la madre
    y el padre del niño, y dijo:
    «Obtendremos un gran saber gracias a esta alma que acaba de ser purificada. Sed
    buenos con ella y amadla, pues ha sido santificada. Cumplimos el deseo del Gran Espíritu
    tal como nos lo enseñó la Mujer celeste; ¿no os acordáis de cómo, al dejarnos, se volvió
    la segunda vez? Este gesto representaba la custodia del alma que vamos a llevar a
    cabo. Que esto nos ayude a recordar que todos los frutos de los seres alados, de los bípe-
    3 La hierba aromática —wachanga— que los indios preparan en forma de trenza tiene la misma función
    ritual que el incienso en los distintos cultos del «viejo mundo».
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    37
    dos y de los cuadrúpedos son en realidad dones del Gran Espíritu. Todos son sagrados y
    deben ser tratados como tales.»
    El rizo fue envuelto en una piel de ante y este precioso saquito fue colocado en un lugar
    especial de la tienda. Entonces Alto Cuerno Hueco tomó el Calumet y, después de
    ponerlo en el humo, lo llenó con cuidado, según el rito; y dirigiendo el cañón hacia el
    cielo, rogó:
    «¡Abuelo nuestro Wakan-Tanka, Tú eres todo, y sin embargo estás por encima de todo!
    Tú eres el Primero. Tú has sido siempre. Esta alma que guardamos estará en el centro
    del círculo sagrado de esta nación: gracias a este centro nuestros hijos poseerán un corazón
    valiente y avanzarán por el recto sendero rojo según el misterio.
    ¡Oh Wakan-Tanka!, Tú eres la Verdad. Los hombres que acerquen sus labios a este
    Calumet se convertirán en la Verdad; no habrá en ellos nada impuro. ¡Ayúdanos a caminar
    sin trabas por el sendero de la vida, con nuestros pensamientos y nuestros corazones
    constantemente fijos en Ti!»
    Entonces se encendió y fumó el Calumet, y dio la vuelta al círculo en el sentido del
    movimiento del sol. En él, el mundo entero fue ofrecido al Gran Espíritu. Cuando el Calumet
    volvió a Alto Cuerno Hueco, éste lo frotó con hierba aromática por cada lado —
    Oeste, Norte, Este, Sur— a fin de purificarlo, por miedo a que hubiera sido tocado por
    alguien indigno; y vo lviéndose hacia la asistencia dijo luego:
    «Parientes míos, este Calumet es un santuario. Todos sabemos que no puede mentir.
    Ningún hombre que tenga alguna mentira en su corazón puede llevarlo a su boca. Además,
    ¡oh parientes míos!, nuestro Padre Wakan-Tanka nos ha hecho conocer su voluntad
    aquí en la tierra, y debemos siempre cumplir lo que Él desea si queremos ir por el sendero
    sagrado. Es la primera vez que realizamos este rito de la custodia del al ma, y será de
    un gran provecho para nuestros hijos y los hijos de sus hijos. ¡Oh parientes míos, oh
    Abuela y Tierra Madre, somos de tierra y os pertenecemos! ¡Oh Tierra Madre de quien
    recibimos nuestro alimento!, Tú velas por nuestro crecimiento como lo hacen nuestras
    propias madres. Cada paso que demos sobre Ti debe ser conforme al misterio; cada paso
    debe ser como una oración. Acordaos de esto, hermanos y hermanas: el poder de esta
    alma pura os acompañará en vuestro camino, pues él también es fruto de la Tierra Madre;
    es un germen que, plantado en vuestro centro, crecerá con el tiempo en vuestros corazones
    y hará que las generaciones caminen conforme al misterio.»
    Alto Cuerno Hueco levantó entonces la mano4 y envió su voz al Gran Espíritu:
    4 «Elevamos las manos, cuando rezamos, porque dependemos enteramente del Gran Espíritu; su Mano
    generosa atiende a todas nuestras necesidades. Después golpeamos el suelo porque somos miserables criaturas,
    gusanos que se arrastran ante su Faz.» Palabras de un sioux pies negros al Padre de Smet (Life, Letters
    and Travels; F. P. Harper, Nueva York, 1905, p. 253).
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    38
    «¡Oh Padre y Abuelo Wakan-Tanka!, Tú eres la fuente y el fin de todas las cosas. P adre
    mío Wakan-Tanka, Tú eres el Uno que vigila y mantiene a todo lo que vive. ¡Oh
    Abuela mía!, Tú eres la fuente terrestre de toda existencia. Madre Tierra, los frutos que
    llevas son la fue nte de vida de los pueblos de la Tierra. Tú velas sin cesar por tus frutos,
    como una madre. ¡Que los pasos que damos sobre Ti durante la vida sean sagrados y sin
    desfallecimiento!
    ¡Ayúdanos, oh Wakan-Tanka!, a caminar por el sendero rojo con paso firme. ¡Que
    nosotros, que somos tu nación, podamos estar de pie ante Ti de un modo que Te sea grato!
    ¡Danos la fuerza que viene de la comprensión de tus Poderes! Porque nos has hecho
    conocer tu voluntad, queremos caminar santamente por el sendero de la vida, llevando en
    nuestros corazones el amor hacia Ti y el conocimiento de Ti. Por esto, y por todas las
    cosas, Te damos gracias.»
    Entonces envolvieron el cuerpo del niño en un saco, y los hombres lo llevaron a un
    lugar elevado y alejado del campamento; lo depositaron sobre un andamiaje levantado en
    un árbol5.
    Cuando regresaron, Alto Cuerno Hueco fue a la tienda con el padre del niño para enseñarle
    cómo debía prepararse para el gran deber que iba a cumplir y que le santificaría.
    «Guardas ahora el alma de tu hijo —dijo Alto Cuerno Hueco—. Tu hijo no está
    muerto; está contigo. Desde ahora deberás vivir según el misterio, pues tu hijo estará en
    esta tienda hasta que su alma sea liberada. Acuérdate que las costumbres que adoptes en
    este momento nunca deberás abandonarlas. Asegúrate que ninguna persona mala entre en
    la tienda donde guardas el alma, y que no haya allí ni discusiones ni disputas; la paz deberá
    reinar siempre en tu tienda. Todas estas cosas tienen una influencia sobre el alma
    que aquí se está purificando.
    Tus manos están consagradas: ¡trátalas como tales! Y tus ojos también lo están;
    cuando mires a tus parientes y a todas las cosas, míralos con los ojos del espíritu6. Tu
    5 De este modo el cuerpo material o grosero es restituido a los elementos, de los que proviene; se le deja
    expuesto a los agentes del cielo: los cuatro Vientos, las lluvias, los «seres alados» del aire, todos los
    cuales, al igual que la tierra, absorben de él una parte.
    6 El carácter sagrado del parentesco es uno de los aspectos más importantes de la civilización piel roja:
    al ser la creación esencialmente una, todas las partes están relacionadas. Los indios se dirigen unos a otros,
    no con sus nombres particulares, sino con un término que expresa un grado de relación determinado por la
    edad más que por los lazos de la sangre. Así, un joven se dirige a una persona de más edad llamándole
    «padre» o «madre» o, si la diferencia de edad es muy grande, «abuelo» o «abuela»; a su vez, los mayores
    se dirigen a los que son más jóvenes llamándoles «hijo» o «hija», «nieto» o «nieta». Para los indios, todos
    los grados de parentesco terrestre simbolizan el parentesco metafísico entre el hombre y el Gran Espíritu, o
    entre el hombre y la Tierra, considerada como Principio. Al utilizar estos términos, los indios invocan
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    39
    boca también está consagrada; que cada palabra que digas refleje este estado de gracia en
    el que vivirás a partir de ahora. A menudo levantarás la cabeza para mirar al cielo. Cada
    vez que comas un fruto de la Madre Tierra, alimenta igualmente a tu hijo. Si haces esto y
    todo lo que te he enseñado, el Gran Espíritu será misericordioso contigo. Día y noche, tu
    hijo estará contigo; vela por su alma todo el tiempo, pues así te acordarás siempre del
    Gran Espíritu. A partir de este día estás santificado; y al igual que yo te he instruido, tú
    también instruirás a otros. El Calumet misterioso seguirá su camino durante mucho tiempo,
    hasta el fin; igual sucederá con el alma de tu hijo. ¡Es así, con seguridad! ¡Hechetu
    welo!»
    2
    Antes de explicaros cómo es liberada el alma, es bueno que os hable de algunas obligaciones
    que el guardián de un alma debe conocer y cumplir.
    Quien custodia un alma no debe combatir nunca, ni siquiera manejar un cuchillo con
    ningún fin. Rezar constantemente, ser un ejemplo en todas las cosas, tal es su conducta.
    El pueblo debe amar y honrar a este santo varón, y llevarle a menudo alimentos y regalos:
    a su vez, el guardián del alma deberá ofrecer con mucha frecuencia su Calumet al
    Gran Espíritu, para el bien de todos.
    Cuando un grupo de guerreros va a cazar7, el santo guardián del alma debe acompañarles;
    pero mientras los demás cazan, él deberá quedarse con su Calumet y enviar su
    voz a los Poderes de lo alto para que la caza sea buena, y para el bien de toda la tribu.
    realmente al Principio, o al menos se acuerdan de Él; el individuo, e incluso todas las cosas, es para ellos
    como un reflejo oscurecido de la Realidad principial.
    7 Para el indio todo acto tiene un sentido metafísico, y especialmente la caza, a la que consagra una
    parte tan grande de su tiempo. La persecución y muerte de un animal son considerados por los indios según
    dos aspectos aparentemente opuestos, pero complementarios: la muerte simboliza la destrucción de la
    ignorancia, pero representa también un contacto con el Gran Es píritu. Esta última significación explica la
    importancia ritual del rastreo, pues al seguir la pista de un animal, se está ritualmente —y, por tanto, virtualmente—
    en el camino que conduce a Wakan-Tanka; hallar la presa, en medio de las dificultades y los
    peligros, equivale a encontrar al Gran Espíritu, lo cual es para todos los pueblos tradicionales la finalidad
    de la existencia. «La doctrina de los vestigia pedis es común a las enseñanzas griega, cristiana, hindú, budista
    e islámica, y constituye la base de la iconografía de las “huellas de pasos”». (Cf., por ejemplo, Platón,
    Fedro, 253A, 266B; y Rûmî, Mathnawi, II, c60-161.) «¿Cuál es el viático del sufí? Son las huellas. Persigue
    la caza como un cazador; ve el rastro del gamo almizclero y sigue sus huellas.» El Maestro Eckhart
    habla del «alma que va a la caza ardiente de su presa, Cristo». Pueden seguirse las huellas de los precurs ores
    hasta la Puerta del Sol, Janua Coeli, el Final del Camino; más allá ya no puede seguirse su pista. El
    simbolismo del seguimiento del rastro, así como el del «error» (pecado) en cuanto «fallo en dar en el blanLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    40
    Si se mata un bisonte hembra en su proximidad, el animal le pertenece, y él debe ir a
    sentarse a su lado; debe llenar su Pipa, ofreciendo primero un poco de kinnikinnik8 a los
    Poderes alados del Oeste, del Norte, del Este y del Sur; después debe levantar una última
    pizca de tabaco hacia el cielo como ofrenda al Gran Espíritu, en quien están todos los
    Poderes. Una vez que la Pipa se ha cargado de este modo, debe dirigir el cañón hacia los
    ollares del bisonte9, y debe rezar así:
    «¡Oh Wakan-Tanka!, Tú nos has enseñado tu voluntad por medio de un cuadrúpedo
    para que tu pueblo pueda caminar por el sendero sagrado, y para que nuestros hijos y los
    hijos de nuestros hijos sean bendecidos.
    Tú, Tatanka, tienes cuatro edades; y cuando te volviste hacia nosotros por última vez
    vimos que Tú eres el fruto de nuestra Madre Tierra que nos hace vivir. Esta es la razón
    por la que serás el primero en ser colocado en el centro del círculo de nuestra nación, Tú
    que fortaleces nuestros cuerpos y también nuestros espíritus cuando Te tratamos según la
    regla celeste. Gracias a Ti, que nos has revelado la voluntad del Gran Espíritu, hay ahora
    un alma santa en el centro de nuestro círculo. Tú estarás allí con ella, y desde allí dispe nsarás
    la felicidad a tu pueblo. ¡Ve ahora a este centro!»
    Unos hombres instruidos por el guardián del alma despedazan entonces al bisonte así
    consagrado, mientras pronuncian plegarias apropiadas según la parte de carne que cortan.
    La del codillo representa a los bípedos, pero ante todo a la mujer celeste que trajo el Calumet;
    esta carne es, pues, particularmente sagrada —lilla wakan— y no puede manipularse
    sin veneración. El guardián del alma no procede él mismo al despedazamiento, ya
    que el contacto con un cuchillo y con la sangre le está prohibido; pero le está permitido
    llevar al campamento esta carne sobre su caballo, así como el pellejo, que es igualmente
    co», es uno de los que nos han llegado desde las más antiguas civilizaciones de cazadores. (Ananda K.
    Coomaraswamy, Hindouisme et Bouddhisme, trad. Allar y Ponsoye.) Señalemos también que cada arma de
    caza o de guerra tiene su significado propio. Así, el arco, por ejemplo, es particularmente sagrado para los
    indios, y las flechas están casi siempre decoradas con una línea roja en zigzag que representa el relámpago,
    o el Conocimiento que lanza el Ojo único de Wakinyan-Tanka, la gran Ave del Trueno del Oeste. Las
    flechas así consagradas son literalmente trazos de luz que disipan las tinieblas; son asimilables al rayo —
    vajra— del Indra védico o a la espada de los cruzados cristianos, la cual era considerada como un fragmento
    separado de la «Cruz de luz». La espada de la «Guerra santa» islámica tiene el mismo sentido.
    8 El kinnikinnik , a menudo llamado chanshasha, es un ingrediente del tabaco ritual de los sioux; es la
    corteza interior secada del alisio rojo o del conejo rojo (Cornus sotlonifera). Raramente se fuma sólo a
    causa de su sabor amargo; se acostumbra a añadirle una parte igual de tabaco enrollado de la tribu de los
    rees o arikara, al que se añade una pequeña porción de alguna raíz o hierba odorífera, a menudo la raíz del
    Sweet Ann. La mezcla de estos ingredientes se hace siempre ritualmente.
    9 Con este gesto se pide perdón al alma del animal muerto y así el soplo vital que se le ha quitado le es
    ritualmente restituido mediante la Pipa sagrada.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    41
    sagrado y está destinado a un uso especial10. Su llegada al campamento es anunciada por
    un pregonero, y la carne se lleva en seguida a la tienda del guardián del alma. En este
    momento uno de los ocupantes de la tienda se dirige al alma en estos términos:
    «Nieto, el alimento escogido permanecerá en el centro de esta tienda, que es tu morada.
    Será muy provechoso para la nación. ¡Hechetu welo!»
    En la tienda donde reside el alma debe hallarse permanentemente una mujer que ha
    sido escogida para cuidar del saquito misterioso; la primera a quien se le encomendó este
    piadoso deber fue Mujer Día Rojo. Esta santa persona está encargada de secar al sol la
    carne sagrada con la que se hace el wasna, que es carne secada triturada junto con cerezas
    salvajes y mezclada con médula de bisonte. Este alimento ritual es depositado en una
    caja de piel de bisonte pintada de un modo especial; se la conserva hasta el día en que el
    alma será liberada.
    En los días favorables, estas reliquias son llevadas al exterior y suspendidas de un trípode
    cara al sur11; la gente acude entonces en gran número para traer ofrendas y para
    orar, lo cual es muy meritorio. Sus regalos también se ponen en un cofre de cuero pintado
    de un modo especial, para ser más tarde distribuidos a los pobres.
    Después de ser curtida según los ritos, la piel del bisonte se pinta, y a continuación es
    purificada de nuevo en el humo de la hierba aromática. Entonces el guardián del alma la
    extiende hacia las cuatro Partes del Universo, diciendo:
    «¡Oh alma, nieto mío, manténte firmemente sobre esta Tierra y mira a tu alrededor;
    mira hacia el Cielo, hacia las cuatro Direcciones del Universo y hacia nuestra Madre
    Tierra! Y Tú, oh Bisonte que estás realmente presente en esta piel12, has venido a nosotros
    para nuestro mayor bien: ahora vas a unirte con esta alma. Los dos estaréis en el centro
    del círculo de la nación y representaréis la unidad del pueblo. Al depositar esta piel
    sobre ti, oh alma, la pongo sobre toda la tribu como si ésta no formase más que una sola
    alma.»
    10 El pelaje, identificado simbólicamente con el bisonte, es, como éste, el Universo; en otro tiempo,
    cuando todos los indios poseían una de estas pieles, las usaban no sólo por el calor, sino también como
    soporte para la realización de su identidad —en cuanto hombres— con el Universo, la Totalidad.
    11 Los tres pies de este trípode están orientados hacia el Oeste, el Norte y el Este; el trípode se deja,
    pues, abierto por el lado Sur, que para los sioux es la dirección que toman los difuntos. El saquito de misterio
    se sujeta en este lado, justo debajo del punto de intersección de los tres bastones. Este punto central
    representa a Wakan-Tanka, hacia el cual el alma pronto va a partir, y de este punto pende hasta el suelo
    una tira de cuero que representa el camino que conduce de la tierra a Wakan-Tanka. Este camino que el
    alma recorre ahora y la posición del saquito indican que el viaje casi ha terminado.
    12 Se trata de nuevo del Bisonte mitológico y celeste, del Bisonte hembra Blanco, manifestación del
    Logos revelador.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    42
    Una vez que el saquito de misterio se ha suspendido del trípode delante de la tienda,
    se le pone encima esta piel de bisonte con el pelo hacia fuera; en la punta del trípode debe
    colocarse un tocado de guerra hecho con las plumas de Wambali Galeshka, el Águila
    Moteada.
    Los ayudantes están autorizados a manipular estos objetos; pero sólo el guardián del
    alma puede tocar el saquito. Lo lleva siempre sobre su corazón, en el hueco del brazo
    izquierdo, pues este brazo está cerca del corazón; y cada vez que lleva este saquito a la
    tienda lo ofrece primero al Cielo y después a la Tierra y a las cuatro Direcciones del
    Universo.
    Antes de que puedan llevarse a cabo los ritos que liberan al alma deben reunirse muchas
    cosas, lo que puede tomar varios años; pero la duración normal de la custodia de un
    alma es de un año. Si el guardián muere antes de terminar este plazo, es su mujer la que
    guarda el alma, así como el alma de su esposo; y si la mujer muere a su vez, los ayudantes
    son los encargados de guardar estas tres almas; su función implica entonces una responsabilidad
    y una dignidad tanto mayores.
    3
    Cuando un alma va a ser liberada, todo el mundo se reúne, pues todos participan en
    este rito misterioso. Con anterioridad, todos los hombres han estado cazando bisontes, y
    una vez que se han muerto varios animales, los huesos se rompen y se hierven; de esta
    mezcla de grasa y médula se hace el wasna; las mujeres secan el mejor trozo de carne,
    que recibe el nombre de papa. Todos estos preparativos tienen un carácter ritual.
    Después de consultar con los demás hombres santos de la tribu, el guardián del alma
    indica el día conveniente para el rito, y cuando este día llega por fin, los ayudantes construyen
    con varias tiendas una gran tienda ritual y cubren el suelo con salvia sagrada.
    El ayudante del guardián del alma coge entonces la Pipa y, elevándola hacia el Cielo,
    exclama:
    «¡Mira, oh Wakan-Tanka! Vamos a cumplir ahora tu voluntad. Con todos los seres
    del Universo Te ofrecemos este Calumet.»
    Toma una pizca de tabaco ritual, el kinnikinnik, y sosteniéndolo, al mismo tiempo que
    el cañón de la Pipa, hacia el Oeste, exclama:
    «Con este tabaco consagrado Te colocamos, ¡oh Poder alado del Oeste!, en este Calumet.
    Vamos a enviar nuestras voces al Gran Espíritu y pedimos tu ayuda.
    Este día es sagrado, pues un alma va a ser liberada. En todo el Universo habrá felicidad
    y alegría. Oh Tú, Poder celestial del lugar donde se pone el sol, hacemos una gran
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    43
    cosa al colocarte en este Calumet. ¡Danos, para realizar nuestros ritos, uno de los dos
    días sagrados rojo y azul13 que Tú controlas!»
    El Poder del Oeste, misteriosamente presente ahora en el tabaco, es introducido así en
    la Pipa; luego el ayudante, levantando hacia el Norte otro poco de kinnikinnik, hace esta
    plegaria:
    «¡Oh Tú, Ser del Trueno donde Wazia tiene su tienda, Tú que vienes con los vientos
    purificadores y que conservas el vigor de los hombres, oh Águila negra del Norte, tus
    alas no se cansan nunca! Para Ti también hay un lugar en este Calumet que vamos a
    ofrecer al Gran Espíritu. ¡Ayúdanos y danos uno de tus dos días sagrados!»
    Sosteniendo entonces otra pizca de kinnikinnik hacia el Este, el ayudante continúa su
    plegaria:
    «¡Oh Tú, Ser sagrado del lugar donde sale el sol, que controlas el conocimiento! A Ti
    te pertenece la vía del sol naciente que trae la luz al mundo. Tu nombre es Huntka; Tú
    posees la sabiduría y tus alas son largas. Para Ti también hay un lugar en el Calumet:
    ¡ayúdanos a enviar nuestra voz al Gran Espíritu! ¡Danos tus días sagrados!»
    Así se introduce el Poder del Este en la Pipa; luego el ayudante levanta un poco de
    kinnikinnik hacia el Sur, con esta plegaria:
    «¡Oh Tú que guardas el sendero que lleva al lugar hacia el cual nos volvemos siempre,
    y por el que caminan nuestras generaciones, Te colocamos en esta Pipa de misterio!
    Tú controlas nuestra vida y las vidas de todos los pueblos del Universo. Todo cuanto se
    mueve y todo cuanto existe enviará una voz al Gran Espíritu. Tenemos un lugar para Ti
    en el Calumet; ¡ayúdanos a enviar nuestra voz y danos uno de tus días benéficos! ¡Esto
    es lo que Te pedimos, oh Cisne Blanco del lugar hacia donde siempre nos volvemos!»
    A continuación, el ayudante dirige el cañón del Calumet y un poco de kinnikinnik hacia
    la Tierra:
    «¡Oh Tú, Tierra sagrada de donde hemos salido, Tú eres humilde aunque nutres a todas
    las cosas; sabemos que eres sagrada y que somos parientes tuyos. Abuela y Madre
    Tierra fecunda, para Ti hay un lugar en este Calumet¡. ¡Oh Madre, que tu nación avance
    por el sendero de la vida, cara a los vientos violentos! ¡Que caminemos sobre Ti con firmeza!
    ¡Que nuestros pasos no vacilen jamas! ¡Nosotros y todo lo que se mueve sobre Ti
    enviamos nuestras voces al Gran Espíritu! ¡Ayúdanos! Todos juntos gritamos al unísono:
    ¡Ayúdanos!»
    13 Los sioux designan de este modo a los «días» del «fin del mundo» en que la luna se volverá roja y el
    sol azul. Si se admite, con todas las doctrinas tradicionales, que las cosas del macrocosmos tienen su correspondencia
    en el microcosmos, hay que considerar también un «fin del mundo» para el ser individual,
    cuando éste recibe la iluminación de Wakan-Tanka; el ego —o la ignorancia— muere, y el ser vive de la
    permanencia del Espíritu.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    44
    Cuando la Pipa ha sido llenada de este modo con todos los Poderes y todo lo que contiene
    el Universo14, el ayudante la da al guardián del alma, quien, entre lamentos, acude a
    la tienda del guardián de la muy santa Pipa. Deposita el Calumet, dirigiendo el cañón
    hacia el Sur, en las manos del guardián:
    14 Cuando el Calumet está lleno, todo el espacio —representado por las ofrendas a los Poderes de las
    seis Direcciones— y todas las cosas creadas —figuradas por los granos de tabaco— están concentrados en
    un solo punto: la cazoleta o «corazón» de la Pipa; así, el Calumet contiene, o más bien «es» el Universo.
    Al ser el mundo, el macrocosmos, el Calumet es también el hombre, el microcosmos; y el indio que llena
    la Pipa debe identificarse con ella y actualizar así no sólo el centro del mundo, sino también su propio
    centro. Esto implica que él se «dilata» virtualmente, de modo que las seis Direcciones del espacio, que
    estaban en el exterior, se sitúan entonces en el interior. Cuando esta «dilatación» o expansión se hace efectiva,
    el hombre deja de ser una parte o un fragmento y se vuelve total y santo; la ilusión de la separación es
    abolida. Para hacer ver mejor esta identidad misteriosa entre el hombre y la Pipa-altar, citaremos este canto
    de los indios osage:
    Esta gente tenía un Calumet
    Del cual hicieron su cuerpo.
    O Hon-ga, tengo un Calumet del cual he hecho mi cuerpo;
    Si tú también haces de él tu cuerpo,
    Tendrás un cuerpo liberado de todo lo que causa la muerte.
    Mira la juntura del cuello, han dicho,
    He hecho de ella la juntura de mi propio cuello.
    Mira la boca del Calumet,
    He hecho de ella mi propia boca.
    Mira el lado derecho del Calumet,
    He hecho de él el lado derecho de mi cuerpo.
    Mira el espinazo del Calumet,
    He hecho de él mi propio espinazo.
    Mira el lado izquierdo del Calumet,
    He hecho de él el lado izquierdo de mi propio cuerpo.
    Mira la cavidad del Calumet,
    He hecho de ella la cavidad de mi propio cuerpo.
    Mira lo que une la Pipa y el cañón,
    He hecho de ello mi tráquea.
    … utilizad el Calumet como o/menda en vuestras súplicas,
    Vuestras plegarias serán prontamente atendidas.
    [Extraído de War Ceremony and Peace Ceremony of the Osage Indians, por Francis La Flesche, en
    Bulletin of the Bureau of American Ethnology, n.° 101, Washington, 1939, pp. 62-63].
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    45
    «¡Hi ho! ¡Hi ho! Te doy las gracias —dice el santo varón al recibir la Pipa—. Este
    Calumet que me traes es en realidad tan sagrado como el Calumet original que recibimos
    de la Mujer Bisonte Blanco. En verdad, para el que comprende son realmente el mismo.
    Pero el que acabas de entregarme es particularmente sagrado, pues, tal como lo veo, ahora
    contiene todo el Universo: ¿Qué deseáis?»
    «Deseamos que fumes esta Pipa y que dirijas los ritos destinados a liberar el alma de
    mi hijo pequeño. Deseamos que traigas la Pipa original que tienes a tu cuidado.»
    «¡How, hechetu welo! —responde el hombre santo—; vendré.» Ofrece entonces la
    Pipa al Cielo, a la Tierra y a las cuatro Direcciones, y fuma. Después de lo cual recoge
    piadosamente las cenizas, pues ellas también están santificadas.
    A continuación los dos hombres van a la tienda, en la que todo está preparado para el
    gran rito. Le dan la vuelta en el sentido del movimiento del sol y se sientan al Oeste, en
    el lado opuesto a la entrada. La esposa del guardián del alma regresa, entre lamentos, a
    su propia tienda, de donde trae el saquito misterioso y, deteniéndose ante el guardián del
    Calumet, deposita la reliquia en sus manos extendidas. «Gracias te sean dadas», dice el
    santo varón; y se dirige en estos términos al alma guardada en el saquito:
    «Oh alma, estabas con tu pueblo, pero pronto partirás. Este día es tu día, y es sagrado.
    Hoy, tu Padre Wakan-Tanka se inclina hacia ti para verte: todo tu pueblo ha venido para
    estar contigo. Todos tus parientes te aman; han cuidado mucho de ti. Tú y la santa Mujer
    de las cuatro edades que nos trajo el Calumet estáis juntos ahora en esta tienda; ¡esta piel
    de bisonte que representa a la mujer celeste y que te cubría, cubrirá a todo tu pueblo! La
    Pipa que ella nos trajo ha hecho feliz a la tribu. ¡Mira! ¡Éste es el día sagrado! ¡Hechetu
    welo!»
    En el suelo se traza un círculo perfecto que representa un lecho de bisonte, y en él se
    deposita el saquito de misterio. Con la tierra que se ha sacado de este lugar se forma otro
    círculo en el que se traza una cruz de Oeste a Este y de Norte a Sur. El Calumet se pone
    sobre esta cruz, con el cañón dirigido hacia el Oeste y la cazoleta hacia el Este. El s aquito
    misterioso se pone entonces al lado del Calumet, en el extremo de la buena vía roja,
    pues ese es el lugar hacia el cual el alma pronto viajará.
    Uno de los ayudantes se acerca al fuego que hay en el centro15 de la tienda y con un
    bastón ahorquillado retira de él un ascua que pone delante del guardián de la Pipa. Este
    15 Siendo así que para el sioux cada tienda —el tipi— es una imagen del mundo, el fuego que arde en
    el centro representa —o más bien «es»— Wakan-Tanka «en el mundo». Para subrayar el carácter ritual de
    este fuego central, señalaremos que, en la época en que los sioux eran todavía nómadas, un hombre designado
    como «guardián del fuego» levantaba habitualmente su tienda en el centro del campamento circular.
    Cuando el campamento se desplazaba, el guardián se llevaba el fuego en un pequeño tronco de árbol, y
    cuando el campamento se establecía de nuevo, todas las tiendas encendían su fuego en este hogar central.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    46
    coge la Pipa con la mano izquierda, toma un poco de hierba aromática con la derecha, la
    dirige hacia el Cielo y la baja lentamente hacia la brasa, deteniéndose cuatro veces y
    orando de este modo:
    «Oh Abuelo Wakan-Tanka, en este día sagrado que es tuyo, te envío esta fragancia
    que subirá hasta el cielo. En esta hierba está la Tierra, la gran isla; en ella está mi Abuela,
    mi Madre y todos los pueblos cuadrúpedos, alados y bípedos, que marchan todos según
    el misterio. El olor de esta hierba se extenderá por todo el Universo. Oh Wakan-Tanka,
    sé misericordioso con todos!»
    Entonces la cazoleta de la Pipa es sostenida sobre el humo; éste pasa a través de la
    Pipa y sale por el cañón dirigido hacia el Cielo. De este modo el Gran Espíritu es el primero
    en fumar; mediante este acto ritual, el Calumet es purificado. Mientras hace estas
    cosas, el guardián reza en estos términos:
    «¡Oh Wakan-Tanka, mira esta Pipa! El humo de esta hierba debe cubrir todas las cosas
    de la Tierra, y debe llegar incluso al Cielo. ¡Que la vía de tu pueblo sea semejante a
    este humo! Te hemos ofrecido esta Pipa, y ahora pongo en su cazoleta el kinnikinnik. Tú
    nos has enseñado que la cazoleta redonda de esta Pipa es el verdadero centro del Universo
    y el corazón del hombre. ¡Oh Wakan-Tanka!, inclínate hoy para mirarnos; mira tu
    Calumet con el que vamos a enviar una voz con los pueblos alados, los cuadrúpedos y
    todos los frutos de nuestra Madre Tierra. Todo lo que Tú has hecho se une a nosotros
    para enviar esta voz.»
    Al rellenar el Calumet, su santo guardián hace las ofrendas rituales de tabaco a las
    seis Direcciones con las oraciones siguientes:
    «¡Oh Tú, Poder alado de donde se pone el sol. Tú eres sagrado! Contigo y por tu mediación
    enviamos una voz al Gran Espíritu antes de liberar a esta alma. Hay un lugar para
    Ti en esta Pipa. ¡Ayúdanos! Da a tu pueblo tus días rojo y azul para que pueda caminar
    por el sendero de la vida según el misterio».
    «¡Oh Poder alado del lugar donde vive Wazia, purificador de la tierra, de los hombres
    y de todo lo que es impuro, con el alma de un hombre vamos a enviar una voz al Gran
    Espíritu por tu mediación. Hay un lugar para Ti en el Calumet; ayúdanos, pues, a enviar
    esta voz! ¡Danos los días sagrados que Tú posees!»
    «¡Oh Tú, Ser alado del lugar de donde viene el sol; Tú que tienes grandes alas y que
    controlas el conocimiento, luz del Universo, vamos a enviar una voz al Gran Espíritu con
    esta alma que se ha quedado junto a su pueblo. Tú también posees los dos grandes días
    rojo y azul, ¡dánoslos y ayúdanos a enviar una voz!»
    Este fuego no se apagaba y se reemplazaba por otro —siempre de una manera ritual— más que en el caso
    de una gran calamidad, o cuando todo el campamento tenía necesidad de una purificación completa.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    47
    «¡Oh Tú, Maghaska, Cisne Blanco del lugar hacia el cual nos volvemos siempre. Tú
    controlas el sendero rojo que conduce a donde Wazia tiene su tienda. Tú guías a todos los
    pueblos cuadrúpedos y bípedos que viajan por esta vía de misterio. Vamos a liberar un
    alma que partirá por tu sendero; mediante esta alma enviamos una voz al Gran Espíritu.
    Ayúdanos a enviar esta voz y danos tus dos días sagrados!»
    «¡Oh Águila Moteada, que estás cerca del Cielo, próxima al Gran Espíritu, tus alas
    son poderosas! Tú eres quien vela sobre el círculo de la nación y sobre todo lo que está
    contenido en este círculo. ¡Que todos los pueblos sean felices y reciban muchas bendiciones!
    Vamos a liberar a un alma que parte para un largo viaje, a fin de que los pasos de
    sus generaciones futuras sean santificados. ¡Hay un lugar para Ti en el Calumet! ¡Ayúdanos
    a enviar nuestra voz al Gran Espíritu y danos los días sagrados rojo y azul que Tú
    posees!»
    «¡Oh Wakan-Tanka, vamos a ofrecerte esta Pipa. Inclina tu mirada hacia nosotros y
    hacia nuestra Abuela y Madre, la Tierra. Todo lo que lleva nuestra Madre, la fuente terrestre
    de toda vida, es sagrado. Nuestro pueblo camina sobre ella! ¡Que sus pasos sean
    firmes y fuertes! De Ti, Abuela Tierra, un alma va a ser liberada. ¡En este Calumet hay
    un lugar para Ti y para todas tus criaturas! Todos unidos, como un solo ser, enviamos
    nuestra voz al Gran Espíritu. ¡Ayúdanos a caminar según el misterio de una manera que
    Te plazca! ¡Danos los días sagrados rojo y azul que Tú riges!»
    De este modo el Universo entero ha sido localizado en la Pipa; volviéndose entonces
    hacia la asistencia, el guardián del Calumet dice:
    «Ya que hemos cumplido todo esto correctamente, el alma hará un buen viaje y ayudará
    a nuestro pueblo a prosperar y a caminar por el sendero sagrado de una manera que
    plazca al Gran Espíritu.»
    Se dirige entonces al alma en estos términos:
    «Oh alma, nieto mío, tú eres la raíz de este gran rito. De ti emanarán muchas cosas
    santas: con este rito, nuestro pueblo aprenderá a ser generoso, a ayudar a los que están
    necesitados y a seguir en todo las enseñanzas del Gran Espíritu. Oh alma, este es tu día.
    Ahora ha llegado el momento.
    Habrá cuatro vírgenes que llevarán siempre en sí el poder de estos ritos. Y tú, oh alma,
    las cubrirás con tu piel sagrada de bisonte. Este día es tu día; y es un día de alegría,
    pues mucha luz ha descendido sobre nuestro pueblo. Todo lo que estuvo contigo en el
    pasado está hoy aquí contigo. Tus parientes han venido con alimentos que serán purificados
    y te serán ofrecidos, y que se darán a continuación a las cuatro vírgenes; después
    se repartirán entre los pobres y los desventurados. Pero ahora ya es tiempo de ofrecer
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    48
    esta Pipa al Gran Espíritu y de fumarla16. Le ofrecemos todo cuanto hay en el Universo.
    Le enviamos nuestras voces mediante esta Pipa. ¡Hechetu welo!
    ¡Hi-ey-hey-i-i! ¡Hi-ey-hey-i-i! ¡Tunkashila Wakan-Tanka, Abuelo, Gran Espíritu, inclina
    tu mirada hacia nosotros! Es el día sagrado de este alma. ¡Que ayude a las generaciones
    futuras a caminar conforme al misterio! Te ofrecemos este Calumet, oh Wakan-
    Tanka, y Te pedimos que ayudes a este alma, a sus parientes y al pueblo entero. ¡Mira
    esta Pipa e inclínate para ver cómo cumplimos Tu voluntad! ¡Te enviamos una voz desde
    esta Tierra! Sé misericordioso con nosotros y también con este alma que será liberada
    desde el centro del círculo de la nación. ¡Oh Abuelo Wakan-Tanka, ten piedad de nosotros,
    para que nuestro pueblo viva!»
    A lo que antecede, la asistencia responde: «¡Hay-yi! ¡Gracias sean dadas! ¡Que así
    sea!»
    Entonces Alto Cuerno Hueco encendió el Calumet17, dio varias bocanadas y lo pasó
    al guardián del alma, quien le ofreció al Cielo, a la Tierra y a las cuatro Direcciones y,
    después de fumar un poco, lo hizo pasar por todos los componentes del círculo en el sentido
    del movimiento del sol. Al fumar, cada uno pedía algún favor, y c uando la Pipa vo lvió
    a Alto Cuerno Hueco fue purificada y sus cenizas cuidadosamente recogidas en un
    saquito especial hecho de piel de gamo18.
    Ahora que la Pipa había sido ofrecida al Gran Espíritu, Alto Cuerno Hueco empezó a
    lamentarse y pronto toda la asistencia hizo lo mismo. Quizá no sea inútil explicaros que
    lamentarse en este momento es una buena cosa, pues indica que pensamos en el alma
    liberada y también en la muerte que espera a todo cuanto ha sido creado; es señal de que
    nos humillamos ante el Gran Espíritu, pues sabemos que somos como polvo delante de
    Él, que es Todo, y que es todopoderoso.
    Todos los alimentos ofrecidos al alma habían sido colocados fuera; entonces las mujeres
    los llevaron a la tienda. Allí, en el lado Sur, se había levantado un poste de madera
    de sauce de la altura de un hombre, y alrededor de su extremo se había sujetado un trozo
    de piel de gamo en el que estaba pintado un rostro; encima de este rostro se había colo-
    16 Señalemos que el ritual completo del Calumet consta de tres fases distintas: la «purificación» con el
    humo de la hierba ritual; la «expansión» por la cual el Universo entero es transferido al Calumet y, por
    último, la «identidad» o el sacrificio del todo en el fuego que representa a Wakan-Tanka «en el mundo».
    Estas tres fases son comunes, en una forma u otra, a todos los métodos tradicionales y ortodoxos de realización
    espiritual, Ver Frithjof Schuon, L’Oeil du Coeur, y más en especial el capítulo De la Méditation.
    17 El autor indio, habiendo perdido de vista el hecho de que estaba describiendo un ritual y no la institución
    de éste, sustituye al «guardián del alma» por «Alto Cuerno Hueco» y retorna así el relato inicial.
    18 Cada vez que se fuma en un Calumet original, las cenizas son recogidas para ser transportadas, en
    una época determinada, a una alta cima, desde donde son esparcidas a los cuatro Vientos, con preferencia
    en el pico Harney de las Black Hills (Pa Sapa), que los sioux consideran como el centro del mundo.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    49
    cado un tocado de guerra y alrededor del poste una piel de bisonte. Este rostro representa
    el alma; se habían adosado a ella los arcos, las flechas, los cuchillos y todas las demás
    posesiones del difunto. Las mujeres regresaron a la tienda con alimentos; le dieron la
    vuelta en el sentido del movimiento del sol, después se detuvieron al Sur, donde abrazaron
    al poste del alma, y se retiraron tras haber depositado los alimentos.
    Una porción de cada alimento ofrecido al alma se puso luego en un tazón de madera
    y se colocó ante los dos hombres santos sentados al Oeste. En este momento entraron
    cuatro vírgenes y se situaron al Norte, pues el Poder de esta Dirección es la Pureza. Entonces
    Alto Cuerno Hueco se levantó y habló al alma en estos términos:
    «Oh alma, tú eres la semilla!19. Tú eres como la raíz del árbol dragado que está en el
    centro del círculo de nuestra nación. ¡Que este árbol florezca! ¡Que nuestro pueblo y los
    pueblos alados y cuadrúpedos prosperen! Oh alma, tus parientes han traído este alimento
    que pronto comerás y, gracias a este acto, la bondad se extenderá por toda la tribu. Oh
    alma, el Gran Espíritu te ha dado cuatro parientes que están sentados en el Norte y que
    representan a tus parientes verdaderos: Abuelo y Padre Wakan-Tanka y Abuela y Madre
    Maka, la Tierra. Acuérdate de estos cuatro parientes que en realidad no son más que
    Uno; y, con ellos en tu espíritu, lanza una mirada hacia atrás sobre tu pueblo mientras
    viajas por el gran sendero!»
    Se hizo un pequeño hoyo al pie del poste del alma; Alto Cuerno Hueco tomó entonces
    la escudilla de madera que contenía el alimento purificado e, inclinándose hacia la
    cavidad, dijo al alma:
    «Vas a comer este alimento sagrado. Cuando sea colocado en tu boca, su influencia
    se extenderá y hará crecer y prosperar a los frutos de nuestra Madre Tierra. Tu Abuela es
    santa; estamos en pie sobre ella e introducimos este alimento en tu boca. ¡No nos olvides
    cuando vayas hacia Wakan-Tanka, y dirige una mirada hacia atrás sobre nosotros!»
    Pusieron el alimento en el hoyo y luego derramaron sobre él jugo de cerezas salvajes;
    este jugo es el agua de la vida. A continuación se recubrió el agujero con tierra: el alma
    había terminado su última comida.
    Las cuatro vírgenes se dispusieron entonces a comer la carne de bisonte sagrada y a
    beber el jugo de cerezas; pero antes los alimentos fueron purificados en el humo de la
    hierba aromática, después de lo cual Alto Cuerno Hueco se dirigió a las jóvenes:
    «Nietas, vais a recibir ahora la semilla espiritual del alma; por su virtud, vosotras y
    vuestros frutos seréis santificadas para siempre. Nietas, no olvidéis compartir vuestros
    alimentos y todo lo que poseéis, pues el mundo nunca carece de indigentes, de huérfanos
    19 Esta palabra, hokshichankiya, no se emplea en el lenguaje corriente. Significa «semilla primordial»,
    «raíz», «fuente», «influencia espiritual».
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    50
    y de viejos. Pero, por encima de todo, nietas mías, nunca olvidéis a vuestros cuatro grandes
    Parientes, que representan a vuestros parientes aquí en la Tierra. Vais ahora a comer
    y beber el fruto de la Madre Tierra y, mediante este rito, vosotras y vuestros frutos seréis
    sagrados. ¡Acordaos siempre de esto, hijas mías!»
    Alto Cuerno Hueco tomó la escudilla, y cada vez que ponía un poco de alimento en la
    boca de una virgen, decía:
    «Pongo este alimento en tu boca. Es dulce y tiene el aroma de lo sagrado. El pueblo
    verá tus generaciones futuras.»
    Luego las cuatro vírgenes se inclinaron y bebieron el jugo de cerezas salvajes que había
    en la escudilla de madera puesta en el suelo, y cuando hubieron bebido, Alto Cuerno
    Hueco les dijo:
    «Nietas, todo lo que hoy hemos hecho aquí está lleno de misterio —lilla wakan—; lo
    hicimos según las instrucciones transmitidas por la Mujer celeste que también era bisonte,
    y que nos trajo el muy santo Calumet. Ella nos dijo que tenía cuatro edades; vosotras
    también, nietas, tenéis estas edades. Comprendedlo profundamente, pues es importante.
    Es una gran cosa la que hoy llevamos a cabo. ¡Es así, en verdad! ¡Hechetu welo!»
    Alto Cuerno Hueco caminó entonces en círculo hacia el Sur y, levantando el saquito
    del alma, le dijo:
    «Nieto, vas a partir para un largo viaje. Tu padre y tu madre, todos tus parientes te
    amaban. Pronto serán felices.»
    El padre del niño abrazó luego el saquito sagrado poniéndoselo en cada hombro, después
    de lo cual, Alto Cuerno Hueco le dijo:
    «Tú amabas a tu hijo, y lo has guardado en el centro del círculo de nuestro pueblo.
    ¡Sé bueno con los demás como lo has sido con tu hijo! La influencia misteriosa del alma
    de tu hijo estará con los hombres; es como un árbol que siempre florecerá.»
    Alto Cuerno Hueco avanzó entonces describiendo un círculo hacia el Norte y, tocando
    a cada virgen con el saquito de misterio, dijo:
    «¡He aquí el árbol que fue escogido para ser el centro de vuestro círculo sagrado!
    ¡Que siempre prospere y florezca según el misterio!»
    Levantando entonces el saquito hacia el Cielo, exclamó:
    «¡Dirige siempre tus miradas a tu pueblo, para que camine con paso firme por el sendero
    sagrado!»
    Alto Cuerno Hueco lanzó este grito cuatro veces mientras caminaba hacia la salida de
    la tienda y, cuando se detuvo por cuarta vez —estaba entonces fuera, delante de la tienda—,
    gritó en un tono muy agudo:
    «¡Mira a tu pueblo! ¡Acuérdate de él!»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    51
    En el instante en que el saquito franqueó la salida de la tienda20, el alma quedó liberada
    y partió por la pista de los espíritus21 que conduce a Wakan-Tanka.
    Desde que el alma parte, el saquito con el mechón de cabello deja de ser wakan —
    sagrado— en un sentido directo, pero la familia puede conservarlo como recuerdo si lo
    desea22.
    Las cuatro vírgenes santificadas recibieron una piel de bisonte cada una y abandonaron
    la tienda inmediatamente después de Alto Cuerno Hueco.
    Así terminó el rito; en todo el campamento la gente era feliz y manifestaba su alegría,
    y se precipitaba para tocar a las cuatro vírgenes que ahora eran lilla wakan; se habían
    convertido en un soporte permanente de este gran influjo espiritual y en una fuente inagotable
    de fuerza y de coraje para la tribu. Se hizo una amplia distribución de regalos a
    los pobres y a los necesitados, y por todos lados no había más que festines y regocijo.
    Fue, en verdad, un gran día. ¡Hechetu welo!
    20 Para captar más claramente el significado de este acto ritual hay que recordar que el tipi es el Universo,
    el cosmos, mientras que el espacio exterior al tipi es simbólicamente el Infinito, Wakan-Tanka.
    21 Según los sioux, el alma liberada viaja hacia el Sur, a lo largo del «sendero del Espíritu» —la Vía
    Láctea— hasta un lugar en que el camino se divide. Allí está sentada una anciana llamada Maya Owichapaha,
    «la que empuja hacia la otra orilla», es decir, la que juzga a las almas. Deja a los buenos continuar su
    camino por el sendero de la derecha, mientras que «empuja hacia la otra orilla», a la izquierda, a los malos.
    Los que van por la derecha llegan a la unión con Wakan-Tanka, mientras que los que van por la izquierda
    deben permanecer en un estado condicionado hasta que están suficientemente purificados.
    22 En esta frase el autor indio vuelve a tomar el tono de una descripción general del rito, para continuar
    su relato en la frase siguiente.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    52
    3
    INIPI:
    EL RITO DE LA PURIFICACIÓN
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    53
    En el rito del onikaghe —la cabaña de sudar— intervienen todos los Poderes del
    Universo: la Tierra y todo lo que nace de ella; el agua, el fuego y el aire. El agua representa
    a los Seres del Trueno, que aparecen de una manera terrible pero traen beneficios:
    pues el vapor que sale de los peñascos en los que yace el fuego es pavoroso, pero nos
    purifica y nos permite así vivir como el Gran Espíritu quiere. Si nos volvemos realmente
    puros, puede ser incluso que el Gran Espíritu nos envíe una visión.
    Cuando empleamos el agua en la cabaña de sudar debemos fijar nuestro pensamiento
    en el Gran Espíritu, que se expande sin cesar comunicando su Poder y su Vida a todas las
    cosas; debemos, además, esforzarnos siempre en ser semejantes al agua, que es la más
    humilde de todas las cosas y, sin embargo, es más fuerte incluso que la roca.
    La cabaña de sudar se construye con doce o dieciséis sauces jóvenes; también ellos
    nos enseñan algo, pues en otoño sus hojas mueren y regresan a la Tierra, y en primavera
    vuelven a la vida. Asimismo, los hombres mueren, pero renac en en el Mundo real del
    Gran Espíritu, en el que no hay más que los espíritus de todas las cosas; y esta vida ve rdadera
    podemos conocerla aquí en la tierra si purificamos nuestros cuerpos y nuestras
    almas, acercándonos así al Gran Espíritu que es Todo-Pureza.
    Los sauces que forman el armazón de la cabaña de sudar se clavan en el suelo de m anera
    que indiquen las cuatro Direcciones del Universo; de este modo en el conjunto de la
    cabaña está el Universo en imagen, y ella cobija a los pueblos bípedos, cuadrúpedos y
    alados y a todas las cosas del mundo; todos estos pueblos y todas estas cosas deben ser
    purificados antes de poder enviar una voz al Gran Espíritu.
    INIPI: LA CABAÑA DE PURIFICACION
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    54
    Las piedras que empleamos en este rito representan a nuestra Abuela Tierra, de la que
    provienen todos los frutos; pero las piedras representan también la Naturaleza indestructible
    y eterna del Gran Espíritu.
    El fuego que calienta estas piedras representa el Poder del Gran Espíritu, que da vida
    a todas las cosas: es como un rayo de sol, pues el sol también es, en cierto aspecto, Wakan-
    Tanka.
    El hogar redondo que hay en medio de la cabaña de sudar es el centro del Universo,
    en el que mora el Gran Espíritu con su Poder, el fuego. Todas estas cosas son sagradas
    para nosotros y debemos comprenderlas profundamente si deseamos purificarnos verdaderamente;
    el poder de una cosa o de un acto reside en su significado y en la comprensión
    que nosotros tenemos de él.
    La cabaña de sudar siempre se construye con la puerta hacia el Este, pues de allí viene
    la luz de la Sabiduría. A unos diez pasos de la cabaña construimos un hogar ritual
    llamado Peta Owihankeshni, «fuego sin fin», y allí se calientan las piedras. Para hacer
    este hogar empezamos por poner en el suelo cuatro bastones en dirección Este-Oeste,
    sobre los cuales ponemos otros cuatro bastones en dirección Norte-Sur; a continuación
    clavamos alrededor de este montón unos bastones que forman un cono como para hacer
    una tienda, primero al Oeste, luego al Norte, al Este y al Sur; luego ponemos piedras en
    estas cuatro direcciones y para terminar apilamos sobre este conjunto cierta cantidad de
    piedras. Mientras edificamos este hogar debemos hacer esta plegaria:
    «¡Oh Wakan-Tanka, éste es tu fuego eterno que nos ha sido dado en esta gran isla! Es
    tu voluntad que construyamos este lugar de una manera conforme al misterio. Este fuego
    arde siempre; gracias a él renaceremos, purificados y más cerca de tus Poderes.»
    Para edificar, en la cabaña de sudar, el altar central adonde serán llevadas las piedras
    calientes, comenzamos clavando un bastón en el suelo, en el centro de la cabaña, y alrededor
    de este punto trazamos un círculo con una tira de cuero. Mientras fijamos este centro
    sagrado debemos orar así:
    «Oh Abuelo y Padre Wakan-Tanka, que has hecho todo lo que existe, Tú que siempre
    has sido, ¡mírame! Y Tú, Abuela y Madre Tierra, Tú eres sagrada y tienes santos oídos,
    ¡escúchame! Hemos salido de Ti, somos una parte de Ti y sabemos que nuestros cuerpos
    regresarán a Ti cuando nuestros espíritus partan por el gran sendero. Al fijar este centro
    en la tierra me acuerdo de Ti, a quien mi cuerpo regresará, pero, por encima de todo,
    pienso en el Gran Espíritu, con el cual nuestros Espíritus se unificarán. ¡Purificándome
    de este modo deseo volver digno de Ti, oh Wakan-Tanka, para que mi pueblo viva!»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    55
    Se cava entonces un hoyo en el centro de la cabaña, y con la tierra así recogida se traza
    un sendero que conduce afuera de la cabaña en dirección al Este y en cuyo extremo se
    levanta un pequeño montículo; al hacer esto, oramos en estos términos:
    «Sobre Ti, Abuela Tierra, quiero establecer el sendero sagrado de la vida. Al purificarnos
    para la tribu caminaremos por este sendero con paso firme, pues él conduce al
    Gran Espíritu; en él hay cuatro pasos sagrados. ¡Que nuestro pueblo camine por este sendero!
    ¡Ojalá seamos puros! ¡Ojalá renazcamos!»
    Después, enviando una voz al Gran Espíritu, gritamos:
    «Abuelo Wakan-Tanka, hemos aprendido tu Voluntad y sabemos qué pasos sagrados
    debemos dar. Con la ayuda de todas las cosas y de todos los seres, vamos a enviarte
    nuestra voz. ¡Sé misericordioso con nosotros! ¡Ayúdanos! Me coloco en este sendero y
    Te envío mi voz por los cuatro Poderes que sabemos que no son más que un solo Poder.
    ¡Ayúdame en todo esto, Oh Abuelo mío WakanTanka!, ¡sé misericordioso con nosotros!
    ¡Ayuda a mi pueblo y a todas las cosas a vivir de un modo conforme al misterio, de un
    modo que Te sea agradable! ¡Oh Wakan-Tanka, ayúdanos a renacer!»
    El que dirige el rito de purificac ión entra ahora en la cabaña, solo y con su Calumet.
    Le da la vuelta en el sentido del movimiento del sol y se sienta al Oeste; después cons agra
    el hoyo central, que se convierte así en un altar, poniendo en él unas briznas de tabaco
    en cada una de sus cuatro partes. Se introduce en la cabaña una brasa que se deposita
    en el centro; el oficiante quema entonces hierba aromática y frota el humo por todo su
    cuerpo, y luego por sus pies, cabeza y manos; a continuación la Pipa es purificada en el
    humo. De este modo todo es consagrado, y si queda una influencia impura en la cabaña,
    es expulsada por el Poder del humo.
    En este momento el oficiante debe ofrecer un poco de tabaco ritual al Poder alado del
    lugar donde se pone el sol, del cual vienen las aguas purificado ras: se invoca a este Poder
    y se pide su ayuda en el rito. Luego el tabaco es puesto en el Calumet y del mismo modo
    se ofrecen unos pellizcos de tabaco a los demás Poderes: al Norte, de donde vienen los
    vientos purificadores; al Este, donde sale el sol y de donde viene la Sabiduría; al Sur, que
    es la fuente y el término de toda vida; al Cielo y, finalmente, a la Madre Tierra. Mientras
    se invoca la ayuda de cada Poder y se coloca cada pellizco de tabaco en el Calumet, todos
    los que están en el exterior exclaman:
    «¡How!», pues están contentos y satisfechos de que se cumpla el misterio.
    Ahora que el Calumet se ha cargado y que se han consagrado todas las cosas, el oficiante
    sale de la cabaña, avanza hacia el Este por el sendero sagrado y deposita el Calumet
    sobre el montículo, con la cazoleta hacia el lado Oeste y el cañón hacia el Este.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    56
    Todos los que van a ser purificados penetran entonces en la cabaña, con el oficiante a
    la cabeza, y cada uno de ellos, en el momento en que se inclina para entrar, pronuncia
    esta oración:
    «¡Hi ho! ¡Hi ho! ¡Gracias sean dadas! Al inclinarme para entrar en esta cabaña me
    acuerdo de que no soy nada ante Ti, oh Wakan-Tanka, que eres todo. Eres Tú quien nos
    ha puesto en esta isla; somos los últimos seres creados por Ti, que eres el Primero y que
    siempre has sido. Ayúdame a purificarme aquí, antes de que Te envíe mi voz. ¡Ayúdanos
    en todo lo que vamos a hacer!»
    Tan pronto entran en la cabaña, los hombres le dan la vuelta en el sentido del movimiento
    del sol y se sientan sobre la salvia sagrada esparcida por el suelo; el oficiante está
    sentado al Este, al lado mismo de la puerta. Todos permanecen silenciosos durante un
    momento, acordándose de la bondad del Gran Espíritu y acordándose de que Él es quien
    ha creado todas las cosas. El Calumet es entonces introducido en la cabaña por el ayudante,
    que a menudo es una mujer; esta persona permanece fuera durante el rito. El hombre
    sentado al Oeste toma el Calumet y lo pone ante él con el cañón dirigido hacia el
    Oeste.
    Con un bastón ahorquillado, el ayudante retira del fuego sagrado una de las piedras y,
    por el sendero, la lleva cerca de la cabaña, luego la empuja hacia el interior, donde es
    colocada en el centro del altar; esta primera piedra está dedicada al Gran Espíritu, que
    está en el centro de toda cosa. El hombre sentado al Oeste toca entonces la piedra con la
    base del Calumet, y hace lo mismo cada vez que una piedra es puesta sobre el altar; y
    todos los hombres exclaman: «¡Hay ye! ¡Gracias sean dadas!»
    La segunda piedra que entra en la cabaña es puesta al Oeste del altar, la siguiente al
    Norte, otra al Este, otra, aún, al Sur, y, por último, hay otra para la Tierra; finalmente el
    hoyo se llena con el resto de las piedras, las cuales representan todo lo que existe en el
    mundo.
    El hombre del Oeste ofrece entonces el Calumet al Cielo, a la Tierra y a las cuatro
    Direcciones, lo enciende y, después de dar algunas bocanadas, frota el humo por todo su
    cuerpo; a continuación da la Pipa al hombre que está a su izquierda, diciendo: «How
    Ate» o «How Tunkashila», según su grado de parentesco. El que la recibe dice lo mismo,
    y así la Pipa recorre todo el círculo en el sentido del movimiento del sol. Cuando vuelve
    a él, el hombre que está al Oeste la purifica por miedo de que alguna persona impura la
    haya tocado, y vacía cuidadosamente las cenizas, que coloca en el borde del altar. Este
    primer empleo del Calumet que tiene lugar en la cabaña, se lleva a cabo en recuerdo de la
    santa Mujer Bisonte que antaño entró en la tienda de una manera misteriosa y se marchó
    transformándose.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    57
    El Calumet pasa de mano en mano hasta el oficiante principal, que está sentado al Este;
    el oficiante sostiene la Pipa un instante por encima del altar con el cañón dirigido
    hacia el Oeste, y la da luego al ayudante, que permanece en el Exterior; este último la
    llena de modo ritual y va a apoyarla contra el montículo sagrado, con la cazoleta dirigida
    hacia el Este y el cañón hacia el Oeste, pues es el Poder del Oeste al que ahora se invoca.
    El ayudante cierra la cabaña de sudar, sumergiéndola así en una oscuridad completa;
    esta oscuridad representa la del alma, la ignorancia de la que ahora debemos purificarnos
    para recibir la luz.
    Durante la realización de la purificación —el rito del inipi— la puerta se abrirá cuatro
    veces y dejará penetrar la luz; esto nos recuerda las cuatro edades y cómo, por la bondad
    del Gran Espíritu, hemos recibido la luz en cada una de estas edades.
    El hombre del Oeste lanza entonces una voz al Gran Espíritu gritando cuatro veces:
    «¡Hi-ey-hey-i-i!» Esto es lo que decimos cuando tenemos necesidad de ayuda o
    cuando estamos desamparados; y, ¿no estamos ahora en la oscuridad, y no tenemos necesidad
    de la luz?
    Luego el mismo hombre grita cuatro veces: «¡Envío una voz!» y «¡Escúchame!». Y
    después: «Wakan-Tanka, Abuelo, Tú eres el Primero y Tú has sido siempre. Tú nos has
    conducido a esta gran isla en la que nuestro pueblo desea vivir conforme al misterio. Enséñanos
    a conocer y a ver todos los Poderes del Universo, y danos la sabiduría de comprender
    que no son realmente más que un solo Poder. ¡Que nuestro pueblo Te envíe
    siempre su voz mientras camina por el sendero sagrado de la vida!
    «¡Oh piedras antiguas —Tunkayatakapa—, estáis aquí presentes; el Gran Espíritu ha
    hecho la Tierra y os ha colocado muy cerca de ella. Las generaciones caminarán sobre
    vosotras y sus pasos no vacilarán. Oh piedras, vosotras que no tenéis ni ojo, ni boca, ni
    miembros; vosotras no os movéis, pero con vuestro soplo sagrado, el vapor, nuestro pueblo
    marchará por el sendero de la vida con aliento potente; vuestro aliento es el de la vida
    misma!».
    «Hay un Ser alado —allí donde el sol desciende hacia su reposo— que controla las
    aguas a las que todos los seres vivientes deben la vida. ¡Que nosotros utilicemos aquí
    estas aguas conforme al misterio!
    ¡Oh vosotros, que estáis siempre en pie, que surgís de la Tierra y que llegáis a tocar el
    Cielo, pueblos de árboles, sois innumerables, pero uno de entre vosotros ha sido escogido
    para sostener esta cabaña sagrada de purificación. Vosotros, pueblos de árboles, sois
    los protectores de los pueblos alados, pues sobre vosotros construyen sus tiendas y crían
    a sus familias, y debajo de vosotros hay muchos pueblos a los que cobijáis. ¡Que ellos,
    con todas sus generaciones, caminen juntos como parientes!»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    58
    «A cada cosa terrestre, oh Wakan-Tanka, le has dado un poder, y porque el fuego es
    la más poderosa de tus creaciones, pues lo consume todo, nosotros lo colocamos en nuestro
    centro; y cuando lo miramos o cuando pensamos en él nos acordamos realmente de
    Ti. ¡Que este fuego sagrado esté siempre en nuestro centro! ¡Ayúdanos en lo que vamos
    a hacer!»
    El oficiante principal rocía entonces las piedras con agua, una vez para nuestro Abuelo,
    Tunkashila; una vez para nuestro Padre, Ate; otra vez para nuestra Abuela, Unchi;
    una vez también para nuestra Madre, ma, la Tierra, y una última vez para Channonpa, el
    Calumet; esta aspersión se hace con una ramita de salvia o de hierba aromática, para que
    el vapor sea oloroso, y mientras éste se eleva y llena la cabaña, el oficiante exclama:
    «¡Oh Wakan-Tanka, mírame! Yo soy el pueblo. Al ofrecerme a Ti ofrezco el pueblo
    entero como un solo ser, a fin de que viva. Deseamos renacer. ¡Ayúdanos!»
    En este momento en la cabaña hace mucho calor, pero es bueno experimentar estas
    cualidades purificadoras del fuego, del aire y del agua, y sentir el olor de la salvia sagrada.
    Cuando estos poderes han actuado sobre nosotros, se abre la puerta en recuerdo de la
    primera edad, aquella en que recibimos la luz del Gran Espíritu. Se trae ahora agua, y el
    oficiante sentado en el lado Este la hace circular en el sentido del movimiento del sol;
    cada uno de los asistentes bebe un sorbo o frota su cuerpo con unas gotas. Al hacer esto
    pensamos en el lugar donde se pone el sol y de donde el agua proviene, y el Poder de
    esta Dirección nos ayuda a rezar.
    El ayudante, que se ha quedado fuera, coge entonces la Pipa del montículo y la ofrece
    al Cielo y a la Tierra; y después de avanzar por el sendero ritual la entrega, presentándole
    el cañón, al hombre sentado al Oeste de la tienda. Éste lo ofrece a las seis Direcciones,
    da algunas bocanadas y se frota el cuerpo con el humo, y luego el Calumet da la vuelta al
    círculo hasta que se ha fumado completamente. La persona que está al Oeste lo vacía,
    deposita las cenizas al lado del altar central y pasa la Pipa al exterior, como antes. El
    ayudante la carga de nuevo y va a apoyarla en el montículo sagrado con el cañón dirigido
    hacia el Norte, puesto que durante el segundo período de oscuridad que habrá en la cabaña
    se invocará al Poder del Ser alado del Norte.
    La puerta se cierra y los ocupantes se sumergen por segunda vez en la oscuridad.
    Ahora es la persona que está en el Norte la que ora:
    «¡Mira, oh Águila Negra del lugar donde el gigante Wazia tiene su tienda! El Gran
    Espíritu te ha puesto allí para controlar el sendero. Estás allí con el fin de guardar la salud
    de los hombres, para que vivan. ¡Ayúdanos con tu viento purificador! ¡Que él nos
    haga puros para que caminemos por el sendero según el misterio, de un modo grato al
    Gran Espíritu!
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    59
    ¡Oh Abuelo Wakan-Tanka, Tú estás por encima de todo! Eres Tú quien ha puesto sobre
    la Tierra una piedra sagrada que está ahora en el centro de nuestro círculo. Tú nos
    has dado, también, el fuego; y allí donde el sol se pone, has dado el Poder a Wakinyan-
    Tanka1, que controla las aguas y guarda la Pipa muy santa. Has puesto un Ser alado en el
    lugar donde sale el sol, que nos da la sabiduría; y has puesto también un Ser alado en el
    lugar hacia el cual nos volvemos siempre: él es la fuente de la vida y conduce por el sendero
    rojo. Todos estos Poderes son Tu Poder, y no son en realidad más que Uno solo;
    todos están ahora aquí, en esta cabaña.
    ¡Oh Wakan-Tanka, Abuelo, que estás por encima de todo, es tu voluntad la que aquí
    cumplimos! Por el Poder que viene del lugar en que vive el gigante Wazia nos volvemos
    tan puros y tan blancos como la nieve recién caída. Sabemos que estamos todavía en la
    oscuridad, pero pronto vendrá la luz. Cuando salgamos de esta cabaña, ¡ojalá dejemos
    detrás de nosotros todos los pensamientos impuros, toda ignorancia! ¡Que seamos semejantes
    a niños recién nacidos! ¡Ojalá renazcamos, oh Wakan-Tanka!»
    Luego se derrama agua sobre las piedras —cuatro veces para los Poderes de las cuatro
    Direcciones— y mientras el vapor se eleva, entonamos un canto o una simple melodía;
    esto nos ayuda a comprender el misterio de todas las cosas, y el trueno amortiguado
    de nuestro tambor nos recuerda a los Seres del Trueno del Oeste que controlan las aguas
    y que traen la bondad.
    1 La gran «Ave del Trueno» del Oeste, Wakinyan-Tanka, es uno de los aspectos más importantes y
    profundos de la doctrina sioux. Los indios la describen diciendo que vive «en una tienda en la cumbre de
    una montaña situada en el extremo del mundo en que se pone el sol. Es múltiple, pero todos sus dobles no
    son más que Uno. No tiene forma, pero posee unas alas que tienen cuatro articulaciones cada una; no tiene
    patas y no obstante posee unas garras inmensas; no tiene cabeza y sin embargo posee un pico inmenso con
    hileras de dientes semejantes a los del lobo; su voz es el estallido del trueno, y el batir de sus alas sobre las
    nubes es el fragor del trueno que retumba; tiene un solo ojo cuya mirada es el relámpago. En un gran cedro
    situado al lado de su tienda se halla su nido, hecho de huesos secos; allí se encuentra un huevo enorme del
    que salen continuamente sus crías. Devora a sus crías y cada una de ellas se convierte en uno de sus innumerables
    dobles… Vuela a lo largo de toda la extensión del cielo, escondida en una vestidura de nubes…
    Sus funciones consisten en librar al mundo de las impurezas y en combatir a los monstruos que ensucian
    las aguas… Su símbolo es una línea roja zigzagueante y ahorquillada en los dos extremos». (J. R. Walker,
    en Anthropological Papers of the American Museum of Natural History, vol. XVI, parte II, Nueva York,
    1917). Este Ave del Trueno es en realidad Wakan-Tanka como dispensador de la Revelación, simbolizada
    por el relámpago; corresponde al Garuda, el gran pájaro —de ojo único— de la tradición hindú, y al Dragón
    chino que cabalga en las nubes de la tempestad y cuya voz es el trueno; como dispensador de la Revelación
    tiene la misma función que el Arcángel Gabriel en las religiones semíticas. Es normal que el Ave
    del Trueno sea para los indios el Protector de la Pipa sagrada, pues ésta, como el relámpago, es el eje que
    une el cielo a la tierra.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    60
    La puerta de la cabaña pronto se abre por segunda vez, lo que representa la venida de
    los Poderes purificadores del Norte, y nos hace ver la luz que expulsa a las tinieblas, como
    la sabiduría que disipa la ignorancia. Se da agua al oficiante sentado en el lado Este;
    él la ofrece a los demás hombres mencionando su grado de parentesco o de edad respecto
    a cada uno de ellos, como lo describí más arriba.
    El Calumet es introducido de nuevo en la cabaña y entregado al hombre que está sentado
    al Norte; este hombre lo ofrece a las seis Direcciones, lo enciende y, después de dar
    algunas bocanadas, frota su cuerpo con el humo; luego la Pipa da la vuelta al círculo.
    Cuando todo el kinnikinnik se ha consumido la Pipa vuelve al Norte, donde es purificada;
    sus cenizas se depositan cerca del altar central. Luego se la devuelve al ayudante, quien
    la llena de nuevo y va a depositarla sobre el montículo, con el cañón dirigido hacia el
    Este; pues ahora vamos a invocar al Poder de esta dirección. Se cierra la puerta y el
    hombre que está sentado en el lado Este de la cabaña envía ahora su voz:
    «¡Oh Wakan-Tanka, por fin he visto la claridad, la luz de la vida! Tú has dado el Poder
    de la sabiduría al Lucero del Alba en el lugar de donde sale el sol. ¡El Ser alado que
    guarda este sendero tiene un aliento poderoso, y con los dos días sagrados que Tú le has
    dado, oh Wakan-Tanka, ha guardado el sendero de la tribu! ¡Oh Tú que controlas el sendero
    de donde sale el sol, míranos con tus días rojo y azul, y ayúdanos a enviar nuestras
    voces al Gran Espíritu! ¡Oh Tú que posees el conocimiento, danos una parte de tu ciencia
    para que nuestros corazones se iluminen y para que conozcamos todo lo que es sagrado!
    ¡Oh Lucero del Alba, del lugar donde sale el sol! ¡Oh Tú que tienes la sabiduría que
    nosotros buscamos, ayúdanos a purificarnos, así como al pueblo, para que nuestras generaciones
    futuras posean la luz para caminar por el sendero sagrado! Tú eres quien conduce
    a la Aurora cuando avanza, y también al día que le sigue con su luz, que es conocimiento.
    Tú haces esto para nosotros y para todos los pueblos que hay en el mundo, para
    que vean claro al seguir el sendero y para que conozcan todo lo que es santo y crezcan en
    conformidad con el misterio.»
    De nuevo se vierte agua sobre las piedras; luego empezamos a cantar un himno. Poco
    después, cuando el calor nos ha penetrado bien, se abre la puerta por tercera vez y la luz
    del Este nos inunda. Mientras la Pipa pasa a manos del hombre que está al Este, todos
    exclaman: «¡Hi ho! ¡Hi ho! ¡Gracias sean dadas!» Y el oficiante levanta la Pipa hacia el
    Cielo y envía su voz:
    «Wakan-Tanka, damos gracias por la luz que Tú nos has dado por medio del Poder
    del lugar donde sale el sol. ¡Ayúdanos, oh Tú, Poder del Este! ¡Sé misericordioso con
    nosotros!»
    Se enciende entonces la Pipa y se fuma por todo el círculo, y cuando se ha terminado,
    el ayudante la toma y la deposita sobre el montículo con el cañón inclinado hacia el Sur.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    61
    Se pasa de nuevo el agua en círculo en el sentido del movimiento del sol, y cada uno se
    fricciona el cuerpo entero y más especialmente la coronilla; después la puerta se cierra
    por última vez. Es el hombre sentado en el lado Sur quien ahora envía su voz:
    «¡Abuelo Wakan-Tanka, míranos! Has puesto un gran Poder en el lugar hacia el que
    nos volvemos siempre, y muchas generaciones han venido de esta Dirección y han regresado
    a ella. Hay un Ser alado en esta Dirección que guarda el sendero rojo por donde han
    venido las generaciones. ¡La generación que hoy está aquí desea lavarse y purificarse a
    fin de renacer!
    Quemaremos hierba aromática como ofrenda al Gran Espíritu, y su olor se extenderá
    por el Cielo y por la Tierra; y así los cuadrúpedos, los pueblos alados, los pueblos de
    estrellas del Cielo, serán todos parientes. De Ti, oh Abuela Tierra, que eres humilde y
    nos llevas en tu seno como una madre, emanará este perfume; ¡que su poder se sienta en
    todo el Universo, y purifique los pies y las manos de los hombres para que avancen por
    la Tierra sagrada levantando sus cabezas hacia el Gran Espíritu!»
    Toda el agua que queda se vierte ahora sobre las piedras que están aún muy calientes,
    y mientras el vapor se desprende y penetra en todas las cosas, cantamos o modulamos un
    canto de misterio. Pronto el oficiante habla así:
    «El ayudante abrirá la puerta por última vez dentro de unos instantes, y cuando esté
    abierta veremos la luz. Es deseo del Gran Espíritu que la claridad entre en las Tinieblas
    para que podamos ver no sólo con nuestros dos ojos, sino sobre todo con el Ojo único
    que hay en el Corazón —Chante Ishta— y con el cual vemos y conocemos todo lo que es
    verdadero y bueno. Damos gracias al ayudante; ¡que sus generaciones sean benditas!
    ¡Está bien! ¡Hemos terminado! ¡Hechetu welo!
    Cuando se abre la puerta de la cabaña los hombres exclaman:
    «¡Hi ho! ¡Hi ho! ¡Gracias sean dadas!» Y todos son felices, pues han salido de las tinieblas
    y viven ahora en la luz2. El ayudante trae luego un ascua del fuego sagrado y la
    pone en el sendero ritual, justo delante del umbral de la cabaña. Mientras quema hierba
    aromática sobre esta brasa, dice:
    2 La entrada en la luz después de la permanencia en la oscuridad de la tienda de purificación representa
    la liberación respecto del Universo, o también, desde el punto de vista del microcosmos, la desaparición
    del ego; el ego y el mundo son «oscuros», no poseen más que una realidad relativa o ilusoria, pues, en
    último término, no existe otra realidad distinta de Wakan-Tanka, que es representado aquí por la luz del día
    o por el espacio que rodea a la tienda. Esta liberación respecto del cosmos, o esta desaparición de la individualidad,
    está particularmente bien representada en el rito de Purificación de los indios osage: «Al final de
    la ceremonia, el jefe dice a los hombres que cojan cada uno de ellos una de las varas que forman el armazón
    de la pequeña habitación, y cuando todos lo han hecho exclama: «¡No hay otra salida, amigos míos!, y
    juntos lanzan la casita al aire en dirección al sol poniente.» (Francis La Flesche, War and Peace Ceremony
    of the Osage Indians, Washington, 1939.)
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    62
    «Este es el olor del Gran Espíritu. Por él, los bípedos, los cuadrúpedos, los seres al ados
    y todos los pueblos del Universo serán felices y se alegrarán.»
    El oficiante principal dice entonces:
    «Éste es el fuego que ayudará a las generaciones futuras si lo emplean según el misterio.
    Pero si no hacen un buen uso de él, este fuego tendrá el poder de causarles un gran
    daño.»
    El oficiante purifica sus manos y sus pies en el humo y, a continuación, levanta los
    brazos hacia el cielo y reza:
    «¡Hi ho! ¡Hi ho! ¡Hi ho! ¡Hi ho! Wakan-Tanka, hoy ha sido un día bueno para nosotros.
    Te damos las gracias por ello. Pongo ahora mis pies sobre la Tierra. Lleno de felicidad,
    camino por la Tierra sagrada, nuestra Madre. ¡Que las generaciones futuras caminen
    también de esta manera, según el misterio!»
    Todos los hombres abandonan la cabaña de sudar siguiendo el movimiento del sol, y
    también ellos purifican sus manos y pies, y rezan al Gran Espíritu, como lo ha hecho el
    oficiante.
    Entonces el rito ha terminado, y los que han tomado parte en él están como si hubieran
    nacido de nuevo; han hecho mucho bien, no sólo a sí mismos, sino también a toda la
    nación.
    Quizá aún debería mencionar esto: a menudo, cuando estamos en la cabaña de sudar,
    hay niños que introducen su cabeza en el interior y piden al Gran Espíritu que purifique
    su vida. Nosotros no les echamos, pues sabemos que los niños pequeños tienen un corazón
    inocente.
    Cuando salimos de la cabaña de sudar somos semejantes a las almas que han sido
    guardadas, tal como he descrito, y que regresan al Gran Espíritu después de haber sido
    purificadas; también dejamos tras de nosotros, en la cabaña del inipi, todo lo que es impuro,
    a fin de vivir como lo quiere el Gran Espíritu, y a fin de conocer algo de este Mundo
    verdadero del Espíritu que está escondi do detrás de este mundo sensible.
    Estos ritos del inipi son muy sagrados y se realizan antes de todas las grandes empresas
    que nos exigen ser puros o fuertes; hace muchos inviernos, nuestros hombres —y a
    menudo nuestras mujeres— practicaban el inipi cada día, y a veces incluso varias veces
    al día; una gran parte de nuestra fuerza nos ha venido de esto. Ahora que hemos descuidado
    estos ritos, hemos perdido gran parte de este poder; lloro cuando pienso en ello. Y
    rezo para que el Gran Espíritu quiera mostrar a nuestros jóvenes la importancia de todas
    estas prácticas venerables.

    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    64
    4
    HANBLECHEYAPI:
    LA IMPLORACIÓN DE UNA VISIÓN
    La imploración de una visión —hanblecheyapi—, al igual que los ritos de purificación
    del inipi, fue practicada mucho antes de la venida a la tierra del Calumet. Este modo
    de oración es muy importante; es, en cierto modo, el centro de nuestra religión y gracias
    a él hemos recibido muchos favores, tales como estos cuatro grandes ritos: la danza del
    sol, el parentesco, la prepar ación de la joven, el lanzamiento de la pelota.
    Todo hombre puede implorar una visión; en los días de antaño, hombres y mujeres
    imploraban constantemente. Lo que así se obtiene depende en parte del carácter del que
    implora; en efecto, sólo los hombres verdaderamente cualificados reciben las grandes
    visiones, y éstas son luego interpretadas por nuestros hombres santos; dan fuerza y salud
    a nuestra tribu. Cuando alguien desea implorar, es muy importante que solicite la ayuda
    y los consejos de un hombre santo —wichasha wakan1—, a fin de que todo se cumpla de
    un modo correcto, pues si las cosas no se hacen según las reglas, puede ocurrir alguna
    desgracia; podría, por ejemplo, aparecer una serpiente y enrollarse alrededor del implorante.
    Todos habéis oído hablar de nuestro gran jefe y sacerdote Tashunko Witko, Caballo
    Loco; pero probablemente no sabéis que su gran poder le venía sobre todo de la imploración
    que practicaba varias veces al año, incluso en invierno, con un clima muy frío y
    muy duro. Recibió las visiones del Peñasco, de la Sombra, del Tejón, del Caballo que se
    1 Traducimos wichasha wakan por «hombre santo» o «sacerdote» en vez de por «hombre-medicina»,
    expresión incorrecta empleada en muchas obras sobre los indios. El término lakota que corresponde a
    «médico» o «doctor» es en realidad pejuta wichasha. Para precisar claramente las cosas no podemos hacer
    nada mejor que citar la explicación dada por Espada, un sioux ogalalla, a J. R. Walker: «Wichasha wakan
    designa a un sacerdote lakota de la antigua religión; un hombre-medicina se llama, entre los lakotas, pejuta
    wichasha. Los blancos designan a nuestro wichasha wakan como hombre-medicina, lo cual es un error.
    Además, dicen que un wichasha wakan «hace medicina» (is making medicine) cuando lleva a cabo un rito.
    Esto también es un error. Los lakotas no llaman a una cosa «medicina» más que cuando se utiliza para
    curar a un enfermo o a un herido, y entonces el término exacto es “pejuta”». (Anthropological Papers of
    the American Museum of Natural History, vol. XVI, parte II, p. 152.)
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    65
    encabrita —de ahí su nombre—, del Día y también de Wambali Galeshka, el Águila Moteada;
    y recibió de todas estas visiones mucho poder y santidad2.
    Muchas razones pueden incitar al hombre a retirarse a la cumbre de una montaña para
    implorar. Algunos han obtenido visiones cuando eran niños y sin esperarlo3; en este caso,
    van a implorar para comprenderlas mejor. Imploramos también cuando deseamos
    aumentar nuestro valor con vistas a una gran prueba, como la danza del sol, o para prepararnos
    para partir por el sendero de la guerra. A veces se implora para pedir algún favor
    al Gran Espíritu, como la curación de un pariente; imploramos también para dar gracias
    al Gran Espíritu por algún don que nos ha concedido. Pero la razón más importante para
    implorar es, sin duda, que ello nos ayuda a darnos cuenta de nuestra unidad con todas las
    cosas, a comprender que todas las cosas son nuestros parientes y entonces, en su nombre,
    rogamos al Gran Espíritu que nos dé el conocimiento del Sí mismo, Él que es la fuente
    de todo y que es más grande que todo.
    Nuestras mujeres también imploran, después de haberse purificado en la cabaña de
    sudar; otras mujeres les ayudan, pero ellas no van a una montaña elevada y desierta; se
    retiran a una colina del valle, puesto que son mujeres y necesitan protección.
    Cuando un indio desea implorar, acude con un Calumet cargado a un hombre santo;
    entra en la tienda sosteniendo el cañón derecho y se sienta frente al anciano que será su
    guía. El implorante pone luego el Calumet en el suelo con el cañón dirigido hacia sí
    mismo, pues es él quien desea adquirir el Conocimiento. El hombre santo eleva entonces
    las manos hacia el Gran Espíritu y después hacia las cuatro Direcciones, y tomando el
    Calumet pregunta al hombre qué desea. «Deseo implorar y ofrecer mi Calumet al Gran
    Espíritu. Tengo necesidad de tu ayuda y de tus consejos, y deseo que envíes una voz por
    mí a las Potencias de lo alto.»
    A lo cual el anciano responde: «¡How! Está bien», y los dos salen de la tienda; después
    de andar un poco, se detienen y se encaran al Oeste; el joven está a la izquierda del
    hombre santo. La gente que se halla en las cercanías se une a ellos. Todos levantan la
    2 El indio se identifica espiritualmente con la Cualidad cósmica —o divina— del ser o la cosa que se le
    aparece en una visión, ya sea un mamífero, un pájaro, uno de los elementos o cualquier aspecto de la creación.
    Para que este «Poder» nunca le abandone, el indio lleva siempre encima alguna forma material que
    representa al animal u objeto del que ha recibido su «Poder». Estos objetos a menudo han sido llamados
    «fetiches», lo cual es impropio, pues corresponden más precisamente a lo que los cristianos denominan
    «Ángeles de la guarda»; para el indio, los animales y todas las cosas inanimadas son los «reflejos» —en
    una forma material— de los Principios divinos. El indio no se ata a la forma como tal, sino al Principio que
    está en cierto modo «contenido» en la forma.
    3 El propio Alce Negro recibió su gran visión cuando no tenía más que nueve años. Para una descripción
    de esta visión, ver Black Elk Speaks, cap. III.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    66
    mano derecha, y el anciano reza, al tiempo que dirige el cañón del Calumet hacia el cielo.
    «¡Hi-ey-Hey-i-i!», dice cuatro veces, y luego continúa: «¡Abuelo Wakan-Tanka, Tú
    eres el primero, y Tú has sido siempre! Todas las cosas Te pertenecen. Tú eres quien ha
    creado todas las cosas. Tú eres singular y único, y nosotros Te enviamos una voz. Este
    joven que está aquí presente se halla en dificultades y desea ofrecerte el Calumet. ¡Te
    pedimos que le ayudes! Dentro de pocos días Te ofrecerá su cuerpo. Pondrá sus pies sobre
    la Tierra sagrada, nuestra Madre y Abuela, conforme al misterio.
    Todos los poderes del mundo, el cielo y los pueblos de estrellas, y los días sagrados
    rojo y azul, todas las cosas que se mueven en el Universo, en los ríos, los arroyos, las
    fuentes, todas las aguas, todos los árboles que se yerguen y todas las hierbas de nuestra
    Abuela, todos los pueblos sagrados del Universo: ¡escuchad! Este joven pedirá un parentesco
    sagrado con todos vosotros a fin de que sus generaciones futuras crezcan y vivan
    según el misterio.
    ¡Oh Tú, Ser alado de donde el sol se pone, Tú que velas por nuestro Calumet venerable,
    ayúdanos! ¡Ayúdanos a ofrecer este Calumet al Gran Espíritu para que dé su bendición
    a este joven!»
    Entonces los demás gritan: «¡How!», y se sientan en círculo en el suelo. El anciano
    ofrece el Calumet a las seis Direcciones, lo enciende y lo da primero al muchacho que va
    a implorar; éste lo ofrece con una plegaria, y todos los que forman el círculo fuman de él.
    Cuando el Calumet se ha fumado del todo, es devuelto al hombre santo, quien lo limpia,
    lo purifica y lo entrega de nuevo al joven preguntándole cuándo desea implorar; entonces
    se escoge el día.
    2
    Cuando llega el día elegido, el muchacho que va a implorar sólo, va vestido con su
    piel de bisonte, su taparrabos y sus mocasines; acude, llorando, con su Calumet a la tienda
    del hombre santo. Así que entra, pone su mano derecha sobre la cabeza del anciano,
    diciendo: «¡Unshimala ye! ¡Ten misericordia de mí!» Pone luego el Calumet frente al
    hombre santo y pide su ayuda. El anciano responde:
    «Todos sabemos que la Pipa está llena de misterio, y con ella tú has venido llorando.
    Quiero ayudarte, pero deberás acordarte siempre de lo que voy a decirte; en los inviernos
    futuros, procederás según las instrucciones y los consejos que te daré. Puedes implorar
    de uno a cuatro días o incluso más, si lo deseas: ¿cuántos días eliges?»
    «Elijo dos días.»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    67
    «¡Bien! He aquí lo que debes hacer: primero construirás una cabaña de sudar, en la
    que nos purificaremos, y para esto debes seleccionar doce o dieciséis sauces pequeños.
    Pero antes de cortar los sauces, no olvides hacerles una ofrenda de tabaco, y cuando estés
    ante ellos, dirás: “Hay muchas especies de árboles, pero os he escogido a vosotros para
    que me ayudéis. Voy a arrancaros, pero otros vendrán en vuestro lugar.” A continuación,
    llevarás estos árboles al lugar en el que construiremos la cabaña.
    Reunirás piadosamente piedras y salvia, y harás un haz de cinco bastones largos, y
    también otros cinco haces de doce bastoncillos que serán empleados como ofrendas. Dejarás
    estos bastones apoyados en el lado Oeste de la cabaña de sudar hasta que estemos
    listos para purificarlos. También necesitaremos rollos de tabaco de los arikara, kinnikinnik,
    una tabla para cortar el tabaco, una piel de gamo para envolver las ofrendas de tabaco,
    hierba aromática, un saco de tierra sagrada, un cuchillo y un hacha de piedra. Deberás
    procurarte estos objetos tú mismo, y cuando estés preparado nos purificaremos. ¡Hechetu
    welo!»
    Cuando se ha construido la cabaña de purificación y se han reunido todos los utensilios,
    el hombre santo entra en ella y se sienta al Oeste; el implorante entra a continuación
    y se sienta al Norte; luego un ayudante entra y se sienta al Sur del anciano. Traen entonces
    a la cabaña una piedra fría que se coloca en el lado Norte del altar central, donde el
    hombre santo la purifica con una breve oración; luego el ayudante vuelve a llevarla al
    exterior. Es la primera piedra destinada al hogar perpetuo —Peta Owihankeshni—, que
    se ha instalado al Este de la cabaña.
    Al Este del altar central, en la cabaña de purificación, el ayudante rastrilla la tierra y
    deposita una brasa en aquel lugar. Entonces el hombre santo camina en círculo hacia el
    Este e, inclinándose sobre el ascua, coge un poco de hierba aromática y ora así:
    «¡Oh Abuelo Wakan-Tanka, míranos! Sobre la tierra sagrada he puesto esta hierba
    que Tú has creado. El humo que sube desde la tierra y el fuego pertenecerá a todo lo que
    se mueve en el Universo: a los cuadrúpedos, a los volátiles, y a todo lo que existe. ¡Te
    darán su ofrenda, oh Wakan-Tanka! ¡Queremos consagrarte todo cuanto tocamos!»
    En el momento en que se pone la hierba aromática sobre el ascua, los otros dos hombres
    de la cabaña exclaman: «¡Hay ye! ¡Gracias sean dadas!», y cuando el humo sube, el
    hombre santo se frota las manos en él y a continuación las pasa por su cuerpo; el implorante
    y el ayudante se purifican de la misma manera con el humo de misterio. El saquito
    de tierra también se purifica y los tres hombres vuelven a ocupar su sitio al Oeste; todos
    los desplazamientos se hacen en el sentido del movimiento del sol. La tierra purificada se
    extiende cuidadosamente con un movimiento circular en el interior de la cavidad central,
    y este gesto se hace lenta y respetuosamente, pues esta tierra representa a todo el Universo.
    El ayudante da luego un bastón al hombre santo, quien se sirve de él para señalar cuaLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    68
    tro emplazamientos alrededor de la cavidad, al Oeste, al Norte, al Este, al Sur; luego dibuja
    una cruz, una de cuyas líneas va de Este a Oeste y la otra de Norte a Sur; y esto es
    particularmente sagrado, pues esta cruz establece los cuatro grandes Poderes del Universo,
    así como el centro en el que reside el Gran Espíritu. En este momento entra un ayudante
    que trae una brasa sobre un bastón ahorquillado; camina lentamente, se detiene
    cuatro veces, y a la cuarta vez pone el carbón en el centro de la cruz.
    El hombre santo, sosteniendo un poco de hierba aromática sobre el ascua, ora así:
    «¡Abuelo y Padre mío Wakan-Tanka, Tú eres todo, todas las cosas Te pertenecen!
    Voy a poner tu hierba sobre este fuego. Su olor Te pertenece.»
    Entonces el anciano baja lentamente la hierba aromática hacia el fuego. El ayudante
    coge el Calumet y, desplazándose con él en el sentido del movimiento del sol, lo da al
    hombre santo, que ora así:
    «¡Oh Wakan-Tanka, mira tu Calumet! Lo sostengo sobre el humo de esta hierba. ¡Oh
    Wakan-Tanka!, mira también este emplazamiento consagrado que hemos hecho. Sabemos
    que su centro es tu morada. Las generaciones caminarán por este círculo. Los cuadrúpedos,
    los bípedos, los volátiles y los cuatro Poderes del Universo contemplarán este
    lugar, que es el tuyo.»
    El hombre santo sostiene el Calumet en el humo, dirigiendo el cañón primero hacia el
    Oeste y luego hacia el Norte, el Este, el Sur y el Cielo; después toca la Tierra con el pie
    de la Pipa. Purifica todos los objetos rituales y confecciona unos saquitos de tabaco que
    ata al extremo de los bastones de ofrendas.
    El venerable anciano está ahora sentado al Oeste; coge la tabla para cortar el tabaco y
    comienza a cortar y a mezclar el kinnikinnik. Primero evalúa cuidadosamente la capacidad
    del Calumet, pues debe hacer el tabaco justo para llenar la cazoleta, no más. Cada
    vez que corta una brizna de tabaco la ofrece a una de las Direcciones del mundo y se
    toma mucho cuidado en que ninguna caiga de la tabla, cosa que encolerizaría a los Seres
    del Trueno. Cuando ha terminado la mezcla, el anciano coge el Calumet con la mano
    izquierda y, levantando una pizca de kinnikinnik con la mano derecha, reza así:
    «¡Oh Wakan-Tanka, Padre y Abuelo mío, Tú eres el primero y siempre has sido! Mira
    a este muchacho cuya alma está turbada. Desea avanzar por el sendero sagrado; él
    quiere ofrecerte este Calumet. ¡Sé misericordioso con él y ayúdale! Los cuatro Poderes y
    todo el Universo serán colocados en la cazoleta del Calumet, y entonces este joven Te lo
    ofrecerá con la ayuda de los seres alados y con todas las cosas.
    «El primero a colocar en el Calumet eres Tú, ¡oh Poder alado del lugar donde se pone
    el sol! Tú y tus guardianes sois antiguos y estáis llenos de misterio. ¡Mira! Hay un lugar
    para Ti en el Calumet. ¡Ayúdanos con tus dos días sagrados rojo y azul!»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    69
    El hombre santo pone este tabaco en el Calumet y levanta a continuación otro poco
    hacia el Norte, donde vive el gigante Wazia:
    «¡Oh Poder alado del lugar donde el gigante tiene su tienda, de donde vienen los
    vientos purificadores y fuertes: hay un lugar para Ti en el Calumet; ¡ayúdanos con los
    dos días sagrados que Tú posees!»
    El Poder de esta Dirección es introducido en el Calumet y un tercer pellizco de tabaco
    se dirige hacia el Este:
    «¡Oh Tú que estás allí donde sale el sol, que guardas la luz y das el Conocimiento, este
    Calumet va a ser ofrecido al Gran Espíritu; Tú también hallarás un lugar en él; ayúdanos
    con tus dos días sagrados!»
    El Poder del Este es introducido del mismo modo en el Calumet y se eleva un poco
    de tabaco hacia el Sur, el lugar hacia el que nos volvemos siempre.
    «¡Oh Tú que controlas los vientos sagrados y que vives en el lugar hacia donde nos
    volvemos siempre, tu soplo da la vida; de Ti vienen nuestras generaciones y hacia Ti
    van. Este Calumet va a ser ofrecido al Gran Espíritu; hay en él un lugar para Ti! ¡Ayúdanos
    con los dos días sagrados que Tú posees!»
    De esta manera los Poderes de las cuatro Direcciones han sido introducidos en la cazoleta
    del Calumet, y el anciano levanta ahora un poco de tabaco hacia el Cielo; es para
    Wambali Galeshka, el Aguila Moteada, que está por encima de todas las cosas creadas y
    que manifiesta directamente al Gran Espíritu.
    «¡Oh Wambabi Gateshka, Tú que das vueltas por los cielos más elevados, Tú ves todo
    lo que hay en el cielo y en la tierra. Este muchacho va a ofrecer este Calumet al Gran
    Espíritu con el fin de obtener el conocimiento. Ayúdale, así como a los que, por tu mediación,
    envían sus voces al Gran Espíritu. Hay un lugar para Ti en este Calumet; danos
    tus dos días sagrados rojo y azul!»
    Con esta plegaria, el Aguila Moteada es introducida en la cazoleta de la Pipa; después
    el anciano tiende una pizca de tabaco hacia la Tierra orando así:
    «¡Oh Unchi e Ina, nuestra Abuela y Madre, Tú estás llena de misterio! Sabemos que
    nuestros cuerpos han venido de Ti. Este muchacho desea llegar a ser uno con todas las
    cosas; desea adquirir conocimiento. Por el bien de todas las criaturas, ¡ayúdale! Hay un
    lugar para Ti en el Calumet; danos tus dos días sagrados rojo y azul.»
    Así, la Tierra, que ahora está realmente presente en el tabaco, es introducida en la Pipa,
    y de esta manera los seis Poderes del Universo se han convertido en Uno. Pero, a fin
    de que todos los pueblos del mundo, sin excepción, sean incluidos en el Calumet, el
    hombre santo ofrece pequeñas semillas de tabaco para cada uno de los pueblos alados
    siguientes:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    70
    «¡Oh tú, pájaro que vuelas en los dos días sagrados; tú que crías tan bien a tu familia,
    ojalá nosotros crezcamos y vivamos de la misma manera! Este Calumet pronto será ofrecido
    al Gran Espíritu. Aquí hay un lugar para ti. ¡Ayúdanos!»
    Con una plegaria idéntica, se ofrecen y se introducen en la Pipa pequeñas semillas de
    tabaco para la alondra de los prados, el mirlo, el pájaro carpintero, el pájaro de nieve, el
    cuervo, la urraca, la paloma, el halcón, el gavilán, el águila calva, y lo que queda de tabaco
    es ofrecido por el bípedo que va a implorar ofreciéndose a sí mismo al Gran Espíritu.
    A continuación el Calumet se sella con grasa, pues el implorante lo llevará consigo
    cuando vaya a la cumbre de la montaña, y allí lo ofrecerá al Gran Espíritu; pero no fumará
    antes de haber terminado la imploración y de haberse reunido de nuevo con el hombre
    santo.
    Todas las varas y todos los pertrechos, ya purificados, se dejan fuera de la cabaña, al
    Oeste. Los tres hombres salen y se preparan para el inipi, y se quitan sus vestidos con
    excepción del taparrabos. Todo aquel que esté presente está autorizado a participar en
    este rito de purificación.
    3
    El implorante es el primero en entrar en la cabaña de sudar; después de dar la vuelta a
    la cabaña imitando el movimiento del sol, se sienta al Oeste. Coge su Calumet, que fue
    dejado allí; después se desplaza en el sentido del movimiento del sol sosteniendo la Pipa
    con el cañón vuelto hacia el Este; conservará esta posición durante la primera parte del
    rito. El hombre santo entra a continuación y, pasando por detrás del implorante, se sienta
    al Este, justo al lado de la puerta. Todos los que desean tomar parte en el rito ocupan
    entonces el espacio que ha quedado libre y dos hombres se quedan fuera en calidad de
    ayudantes.
    Uno de los ayudantes llena un Calumet del modo ritual y lo entrega al hombre que está
    sentado a la izquierda del implorante. La piedra que anteriormente ha sido purificada
    es introducida con un bastón ahorquillado, pues está muy caliente; esta piedra se deja en
    el centro del hoyo consagrado. Luego se pone una segunda piedra al Oeste, en el mismo
    hoyo, y las otras se ponen al Norte, al Este y al Sur. Durante esta operación, el que tiene
    el Calumet toca todas las piedras con el pie de la Pipa y en el mismo momento todos
    exclaman: «¡Hay ye! ¡Hay ye!» Luego el Calumet se enciende, se ofrece al Cielo, a la
    Tierra y a las cuatro Direcciones, y se fuma por turno. A medida que pasa de mano en
    mano, cada hombre se dirige a su vecino llamándole por su grado de parentesco, y cuanLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    71
    do todos han fumado, dicen a coro: «¡Mitakuye oyasin! ¡Todos somos parientes.» El que
    ha encendido el Calumet lo vacía y deja las cenizas sobre el altar central; después de haberlo
    purificado, lo tiende a su vecino de la izquierda, quien lo hace pasar fuera de la
    cabaña. El ayudante lo carga de nuevo, y lo pone sobre el montículo sagrado con el cañón
    dirigido hacia el Oeste. Se cierra la puerta, y el hombre santo, sentado al Este, empieza
    a rezar en la oscuridad:
    «¡Mira! ¡Todo cuanto se mueve en el Universo está aquí!» Esto es repetido por todos,
    y para terminar, todos exclaman: «¡How!» Después grita cuatro veces: «¡Hi-ey-hey-i-i!»,
    y también cuatro veces: «¡Wakan-Tanka, Abuelo, míranos! ¡Oh Wakan-Tanka, Padre,
    míranos! En esta gran isla hay un hombre que dice querer ofrecerte un Calumet. Hoy
    cumplirá su promesa. ¿A quién enviaría una voz, sino a Ti, Wakan-Tanka, Abuelo y Padre
    nuestro? ¡Oh Wakan-Tanka, este hombre Te pide que seas misericordioso con él!
    Dice que su pensamiento está turbado y que tiene necesidad de tu ayuda. Al ofrecerte
    esta Pipa, ofrecerá todo su cuerpo y toda su alma. Ha llegado el momento; pronto irá a un
    lugar elevado y allí implorará para conseguir tu ayuda. ¡Sé misericordioso con él!
    ¡Oh vosotros, los cuatro Poderes del Universo, vosotros, alados del aire, y todos los
    pueblos que se mueven en el Universo, todos habéis sido colocados en el Calumet. Ayudad
    a este muchacho con el conocimiento que el Gran Espíritu os ha dado. Sed misericordiosos!
    ¡Oh Wakan-Tanka, permite que este joven tenga parientes!; que no sea más
    que uno con los Cuatro Vientos, los cuatro Poderes del Mundo, y con la luz del alba. Que
    comprenda su parentesco con todos los pueblos alados del aire. Pondrá sus pies sobre la
    tierra sagrada de la cumbre de una montaña; que pueda recibir, allá en lo alto, la sabiduría;
    ¡que sus generaciones futuras permanezcan conformes al misterio! ¡Todas las cosas
    Te dan gracias, oh Wakan-Tanka! Tú que eres misericordioso y que nos ayudas a todos.
    Pedimos de Ti todo esto, sabiendo que Tú eres el Único y que tu poder se extiende sobre
    todas las cosas.»
    Mientras se vierte un poco de agua sobre las piedras ardientes, todos los hombres
    cantan:
    ¡Abuelo, envío una voz!
    ¡A los cielos del Universo, envío una voz
    Para que mi pueblo viva!
    Mientras los hombres cantan esto y el vapor asciende, el implorante solloza, pues se
    humilla al pensar en su nulidad en presencia del Gran Espíritu4.
    4 Esta humillación por la que el indio se hace «más bajo que la más pequeña hormiga», como decía un
    día Alce Negro, equivale a lo que los cristianos llaman «humildad» o «pobreza»; es el faqr del sufismo o el
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    72
    Al cabo de unos instantes, un ayudante abre la puerta y el implorante abraza entonces
    su Calumet poniéndoselo sobre un hombro y después sobre el otro, y suplicando sin cesar
    al Gran Espíritu: «¡Ten piedad de mí! ¡Ayúdame!» Este Calumet pasa de mano en
    mano y todos lo abrazan y lloran como el implorante. De este modo pasa fuera de la cabaña,
    y los ayudantes también lo abrazan; a continuación lo colocan sobre el montículo
    con el cañón hacia el Este; ésta es la Dirección en que se halla la Fuente de la luz y del
    conocimiento.
    El segundo Calumet, que debe ser empleado en el rito de purificación y que estaba
    sobre el montículo con el cañón hacia el Oeste, es introducido entonces en la cabaña y
    entregado a la persona sentada inmediatamente a la izquierda del implorante. Esta Pipa
    es encendida y después todos los miembros del círculo fuman de ella; luego se la saca al
    exterior. A continuación se hace circular agua y el implorante es autorizado a beber de
    ella tanta como desee, pero debe tener cuidado en no derramar ni una gota, ni al suelo ni
    sobre su cuerpo, pues esto provocaría la cólera de los Seres del Trueno que custodian las
    aguas sagradas y que podrían aparecérsele por la noche mientras implora. El hombre
    santo le dice que se frote el cuerpo con salvia; la puerta se cierra de nuevo, y un hombre
    venerable que ha tenido una visión dice una oración:
    «Sobre esta piedra llena de misterio, los Seres del Trueno se han mostrado misericordiosos
    conmigo: me han dado un poder proveniente del lugar donde vive el gigante Wazia.
    Se me apareció un águila. Ella te verá también cuando vayas a implorar una visión.
    Desde el lugar donde sale el sol me enviaron un águila calva; también ella te verá. Desde
    el lugar hacia el que siempre nos volvemos, me enviaron un ser alado. Han sido muy
    misericordiosos conmigo. En las alturas del Cielo hay un Ser alado que está cerca del
    Gran Espíritu: es el Aguila Moteada, y también ella te mirará. Te contemplarán todos los
    Poderes y la Tierra sagrada sobre la que estás. Ellos me han indicado un buen camino a
    seguir en esta Tierra; ¡ojalá puedas tú también conocer esta vía! ¡Aplica tu espíritu a
    comprender el significado de estas cosas, y verás! Es así, ¡no lo olvides! ¡Hechetu welo!»
    bâlya del hinduismo; esta pobreza es la condición de los que se dan cuenta de que, en comparación con el
    Principio, su propia individualidad no es nada.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    73
    Entonces este anciano canta:
    Ellos me envían una voz.
    Desde el lugar donde se pone el sol
    Nuestro Abuelo me envía una voz.
    Desde el lugar donde se pone el sol
    Me hablan cuando vienen.
    La voz de nuestro Abuelo me llama.
    Este Ser alado que está en el lugar donde vive el Gigante
    Me envía una voz; me llama.
    ¡Nuestro Abuelo me llama!
    Mientras el anciano canta se vierte agua sobre las piedras, y después de unos momentos
    de silencio en medio de la oscuridad y del vapor caliente y oloroso, se abre la puerta,
    y el aire fresco y la luz llenan la pequeña cabaña. De nuevo se retira la Pipa del montículo
    y se entrega, en la cabaña, al hombre que está sentado al Norte. Después que se ha
    fumado, se vuelve a colocar en el montículo con el cañón dirigido hacia el Este. Se cierra
    la puerta, y esta vez es el hombre santo sentado al Este el que reza:
    «¡Oh Wakan-Tanka, observa cuanto aquí hacemos y Te pedimos! Oh Tú, Poder del
    lugar donde el sol se pone, Tú que controlas las aguas: con el soplo de tus aguas este
    joven se purifica. Y también vosotras, oh piedras de una edad inmemorial que ahora nos
    ayudáis, ¡escuchad! Estáis firmemente fijadas en esta tierra; sabemos que los vientos no
    pueden moveros. Este joven va a enviar una voz y a llorar para obtener una visión. Vosotras
    nos ayudáis dándole una parte de vuestro poder; vuestro soplo lo purifica.
    ¡Oh Fuego eterno del lugar donde sale el sol!, contigo este muchacho gana en fuerza
    y lucidez. ¡Oh árboles!, el Gran Espíritu os ha dado el poder de permanecer en pie. Que
    este joven pueda siempre tomaros como ejemplo; que pueda vincularse firmemente a
    vosotros. ¡Qué así sea! ¡Hechetu welo!»
    De nuevo todos cantan; al cabo de un rato se abre la puerta y se entrega el Calumet al
    hombre santo sentado al Este, quien lo enciende, da unas bocanadas y lo hace circular
    por todo el grupo. Cuando el tabaco se ha consumido, el ayudante toma la Pipa y la coloca
    otra vez en el montículo, con el cañón dirigido hacia el Sur. La puerta del inipi se cierra
    por última vez, y entonces el hombre santo dirige su oración a las piedras:
    «¡Oh vosotras, piedras antiguas!, estáis llenas de misterio, no tenéis orejas ni ojos, y
    sin embargo veis y oís todas las cosas. Gracias a vuestros poderes este muchacho se ha
    vuelto puro y digno de partir para recibir un mensaje del Gran Espíritu. Pronto los hombres
    que guardan la puerta de esta cabaña sagrada la abrirán por cuarta vez y veremos la
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    74
    luz del mundo. Tened piedad de los hombres que guardan la puerta. ¡Que sus generaciones
    sean benditas!»
    Se vierte agua sobre las piedras que todavía queman y, después que el vapor ha llenado
    toda la cabaña durante un rato, se abre la puerta y los hombres exclaman: «¡Hi ho!
    ¡Hi ho! ¡Gracias sean dadas!»
    El implorante es el primero en abandonar la cabaña y, llorando sin cesar, va a sentarse
    en el sendero ritual, frente al montículo en que descansa la Pipa. Uno de los ayudantes
    recoge la piel de bisonte purificada y la pone sobre los hombros del implorante; otro toma
    la Pipa y la presenta al muchacho, que ahora está preparado para ir a una alta montaña
    a implorar una visión.
    4
    Se traen tres caballos; en dos de ellos se cargan los palos de las ofrendas y cierta cantidad
    de salvia; el implorante monta en el tercero, llorando que da lástima y sosteniendo
    ante sí su Calumet. Cuando llegan al pie de la montaña, los dos ayudantes se adelantan
    con todos los pertrechos para preparar en la cima el emplazamiento ritual: avanzan en la
    dirección que les aleja más deprisa del campamento y van directamente al sitio que han
    escogido como centro; allí descargan los pertrechos. Comienzan haciendo un hoyo en el
    suelo, en el que depositan un poco de kinnikinnik; luego clavan allí una larga vara, en
    cuyo extremo han atado las ofrendas. Uno de los ayudantes da diez largos pasos hacia el
    Oeste y clava allí otra vara, en la que sujeta unas ofrendas. A continuación regresa al
    centro, donde coge otra vara, que va a clavar al Norte; luego vuelve al centro. De modo
    semejante, clava una vara al Este y otra al Sur. Mientras tanto, el otro ayudante ha estado
    ocupado en preparar en el centro un lecho de salvia en el que el implorante, en sus momentos
    de fatiga, podrá reposar apoyando la cabeza en la vara central y extendiendo los
    pies hacia el Este. Cuando todo está terminado, los ayudantes abandonan el sitio sagrado
    por el camino del Norte y se reúnen con el implorante, que espera al pie de la montaña.
    El implorante se quita entonces los mocasines e incluso el taparrabos, pues, si deseamos
    sinceramente implorar, debemos ser pobres en bienes mundanos; y sube solo hasta
    la cima, sosteniendo su Calumet ante sí y llevando su piel de bisonte, que usará durante
    la noche. Mientras camina, llora y repite constantemente: «¡Wakan-Tanka unshimala ye
    oyate wani wachin cha! ¡Oh Wakan-Tanka, ten piedad de mí para que mi pueblo viva!»
    Cuando llega al emplazamiento consagrado, se dirige hacia la vara central y mira
    hacia el Oeste; y, levantando su Calumet con las dos manos, continúa rezando entre lágrimas:
    «¡Oh Wakan-Tanka, ten piedad de mí para que mi pueblo viva!» A continuación
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    75
    se aproxima muy lentamente a la vara que está al Oeste; allí ofrece la misma plegaria y
    regresa al centro. Del mismo modo, va hasta la vara del Norte, la del Este y la del Sur,
    volviendo cada vez al centro; y después de cada uno de estos trayectos, eleva su Calumet
    al Cielo y pide a los seres alados y a todas las cosas que le ayuden, luego dirige el cañón
    hacia el suelo y pide la ayuda de todo cuanto crece sobre nuestra Madre.
    Todo esto se cuenta en poco tiempo; pero el implorante debe ejecutarlo tan lentamente
    y de una manera tan solemne, que a menudo necesita una hora, o hasta dos, para hacer
    uno de estos trayectos. No puede desplazarse de ninguna otra manera; pero mientras recorre
    esta forma de cruz puede detenerse en cualquier punto del trayecto, y durante el
    tiempo que desee. Eso es lo que hace todo el día, orando sin descanso, ya sea en voz alta
    o silenciosamente en su interior, pues el Gran Espíritu está en todas partes y por consiguiente
    oye todo lo que hay en nuestros pensamientos y en nuestros corazones; no es
    necesario hablarle en voz alta. El implorante no está obligado a decir siempre la oración
    que he indicado; puede permanecer en silencio, concentrando toda su atención en el Gran
    Espíritu o en uno de sus Poderes. Debe evitar cuidadosamente los pensamientos que le
    distraigan, pero, por otra parte, ha de permanecer despierto para reconocer a cualquier
    mensajero que el Gran Espíritu pudiera enviarle: estos mensajeros toman a menudo la
    forma de un animal, a veces tan minúsculo y aparentemente tan insignificante como una
    hormiga. Es posible que desde el Oeste venga hacia él un águila moteada, o desde el
    Norte un águila negra, o desde él Este un águila calva, o incluso, desde el Sur un pájaro
    carpintero de cabeza roja. Aun cuando al principio ninguna de estas aves le hable, tienen
    importancia y deben observarse. Si llega un pajarillo, o una ardilla, el implorante también
    debe fijarse en él. Quizá al principio los animales se mostrarán salvajes, pero pronto
    se volverán dóciles y los pájaros se posarán sobre los palos, e incluso habrá hormigas y
    orugas que se encaramen al Calumet. Todos estos pueblos son importantes, pues son
    sabios a su manera y pueden enseñarnos muchas cosas a nosotros, los bípedos, si ado ptamos
    una actitud humilde ante ellos. De entre todas las criatur as, las más dignas de
    atención son las aves; son las que se hallan más cerca del cielo y no están atadas a la tierra
    como los cuadrúpedos o los pequeños pueblos reptantes.
    Conviene señalar que no es algo gratuito el que los humanos seamos bípedos como
    las aves; pues veis que éstas abandonan la tierra con sus alas y que nosotros, los hombres,
    podemos también salir de este mundo, no con alas, sino con el espíritu. Esto os
    ayudará a comprender en parte por qué consideramos sagrados e importantes a todos los
    seres creados: toda cosa posee una influencia —wochanghi— que puede sernos dada y
    gracias a la cual podemos adquirir un poco más de comprensión si estamos atentos.
    Durante todo el día el implorante envía su voz al Gran Espíritu para obtener su ayuda,
    y se desplaza siguiendo el sendero ritual en forma de cruz; esta forma tiene mucho poder:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    76
    cada vez que volvemos al centro es como si volviéramos al Gran Espíritu, que es el centro
    de todas las cosas; y aunque podamos creer que nos alejamos de Él, debemos regresar
    a Él tarde o temprano, junto con todas las demás criaturas.
    Al llegar la noche el implorante está muy cansado; hay que saber que no puede beber
    ni comer durante los días que consagra a implorar una visión. Puede dormitar en el lecho
    de salvia que le han preparado y debe apoyar la cabeza en la vara central, pues, aunque
    duerma, permanece así cerca del Gran Espíritu, y, con mucha frecuencia, las visiones
    más poderosas acuden durante el sueño. No se trata de sueños ordinarios, por el contrario:
    las visiones son mucho más reales y más intensas que los sueños; no provienen de
    nosotros mismos, sino del Gran Espíritu. Puede suceder que la primera vez que imploramos
    no recibamos ninguna visión ni ningún mensaje, pero debemos intentarlo a menudo;
    pues no debemos olvidar que el Gran Espíritu está siempre dispuesto a ayudar a quienes
    le buscan con un corazón puro. Por supuesto, mucho depende de la naturaleza del que
    implora, de su grado de purificación y de preparación.
    A veces por la noche vienen los Seres del Trueno y, aunque sean terroríficos, nos hacen
    un gran bien poniendo a prueba nuestra fuerza y nuestra resistencia. Ellos también
    nos ayudan a darnos cuenta de cuan pequeños e insignificantes somos ante los Poderes
    inconmensurables del Gran Espíritu.
    Me acuerdo de un día en que imploraba; un gran huracán venía del lugar en que se
    pone el sol, y yo conversaba con los Seres del Trueno que venían con el granizo, el trueno,
    los relámpagos y una lluvia abundante; por la mañana vi que el granizo estaba amontonado
    alrededor del emplazamiento sagrado, pero que éste se hallaba completamente
    seco. Creó que trataron de probarme. Y hubo una noche en que los malos espíritus vinieron
    a quitar las ofrendas de las varas, y oí sus voces bajo el suelo y a uno de ellos que
    decía:
    «Ve a ver si implora.» Oí ruidos de carraca, pero ellos permanecían fuera del recinto
    sagrado y no podían penetrar en él, pues yo estaba decidido a no asustarme, y no cesaba
    de enviar mi voz al Gran Espíritu para tener su ayuda. Más tarde, en algún lugar bajo
    tierra, uno de los malos espíritus dijo: «Sí, ciertamente implora», y por la mañana vi que
    las varas y las ofrendas seguían en su sitio. Estaba bien preparado, como podéis ver, y no
    flaqueé, de modo que nada malo podía sucederme.
    El implorante debe levantarse a mitad de la noche e ir hacia las cuatro Regiones, vo lviendo
    al centro cada vez y sin dejar de enviar su voz. Debe estar levantado con el lucero
    del alba y empezar caminando hacia el Este, dirigiendo el cañón de su Calumet hacia la
    estrella de misterio y pidiendo que le dé sabiduría; hace esta plegaria en silencio, en el
    fondo de su corazón, y no en voz alta. Así es cómo debe proceder el implorante durante
    los tres o cuatro días.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    77
    5
    Al final de este período vienen los ayudantes con los caballos y llevan de nuevo al
    implorante con su Calumet al campamento; cuando llega, entra en el inipi que ha sido
    preparado para él. Se sienta al Oeste, teniendo constantemente el Calumet ante sí. El santo
    anciano que es su guía espiritual entra inmediatamente después y, pasando por detrás
    del implorante, va a sentarse al Este; los demás hombres ocupan el espacio que ha quedado
    libre.
    La primera piedra ritual, que ya se ha calentado, es introducida en la cabaña y colocada
    en el centro del altar; las demás piedras se traen a continuación, tal como lo he descrito.
    Todo esto se hace de una manera muy solemne, pero más rápidamente que antes,
    pues todos los hombres están impacientes por oír al implorante y por saber qué grandes
    cosas le han sucedido en la montaña. Cuando todo está a punto, el hombre santo dice al
    implorante:
    «¡Ho! Has enviado una voz al Gran Espíritu. Desde ahora este Calumet es muy venerable,
    pues el Universo entero lo ha visto. Has ofrecido este Calumet a los cuatro Poderes
    celestes; ¡lo han visto! ¡El Poder alado del lugar donde se pone el sol, que controla las
    aguas, te oirá! ¡Los árboles que están aquí presentes te oirán! Y también te oirá la Pipa
    muy sagrada que la tribu recibió; ¡dinos pues la verdad y asegúrate de que no inventas
    nada! Quizá incluso las hormigas minúsculas y las orugas vinieron para verte cuando,
    allá arriba, implorabas una visión. ¡Dínoslo todo! Nos has traído el Calumet que has
    ofrecido. ¡Se ha terminado! Y puesto que vas a llevarte a la boca este Calumet, nos dirás
    sólo la verdad. El Calumet es santo y lo sabe todo; no puedes engañarle. Si mientes, Wakinyan-
    Tanka, el Ave del Trueno que custodia el Calumet, te castigará. ¡Hechetu welo!»
    El hombre santo se levanta entonces de su sitio del Este y, dando la vuelta a la tienda
    en el sentido del movimiento del sol, va a sentarse a la derecha del implorante. Delante
    de éste ponen unas costillas secas de bisonte sobre las que se coloca el Calumet con el
    cañón dirigido hacia el Cielo. El hombre santo saca de la cazoleta el sello de grasa y lo
    pone sobre las costillas de bisonte. Con una brasa que toma del fuego, enciende el Calumet
    y, después de ofrecerle a los Poderes de las seis Direcciones, dirige el cañón hacia el
    implorante, quien lo toca apenas con los labios. El hombre santo describe entonces un
    círculo con el cañón, fuma un poco, y lo acerca de nuevo a los labios del implorante.
    Luego vuelve a describir un círculo con el cañón y da todavía unas bocanadas. Esto se
    hace cuatro veces; después el Calumet pasa de mano en mano y todos los hombres fuman.
    Cuando regresa a él, el hombre santo lo vacía golpeándolo cuatro veces en el monLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    78
    tón formado por el sello de grasa y las costillas de bisonte, y luego lo purifica. Sosteniendo
    el Calumet ante sí, dice entonces al implorante:
    «Muchacho, hace tres días te fuiste de aquí con tus dos ayudantes, que construyeron
    para ti los cinco pilares del lugar consagrado. Dinos todo lo que te sucedió allí arriba
    después de tu partida. ¡No omitas nada! Hemos rezado mucho por ti al Gran Espíritu, y
    hemos pedido al Calumet que fuera misericordioso5. ¡Dinos ahora lo que ha sucedido!»
    El implorante contesta, y cada vez que dice algo importante, los hombres que están
    en la tienda exclaman: «¡Hay ye!»
    «He ido a la montaña, y después de penetrar en el recinto consagrado, he caminado
    hacia cada una de las cuatro Direcciones, regresando siempre al centro, como tú me enseñaste.
    El primer día, mientras me hallaba de cara al lugar donde se pone el sol, vi un
    águila que volaba hacia mí, y cuando estuvo más cerca distinguí que se trataba de un
    águila moteada. Se posó en un árbol próximo a mí, pero no dijo nada; luego arrancó el
    vuelo hacia el lugar donde vive el gigante Wazia.»
    A esto todos los hombres responden: «¡Hay ye!»
    «Regresé al centro y fui hacia el Norte, y mientras estaba allí vi un águila que daba
    vueltas en lo alto; y cuando descendió hacia mí noté que era un águila joven, pero tampoco
    ella me dijo nada; y pronto se volvió y voló hacia el lugar al que siempre miramos.
    Volví al centro, donde imploré y envié mi voz, y después me dirigí hacia el lugar
    donde sale el sol. Allí percibí algo que volaba en dirección a mí y pronto vi que era un
    águila calva, pero tampoco ella me dijo nada. Implorando constantemente, regresé al
    centro, y entonces, cuando iba hacia el lugar al que siempre miramos, vi un pájaro carpintero
    de cabeza roja posado en el palo de las ofrendas. Quizá me dio algo de su genio
    —su wochanghi—, pues oí que me decía en voz muy baja pero clara: “¡Wachin ksapa
    yo! ¡Estáte atento! Y no tengas miedo, pero no hagas caso de cualquier cosa mala que
    pudiera venir y hablarte”.»
    Todos dicen entonces en voz alta: «¡Hay ye!», pues este mensaje del ave es muy importante.
    El implorante continúa:
    «Aunque imploré y envié mi voz continuamente, esto es todo lo que vi y oí aquel día.
    Llegó la noche y me acosté con la cabeza en el centro, y me dormí, y durante mi sueño oí
    y vi a mi pueblo y noté que era feliz. Me levanté en medio de la noche y anduve de nuevo
    hacia cada una de las cuatro Direcciones, regresando siempre al centro y enviando
    5 Cuando un hombre va a implorar una visión, es costumbre que sus parientes y amigos se reúnan en
    su tienda para cantar y rezar durante los días y las noches que dura su lamentación. Al menos una vez cada
    noche, todos salen y miran en silencio hacia el lugar en que se halla el implorante; observan con atención
    cualquier signo que pudiera aparecer en esa dirección; por ejemplo un relámpago, símbolo de la Revelación,
    se considera un signo particularmente favorable.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    79
    constantemente mi voz. Justo antes de que apareciera el lucero del alba visité de nuevo
    las cuatro Direcciones, y cuando llegué al lugar donde sale el sol, vi el lucero del alba y
    observé que al principio era rojo; luego se volvió azul, después amarillo y al final vi que
    era blanco; y en estos cuatro colores discerní las cuatro edades. Aunque esta estrella no
    me hablo, sin embargo, me enseñó mucho.
    Me quedé allí, esperando que saliera el sol, y en el momento mismo de la aurora vi el
    mundo lleno de pequeños pueblos alados llenos de alegría. Por fin, salió el sol, trayendo
    su luz al mundo; comencé entonces a implorar y volví al centro, y allí me tendí, dejando
    mi Calumet apoyado en la vara central.
    Mientras me hallaba acostado oí a toda clase de pequeños seres alados que estaban en
    las varas, pero ninguno de ellos me habló. Miré mi Calumet y vi dos hormigas que avanzaban
    por el cañón. Quizá deseaban hablarme, pero pronto se fueron.
    A menudo, mientras imploraba y enviaba mi voz, se me acercaban pájaros y mariposas;
    una vez una mariposa blanca vino a posarse en el extremo del cañón del Calumet,
    agitando sus hermosas alas. Aquel día no vi grandes cuadrúpedos, sólo animales pequeños.
    Justo antes de que el sol descendiera para irse a reposar, vi que las nubes se agrupaban,
    y vinieron los Seres del Trueno. El relámpago llenaba el cielo y el trueno era aterrador,
    y creo que hasta me asusté un poco. Pero sostuve mi Calumet levantado y seguí enviando
    mi voz al Gran Espíritu, y pronto oí otra voz que decía: “¡Hi-ey-hey-i-i! ¡Hi-eyhey-
    i-i!” Cuatro veces lo dijo, y entonces perdí todo el miedo, pues me acordé de las
    palabras del pequeño pájaro y me sentí lleno de coraje. Oí todavía otras voces que no
    pude comprender. Ignoro cuánto tiempo me quedé allí con los ojos cerrados. Cuando los
    abrí, todas las cosas eran muy brillantes, más brillantes aún que durante el día; y vi un
    gran número de hombres que venían hacia mí a caballo, todos montaban caballos de distinto
    color. Uno de los jinetes se dirigió a mí en estos términos:
    “Muchacho, ofreces el Calumet al Gran Espíritu; ¡nos alegramos mucho de que lo
    hagas!” Esto es todo lo que me dijeron; después desaparecieron.
    Al día siguiente, inmediatamente antes de que saliera el sol, y mientras visitaba las
    cuatro Regiones, vi el mismo pequeño pájaro carpintero de cabeza roja; se hallaba posado
    en la vara del lugar hacia el que nos volvemos siempre y me dijo más o menos lo
    mismo que el día anterior: “Amigo, estáte atento cuando camines!” Esto fue todo; y poco
    después los dos ayudantes vi nieron a buscarme. Eso es todo cuanto sé. ¡He dicho la verdad
    y no he inventado nada!»
    Así es como el implorante termina su relato. El hombre santo le da su Calumet, que él
    abraza y hace circular. Después un ayudante lo toma y lo coloca, con el cañón hacia el
    Oeste, en el montículo sagrado, al Este de la cabaña. Se introducen más piedras calentaLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    80
    das; se cierra la puerta y comienza el inipi. El hombre santo se pone a rezar y da gracias
    al Gran Espíritu:
    «¡Hi-ey-hey-i-i!», dice cuatro veces. Y luego: «¡Oh Abuelo Wakan-Tanka! Hoy nos
    has ayudado. Has sido misericordioso con este muchacho al darle el conocimiento y un
    camino que pueda seguir. ¡Has hecho feliz a su pueblo, y todos los seres que se mueven
    en el Universo se alegran!»
    «Abuelo, este muchacho que Te ha ofrecido el Calumet ha oído una voz que le decía:
    ¡estáte atento cuando camines! Desea saber qué significa este mensaje; ahora hay que
    explicárselo. Este mensaje quiere decir que deberá siempre acordarse de Ti, oh Wakan-
    Tanka, cuando camine por el sendero sagrado de la vida, y que debe prestar atención a
    todos los signos que nos has dado. Si siempre actúa así, se convertirá en un hombre sabio
    y será un guía para su pueblo. ¡Oh Wakan-Tanka. ayúdanos a estar siempre atentos!6
    Este muchacho ha visto también las cuatro edades en esta estrella del lugar donde s ale
    el sol. Son las edades por las que deben pasar todas las criaturas a lo largo de su viaje
    que va del nacimiento a la muerte. Todos los pueblos y todas las cosas deben pasar por
    estas cuatro edades.
    Oh Wakan-Tanka, cuando este muchacho vio la aurora del día, vio como tu luz venía
    al Universo; es la luz de la sabiduría. Has revelado todas estas cosas porque tu voluntad
    es que los pueblos del mundo no vivan en las tinieblas de la ignorancia.
    Oh Wakan-Tanka, Tú has establecido un parentesco con este muchacho, y con este
    parentesco comunicará vigor a su tribu. Los que estamos aquí sentados representamos a
    toda la nación y Te damos gracias, oh Wakan-Tanka. Elevamos ahora las manos hacia Ti
    y decimos: Oh Wakan-Tanka, Te damos gracias por este conocimiento y este parentesco
    6 El mensaje «¡Estáte atento!» expresa muy bien un estado de espíritu característico de los indios; implica
    que en todo acto, en toda cosa, y en todo momento, el Gran Espíritu está presente, y que uno debe
    estar continua e intensamente «atento» a la Presencia divina. Esta presencia de Wakan-Tanka —y la consciencia
    que de ella se tiene— es lo que los santos cristianos han denominado «la vida en el momento», el
    «eterno ahora», o lo que en el Sufismo se designa con la palabra waqt, «instante», es decir, «instantaneidad
    espiritual». En lakota, esta presencia es denominada Taku Shkanshkan…, o simplemente Shkan en el lenguaje
    de los hombres santos. Citemos a este respecto la conversación siguiente entre un sacerdote lakota y
    J. R. Walkr: «¿Qué es lo que hace caer a las estrellas? Taku Shkanshkan… hace caer a todo lo que cae y
    moverse a todo lo que se mueve. Cuando hace un movimiento, ¿qué es lo que le hace moverse? Shkan.
    Cuando se lanza una flecha con un arco, ¿qué es lo que hace que se desplace en el aire? Shkan …Taku
    Shkanshkan da el espíritu al arco y le hace lanzar la flecha. ¿Qué es lo que hace subir al humo? Shkan.
    ¿Qué es lo que hace que el agua corra, en un río? Shkan. ¿Qué es lo que hace que las nubes se muevan por
    encima del mundo? Shkan. Algunos lakotas me han dicho que este Shkan es el Cielo; ¿es así? Sí. Shkan es
    un Espíritu, y el azul del cielo es todo lo que la humanidad puede ver de Él, pero está en todas partes?
    ¿Shkan es Wakan-Tanka? Sí.» (Anthropological Papers of the American Museum of National History, vol.
    XVI, p. 11.)
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    81
    que nos has dado. ¡Muéstrate siempre misericordioso con nosotros! Que este parentesco
    exista hasta el fin.»
    A continuación todos los hombres cantan:
    ¡Abuelo, mírame!
    ¡Abuelo, mírame!
    ¡He sostenido mi Calumet y Te lo he ofrecido
    Para que mi pueblo viva!
    ¡Abuelo, mírame!
    ¡Abuelo, mírame!
    ¡Te doy todas estas ofrendas
    Para que mi pueblo viva!
    ¡Abuelo, mírame!
    ¡Abuelo, mírame!
    ¡Nosotros, que representamos a toda la nación,
    Nos ofrecemos a Ti
    Para que vivamos!
    Después de este canto se vierte agua sobre las piedras y se prosigue el inipi de la manera
    que ya he descrito. Este joven que ha implorado una visión por primera vez se convertirá
    quizá en un hombre santo; si camina con el pensamiento y el corazón fijos en el
    Gran Espíritu y en sus Poderes, como se le ha enseñado, andará ciertamente por el sendero
    rojo que conduce a la bondad y a la santidad. Pero todavía deberá implorar una visión
    por segunda vez, y entonces los malos espíritus pueden tentarle; pero si es realmente un
    elegido resistirá firmemente y vencerá a todos los pensamientos dispersantes; será purificado
    de todo lo que es nocivo y podrá recibir entonces alguna gran visión que dará vigor
    a la nación. Si después de esta segunda lamentación todavía tiene dudas, que lo intente
    una tercera y aún una cuarta vez; y si permanece sincero y se humilla ante todas las cosas,
    recibirá ayuda con seguridad, pues el Gran Espíritu ayuda siempre a los que le imploran
    con el corazón puro7.
    7 En nuestros días, algunos lakotas recurren a un ritual diferente del que se describe en este capítulo.
    Las mujeres establecen el recinto sagrado en la cumbre de la montaña preparando primero un lecho de
    salvia dispuesto en dirección Oeste-Este y que tiene una piedra como almohada; se colocan como ofrendas
    unas oriflamas azules, blancas, rojas y amarillas en las cuatro esquinas, que forman un rectángulo alrededor
    del lecho; en estos palos se sujetan a modo de ofrendas unas bolsas de tabaco. Tres largos cordones, en
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    82
    cada uno de los cuales se atan un centenar de saquitos de tabaco, se sujetan a las varas, del Sur al Oeste,
    del Oeste al Norte, y del Norte al Este, dejando así abierto el lado Sur; entonces se clava en el suelo, al
    frente de la almohada de piedra, un bastón de madera de cerezo que representa el árbol de vida y que tiene
    una pluma de águila en la punta. El implorante, que ha ayunado todo el día y que acaba de realizar los ritos
    de purificación, se acerca entonces al lugar; él y todas las personas presentes se vuelven hacia las cuatro
    Regiones y ofrecen una plegaria apropiada a cada una. A continuación entra en el recinto sagrado, con su
    Calumet y vestido tan sólo con su taparrabos y una manta; la cadena de saquitos de tabaco se cierra detrás
    de él y el implorante comienza a lamentarse, pidiendo ayuda al Gran Espíritu; y se queda en este recinto,
    orando sin cesar, durante un período que va de uno a cuatro días. No es raro que se le ate fuertemente de
    manos, brazos y pies, lo cual es una forma de sacrificio extremadamente penosa, pues incluso en verano
    las noches son muy frías en el Estado de Dakota.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    83
    5
    WIWANYAG WACHIPI:
    LA DANZA DEL SOL
    La «danza que mira al sol» —wiwanyag wachipi— es uno de nuestros ritos más grandes
    y fue instituido muchos inviernos después de que nuestro pueblo recibiera el Calumet
    de la Mujer Bisonte Blanco. Se celebra todos los años durante la luna del engorde (junio)
    o la luna de las cerezas que ennegrecen (julio), siempre en luna llena, pues el crecimiento
    y decrecimiento de la luna nos recuerda nuestra ignorancia que va y viene; pero cuando
    la luna está llena es como si la Luz eterna del Gran Espíritu se extendiera por todo el
    mundo. Pero ahora quiero contaros cómo este rito llegó a nuestro pueblo y cómo se llevó
    a cabo en el origen.
    Un día, nuestro pueblo acampaba en un lugar propicio, en círculo como siempre, y
    los ancianos estaban sentados celebrando consejo; de pronto observaron que uno de
    nuestros hombres, Kablaya —Aquel Que Se Extiende—, había dejado escurrirse su manto
    hasta la cintura y bailaba solo a una cierta distancia con la mano extendida hacia el
    cielo. Los ancianos pensaron que quizá estaba loco y enviaron a uno a enterarse de qué
    se trataba; pero el enviado se enrolló también el manto en la cintura y se puso a bailar
    con Aquel Que Se Extiende. Encontrando la cosa extraña, los ancianos fueron a ver por
    sí mismos. Entonces Aquel Que Se Extiende les explicó:
    «Hace mucho tiempo, el Gran Espíritu nos dijo cómo debíamos orar con la Pipa sagrada;
    pero nos hemos ido relajando en la práctica de la oración y nuestra gente pierde
    vigor. Una nueva manera de orar acaba de serme revelada en una visión; el Gran Espíritu
    ha venido en nuestra ayuda.»
    Al oír estas palabras, todos los ancianos exclamaron: «¡How!» y mostraron una gran
    alegría. Celebraron consejo y enviaron a dos hombres al guardián de la Pipa sagrada, a
    quien le correspondía dar su opinión sobre las cuestiones de este género. El guardián
    respondió a los mensajeros diciendo que se trataba ciertamente de algo muy bueno; pues
    «se nos prometió que tendríamos siete maneras de rezar al Gran Espíritu, y ésta es seguramente
    una de ellas, ya que Aquel Que Se Extiende ha recibido instrucciones sobre ello
    en una visión; pues bien, así es cómo se nos dijo que recibiríamos nuestros ritos».
    Los dos mensajeros transmitieron estas noticias a los ancianos, que pidieron a Aquel
    Que Se Extiende que les instruyera acerca de lo que tenían que hacer. Él dijo entonces:
    «Esta será la Danza del Sol: no podemos hacerla en seguida, sino que debemos esperar
    cuatro días, que dedicaremos a los preparativos, tal como me ha sido enseñado en mi
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    84
    visión. Esta danza será una ofrenda de nuestros cuerpos y nuestras almas al Gran Espíritu,
    y estará llena de misterio. Que se reúnan todos nuestros hombres sabios y ancianos;
    que se construya un gran pabellón y que se adorne su interior con salvia. Necesitamos
    también un Calumet y los siguientes objetos:
    Un rollo de tabaco de la tribu de los arikara; corteza de sauce rojo; hierba aromática;
    un cuchillo de hueso; un hacha de sílex; medula de bisonte; un cráneo de bisonte; una
    bolsa de cuero crudo; una piel curtida de bisonte joven; pieles de conejo; plumas de águila;
    pintura de tierra roja; pintura azul; una piel sin curtir; plumas de la cola de un águila;
    silbatos hechos de huesos de águila moteada.»
    Cuando todos estos objetos rituales se hubieron reunido, Aquel Que Se Extiende pidió
    a los que sabían cantar que acudieran a su casa aquella misma noche para aprender
    los cantos revelados; añadió que también debían traer un gran tambor hecho de piel de
    bisonte, así como unos palillos con el extremo recubierto de piel de bisonte con el lado
    del pelo vuelto hacia fuera.
    Como el tambor es con frecuencia el único instrumento que utilizamos en nuestros ritos,
    quizá debería explicaros ahora por qué es particularmente venerable e importante
    para nosotros: es porque la forma redonda del tambor representa el Universo y su toque
    regular y fuerte es el pulso, el corazón que late en el centro del Universo. Es como la voz
    del Gran Espíritu, y este sonido nos pone en movimiento y nos ayuda a comprender el
    misterio y el poder de todas las cosas.
    Aquella noche, los cantores, cuatro hombres y una mujer, acudieron junto a Aquel
    Que Se Extiende, quien les habló en estos términos:
    «Oh parientes míos, durante mucho tiempo hemos enviado nuestras voces al Gran
    Espíritu. Esto es lo que Él nos dijo que hiciéramos. Le rogamos de muchas maneras y
    gracias a esta santa manera de vivir, nuestras generaciones han aprendido a caminar por
    el sendero rojo con paso firme. El Calumet está siempre en el centro de nuestra nación y
    con él el pueblo ha avanzado y continuará avanzando de una manera conforme al misterio.
    En este nuevo rito que acabo de recibir, uno de los pueblos que están siempre de pie
    ha sido escogido para estar en nuestro centro: es el wagachun, el árbol murmurante, o
    álamo; él será nuestro centro y también nuestra tribu. Este árbol sagrado representará
    también el camino del pueblo, pues, ¿no se eleva el árbol desde la tierra hasta el cielo?1.
    1 En el Atharva Vêda Sanhitâ de las Escrituras hindúes, el significado simbólico del árbol del mundo
    es del todo idéntico al que tiene el árbol entre los lakotas: «El árbol del mundo, cuyo tronco es también la
    columna del sol, el poste del sacrificio y el axis mundi que se eleva sobre el altar que hay en el ombligo de
    la tierra, penetra por la puerta del mundo y se despliega por encima del techo del mundo (Atharva Vêda
    Sanhitâ, X, 7-21), como «la rama no-existente (no-manifestada) que nuestros difuntos conocen como el
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    85
    Esta nueva manera de enviar nuestras voces al Gran Espíritu será muy poderosa; su uso
    se difundirá, y todos los años, durante esta estación, mucha gente rezará al Gran Espíritu.
    Antes de que os enseñe los cantos sagrados, ofrezcamos el Calumet a nuestro Padre y
    Abuelo Wakan-Tanka.»
    «Oh Abuelo y Padre Wakan-Tanka, vamos a cumplir tu voluntad como nos lo has ordenado
    en mi visión. Sabemos que será una manera muy poderosa de enviarte nuestras
    voces; ¡que nuestra nación reciba, gracias a ella, la sabiduría! ¡que nos ayude a avanzar
    por el sendero sagrado con todos los Poderes del Universo! Nuestra plegaria será verdaderamente
    la plegaria de todas las cosas, pues en realidad todas ellas no son más que una.
    Todo esto lo he visto en mi visión. ¡Que los cuatro Poderes del Universo nos ayuden a
    realizar bien este rito! ¡Oh Wakan-Tanka, ten piedad de nosotros!»
    Todos fumaron del Calumet y luego Aquel Que Se Extiende se puso a enseñarles los
    cantos misteriosos. Alrededor de los cantores se habían reunido muchas otras personas, y
    Aquel Que Se Extiende les dijo que mientras escucharan debían gritar a menudo: «¡Oh
    Abuelo Wakan-Tanka, Te ofrezco el Calumet para que mi pueblo viva!»
    El primer canto que enseñó el profeta era sin palabras; era una simple melodía que se
    repetía cuatro veces con un recio redoble de tambor. Las palabras del segundo canto eran
    las siguientes:
    Wakan-Tanka, ten piedad de nosotros,
    A fin de que nuestro pueblo viva.
    El tercero era así:
    Dicen: llega una manada de bisontes,
    ¡Ya están aquí!
    Su bendición nos alcanzará.
    ¡Ya está con nosotros!
    El cuarto canto era una melodía sin palabras. Después Aquel Que Se Extiende enseñó
    a los hombres el modo de utilizar los silbatos de hueso de águila que habían traído; les
    indicó, además, las cosas que debían preparar y explicó el significado de cada objeto
    ritual:
    Supremo» (Atharva Vêda Sanhitâ, X, 7-21).» (Citado por A. K. Coomaraswamy en Swayamatrna: Janua
    Coeli, Zalmoxis.) Para una explicación completa del simbolismo del árbol, ver René Guénon, Le Symbolisme
    de la Croix, cap. IX.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    86
    «Haréis un collar de piel de nutria del que colgará un aro con una c ruz inscrita. En los
    cuatro puntos en que la cruz se junta con el aro se sujetarán unas plumas de águila que
    representarán los cuatro Poderes del Universo y las cuatro edades. En el centro del aro
    fijaréis una pluma arrancada del pecho del águila, pues éste es el lugar más próximo al
    corazón del ave sagrada. Esta pluma representará el Gran Espíritu que mora en las profundidades
    de los Cielos y que es el centro de todas las cosas.
    Debéis procuraros silbatos de hueso de águila; poned una pluma en el extremo de c ada
    uno. Al soplar en vuestros silbatos acordaos siempre de que es la voz del Aguila Moteada
    y de que nuestro Abuelo Wakan-Tanka la oye constantemente; debéis comprender
    que es realmente su propia voz.
    Recortaréis una luna, en forma de cuarto creciente, en una piel sin curtir; la luna representa
    una criatura y también todo lo creado, pues todas las cosas creadas se hacen y se
    deshacen, viven y mueren. Debéis comprender, también, que la noche representa la ignorancia,
    pero que la luna y las estrellas traen la luz del Gran Espíritu a estas tinieblas. Como
    sabéis, la luna va y viene, pero el sol vive siempre; él es la fuente de la luz, y por esta
    razón es semejante al Gran Espíritu.
    Recortaréis en una piel sin curtir una estrella de cinco puntas. Será la estrella sagrada
    del alma, que está entre la oscuridad y la luz, y que representa el Conocimiento.
    Haréis un círculo de piel sin curtir que represente el sol; estará pintado de rojo, pero
    el centro será un círculo azul, pues este centro, que es el más íntimo, representa el Gran
    Espíritu en su aspecto de Abuelo nuestro. La luz de este sol ilumina a todo el Universo, y
    al igual que las llamas del sol nos llegan con la aurora, así desciende sobre nosotros la
    gracia del Gran Espíritu, que ilumina a todas las criat uras. Ésta es la razón por la que los
    cuadrúpedos y los seres alados se alegran cuando aparece la luz. Durante el día podemos
    ver, y esta vista es algo profundo, pues representa la visión del Mundo real que podemos
    obtener a través del Ojo del corazón. Al llevar este signo misterioso durante la danza,
    acordaros de que traéis luz al Universo, y obtendréis un gran provecho si os concentráis
    en estos diversos significados.
    Recortaréis un redondel, que pintaréis de rojo y representará la Tierra. La Tierra está
    llena de misterio, pues en ella ponemos los pies y desde ella enviamos nuestras voces al
    Gran Espíritu. Es parienta nuestra y siempre que la llamamos Abuela y Madre debemos
    acordarnos de ello. Cuando rezamos, levantamos la mano hacia el cielo y luego tocamos
    el suelo; ¿pues acaso nuestro espíritu no procede del Gran Espíritu y nuestros cuerpos de
    la Tierra? Somos parientes de todas las cosas: la tierra, las estrellas, todos elevamos la
    mano hacia el Gran Espíritu y solo le rezamos a Él.
    Recortaréis también un círculo en una piel sin curtir y la pintaréis de azul para representar
    el cielo. Cuando dancéis, levantaréis la cabeza y la mano hacia el Cielo, al que
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    87
    miraréis, pues si hacéis esto, vuestro Abuelo os verá. Él es el dueño de todo; no hay nada
    que no le pertenezca, y por tanto sólo a Él le rezaréis.
    Por último, recortaréis en una piel sin curtir la forma de tatanka, el bisonte: representa
    la nación, y también el Universo, y debe ser tratado siempre con veneración; ¿no estaba
    él aquí antes que los pueblos bípedos, y acaso no se muestra generoso al proporcionarnos
    nuestras tiendas y nuestro alimento? El bisonte es sabio en muchas cosas y, por
    consiguiente, debemos aprender de él y saber siempre que estamos emparentados con él.
    Cada hombre llevará uno de estos símbolos sobre su pecho y será consciente de su
    significado, tal como acabo de explicároslo. En este gran rito vais a ofrecer vuestro cuerpo
    en sacrificio en nombre de toda la tribu; gracias a vosotros, la tribu ganará en sabiduría
    y en fuerza. Sed siempre conscientes de estas cosas que hoy os he dicho; son sagradas.
    »
    2
    Al día siguiente había que elegir el árbol murmurante que debía levantarse en el centro
    del gran recinto; Aquel Que Se Extiende dijo a su ayudante qué tipo de árbol debía
    buscar y señal ar con salvia para que la «partida de guerreros» pudiera localizarlo y llevarlo
    al campamento. Les indicó también cómo tenían que delimitar el terreno alrededor
    del árbol sagrado en el que se construiría el pabellón ritual de la danza del sol, y cómo
    tenían que señalar con ramas verdes la entrada del Este.
    Los exploradores, designados por los sacerdotes, fueron a escoger un buen árbol; una
    vez lo hubieron hallado, regresaron al campamento y, después de dar la vuelta en el sentido
    del movimiento del sol al sitio en que se construiría el pabellón, se precipitaron a la
    entrada, tratando de asestarle un golpe. Luego tomaron un Calumet y, después de ofrecerlo
    a las seis Direcciones, juraron decir la verdad. Aquel Que Se Extiende habló entonces
    a los hombres en estos términos:
    «Habéis tomado la Pipa santa; por consiguiente, debéis contarnos verídicamente lo
    que habéis visto. Sabéis que a lo largo del cañón de la Pipa hay una vía que va derecho al
    centro y al corazón del Calumet; que vuestros pensamientos sean tan rectos como esta
    vía. Que vuestras lenguas no estén hendidas. Se os ha enviado a que encontrarais un árbol
    que será de mucho provecho para nuestra nación; contadnos pues, fielmente, lo que
    habéis encontrado.»
    Entonces el profeta hizo cuatro veces un movimiento circular con el Calumet y dirigió
    el cañón hacia el explorador que iba a hacer el relato.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    88
    «Subí a una colina y vi allí un gran número de estos pueblos sagrados que están
    siempre de pie.»
    «¿En qué dirección mirabas, y qué viste detrás de la primera colina?»
    «Estaba de cara al Oeste —respondió el explorador—, continué adelante y miré más
    allá de una segunda colina; y todavía vi muchos más pueblos de los que están siempre de
    pie que vivían allí.»
    El explorador fue interrogado de esta manera cuatro veces; como sabéis, todas las cosas
    buenas las hacemos cuatro veces; por lo demás, cuando vamos por el sendero de la
    guerra siempre interrogamos de este modo a nuestros exploradores; pues bien, nosotros
    consideramos a este árbol como un enemigo a quien se va a matar2.
    Después que los exploradores hubieron informado, todos se vistieron como si fueran
    a ir por el sendero de la guerra; luego salieron del campamento como si se dirigieran a
    atacar al enemigo. Muchos hombres siguieron a los exploradores, y cuando estuvieron
    cerca del árbol escogido todos se juntaron a su alrededor. Aquel Que Se Extiende llegó el
    último con su Calumet; sostuvo el cañón dirigido hacia el árbol y habló así:
    «Entre los numerosos pueblos que están siempre de pie, tú, oh álamo susurrante, has
    sido escogido de una manera conforme al misterio; irás al centro sagrado de la nación;
    representarás la tribu y nos ayudarás a cumplir la voluntad del Gran Espíritu. Eres un
    árbol benévolo y de bella apariencia; los pueblos alados han criado a sus familias sobre
    ti; en ti, desde la punta de tus ramas altivas hasta tus raíces, los pueblos alados y los cua-
    2 Alce Negro nos explicó un día que el árbol sagrado destinado a la danza del sol es capturado como
    un enemigo por la razón siguiente: «Poco tiempo después de que se nos entregara la Pipa sagrada, fuimos
    de caza y cogimos la cabellera de un enemigo; fijamos esta cabellera a la Pipa para guardar así un alma en
    nuestro centro, con el fin de que también los bípedos, junto con todos los demás seres del Universo, estuvieran
    representados en la Pipa. En recuerdo de este hecho cogemos el árbol como si fuera un enemigo,
    pues, como veis, el árbol también va ahora a nuestro centro como lo hizo el alma del enemigo muerto. Los
    nuestros no mataban jamás como lo hacen los blancos; para nosotros era una cosa sagrada y honrábamos
    grandemente a los muertos en la batalla, incluso cuando eran enemigos.» Creemos que no está de más
    completar este relato de Alce Negro con esta explicación de origen omaha: «Mi hijo ha visto un árbol
    maravilloso. Las Aves del Trueno van y vienen alrededor de este árbol, y forman una estela de fuego que
    deja tras de sí cuatro senderos de hierba quemada que se extienden hacia los Cuatro Vientos. Cuando las
    Aves del Trueno se posan en este árbol, éste estalla en llamas y el fuego asciende hasta la cúspide. El árbol
    arde, pero nadie puede ver el fuego, salvo por la noche. La tribu deliberó sobre lo que esto podía significar,
    y los jefes dijeron: “Iremos a buscarlo; poneos vuestros atavíos y preparaos como si fuerais al combate.”
    Los hombres se desvistieron, se pintaron, se pusieron sus adornos y se fueron en busca del árbol, que se
    alzaba cerca de un lago. Se precipitaron hacia él como si le atacaran, como si fuera un guerrero enemigo.
    Todos corrieron. El primero en alcanzar el árbol fue un ponca, y lo golpeó como lo hubiera hecho con un
    enemigo. Derribaron el árbol, y cuatro hombres en fila lo llevaron sobre sus hombros hasta el pueblo.»
    (Fletcher and La Flesche, The Omaha Tribe, año 27º, Rep. Amer. Bur. Ethnol., pp. 217-219.)
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    89
    drúpedos han hecho sus moradas. Cuando te levantes en el centro del círculo sagrado
    serás la nación, y serás como el Calumet, extendido entre el cielo y la tierra. Los débiles
    se apoyarán en ti y serás un sostén para la tribu. Con el extremo de tus ramas sostienes
    los días sagrados rojo y azul. Te alzarás donde se cruzan los cuatro senderos de misterio,
    allí tú serás el centro de los grandes Poderes del Universo. Que los hombres sigamos
    siempre tu ejemplo, pues vemos cómo miras constantemente hacia el cielo. Pronto, con
    todos los pueblos del mundo, te levantarás en el centro; traerás lo bueno a todos los seres
    y a todas las cosas. ¡Hechetu welo!»
    El profeta ofreció luego su Calumet al Cielo y a la Tierra, con el cañón tocó el árbol
    por el lado Oeste, Norte, Este y Sur; a continuación encendió la Pipa y fumó.
    Creo que debo explicaros ahora por qué consideramos sagrado al álamo. Para empezar
    diré que, en tiempos muy remotos, él nos enseñó a construir nuestras tiendas cónicas,
    ya que sus hojas son un modelo exacto del tipi; lo aprendimos así: unos ancianos observaron
    a unos niños que confeccionaban con estas hojas unas cabañas para jugar. Esto es,
    además, un ejemplo de que los adultos pueden siempre aprender de los pequeños, pues
    los corazones de los niños son puros; el Gran Espíritu puede mostrarles muchas cosas
    que pasan desapercibidas a los mayores. Otra razón por la que escogimos el álamo para
    ponerlo en el centro de nuestro pabellón, es que el Gran Espíritu nos ha enseñado que, al
    cortar un miembro superior de este árbol, aparece en la fibra una perfecta estrella de cinco
    puntas, la cual representa para nosotros la Presencia del Gran Espíritu. Quizá ya
    habréis no tado que la voz del álamo se oye incluso con la brisa más tenue; comprendemos
    que esto es su oración al Gran Espíritu3, pues no sólo los hombres, sino todas las
    cosas y todos los seres oran continuamente, aunque de modos distintos.
    Los jefes llevaron a cabo una corta danza de victoria alrededor del árbol, cantando
    sus cantos de jefe, y mientras cantaban y danzaban escogieron al hombre que tendría el
    honor de tocar el árbol con la lanza4; este hombre debe tener un buen carácter y tiene que
    haberse mostrado valiente hasta el sacrificio de sí mismo en el sendero de la guerra. Todavía
    se eligieron tres más, y cada uno de estos cuatro hombres se situó a uno de los cuatro
    lados del árbol, con el guía al Oeste. Este último contó entonces sus hazañas guerreras
    y cuando terminó los hombres lo aclamaron y las mujeres lanzaron trémolos; luego
    amenazó tres veces al árbol con su tomahawk, y a la cuarta lo golpeó. Después de él, los
    3 Yalâl ed-Dîn Rûmî dice, hablando de los derviches y el combate espiritual: «Hay hombres que danzan
    y giran en el campo de batalla; en ellos unos músicos tocan la pandereta: en su éxtasis, los mares estallan
    en espuma. Vosotros no lo veis, pero, para sus oídos, hasta las hojas de los árboles tocan palmas …hay
    que poseer el oído espiritual, no el del cuerpo.» (Yalâl ed-Dîn Rûmî, Matnawi.)
    4 Esta lanza o vara servía para «contar golpes» (to count coups), es decir, para tocar al enemigo —no
    para matarlo—, lo cual era considerado como una gran proeza.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    90
    otros tres bravos relataron por turno sus proezas en la guerra, y cuando terminaron golpearon
    el árbol del mismo modo, y a cada golpe que daban la gente exclamaba: «¡Hi
    hey!» Cuando el árbol estuvo a punto de caer, los jefes se mezclaron con la multitud y
    eligieron a una persona de carácter tranquilo y piadoso, que dio el último golpe al árbol;
    su caída fue saludada con aclamaciones y las mujeres hicieron el trémolo. Se tomaron
    grandes precauciones para que al caer, el tronco no tocara al suelo, y nadie estaba autorizado
    a pasar por encima de él.
    A continuación, seis hombres transportaron el árbol al campamento, pero, antes de
    llegar a él se detuvieron cuatro veces; después de la última parada imitaron el grito del
    coyote, tal como hacen los combatientes que regresan del sendero de la guerra; luego se
    precipitaron al campamento y depositaron el árbol sobre unas estacas —ya que no debe
    tocar al suelo— y con la base dirigida hacia el agujero que había sido preparado, y la
    copa hacia el Oeste. Aún no se había levantado el pabellón alrededor del árbol, pero ya
    estaban a punto todas las varas y el equipo necesario para construirlo.
    Entonces Aquel Que Se Extiende, junto con los que iban a participar en la danza, se
    dirigió a una gran tienda; les dio instrucciones, y ellos se prepararon para el rito. La tienda
    se cerró completamente, e incluso se pusieron hojas alrededor de su base.
    3
    Aquel Que Se Extiende, profeta y gran sacerdote, se hallaba sentado al Oeste. En
    primer lugar escarbó el suelo ante sí e hizo poner un ascua en aquel sitio; encendió en
    ella hierba aromática y dijo: «Quemamos esta hierba para el Gran Espíritu, a fin de que
    todos los pueblos bípedos y alados del Universo sean parientes próximos. Y así habrá
    mucha felicidad.»
    A continuación se construyó un pequeño modelo de secadero de carne con tres palos,
    dos ahorquillados clavados en el suelo y uno recto puesto encima, y se pintaron de azul;
    pues el secadero de carne representa el cielo, y nosotros rezamos para que nuestros secaderos
    estén siempre tan llenos como los cielos. Luego, después de purificarla en el humo,
    se apoyó la Pipa en el secadero, pues de este modo representa nuestras plegarias; ella es
    el sendero que lleva de la tierra al Cielo.
    Todos los objetos que habían de ser utilizados en la danza fueron entonces purificados
    en el humo de la hierba aromática: las figuras de piel, las pinturas, la piel de becerro,
    las bolsas de ante; y también se purificaron los danzantes. Cuando todo esto estuvo hecho,
    el gran sacerdote levantó su Calumet hacia el cielo y oró:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    91
    «¡Oh Abuelo Wakan-Tanka, Tú eres el Creador de todas las cosas! Tú has sido siempre
    y serás siempre. Te has mostrado benévolo con tu pueblo, pues nos has enseñado un
    modo de orar con la Pipa que nos has dado; y ahora me has mostrado en una visión la
    danza de misterio que he de enseñar a mi pueblo. Hoy queremos hacer tu voluntad.
    En pie sobre esta Tierra sagrada sobre la cual las generaciones de nuestro pueblo han
    estado levantadas, envío una voz hacia Ti ofreciendo esta Pipa. Mírame, oh Wakan-
    Tanka, pues represento al pueblo entero. En este Calumet quiero colocar a los cuatro
    Poderes y a todos los seres alados del Universo; junto con ellos, que no serán más que
    uno solo, quiero enviarte una voz. ¡Mírame! ¡Ilumina mi pensamiento con tu luz imperecedera!
    Ofrezco este Calumet al Gran Espíritu, primero contigo, oh Poder alado del lugar
    donde se pone el sol; hay un lugar para ti en este Calumet: ¡ayúdanos con estos dos días,
    rojo y azul, que santifican a la nación!»
    Aquel Que Se Extiende tomó entonces una pizca de tabaco, y después de mostrarla al
    Cielo, a la Tierra y a las cuatro Regione s, la puso en la cazoleta; a continuación, al tiempo
    que pronunciaba las oraciones que voy a decir, puso en el Calumet un poco de tabaco
    para cada una de las demás Direcciones:
    «Oh Poder alado del lugar donde vive Wazia, voy a ofrecer este Calumet al Gran Espíritu:
    ayúdame con los dos días benéficos, el rojo y el azul, que Tú posees —días que
    purifican al pueblo y al Universo. Hay un lugar para Ti en el Calumet, ¡ayúdanos!
    ¡Oh Tú!, Poder del lugar donde sale el sol, que das el conocimiento y custodias la aurora
    del día, ayúdanos con tus dos días rojo y azul que dan la comprensión y la luz. Hay
    un lugar para Ti en este Calumet que voy, a ofrecer al Gran Espíritu. ¡Ayúdanos!
    ¡Oh Tú!, Poder santísimo del lugar hacia el que siempre nos volvemos, Tú que eres la
    fuente de la vida, que guardas a la nación y a las generaciones futuras, ¡ayúdanos con tus
    dos días rojo y azul! Hay un lugar para Ti en el Calumet.
    ¡Oh Tú!, Aguila Moteada del Cielo, sabemos que posees ojos penetrantes con los que
    ves hasta el objeto más pequeño que se mueve sobre la Abuela Tierra; Tú que estás en
    las alturas del Cielo y lo sabes todo, ¡ofrezco este Calumet al Gran Espíritu! ¡Ayúdanos
    con tus dos días benéficos rojo y azul!
    ¡Oh Tú!, Abuela Tierra, que estás extendida sosteniendo a todas las cosas, sobre Ti se
    levanta un hombre que ofrece un Calumet al Gran Espíritu. Tú estás en el centro de los
    dos buenos días rojo y azul. Habrá un lugar para Ti en el Calumet, ¡ayúdanos!»
    El profeta y gran sacerdote puso entonces un poco de tabaco en la Pipa para cada una
    de las aves siguientes: el papamoscas, el petirrojo, la alondra, que canta en los dos días
    buenos; el pájaro carpintero, el gavilán, que hace la vida tan difícil a los demás pueblos
    alados; el halcón, la urraca, que lo sabe todo; el mirlo, y muchos otros pájaros; de modo
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    92
    que todos los objetos de la creación y las seis Direcciones del espacio fueron introducidos
    en la cazoleta de la Pipa; entonces ésta fue sellada con grasa y médula de bisonte, y
    apoyada en el pequeño secadero azul.
    El profeta cogió entonces otro Calumet, lo llenó y se dirigió a donde reposaba el árbol
    sagrado. Trajeron un ascua, y el árbol y el hoyo fueron purificados con el humo de la
    hierba aromática.
    «¡Wakan-Tanka! —oró Aquel Que se Extiende elevando su Calumet con una mano—,
    ¡mira este árbol misterioso que pronto será colocado en ese hoyo! Se erguirá junto
    con la Pipa sagrada; ¡será la Pipa! Lo toco con el color rojo y poderoso de nuestra Abuela
    y con la grasa del bisonte cuadrúpedo. Al tocar este ser-árbol con la tierra roja, nos
    acordamos de que las generaciones de todo cuanto se mueve provienen de nuestra Madre
    Tierra. ¡Con tu ayuda, oh árbol, pronto ofreceré mi cuerpo y mi alma al Gran Espíritu, y
    conmigo —en mí— ofrezco mi pueblo y todas las generaciones futuras!»
    El gr an sacerdote tomó entonces la pintura roja, la ofreció a las seis Direcciones y se
    dirigió de nuevo al árbol sagrado:
    «¡Oh árbol, vas a ponerte en pie, sé misericordioso con mi pueblo para que, debajo de
    ti, prospere!»
    Entonces pintó una raya roja en los lados Oeste, Norte, Este y Sur del árbol, e hizo en
    la cúspide una marca muy pequeña para el Gran Espíritu; a continuación puso en la base
    un poco de pintura para la Madre Tierra. Por último, tomó una piel de bisonte joven y
    dijo:
    «Nuestra nación vive de este ser-bisonte; él nos proporciona nuestras viviendas, nuestros
    vestidos, nuestro alimento, todo lo que nos hace falta. Oh joven bisonte, te doy ahora
    un lugar sagrado en la cima del árbol. Él te tendrá en sus manos y te elevará hacia el
    Gran Espíritu. ¡Mira lo que voy a hacer! Gracias a ello, todas las cosas que se mueven y
    que vuelan en la tierra y en el cielo serán dichosas.»
    Y levantó un pequeño cerezo y continuó orando:
    «Mira esto, oh Wakan-Tanka, pues es el árbol de la nación y rogamos para que lleve
    fruto abundante.»
    Sujetaron al arbolito en el álamo sagrado, justo debajo de la piel de bisonte, así como
    un saquito de piel de ante que contenía un poco de grasa.
    Aquel Que Se Extiende levantó entonces las imágenes de cuero del bisonte y del
    hombre, y ofreciéndolas a las seis Direcciones, rogó:
    «Mira, oh Abuelo, este bisonte que nos has dado; él es el jefe de todos los cuadrúpedos
    que hay sobre nuestra Madre sagrada; la nación procede de él, y con él camina por el
    sendero de misterio. Mira, también, al hombre que representa a la tribu. Ellos son los dos
    jefes de esta gran isla; concédeles todos los favores que te piden, ¡oh Wakan-Tanka!»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    93
    Estas dos imágenes se colocaron justo debajo del lugar donde el árbol se bifurcó; luego
    el profeta levantó un saquito de grasa —que será puesto más tarde bajo el árbol— y
    rezó así:
    «Oh Abuelo Wakan-Tanka, mira esta grasa sagrada sobre la que este ser-árbol se levantará,
    ¡que la tierra sea siempre tan fértil y fecunda como esta grasa! Oh árbol, este día
    es sagrado para ti y para todos los nuestros; la tierra de este círculo te pertenece, oh árbol,
    y es aquí, debajo de ti, donde voy a ofrecer mi cuerpo y mi alma por amor a la tribu5.
    Aquí estaré enviándote mi voz, oh Wakan-Tanka, con la ofrenda de la Pipa de misterio.
    Todo esto es sin duda muy difícil de hacer, pero debe cumplirse, por el bien de todos.
    Ayúdame, oh Abuelo, y dame valor y fuerza para soportar los sufrimientos que me esperan.
    Oh árbol, eres ahora admitido en el pabellón.»
    Entre muchas exclamaciones y trémolos estridentes, el árbol fue puesto en pie muy
    lentamente, pues los hombres se detuvieron cuatro veces antes de ponerlo erguido y deslizarlo
    en el hoyo preparado para él. Todo el mundo, los bípedos, los cuadrúpedos y los
    seres alados del aire se alegraron; todos iban a prosperar bajo la protección del árbol. Él
    nos ayudará a ir por el sendero sagrado; podemos apoyarnos en él, y él nos guiará y fortalecerá
    siempre.
    Se ejecutó una corta danza en torno a la base del árbol, y se empezó a construir el recinto
    a su alrededor clavando en un amplio círculo veintiocho postes ahorquillados, encima
    de cada uno de los cuales se puso una vara que iba a unirse con el árbol, situado en
    el centro.
    Debo explicaros ahora que, al edificar el pabellón de la danza del sol, construimos
    realmente una imagen del Universo; pues debéis comprender que cada uno de los postes
    representa algún objeto particular de la creación, de modo que el círculo completo es la
    creación entera, y el árbol único del centro, sobre el que descansan las veintiocho varas,
    es el Gran Espíritu, que constituye el centro de todas las cosas. Todo procede de Él, y
    todo regresa a Él tarde o temprano. He de deciros también por qué empleamos veintiocho
    varas: ya os he explicado la razón de que los números cuatro y siete sean sagrados; si
    contáis cuatro veces siete, obtendréis veintiocho. La luna vive veintiocho días, que forman
    nuestro mes; cada uno de estos días representa algo que para nosotros es sagrado.
    Dos de estos días representan el Gran Espíritu; otros dos la Madre Tierra; cuatro, los
    cuatro Vientos; un día, el Aguila Moteada, otro el sol y otro la luna; hay un día para el
    Lucero del alba y cuatro días para las cuatro edades; siete días representan nuestros siete
    5 Hablando propiamente, el acto espiritual no concierne al individuo, sino al estado de existencia del
    cual el ser singular es una expresión, y a fortiori a la Divinidad de la que es como un reflejo. Un acto tal
    implica siempre la consciencia de la indistinción entre el «yo» y el «prójimo», y luego, en un grado todavía
    más elevado, la de la indistinción entre el «nosotros» y el «Sí mismo».
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    94
    grandes ritos, un día el bisonte, un día el fuego, uno el agua, otro la roca y, por último, un
    día representa el pueblo bípedo. Si sumáis estos días, obtenéis un total de veintiocho.
    Además, habéis de saber que el bisonte tiene veintiocho costillas, y que en nuestros tocados
    de guerra empleamos de ordinario veintiocho plumas. Como veis, todas las cosas
    tienen su significado, y es bueno saberlo y acordarse de ello. Pero volvamos a la danza
    del sol.
    Los guerreros se vistieron y se peinaron. Entraron en el recinto y danzaron alrededor
    del árbol central; de este modo el suelo se purificaba y se nivelaba. Los jefes se reunieron
    y escogieron a los valientes, uno de los cuales iba a ser el director de la danza. Estos
    hombres escogidos danzaron avanzando primero hacia el Oeste y volviendo al centro,
    luego hacia el No rte y de nuevo al centro, después hacia el Este y regresando otra vez al
    centro, y finalmente hacia el Sur y de nuevo al centro; de este modo hicieron un recorrido
    en forma de cruz.
    4
    Pero antes de proceder a la danza del sol, los hombres tenían que purificarse en la c abaña
    de sudar. El profeta entró en primer lugar en la cabaña del inipi con el Calumet ya
    cargado, y se sentó al Oeste; los demás hombres que iban a participar en al danza entraron
    a continuación, evitando pasar por delante de él; la última en entrar fue una mujer,
    que se sentó cerca de la puerta.
    Todos los vestidos de piel de bisonte que habían de usarse en la danza se colocaron
    encima de la cabaña del inipi, pues así se purificaban. Las cinco piedras calentadas que
    representaban a las cinco Direcciones fueron entonces introducidas y colocadas sobre el
    CABAÑA DE LA DANZA DEL SOL
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    95
    altar en su lugar respectivo, después de lo cual se puso en el sendero ritual una sexta piedra.
    Aquel Que Se Extiende cogió el Calumet que debía servir para la danza; pero para el
    rito del inipi se llenó un segundo Calumet, que se dio al gran sacerdote para que lo
    bendijera y lo encendiera. Se fumó esta Pipa en corro, de la manera ritual, y después de
    purificarla la llevaron fuera de la cabaña. Se cerró la puerta; era el momento en que el
    profeta explicaría al pueblo su visión:
    «¡Parientes míos, escuchadme todos! El Gran Espíritu ha sido benévolo con nosotros
    y nos ha establecido en una tierra sagrada; en ella estamos sentados ahora. Acabáis de
    ver las cinco piedr as colocadas en el centro, y esta sexta piedra que se ha puesto en el
    sendero representa a la nación. Para el bien de todos vosotros, el Gran Espíritu me ha
    enseñado en una visión una vía de adoración que voy a enseñaros.
    »Los cielos son sagrados, pues en ellos vive nuestro Abuelo, el Gran Espíritu; estos
    cielos son como un manto para el Universo; este manto está ahora sobre mí, que estoy
    aquí ante vosotros. Oh Wakan-Tanka, Te muestro el círculo de nuestra nación, este círculo
    que está aquí y en el que hay una cruz; esta cruz la lleva uno de nosotros sobre el pecho.
    Y Te muestra la Tierra que Tú has hecho y que haces sin cesar; está representada
    por este círculo rojo que llevamos. También llevamos la luz inextinguible que cambia la
    noche en día, a fin de que esté entre los nuestros y ellos puedan ver. Te muestro también
    el lucero del alba, que nos da el conocimiento. El bisonte cuadrúpedo que pusiste aquí
    abajo antes que los bípedos está también con nosotros. E igualmente está aquí la mujer
    celeste que vino a nosotros de un modo tan misterioso. Todos estos pueblos y estas cosas,
    que son santos, escuchan en este momento lo que digo.
    »Pronto, junto con mis parientes que se hallan aquí, sufriré y soportaré grandes penas
    en favor de mi pueblo. En medio de las lágr imas y el sufrimiento elevaré mi Calumet y
    lanzaré mi voz hacia Ti, ¡oh Wakan-Tanka! Ofreceré mi cuerpo y mi alma para que mi
    pueblo viva. Al enviarte mi voz, oh Wakan-Tanka, utilizaré lo que une a Ti a las cuatro
    Regiones, al Cielo y a la Tierra6. Todo cuanto en el Universo se mueve —los cuadrúpedos,
    los insectos, los seres alados— se regocija y nos ayuda a mí y a mi tribu.»
    Y entonó un canto de misterio:
    Oigo venir al sol, la luz del mundo,
    Veo su rostro mientras llega,
    Hace felices a los seres de la tierra, y ellos se alegran,
    ¡Oh Wakan-Tanka, Te ofrezco este mando de luz!
    6 Se trata de la tira de cuero sin curtir que va del árbol central al pecho del danzante.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    96
    El Calumet que había de ser empleado en la danza fue entonces envuelto en salvia y
    la mujer lo sacó de la cabaña; lo llevó por el sendero sagrado hacia el Este y lo puso encima
    del cráneo de bisonte, cuidando de que el cañón estuviera dirigido hacia el Este. La
    mujer se quedó fuera de la cabaña de sudar y ayudó a abrir y cerrar la puerta. El inipi
    comenzó entonces de la manera que he descrito. Después de cerrarse la puerta por segunda
    vez, el profeta rezó así:
    «¡Abuelo Wakan-Tanka, míranos! La Pipa sagrada que nos diste y con la que hemos
    criado a nuestros hijos pronto irá al centro del Universo, junto con el bisonte que ayudó a
    fortalecer nuestros cuerpos. La mujer de misterio que vi no antaño al centro de nuestro
    círculo volverá a nuestro centro; y un hombre que sufrirá por su pueblo irá igualmente al
    centro. ¡Oh Wakan-Tanka, que cuando estemos todos en el centro, no tengamos en nuestros
    pensamientos y en nuestros corazones más que a Ti!»
    Y cantó entonces otro canto que había recibido en su visión:
    Le oigo venir. Veo su rostro.
    Tu día es sagrado. Yo Te lo ofrezco.
    Le oigo venir. Veo su rostro.
    En aquel día sagrado, hiciste merodear al bisonte.
    Has hecho un día feliz para el mundo.
    Yo Te ofrezco todas las cosas.
    A continuación se derramó agua sobre las piedras ardientes mientras el gran sacerdote
    rezaba:
    «¡Oh Wakan-Tanka, en este momento nos purificamos para ser dignos de elevar
    nuestras manos hacia Ti!»
    Entonces, levantando su mano derecha, todos los hombres cantaron:
    Abuelo, Te envío una voz.
    Abuelo, Te envío una voz.
    Junto con todo el Universo, Te envío una voz
    Para que yo viva.
    Cuando se abrió la puerta por tercera vez, los hombres pudieron beber un poco de
    agua, pero esta fue la única ocasión durante todo el rito en que les estuvo permitido hacerlo.
    Mientras los hombres recibían el agua, el profeta les dijo:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    97
    «Os doy el agua, pero acordaros de Aquél que, en el Oeste, custodia las aguas y también
    el misterio de todas las cosas. Vais a beber agua, que es vida; no desperdiciéis una
    sola gota. Cuando terminéis, levantad la mano para dar gracias al Poder del lugar en que
    se pone el sol; él os ayudará a soportar los sufrimientos que vais a experimentar.»
    Se cerró la puerta por última vez, y de nuevo todos los hombres cantaron, mientras el
    calor y el vapor los purificaban, y cuando al final se abrió la puerta todos salieron conducidos
    por el profeta y levantaron la mano hacia las seis Direcciones diciendo: «¡Hay ho!
    ¡Hay ho! ¡Gracias sean dadas!»
    Cada uno de los danzantes tenía un ayudante encargado de retirar de encima de la c abaña
    de sudar una de las pieles de bisonte purificadas y de ponérsela alrededor del cuerpo.
    Aquel Que Se Extiende cogió entonces su Calumet, que descansaba sobre el cráneo
    del bisonte, y volvió con todos los hombres al gran tipi en el que se habían reunido antes
    de la consagración del árbol y antes del rito del inipi.
    5
    El gran sacerdote dejó su Calumet apoyado en el pequeño secadero que había sido
    pintado de azul para representar el cielo. Se puso hierba aromática sobre una brasa y todos
    se purificaron en el humo sagrado. Acto seguido, al tiempo que bendecía y purificaba
    el tambor y los palillos, el profeta dijo:
    «Este tambor es el bisonte e irá al centro. Tañendo e l tambor con estos palillos, es seguro
    que venceremos a nuestros enemigos.»
    Todos los vestidos y pertrechos fueron purificados, así como los cuatro cráneos de bisonte
    que uno de los hombres iba a llevar clavados en su carne hasta que se desprendieran.
    El profeta explicó a los hombres que sus cuerpos purificados eran ahora sagrados y ni
    siquiera podían ser tocados por sus propias manos. En consecuencia los danzantes debían
    llevar en el cabello unos palitos con los que se rascarían, si era necesario, y que utilizarían
    para pintarse con la pintura de tierra roja.
    Aquel Que Se Extiende se puso alrededor del cuello el círculo de cuero pintado de
    azul que representaba el Cielo, y los demás llevaron cada uno un símbolo diferente: el
    círculo con la cruz, el de la tierra roja, el sol, la luna, el lucero del alba, el bisonte; la mujer
    llevaba el Calumet, ya que representaba a la Mujer Bisonte Blanco. Asimismo, los
    hombres se pusieron pieles de conejo sobre los brazos y las piernas, pues el conejo representa
    la humildad, por ser apacible, dulce y sin presunción, cualidad que todos debemos
    poseer cuando vamos al centro del mundo. Por último, los hombres se pusieron plumas
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    98
    en el pelo, y una vez terminados los preparativos el profeta les explicó lo que tenían que
    hacer cuando estuvieran en el pabellón de la danza sagrada.
    «Cuando vayamos al centro del círculo, todos derramaremos lágrimas, pues debemos
    saber que todo lo que entra, mediante el nacimiento, en este mundo que veis a vuestro
    alrededor, debe sufrir y soportar penas. Ahora vamos a sufrir en el centro del círculo sagrado,
    y por hacerlo, ¡ojalá tomemos sobre nosotros una gran parte del sufrimiento de
    nuestro pueblo!»
    Cada hombre declaró entonces qué sacrificio sobrellevaría y el profeta expresó su voto
    en primer lugar:
    «Sujetaré mi cuerpo a las correas del Gran Espíritu que descienden hasta la tierra. Ésta
    será mi ofrenda.»
    Debo deciros aquí que la carne representa la ignorancia y, por consiguiente, cuando
    danzamos y nuestra carne desgarrada se desprende de las correas, es como si nos liberáramos
    de los lazos de la carne. Sucede lo mismo cuando se doma a un potro: al principio
    el cabestro es indispensable, pero cuando el potro está domado la cuerda ya no es necesaria.
    También nosotros somos como potros cuando empezamos a danzar, pero pronto
    quedamos dominados y sometidos al Gran Espíritu.
    El segundo danzante dijo:
    «Quiero unirme a los cuatro Poderes del mundo que el Gran Espíritu ha restablecido.
    »
    En este caso el danzante estará situado efectivamente en el centro, pues se hallará en
    medio de cuatro postes y el lado derecho de su pecho se sujetará al poste del Este, el lado
    izquierdo al poste del Norte, el hombro derecho al poste del Sur y el hombro izquierdo al
    poste del Oeste. Danzará en esta posición hasta que las cuatro correas se desprendan de
    su carne.
    El tercer danzante hizo su voto:
    «Quiero llevar cuatro de mis parientes más próximos, el antiguo bisonte.»
    El danzante quiere decir con ello que se fijarán cuatro correas a su espalda, a las que
    se sujetarán cuatro cráneos de bisonte; estas cuatro ataduras representan los tirones de la
    ignorancia: ésta, en efecto, debería estar siempre detrás de nosotros, puesto que debemos
    girarnos hacia la luz de la verdad que está ante nosotros.
    El cuarto danzante dijo:
    «Quiero dejar doce pedazos de mi carne al pie del árbol sagrado. Uno es para nuestro
    Abuelo Wakan-Tanka, otro para nuestro Padre Wakan-Tanka, un tercero para nuestra
    Abuela, la Tierra, y un cuarto para nuestra Madre, la Tierra. Quiero dejar cuatro pedazos
    de carne para los Poderes de las cuatro Direcciones, abandonaré otro para el Aguila Moteada,
    otro para el Lucero del Alba, otro para la luna y, por último, otro para el Sol.»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    99
    El quinto danzante dijo:
    «Quiero hacer una ofrenda de ocho pedazos de mi carne: dos serán para e l Gran Espíritu,
    dos para la Tierra, y cuatro para los Poderes de las cuatro Direcciones.»
    El sexto danzante dijo:
    «Quiero abandonar en el árbol sagrado cuatro pedazos de mi carne: uno será para el
    Gran Espíritu, otro para la Tierra sobre la que caminamos, uno para la nación, a fin de
    que camine con paso firme, y uno para los pueblos alados del Universo.»
    El séptimo danzante hizo su voto:
    «Quiero dejar un trozo de mi carne para el Gran Espíritu y otro para la Tierra.»
    Entonces hizo su voto el, octavo danzante, que era la mujer:
    «Quiero ofrecer un pedazo de mi carne al Gran Espíritu y en favor de todas las cosas
    que se mueven en el Universo, para que ellas den sus poderes a la tribu, a fin de que ésta
    avance con sus hijos por el sendero rojo de la vida.»
    Cuando hubieron terminado de pronunciar sus votos, el gran sacerdote les dijo que se
    purificaran frotándose la cara y todo el cuerpo con salvia, «pues vamos a acercarnos ahora
    al lugar sagrado en que se alza el árbol; el árbol es también el Calumet que se extiende
    desde el cielo hasta la tierra. Hemos de ser dignos de ir a este centro.»
    6
    Todos los miembros de la tribu se habían reunido alrededor del pabellón del misterio;
    en el interior, al sur, estaban los cantores junto con las mujeres que les ayudaban, y todos
    llevaban coronas de hojas sobre su frente y tenían en la mano ramitas de plantas sagradas.
    Entonces llegaron los danzantes conducidos por la mujer que llevaba el Calumet y
    seguidos por el profeta que llevaba el cráneo de bisonte, y al final de esta fila venían los
    ayudantes con todos los pertrechos. Caminaron lentamente alrededor del pabellón imitando
    el recorrido del sol y llorando lastimeramente sin cesar:
    «¡Oh Wakan-Tanka, ten misericordia de mí para que mi pueblo viva! ¡Es por él por
    quien me sacrifico!»
    Mientras los danzantes cantaban de este modo, los demás lloraban, pues ellos eran la
    nación por la que los danzantes iban a sufrir. Estos entraron en el pabellón del sol y se
    situaron al Oeste.
    El profeta puso el cráneo de bisonte entre los danzantes y el árbol sagrado, con el
    hueso nasal dirigido hacia el Este; frente a sí colocó los tres bastones pintados de azul, y
    sobre este caballete la mujer depositó el Calumet.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    100
    Entonces los cantores entonaron uno de los cantos inspirados:
    ¡Wakan-Tanka, ten misericordia de nosotros!
    ¡Queremos vivir!
    Ésta es la razón por la que hacemos esto.
    Dicen que viene una manada de bisontes;
    Ya están aquí.
    El Poder del bisonte viene a nosotros;
    ¡Ya está aquí!
    Cuando el canto cesó, todos prorrumpieron en llanto; y durante el resto del día y toda
    la noche danzaron. Esta danza de la primera noche representa el pueblo sumido en la
    oscuridad de la ignorancia; todavía no son dignos de encontrarse con la luz del Gran Espíritu,
    que brillará sobre ellos cuando llegue el día siguiente; deben sufrir y purificarse
    antes de ser dignos de morar en el Gran Espíritu.
    En el último momento, antes de la aurora, la danza se detuvo y entonces los danzantes
    o sus parientes depositaron ofrendas fuera del pabellón, en el lugar correspondiente a
    cada una de las cuatro Regiones.
    Con la aurora, los danzantes volvieron a entrar en el pabellón, y el guardián de la Pipa
    sagrada iba con ellos; el profeta le había pedido que construyera el altar sagrado, pero
    aquel hombre venerable respondió: «Tú tuviste la visión, Kablaya, y a ti te corresponde
    hacer el altar; pero yo estaré a tu lado, y cuando termines ofreceré la plegaria.»
    Y así fue como el profeta y gran sacerdote dispuso el emplazamiento sagrado; primero
    trazó en el suelo, ante sí, un círculo, en cuyo centro depositó una brasa7; a continuación,
    cogiendo algunas hierbas aromáticas y sosteniéndolas sobre su cabeza, oró:
    «Oh Abuelo Wakan-Tanka, ésta es tu hierba misteriosa, que pongo en el fuego; su
    humo se extenderá por todo el mundo y llegará incluso hasta el cielo; los pueblos cuadrúpedos
    y alados y todas las cosas sabrán qué es este humo y se alegrarán. ¡Que esta
    ofrenda ayude a establecer un parentesco entre todas las cosas, todos los seres y nosotros!
    Que todos ellos nos den sus poderes para que podamos soportar los sufrimientos
    que nos esperan. Mira, oh Wakan-Tanka, pongo esta hierba aromática en el fuego y el
    humo se elevará hacia Ti.»
    Mientras ponía la hierba en el fuego cantó este canto de misterio:
    7 Esta brasa ha sido tomada de un fuego que ha estado ardiendo durante toda la noche anterior, y que
    arderá todas las noches mientras dure la danza. Está situado al Este, fuera del pabellón, y, según Alce Negro,
    se mantiene encendido para recordar la eterna presencia de Wakan-Tanka. Durante el día este fuego
    no es necesario, pues ya está el sol para recordar esta presencia.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    101
    Hago humo sagrado;
    De esta manera hago humo;
    ¡Que todos los pueblos lo miren!
    Hago humo sagrado;
    ¡Que todos estén atentos y miren!
    ¡Que los seres alados y los cuadrúpedos
    estén Atentos y lo miren!
    De esta manera hago humo;
    ¡En todo el Universo se alegrarán!
    El cuchillo destinado a hender el pecho de los danzantes fue entonces purificado en el
    humo, así como una pequeña hacha de piedra y un poco de tierra. Aquel Que Se Extiende
    pudo entonces hacer el altar, pero antes oró:
    «Oh Abuelo, Wakan-Tanka, quiero ahora convertir esto en el lugar sagrado. Cuando
    haga este altar, todas las aves del aire y todas las criaturas de la tierra se regocijarán y
    acudirán de todas direcciones para contemplarlo. Todas las generaciones de mi pueblo se
    alegrarán. Este lugar será el centro de los senderos de los cuatro grandes Poderes. La
    aurora del día verá este lugar santo. Cuando tu luz aparezca, oh Wakan-Tanka, todo
    cuanto se mueve en el Universo se alegrará.»
    Después de ser ofrecida al Cielo y a la Tierra, se puso una pizca de tierra purificada
    en el centro del emplazamiento ritual. Otro poco más fue ofrecido al Oeste, al Norte, al
    Este y al Sur, y depositado en el lado Oeste del círculo; del mismo modo, se puso tierra
    en los lugares de las demás direcciones y luego se esparció por todo el círculo por igual.
    Esta tierra representa a los bípedos, los cuadrúpedos, los seres alados y todo lo que hay
    en el Universo. Entonces el gran sacerdote comenzó a construir el altar en este emplazamiento
    sagrado: tomó primero un bastón, lo dirigió hacia las seis Direcciones y luego,
    bajándolo hacia el suelo, trazó un pequeño círculo en el centro; este círculo indica la morada
    del Gran Espíritu. A continuación, después de haber dirigido de nuevo el bastón
    hacia las seis Direcciones, trazó una línea desde el Oeste hasta el borde del círculo; y del
    mismo modo trazó una línea desde el Este hasta el borde del círculo, y repitió la operación
    desde el Norte y el Sur. Construyendo el altar de esta manera vemos que todo conduce,
    y regresa, al centro; y este centro que está aquí, y que sabemos se halla en todas
    partes, es el Gran Espíritu.
    Aquel Que Se Extiende recogió entonces un pequeño manojo de salvia y, ofreciéndolo
    al Gran Espíritu, rezó:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    102
    «¡Oh Wakan-Tanka, míranos! El más próximo a los bípedos, el jefe de los cuadrúpedos,
    es tatanka, el bisonte. He aquí su cráneo seco; al verlo, sabemos que también nosotros
    nos convertiremos en cráneos y esqueletos, y de este modo caminaremos juntos por
    el camino de regreso al Gran Espíritu. Cuando lleguemos al final de nuestros días, sé
    misericordioso con nosotros, ¡oh Wakan-Tanka! Aquí, en la tierra, vivimos con el bisonte
    y le estamos agradecidos por ello, pues él nos da nuestro alimento y hace dichoso al
    pueblo. Por esta razón, doy ahora hierba a nuestro pariente el bisonte.»
    Hizo entonces un pequeño lecho de salvia al Este del altar y, asiendo el cráneo por
    los cuernos y mirando al Este, cantó:
    Doy hierba al bisonte;
    ¡Que el pueblo lo contemple Para que viva!
    Luego, girándose y levantando el cráneo hacia el Oeste, el gran sacerdote cantó:
    Doy tabaco al bisonte;
    ¡Que el pueblo lo contemple
    Para que viva!
    Volviéndose hacia el Norte, cantó:
    Doy un vestido al bisonte;
    ¡Que el pueblo lo contemple
    Para que viva!
    Y, volviéndose hacia el Sur, cantó:
    Doy pintura al bisonte;
    ¡Que el pueblo lo contemple
    Para que viva!
    Entonces, de pie sobre la salvia, cantó:
    Doy agua al bisonte;
    ¡Que el pueblo lo contemple
    Para que viva!
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    103
    A continuación, el cráneo de bisonte fue colocado en el lecho de salvia, mirando al
    Este, y Aquel Que Se Extiende le puso unas bolitas de salvia en las órbitas; luego ató un
    saquito de tabaco en el cuerno que apuntaba al Sur, y un pedazo de piel de gamo en el
    cuerno que apuntaba al Norte, pues esta piel representa el vestido ofrecido al bisonte. A
    continuación pintó una línea roja alrededor de la cabeza y otra línea roja que iba desde la
    frente al hueso nasal, y mientras lo hacía, dijo:
    «Oh bisonte, tú eres la Tierra. ¡Ojalá comprendamos esto y todo lo que he hecho
    aquí! ¡Hechetu welo! ¡Está bien!»
    Cuando hubieron terminado las ofrendas al bisonte, los danzantes dieron la vuelta al
    pabellón y se detuvieron en la entrada, mirando al Este para saludar al sol de levante.
    «Mira estos hombres, oh Wakan-Tanka», rogó el gran sacerdote levantando la mano
    derecha, «el rostro de la aurora encontrará sus rostros; el día que llega sufrirá con ellos.
    ¡Será un día sagrado, pues Tú, oh Wakan-Tanka, estás aquí presente!».
    Entonces, en el preciso momento en que el sol comenzó a despuntar, los danzantes
    cantaron una melodía inspirada sin palabras, y el profeta entonó uno de sus cantos de
    misterio:
    ¡El Padre se levanta!
    La luz del Gran Espíritu está sobre mi pueblo;
    Vuelve brillante a toda la tierra.
    ¡Mi pueblo es feliz ahora!
    ¡Todos los seres que se mueven se regocijan!
    Mientras los hombres cantaban sin palabras y el profeta cantaba las fórmulas sagr adas,
    todos danzaban, y al hacerlo se desplazaban de manera que su rostro mirara al Sur,
    después al Oeste, al Norte, para detenerse de nuevo en el Este, mirando esta vez hacia el
    árbol sagrado.
    Los cantos y los toques de tambor cesaron y los danzantes fueron a sentarse al Oeste
    del pabellón, en los lechos de salvia que les habían preparado. Los ayudantes frotaron los
    cuerpos de los danzantes para quitar la pintura y luego pusieron sobre sus cabezas coronas
    de salvia y plumas de águila; las mujeres hicieron lo mismo en sus cabelleras.
    Durante toda la danza del sol llevamos coronas de salvia en la cabeza, pues es señal
    de que nuestros pensamientos y nuestros corazones están cerca del Gran Espíritu y de sus
    Poderes, ya que la corona representa las cosas celestes —las estrellas y los planetas—
    que están llenas de misterio.
    Aquel Que Se Extiende indicó entonces a los hombres cómo debían pintarse: la parte
    superior del cuerpo, a partir del vientre, de rojo, y el rostro también de rojo; el rojo repreLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    104
    senta, en efecto, todo lo que es sagrado, y especialmente la Tierra; así, pues, debemos
    acordarnos de que nuestros cuerpos vienen de la Tierra, y de que volverán a ella. Hay
    que pintar un círculo negro alrededor del rostro, pues este círculo nos ayuda a acordarnos
    del Gran Espíritu, quien, como el círculo, no tiene fin. Como he dicho a menudo, hay
    mucho poder en el círculo; los pájaros lo saben, puesto que vuelan en círculo y construyen
    sus nidos en esta forma; también los coyotes lo saben, pues viven en tierra en agujeros
    redondos. Debe trazarse una línea negra desde la frente hasta el entrecejo, y otra línea
    en cada mejilla, así como en la barbilla: estas cuatro líneas representan los cuatro Poderes
    de las cuatro Direcciones. Se pintan, además, rayas negras alrededor de la muñeca,
    del codo, de la parte superior del brazo y de los tobillos; debéis saber que el negro es el
    color de la ignorancia8, y por tanto estas rayas son como los lazos que nos atan a la tierra.
    Observaréis, también, que estas rayas parten de la tierra y no suben más arriba de los
    senos, pues allí es donde las correas están sujetas al cuerpo; estas correas son como rayos
    de luz del Gran Espíritu. Así, cuando tiramos de estas correas hasta desprendernos de
    ellas, es como si el Espíritu fuera liberado de nuestros cuerpos oscuros. Cuando se ejecutó
    esta danza por primera vez, todos los hombres iban pintados de esta manera, y no es
    sino desde una época reciente que cada danzante va pintado de un modo diferente según
    la visión que pueda haber tenido.
    Cuando todos se hubieron pintado, los danzantes se purificaron con el humo de la
    hierba aromática y se pusieron los diversos símbolos que he descrito. El danzante que
    había hecho voto de acarrear los cuatro cráneos de bisonte llevaba una forma de bisonte
    sobre el pecho, y en la cabeza unos cuernos hechos con salvia.
    7
    En cuanto los preparativos hubieron terminado, los danzantes se situaron al pie del
    árbol sagrado, al Oeste; y, mirando la copa del árbol, levantaron la mano derecha y tocaron
    sus silbatos de hueso de águila; mientras, el gran sacerdote rezó:
    «Oh Abuelo Wakan-Tanka, inclínate y dirígeme una mirada cuando elevo la mano
    hacia Ti. Ves aquí los rostros de mi pueblo. Tú ves los cuatro Poderes del Universo y nos
    has visto ahora en cada una de las cuatro Direcciones. Has visto el lugar sagrado y el
    8 Los sioux también pintan de negro sus rostros con ocasión de la danza que se ejecuta cuando regresan
    del sendero de la guerra, pues, como decía Alce Negro: «Sabemos que yendo por el sendero de la guerra
    hacemos algo malo y deseamos ocultar nuestros rostros a Wakan-Tanka.»
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    105
    centro que hemos fijado, en los que vamos a sufrir. Te ofrezco todo mi sufrimiento por el
    bien de mi pueblo.
    »Hay un buen día sobre mi frente, puesto que estoy ante Ti, y esto me acerca a Ti,
    ¡oh Wakan-Tanka! Es tu luz la que viene con la aurora y la que atraviesa los cielos. Estoy
    de pie sobre tu Tierra sagrada. ¡Ten misericordia de mí, oh Wakan-Tanka, para que
    mi pueblo viva!»
    Entonces todos los cantores se pusieron a cantar a coro:
    «¡Oh Wakan-Tanka! ¡Ten misericordia de mí!
    ¡Hago esto para que mi pueblo viva!»
    Los danzantes giraron en círculo hacia el Este, mirando hacia la copa del árbol, al
    Oeste; y, levantando las manos, cantaron:
    «Nuestro Abuelo Wakan-Tanka me ha dado un sendero que es sagrado.»
    Yendo ahora hacia el Sur y mirando hacia el Norte, Los danzantes tocaron sus silbatos
    de hueso de águila, mientras los otros cantaban:
    Viene un bisonte, dicen;
    ¡Ya está aquí!
    El Poder del bisonte viene;
    ¡Ya está sobre nosotros!
    Durante este canto, los danzantes se desplazaron en círculo hacia el Oeste e hicieron
    frente al Este tocando sin descanso sus estridentes silbatos de hueso de águila. Luego
    fueron al Norte e hicieron frente al Sur, y finalmente fueron de nuevo al Oeste e hicieron
    frente al Este.
    Entonces todos los danzantes prorrumpieron en sollozos; el profeta recibió una correa
    y dos alfileres de madera, fue al centro y, asiendo el árbol sagrado, sollozó:
    «¡Oh Wakan-Tanka, ten misericordia de mí! ¡Hago esto para que mi pueblo viva!»
    Llorando continuamente, fue al Norte y desde allí dio la vuelta completa al recinto,
    deteniéndose en cada uno de los veintiocho postes. Llevando consigo sus alfileres y sus
    correas, los danzantes hicieron como él, y cuando todos estuvieron en el Norte, de cara al
    Sur, el profeta fue de nuevo al centro y asió con las dos manos el árbol sagrado.
    Mientras los cantores y los tambores aceleraban el ritmo de sus cantos y redobles, los
    ayudantes se levantaron de un salto, agarraron rudamente al gran sacerdote y lo lanzaron
    al suelo; uno de ellos tiró de la piel del seno izquierdo del gran sacerdote y clavó en él un
    bastoncillo acerado, e hizo lo mismo con el seno derecho. La larga correa de cuero crudo
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    106
    fue fijada por el medio alrededor del árbol sagrado, cerca de la cúspide, y sus dos extremos
    fueron sujetados a los alfileres clavados en el pecho de Aquel Que Se Extiende. Los
    ayudantes le pusieron en pie rudamente; empezó a tocar su silbato de hueso de águila e,
    inclinado hacia atrás y sostenido por sus ataduras, se puso a danzar. Danzará en esta posición
    hasta que las correas se desprendan de su carne.
    Quiero explicaros ahora por qué utilizamos dos correas que, a decir verdad, no son
    más que una muy larga, sujeta en el centro del árbol y hecha con una sola piel de bisonte
    cortada circularmente. Esto debe hacernos recordar que, si bien parece que haya dos correas
    separadas, éstas no son en realidad más que una sola: sólo el ignorante ve como
    múltiple lo que realmente es único. Esta verdad de la unidad de todas las cosas la comprendemos
    un poco mejor participando en este rito y ofreciéndonos nosotros mismos en
    sacrificio.
    El segundo danzante fue al centro y, al igual que el profeta, abrazó el árbol y rompió
    en sollozos. Los ayudantes se precipitaron sobre él y, después de tirarlo rudamente al
    suelo, perforaron sus senos y su espalda a derecha e izquierda; clavaron en su carne unas
    agujas de madera a las que ataron cuatro correas cortas. Este valiente fue entonces atado
    entre cuatro postes, tan fuertemente que no podía moverse hacia ningún lado. Primero
    lloró, no de dolor como un niño9, sino porque sabía que sufría por su pueblo y comprendía
    la santidad de la unión en su cuerpo de las cuatro Direcciones, en cuyo centro se convertía
    así realmente. Elevando las manos hacia el cielo y tocando su silbato, este hombre
    iba a danzar hasta que las correas se arrancaran de su carne.
    El tercer danzante, el que quería llevar cuatro cráneos de bisonte, fue al centro y, después
    de abrazar el árbol sagrado, fue a su vez derribado y puesto de cara al suelo; le clavaron
    cuatro bastoncillos que atravesaron la carne de su espalda y en los que sujetaron
    los cuatro cráneos de bisonte. Los ayudantes tiraron de los cráneos para asegurarse de
    que aguantaban firmemente; luego dieron al danzante su silbato de águila, que tocó sin
    cesar mientras danzaba. Creo que comprenderéis hasta qué punto esto era doloroso para
    él, pues a cada movimiento los cuernos puntiagudos de los cráneos penetraban en su piel,
    pero en aquellos tiempos nuestros ho mbres eran valerosos y no mostraban la menor señal
    de sufrimiento; estaban realmente contentos de sufrir por el bien de todos.
    Parientes y amigos se acercaban a veces a los danzantes y danzaban a su lado para
    alentarles, o bien una muchacha que amaba a uno de ellos cogía una hierba que había
    masticado y la ponía en la boca de este danzante para darle fuerzas y calmar su sed. El
    9 Esto es evidente, pues el indio debía soportar los peores sufrimientos sin una queja. Todos los pueblos
    guerreros son estoicos, pero ninguno ha superado a los pieles rojas en el dominio del dolor. Las lágrimas
    en cuestión tienen por finalidad apiadar a la Divinidad.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    107
    tañido de los tambores, los cantos y la danza nunca se detenían, y se podía oír, dominando
    a los demás sonidos, el pitido agudo de los silbatos de hueso de águila.
    El cuarto hombre, el que había formulado el voto de dar doce pedazos de su carne,
    avanzó y se sentó al pie del árbol, al que asió con las dos manos; los ayudantes cogieron
    una lezna tallada en un hueso y en diversos lugares levantaron la carne, de la que cortaron
    seis pedacitos en el lado derecho y otros seis en el lado izquierdo. Esta carne se dejó
    como ofrenda al pie del árbol, y el hombre se puso en pie y se sumó a la danza con los
    demás.
    De igual modo, el quinto danzante sacrificó ocho pedazos de su carne; el sexto dio
    cuatro de la suya y el séptimo sacrificó dos. Por último, la mujer abrazó el árbol, se sentó
    y dijo entre lágrimas:
    «Padre Wakan-Tanka, en este único pedazo de carne me ofrezco a Ti, a tus Cielos, al
    Sol, a la Luna, al Lucero del Alba, a los cuatro Poderes y a todas las cosas.»
    Continuaron danzando, y la gente aclamaba al profeta, diciéndole que tirara más fuerte
    de las correas, lo cual hizo hasta que por fin una de ellas se soltó, y todos gritaron «¡hi
    ye!». Cayó, pero le ayudaron a levantarse y continuó danzando hasta que la otra correa se
    arrancó. Cayó de nuevo, pero se puso en pie y levantó las manos al cielo, y entonces todo
    el mundo le aclamó con grandes voces. Le sostuvieron hasta que llegó al pie del árbol
    sagrado, donde descansó en un lecho de salvia; tiró de la carne palpitante de sus senos y
    arrancó doce trozos, que puso al pie del árbol. Los hombres-medicina pusieron una hierba
    curativa sobre sus heridas y lo trasladaron a un lugar a la sombra en el que descansó
    unos instantes; luego se levantó y continuó danzando con los demás.
    Al fin, el hombre que había danzado mucho tiempo con los cuatro cráneos perdió
    dos, y entonces el profeta ordenó que se le cortara la piel de modo que los otros dos cráneos
    se desprendieran. Pero a pesar de haberse liberado de los cuatro cráneos, este valiente
    continuó danzando.
    Entonces, el que había danzado en el centro de los cuatro postes rompió dos de sus
    ataduras; el profeta dijo que ya había soportado bastante, y con un cuchillo se le cortó la
    piel, de modo que se vio libre de las otras dos ataduras, Estos dos hombres ofrecieron
    entonces cada uno doce pedazos de su carne al árbol sagrado, y todos los danzantes y
    muchas otras personas prosiguieron la danza hasta que el sol estuvo a punto de ponerse.
    8
    En el momento que precede a la puesta del sol se llevó un Calumet a los danzantes y
    a los cantores como señal de que su cometido había terminado y de que podían fumar.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    108
    Entonces los danzantes y el guardián de la Pipa se sentaron al Oeste del pabellón, y la
    mujer tomó en sus manos la Pipa que había quedado frente a ella; levantando el cañón de
    la Pipa, caminó alrededor del cráneo de bisonte y se detuvo ante el guardián del Calumet;
    y rezó así:
    «¡Oh Padre santo, ten piedad de mí! Ofrezco mi Calumet al Gran Espíritu¡. ¡Oh
    Abuelo Wakan-Tanka, ayúdame! Hago esto para que mi pueblo viva y para que crezca
    conforme al misterio.»
    La mujer ofreció tres veces el Calumet al guardián, y a la cuarta vez se lo entregó.
    «¡How!», dijo el guardián al recibir la Pipa; luego se alejó y se quedó bajo el árbol sagrado,
    al Norte, y gritó cuatro veces: «¡Hi-ey-hey-i-i!» Y oró así:
    «Abuelo Wakan-Tanka, Tú estás más cerca de nosotros que cualquier otra cosa, hoy
    has visto cuanto hemos hecho. Ahora se ha acabado, nuestra tarea está terminada. Hoy
    un ser bípedo ha llevado a cabo un rito muy sagrado que Tú le ordenaste realizar. Estos
    ocho hombres aquí presentes Te han ofrecido sus cuerpos y sus almas. Con su sufrimiento
    han enviado sus voces hacia Ti; incluso han ofrecido una parte de su carne, que está
    ahora al pie de este árbol sagrado. El favor que ellos Te piden es que su pueblo camine
    por el sendero de la vida y que crezca según el misterio10».
    «Mira esta Pipa que Te hemos ofrecido, junto con la Tierra, los cuatro Poderes, y todas
    las cosas. Sabemos que somos parientes, que formamos una unidad con todo lo que
    hay en el Cielo y en la Tierra, y sabemos que todas las cosas que se mueven son un pueblo
    como nosotros. Todos deseamos vivir y crecer según el misterio. El lucero del alba y
    la aurora que viene con él, el sol de la noche (la luna, hanhepi wi) y las estrellas del cielo
    han estado todos aquí reunidos. Tú nos has enseñado nuestro parentesco con todas las
    cosas y todos los seres, y Te damos las gracias por ello, ahora y siempre. Que seamos
    continuamente conscientes de este parentesco existente entre los cuadrúpedos, los bípedos
    y los volátiles. ¡Que todos podamos alegrarnos y vivir en paz!
    »Mira este Calumet, que es el que el cuadrúpedo11 trajo a la nac ión12; con él hemos
    cumplido su voluntad. Oh Wakan-Tanka, tú has puesto a tu pueblo en un sendero sagra-
    10 Repetimos que el ego se identifica siempre con la colectividad. «Que todos los seres sean felices»,
    dice la plegaria budista. Por otra parte, no hace falta decir que la vida «sagrada» y la conformidad con el
    «misterio» coinciden con la obtención de la salvación.
    11 La Bisonte celeste.
    12 La «nación» o el «pueblo» se identifica en último término con el «género humano». Contando en
    milenios, la escisión en «tribus» es relativamente tardía; esto es lo que expresan los sioux cuando dicen
    que todas las tribus indias se separaron de ellos en el transcurso de los siglos, que ellos son la humanidad
    primitiva. Otros indios afirman lo mismo de su propia tribu.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    109
    do; que pueda seguirlo con paso firme y seguro, cogido de la mano de sus hijos, y que
    los hijos de sus hijos caminen también según el misterio.
    »Ten piedad, oh Wakan-Tanka, de las almas que han recorrido la tierra y han partido.
    ¡Que estas almas sean dignas de caminar por el gran sendero blanco que Tú has establecido!
    Vamos a encender y a fumar el Calumet, y sabemos que esta ofrenda es muy benéfica.
    El humo que se elevará se extenderá por todo el Universo, y todos los seres se alegrarán.
    »
    Entonces los danzantes se sentaron al Oeste del pabellón y el guardián quitó la grasa
    de la cazoleta de la Pipa y la puso sobre una costilla purificada de bisonte. La Pipa fue
    encendida con una brasa y, después de ofrecerla a las seis Direcciones y de dar unas bocanadas,
    el guardián la pasó a Aquél Que Se Extiende, quien a su vez la ofreció entre
    lágrimas, dio unas bocanadas y la pasó a la persona que tenía al lado. Cada uno de los
    hombres, después de ofrecerla y fumar, la devolvía al gran sacerdote, quien la ofrecía al
    hombre más próximo. Una vez todos hubieron fumado, el profeta depositó lenta y cuidadosamente
    las cenizas en medio del altar y rezó:
    «Oh Wakan-Tanka, este lugar sagrado es tuyo. En él se ha realizado todo… Nos alegramos
    por ello.»
    Dos ayudantes pusieron entonces sobre el altar unas cenizas del fuego de misterio situado
    al Este del pabellón; de igual modo, se puso sobre el altar barro purificado, y después
    todas las guirnaldas, las pieles, las plumas y los símbolos utilizados en la danza
    fueron amontonados en el centro del emplazamiento sagrado. Se hizo esto porque estas
    cosas eran demasiado sagradas para ser conservadas, y debían regresar a la tierra. Sólo se
    conservaron el vestido de piel de bisonte y los silbatos de hueso de águila; estos objetos
    serán siempre considerados como particularmente venerables, ya que se han empleado en
    la primera gran fiesta de la danza del sol. Encima del montón formado por los objetos
    utilizados en el rito se colocó el cráneo de bisonte; este cráneo nos recuerda la muerte y
    también nos ayuda a recordar que aquí se ha consumado un ciclo.
    Entonces todos se alegraron, y los niños fueron autorizados a gastar bromas a los viejos,
    pero nadie se preocupó por ello y no se les castigó, pues todo el mundo estaba contento.
    Sin embargo, los danzantes aún no habían terminado: cogieron sus vestidos de piel de
    bisonte y volvieron a la tienda de los preparativos; una vez allí, se quitaron sus ropas con
    la excepción del taparrabos y entraron en la cabaña del inipi, salvo la mujer, que estaba
    encargada de custodiar la puerta. Se introdujeron las cinco piedras y se fumó el Calumet
    por turno; pero antes de fumar los hombres lo apoyaban en una de las piedras. Se cerró la
    puerta y el gran sacerdote dijo lo siguiente:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    110
    «Parientes, deseo decir unas palabras. ¡Escuchad con atención! Hoy habéis hecho una
    cosa llena de misterio, pues habéis dado vuestros cuerpos al Gran Espíritu. Cuando regreséis
    con los vuestros acordaos siempre de que gracias a este acto habéis sido santificados.
    En el futuro vosotros seréis los guías de vuestro pueblo, y debéis ser dignos de
    este piadoso deber. ¡Sed misericordiosos con los vuestros, sed buenos con ellos y amadles!
    Pero acordaos siempre de esto: que vuestro pariente más próximo es vuestro Abuelo
    y Padre Wakan-Tanka, y que después de Él viene vuestra Abuela y Madre la Tierra.»
    Se derramó agua sobre las piedras calientes, y cuando el vapor hubo llenado la pequeña
    cabaña y en ella hacía mucho calor, se abrió la puerta e introdujeron agua. Se mojó
    hierba aromática en el agua y se aplicó a los labios de los danzantes, y ésta fue toda el
    agua que en aquel momento pudieron recibir. Se pasó la Pipa por todo el círculo, se cerró
    la puerta y de nuevo el profeta se dirigió a los hombres:
    «Gracias a vuestras acciones, hoy habéis reforzado el círculo de nuestra nación.
    Habéis hecho un centro sagrado que estará siempre con vosotros, y habéis creado un parentesco
    más estrecho con todas las cosas del Universo.»
    De nuevo se derramó agua sobre las piedras, y mientras el vapor subía, los hombres
    cantaron. Cuando se abrió la puerta por tercera vez, los hombres fueron autorizados a
    beber un sorbo de agua, y el Calumet recorrió el círculo como antes. De nuevo se cerró la
    puerta, y mientras de las piedras se elevaba el vapor, todos los hombres cantaron:
    ¡Envío una voz a mi Abuelo!
    ¡Envío una voz a mi Abuelo!
    ¡Escúchame!
    ¡Junto con todas las cosas del Universo
    Envío una voz al Gran Espíritu!
    El profeta dijo:
    «Los cuatro senderos de los cuatro Poderes son vuestros parientes cercanos. La aurora
    y el sol del día son vuestros parientes. El lucero del alba y todas las estrellas de los
    cielos sagrados son vuestros parientes. Acordaos siempre de esto.»
    La puerta fue abierta por cuarta y última vez, y los hombres bebieron tanta agua como
    desearon, y cuando hubieron terminado de beber, Aquél Que Se Extiende dijo estas
    últimas palabras:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    111
    «Habéis visto ahora cuatro veces la luz del Gran Espíritu. Esta luz estará siempre con
    vosotros. Acordaos de que hay cuatro pasos que conducen al final del sendero sagrado13.
    ¡Pero llegaréis hasta allí! ¡Está bien! ¡Se ha terminado! ¡Hechetu welo!
    Los hombres volvieron entonces a la tienda de los preparativos, donde se les sirvió
    mucha comida, y todo el mundo estaba feliz y contento. Se había realizado una gran cosa;
    en los futuros inviernos, la vida de la nación recibiría mucha fuerza gracias a este
    gran rito.
    13 Los cuatro pasos representan para los sioux las cuatro edades o fases de un ciclo: la edad de la roca,
    la edad del arco, la edad del fuego y la edad de la pipa; la roca, el arco, el fuego y la pipa constituyen cada
    uno de ellos el principal soporte ritual de la edad respectiva. Las cuatro edades pueden también referirse,
    desde el punto de vista microcósmico, a las cuatro fases de la vida humana, desde el nacimiento a la muerte.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    112
    6
    HUNKAPI:
    EL PARENTESCO
    En el rito del parentesco —hunkapi— establecemos un vínculo que refleja en el plano
    terreno el parentesco real que nunca ha dejado de existir entre el hombre y el Gran Espíritu.
    Puesto que amamos a Wakan-Tanka en primer lugar, y más que a ninguna otra cosa,
    debemos amar también a nuestro prójimo y reforzar los lazos que pueden unirnos, aún en
    el caso de que pertenezcan a otras tribus. Realizando este rito que voy a describir, y asistiendo
    a él, cumplimos la voluntad del Gran Espíritu, pues éste es uno de los siete ritos
    que, en el origen, la Mujer Bisonte nos prometió.
    Otras tribus pretenden que este rito tuvo su origen en ellas, pero no es así, puesto que
    fue el lakota Mato-Hokshila —Joven Oso—, un hombre muy santo, quien recibió este
    rito, en una visión, de parte del Gran Espíritu.
    Debéis saber que la planta sagrada, el maíz, no proviene del país de los Sioux; pero
    Joven Oso lo vio en una visión y, más tarde, hallándose de viaje, encontró un pequeño
    campo de maíz, exactamente parecido al que había visto en su visión; y llevó este maíz a
    su pueblo, sin saber que era propiedad de la tribu de los arikara1, con la que los sioux
    estaban en guerra desde hacía mucho tiempo. Ahora bien, el maíz era tan sagrado para
    los arikara como el Calumet para nuestro pueblo; por esto, poco después de que su maíz
    desapareciera, los arikara enviaron mensajeros al campamento de los sioux con muchos
    regalos y mucho tabaco trenzado del que hacen ellos y que nosotros apreciamos enormemente;
    y pidieron que se les devolviera su maíz.
    Los sioux aceptaron la proposición de paz; y Joven Oso, que comprendió entonces el
    sentido de su visión, la explicó a su pueblo y dijo que, mediante el rito que de ella resultaba,
    los sioux debían establecer un parentesco perpetuo con los arikara, una paz que
    duraría hasta el fin de los tiempos y que sería un ejemplo para las demás tribus.
    Todo el mundo aceptó con alegría, y los sioux confirieron a Joven Oso autoridad y
    poder para hacer la paz con ayuda del rito hunkapi, el parentesco. Joven Oso explicó
    entonces que siempre que se realizara este rito, el que deseara emparentarse con alguien
    sería considerado como un arikara, y que sería él quien debería cantar sobre el otro. Jo-
    1 Los arikara pertenecen a la familia lingüística de los caddo; son, por tanto, parientes cercanos de los
    pawnies.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    113
    ven Oso dijo luego a los arikara que construyeran una tienda ritual y escogieran a uno de
    sus hombres para representar a toda su tribu; él sería quien debería cantar sobre Joven
    Oso, quien, a su vez, representaría a la tribu de los sioux.
    Al cabo de un tiempo, Joven Oso llenó su Pipa, se acercó al arikara escogido para representar
    a su tribu y, al tiempo que le ofrecía el Calumet, hizo este discurso:
    «Deseo ayudaros realizando este rito que me ha sido dado en una visión por el Gran
    Espíritu para el bien de nuestra tribu. Es su voluntad que hagamos esto. Él, que es nuestro
    Abuelo y Padre, ha establecido un parentesco con mi pueblo, los sioux; nuestro deber
    es hacer una imagen de este parentesco entre las distintas naciones. ¡Que esto que hacemos
    sirva de ejemplo para otros pueblos! Tú representas a toda la tribu de los arikaras y
    yo represento a los sioux. Has venido aquí para hacer la paz, y nosotros hemos aceptado
    tu ofrecimiento; pero, como ves, vamos a establecer algo más profundo que lo que has
    pedido. Al pedir la paz nos has traído vuestro tabaco, que apreciamos mucho, y, del
    mismo modo, nosotros vamos a darte el maíz sagrado que vosotros amáis por encima de
    todo. Ambas cosas son sagradas, pues provienen del Gran Espíritu. ¡Él las ha hecho para
    nosotros!»
    Joven Oso enseñó entonces a los arikara cómo debía hacerse la ofrenda destinada a
    los sioux, y enumeró todo lo que se necesitaba para el rito, a saber: una Pipa, tabaco;
    cuatro tallos de maíz con mazorcas; un tallo sin mazorcas; un cráneo de bisonte; tres bastones
    para hacer un caballete; carne de bisonte seca; pintura roja y azul oscuro; plumones
    de águila; un cuchillo; hierba aromática; una vejiga seca de bisonte.
    Cuando se hubieron reunido todas estas cosas, Joven Oso tomó un cuchillo y escarbó
    el suelo para purificarlo. En este lugar consagrado se pusieron cuatro ascuas, en las que
    Joven Oso quemó un poco de hierba aromática, y rezó así:
    «¡Oh Abuelo Wakan-Tanka, míranos! En este lugar queremos crear parientes y hacer
    la paz; tu voluntad es que esto se cumpla.
    Hago humo con esta hierba aromática que te pertenece, y él ascenderá hacia Ti. En
    todo cuanto hacemos, Tú eres el primero, y luego viene nuestra Madre Tierra; y después
    de ella vienen las cuatro Regiones del Universo. Al observar este rito queremos realizar
    tu voluntad en esta tierra, y queremos establecer una paz que deberá durar hasta el fin de
    los tiempos. El humo de la hierba aromática estará con todas las cosas del Universo. ¡Está
    bien!»
    Todos los objetos rituales fueron entonces purificados en el humo; los tres bastones
    se dispusieron en forma de secadero de carne, y la Pipa fue apoyada en este caballete.
    Joven Oso puso entonces la vejiga de bisonte ante sí, y sosteniendo un poco de tabaco
    hacia el Oeste, oró de este modo:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    114
    «Oh Tú que guardas el camino donde se pone el sol y que controlas las aguas: vamos
    a establecer un parentesco y una paz sagrada. Tú tienes dos días de misterio; ¡que el pueblo
    disfrute de ellos y camine por el sendero de la vida con paso firme! Debes ser incluido
    en este parentesco y en esta paz que estamos dispuestos a establecer; ¡ayúdanos! Realizamos
    aquí, en la tierra, el parentesco que siempre ha existido entre el Gran Espíritu y
    su pueblo.»
    Este tabaco, a partir de ahora identificado con el Poder del Oeste, fue depositado en
    la vejiga. Debo deciros que esta vejiga es tan sagrada para muchas tribus como nuestro
    Calumet lo es para nosotros, pues también ella puede contener todo el Unive rso.
    Entonces se ofreció una pizca de tabaco al Norte con esta oración:
    «Tú, lugar en el que mora el gigante Wazia; Tú, que controlas los vientos purificadores,
    debes ser colocado en esta bolsa sagrada; ¡ayúdanos, pues, con tus dos días de misterio,
    y ayúdanos para que podamos caminar por el recto camino de la vida!»
    El Poder del Norte, identificado ahora con el tabaco, fue introducido en la bolsa; luego,
    Joven Oso ofreció un poco de tabaco al Poder del Este:
    «Oh Tú, que controlas el sendero donde sale el sol; Tú, que das el conocimiento, estás
    incluido en esta ofrenda; ¡ayúdanos, pues, con tus dos días sagrados!»
    Por último, después de colocar el Poder del Este en la vejiga, Joven Oso ofreció una
    pizca de tabaco a la Región hacia la que siempre nos volvemos, y oró así:
    «Oh Tú, Cisne Blanco; Tú, que controlas el sendero por el que caminan las generaciones,
    hay un lugar para Ti en esta bolsa sagrada; ¡ayúdanos, pues, con tus dos días rojo
    y azul!»
    Después de colocar el Poder del Sur en la bolsa ritual, joven Oso ofreció una pizca de
    tabaco al Cielo:
    «Abuelo y Padre Wakan-Tanka, que conozcamos nosotros este parentesco cuaternario
    que nos ata a Ti; que empleemos este conocimiento haciendo la paz con otra tribu. Al
    establecer parentescos aquí en la tierra, sabemos que cumplimos tu voluntad. ¡Oh Wakan-
    Tanka, Tú estás por encima de todas las cosas, pero hoy estás aquí con nosotros!»
    Después de poner el tabaco para el Gran Espíritu en la bolsa de misterio, Joven Oso
    oró así:
    «Abuela Tierra, ¡escúchame! Vamos a establecer sobre Ti un parentesco con un pueblo,
    al igual que Tú has establecido una relación con nosotros al darnos nuestro Calumet
    sagrado2. Los bípedos, los cuadrúpedos, los seres alados y todo cuanto se mueve sobre
    2 No hay que olvidar que el bisonte es como una encarnación animal del principio Tierra, cuya manifestación
    material es la tierra visible; pero la Tierra -Principio es evidentemente divina, y ésta es la razón
    por la que la Mujer Bisonte Blanco viene del Cielo. Tierra y Cielo —las regiones visibles— tienen su prototipo
    eterno en lo Divino; estos prototipos forman una pareja, no se confunden; pero Wakan-Tanka, en su
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    115
    Ti3 somos tus hijos. Queremos ser, con todas las criaturas y todas las cosas, como los
    miembros de una sola familia; al igual que estamos emparentados contigo, oh Madre,
    también queremos hacer la paz con otro pueblo, y seremos parientes de ellos. ¡Ojalá caminemos
    con amor y misericordia por este sendero que es sagrado! Oh Abuela y Madre,
    Te colocamos en esta bolsa de misterio. ¡Ayúdanos a establecer un parentesco y una paz
    perpetua!»
    Y de este modo la Tierra fue introducida en la bolsa, que fue cerrada y sobre la cual
    se pusieron pelos de bisonte y hierba aromática.
    Joven Oso dijo entonces al representante de la tribu de los arikara:
    «Cuidarás de esta bolsa, pues está llena de misterio, y la tratarás tal como estas cosas
    deben ser tratadas; es realmente semejante a la Pipa sagrada que recibieron los sioux, y
    hará la paz entre muchas tribus. Pero debes acordarte siempre de esto: nuestros parientes
    más próximos son nuestro Abuelo y Padre Wakan-Tanka, y nuestra Abuela y Madre Tierra.
    Con esta bolsa sagrada, acude junto a los jefes de los sioux, y con ella se establecerá
    el parentesco.»
    Entonces se envolvió la bolsa con una piel de gamo que anudaron por los dos lados
    con una correa de cuero, de manera que el saquito pudiera transportarse fácilmente; así
    terminó el primer día del rito.
    2
    Al día siguiente, en el momento mismo de la salida del sol, Joven Oso cogió su Calumet
    y acudió a la tienda del arikara. Después de ofrecer la Pipa a las seis Direcciones,
    fumó un poco y luego la dio al arikara; éste dijo: «¡Hi ho! ¡Hi ho!», y abrazó la Pipa,
    fumó un poco y la pasó a los demás hombres presentes en el tipi. Cuando todo el mundo
    hubo fumado el Calumet volvió a Joven Oso, quien lo purificó y lo puso de nuevo en su
    bolsa.
    Después de esto, Joven Oso fue a su tienda; allí esperó, junto con los demás jefes
    sioux y con los sabios de la tribu, la llegada del arikara, que debía traerles su ofrenda de
    acuerdo con las instrucciones que recibió el día anterior.
    Cuando los sioux vieron venir al hombre de los arikara gritaron: «¡Hi ho! ¡Hi ho!», y
    cuatro de ellos fueron a su encuentro y lo condujeron a la tienda. El arikara dio la vuelta
    unidad suprema, supera esta dualidad. El hecho de que el Calumet lo traiga un Bisonte hembra celeste
    significa que aquél es un don de la pareja Tierra-Cielo: la materia del Calumet indica la Tierra, y el humo,
    el Cielo.
    3 Y cuyos prototipos se hallan incluidos en el principio Tierra.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    116
    siguiendo el movimiento del sol, se quedó de pie frente a Joven Oso, que estaba sentado
    al Oeste y puso ante él la bolsa de las ofrendas. Joven Oso quemó hierba aromática en
    una brasa y luego sostuvo el saquito de misterio sobre el humo. A continuación gritó:
    «¡Hi ho! ¡Hi ho!», abrazó el saquito e hizo esta oración:
    «Abuelo y Padre Wakan-Tanka, míranos! Sobre esta tierra cumplimos tu voluntad.
    Has establecido un parentesco con nosotros al darnos el Calumet, y ahora hacemos extensivo
    este parentesco a otro pueblo haciendo la paz con él después de haber estado en
    guerra. Sabemos que realizamos uno de los siete ritos que nos fueron prometidos en el
    origen. Que estos dos pueblos, gracias a este rito, estén siempre en paz y sirvan de ejemplo
    a otras naciones. Con esta ofrenda mi tribu se alegrará. ¡Este es un día sagrado! ¡Está
    bien! Vamos a abrir ahora este saquito de misterio, y mediante esta ofrenda quedaremos
    vinculados a Ti y a Tus Poderes. Wakan-Tanka, contempla lo que hacemos.»
    Después de pronunciar esta oración, Joven Oso quitó las correas de la bolsa y desenrolló
    lentamente la piel de gamo, y cuando vieron la vejiga de bisonte, exclamaron: «¡Hi
    ye!», pues todos sabían por qué esta vejiga era tan wakan —sagrada. Joven Oso sostuvo
    entonces la vejiga en el humo de las hierbas aromáticas, la abrazó y repitió sin cesar:
    «¡Hi ye!», y luego dijo esta oración:
    «¡Sé misericordioso! Ahora que has venido a nosotros, el pueblo caminará por el
    sendero del misterio tomando de la mano a sus hijos. Yo soy el pueblo (sioux), y te amo,
    quiero tenerte cariño, y quiero cuidar siempre de ti. El pueblo de donde vienes (los arikara)
    deberá también amarte siempre, y saber siempre que eres santa.»
    Después de este discurso, Joven Oso ofreció la vejiga a las seis Direcciones, y cuando
    la abrazó y besó su abertura, todo el pueblo gritó: «¡Hi ho!» Joven Oso se volvió hacia el
    arikara y dijo:
    «Para nuestra tribu esta ofrenda significa que deseáis la paz y establecer un vínculo
    de parentesco con nosotros. ¿Es por esta razón por la que has traído un don tan sagrado?»
    El arikara respondió: «¡Sí! Deseamos tener un vínculo de parentesco con vosotros, y
    que sea tan estrecho como el parentesco entre vosotros y el Gran Espíritu.»
    Esta respuesta gustó a los sioux; entonces sacaron la vejiga de misterio fuera de la
    tienda para que toda la tribu pudiera abrazarla y besar su abertura como hizo Joven Oso.
    Luego la pusieron en la punta de la vigésimo octava vara del tipi para mostrar que la
    proposición de paz de los arikara había sido aceptada, y para colocar el saquito que contenía
    la vejiga en el lugar más sagrado. Como ya he explicado, esta vigésimo octava vara
    representa el Gran Espíritu, pues es la vara-clave que sostiene a las otras veintisiete varas
    de la tienda.
    Así terminó el rito de la ofrenda. Los mensajeros de los arikara regresaron a sus tipis,
    donde comenzaron los preparativos para el día siguiente, y Joven Oso preparó una tienda
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    117
    especial para nuevos ritos. A cada lado de la entrada se habían colgado unas pieles que
    formaban un sendero de una longitud de diez pasos; el tabique de pieles tenía una altura
    de cuatro pies; éste es el sendero de la vida, que conduce a la tienda. El que entra por él
    no puede desviarse del camino, pues los tabiques se lo impiden; debe, pues, caminar en
    línea recta hacia el centro.
    3
    Al día siguiente, cuatro hombres de los arikara fueron escogidos para representar a
    toda la tribu; con sus pertrechos rituales, se dirigieron a la tienda que Joven Oso les había
    preparado. Joven Oso estaba sentado al Oeste; antes de preparar el altar les dijo:
    «El maíz que ahora tenemos los sioux pertenece en realidad a los arikara, pues ellos
    lo aman y lo consideran cosa sagrada, al igual que nosotros hacemos con nuestro Calumet;
    pues ellos también han recibido su maíz del Gran Espíritu a través de una visión. Es
    voluntad del Gran Espíritu que tengan su maíz. Por esta razón, nosotros queremos, no
    sólo devolverles su maíz perdido, sino también establecer un rito mediante el cual crearemos
    la paz al mismo tiempo que un parentesco real que será un reflejo del vínculo de
    parentesco existente entre nosotros y Wakan-Tanka. Quiero producir ahora un humo
    aromático que llegará hasta los cielos y también hasta el Lucero del alba, que divide el
    día en oscuridad y luz; llegará también hasta los cuatro Poderes que velan por el Universo.
    Este humo ascenderá desde nuestra Abuela, la Tierra.»
    Joven Oso puso entonces hierba aromática sobre las brasas y purificó en el humo el
    Calumet, la mazorca de maíz, el hacha y los demás objetos rituales; ahora ya estaba dispuesto
    para preparar el altar.
    Tomó el hacha, la dirigió hacia las seis Direcciones, y luego golpeó el suelo al Oeste.
    Repitiendo el mismo movimiento, golpeó el suelo al Norte y después, de la misma manera,
    al Este y al Sur; luego levantó el hacha hacia el cielo y golpeó el suelo dos veces en el
    centro para la Tierra y después dos veces para el Gran Espíritu. Después Joven Oso escarbó
    el suelo y, con un bastón que había purificado en el humo y ofrecido a las seis Direcciones,
    trazó una línea que iba del Oeste hasta el centro, a continuación, otra del Este
    al centro y, por último, otra del Sur al centro; luego ofreció el bastón al cielo y tocó el
    centro, y a la tierna y tocó el centro. Así fue como se hizo el altar; como ya dije, hemos
    fijado aquí el centro de la tierra, y este centro, que en realidad está en todas partes, es la
    morada del Gran Espíritu4.
    4 Esta definición es muy notable, pues contiene la doctrina del altar primordial, del santuario como tal.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    118
    Joven Oso tomó entonces una mazorca de maíz y clavó un bastón en uno de sus extremos;
    en el otro puso plumón de águila.
    «Este maíz pertenece en realidad a los arikara —dijo Joven Oso— y ha de serles devuelto
    porque lo aman como nosotros amamos a nuestro Calumet. La mazorca de maíz
    que aquí veis tiene doce significados importantes, pues está formada por doce hileras de
    granos, y los recibe de los diversos Poderes del Universo. Al pensar en las distintas cosas
    que el maíz puede enseñarnos, no debemos olvidar, sobre todo, la paz y el parentesco
    que establece entre nosotros. Debemos acordarnos, antes que nada, de que nuestros parientes
    más próximos son nuestro Abuelo y Padre Wakan-Tanka, nuestra Abuela y Madre
    Tierra, los cuatro Poderes del Universo, los días rojo y azul (luz y oscuridad), el Lucero
    del alba, el Aguila Moteada que guarda todo lo que es sagrado en el maíz; nuestro
    Calumet también es como un pariente, pues protege a la tribu, y a través de él rogamos al
    Gran Espíritu.
    »El penacho que crece en la punta de la mazorca de maíz, y que hemos señalado con
    un plumón de águila, representa la presencia del Gran Espíritu; pues, al igual que el polen
    se esparce desde el penacho y da la vida, así la presencia del Gran Espíritu da la vida
    a todas las cosas. Este plumón que está siempre fijo en la punta de la planta es el primero
    en ver la luz de la aurora; ve también la noche, la luna y todas las estrellas. Por todas
    estas razones es wakan —sagrado. Y este bastoncito que he clavado en la mazorca de
    maíz es el árbol de la vida, que se extiende desde la tierra hasta el cielo5, y el fruto, que
    es la mazorca con todos sus granos, representa al pueblo y a todas las cosas del Universo.
    Es necesario acordarse de estas cosas para poder comprender los ritos que vamos a realizar.
    »
    Joven Oso apoyó entonces la mazorca de maíz en el caballete que había alzado cerca
    del altar; este caballete es una imagen del secadero en el que se seca la carne de bisonte;
    ahora es el secadero del maíz, pues el maíz es tan importante para los arikara como el
    bisonte para los sioux. Joven Oso arrancó una mazorca de su tallo, la tendió al representante
    de la tribu de los arikara, y habló así:
    «Es voluntad de Wankan-Tanka que este maíz vuelva a vosotros. De este modo
    haremos la paz y estableceremos un parentesco que será un ejemplo para todas las naciones.
    Hemos hablado a menudo de los Doce Poderes del Universo; uniremos estos doce
    Poderes, junto con los sioux y los arikara, en uno solo. Al hacerlo, los arikara deberán
    cantar sobre los sioux; yo representaré a mi pueblo, y vuestro jefe representará al vues-
    5 La analogía con el simbolismo cosmológico de los pueblos antiguos más diversos aparece aquí de un
    modo particularmente impresionante; nos limitaremos a recordar a este propósito al fresno Ygdrasil, el eje
    del mundo en la mitología germánica.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    119
    tro; nos convertiremos en parientes, y por ello nuestros dos pueblos serán como uno solo
    y vivirán en paz. En el pasado, los hombres que el Gran Espíritu puso en esta isla6 han
    sido enemigos, pero este rito traerá la paz, y en el futuro otras nac iones de esta isla emparentarán
    gracias a él.
    »Vosotros, arikara, debéis hacer ahora como si estuvierais en el sendero de la guerra
    contra nosotros; debéis alejaros en busca del enemigo cantando vuestros cantos de guerra.
    »
    Después de oír este discurso, el arikara cogió una mazorca de maíz con la mano derecha
    y el tallo con la izquierda, y declaró que los hombres de su tribu buscaban al enemigo,
    los Sioux; y, entonando sus cantos de guerra, agitaron los tallos de maíz. Este balanceo
    de los tallos representa el maíz cuando el soplo del Gran Espíritu lo acaricia: cuando
    sopla el viento, el polen cae del penacho a la tela que rodea a la mazorca, y esto es lo que
    hace que el fruto madure y sea fértil. Podéis ver cómo el ejemplo del maíz prefigura el
    parentesco que vamos a establecer entre estos dos pueblos.
    Mientras los mensajeros de los arikara simulaban buscar a sus enemigos, los sioux,
    todo el mundo se juntó para observarlos, y todos eran felices, pues comprendían lo que
    iba a suceder. Pronto los arikara se hallaron ante el tipi en el que esperaban los cuatro
    sioux, y el jefe arikara dijo a sus valientes:
    «¿Quién de vosotros ha sido el primero en tocar al enemigo7 en el sendero de la guerra?
    Ahora os toca contar los golpes (to count coup) sobre esta tienda y ent rar en ella
    para capturar a Joven Oso; luego haremos prisioneros a los otros. Pero antes debéis relatar
    los actos de bravura que habéis realizado en el sendero de la guerra.»
    Entonces el arikara se puso a contar sus hazañas guerreras, y después de cada frase
    todos los asistentes gritaron: «¡Hi ho! ¡Hi ho!» y las mujeres mostraron su júbilo lanzando
    trémolos. Cuando terminó, se precipitó a la tienda, la tocó (counting coup), luego entró
    y salió con joven Oso; los demás arikara también entraron y sacaron a los otros cuatro
    sioux. Los arikara continuaron cantando sus cantos de guerra, y todos los asistentes,
    sioux y arikara, estaban contentos y se hacían regalos mutuamente, ya fueran alimentos o
    vestidos, o incluso caballos.
    Se formó entonces un cortejo dirigido por el arikara, quien agitaba continuamente los
    tallos de maíz; detrás de él iban los cuatro sioux capturados, entre los cuales había una
    mujer, un niño y una niña, a fin de que toda la tribu estuviera representada. Los arikara
    llevaban los niños sobre sus hombros, y en la cola del cortejo iban los cantores, los tam-
    6 El continente piel roja, la tierra que se ext iende entre los dos océanos.
    7 Es sabido que tocar al enemigo armado, sin matarlo, con una vara adornada con plumas (coup-stick),
    era considerado como una hazaña particularmente meritoria.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    120
    bores y todos los asistentes de las dos tribus. El cortejo se detuvo cuatro veces, y cada
    vez la gente aullaba igual que los coyotes, tal como hacen las partidas guerreras cuando
    regresan al campamento. Pronto llegaron al tipi sagrado que se había preparado en el
    centro del campamento8, y los sioux capturados fueron conducidos hacia unos lechos
    situados al Oeste de la tienda, sobre los que se habían amontonado muchos regalos ofrecidos
    por los ar ikara.
    Los ayudantes arikara cogieron entonces unos vestidos de piel de bisonte y los sostuvieron
    ante los cinco sioux y el jefe arikara: a esto se le llama «esconder a los parientes
    cercanos». Entonces un guerrero arikara y una mujer de esta tribu se deslizaron detrás de
    esta cortina y pintaron los rostros de los sioux. La mujer pintó de rojo los rostros de la
    mujer sioux y de la niña, mientras que el guerrero hizo lo mismo con los hombres sioux
    y el niño, pintando un círculo azul alrededor de sus rostros y una línea azul en la frente,
    en los pómulos y también en la barbilla. Durante todo este tiempo los arikara agitaron los
    tallos de maíz y cantaron cantos de misterio. Luego quitaron los plumones de águila de
    las mazorcas y los plantaron en los cabellos de los sioux; mientras, pintaron de rojo un
    cráneo de bisonte, y los cuatro Poderes fueron representados por cuatro líneas; se rellenaron
    con salvia las órbitas y la nariz del cráneo, y éste fue colocado, de cara al Este, sobre
    un montículo cuya tierra había sido tomada del lugar consagrado.
    Entonces se apartaron los vestidos de bisonte, de modo que todo el mundo podía ver
    a los sioux con el rostro pintado. Quizá debo explicaros lo que esto significa: mediante la
    pintura, los hombres han sido transformados; han experimentado un nuevo nacimiento y
    han adquirido con ello nuevas responsabilidades, nuevas obligaciones y un nuevo parentesco9.
    Esta transformación es tan sagrada que debe tener lugar en la oscuridad10: debe
    ser sustraída a la vista de la mayoría; pero cuando se aparta la cortina aparecen puros,
    libres de ignorancia, y han de haber olvidado las inquietudes del pasado. Ahora no son
    más que uno con los arikara; el parentesco se ha realizado11.
    8 Recordemos que los poblados indios están dispuestos en círculo.
    9 Este papel de la pintura ritual se halla también en el hinduismo; en la mayor parte de las civilizaciones
    la pintura es sustituida pon la indumentaria, como en el caso del vestido ocre del sannyâsî o del hábito
    monacal.
    10 También esta oscuridad es simbólica: indica el paso más o menos «caótico» de un plano de consciencia
    a otro.
    11 Por transposición espiritual: el yo no es más que uno con el prójimo. El simbolismo iniciático de este
    pasaje es particularmente explícito.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    121
    Al tiempo que agitaban sus tallos de maíz, los arikara entonaron este canto:
    Todos están emparentados (huntka),
    Todos estos son parientes.
    Después, volviéndose hacia cada una de las cuatro Direcciones, cantaron:
    Oh Tú, Poder de donde el sol se pone,
    ¡Tú eres un pariente!
    Oh Tú, Poder de donde vive el gigante,
    ¡Tú eres un pariente!
    Oh Tú, Poder de donde sale el sol,
    ¡Tú eres un pariente!
    Oh Tú, Poder de allí donde siempre miramos,
    ¡Tú eres un pariente!
    Luego, minando al cielo, cantaron:
    Éste es nuestro pariente.
    E inclinándose hacia la tierna, y también sobre el cráneo de bisonte, cantaron:
    La Tierra es nuestro pariente.
    Finalmente, agitando el maíz sobre los sioux, cantaron:
    «Estos cinco son nuestros parientes; todos estamos emparentados; ¡todos somos
    uno!»
    A continuación, Joven Oso se levantó, tomó el Calumet que estaba apoyado en el c aballete,
    se situó en medio de la tienda y, levantando su mano derecha y elevando la Pipa
    con la mano izquierda, hizo esta oración:
    «Oh Wakan-Tanka, ¡elevo mi mano hacia Ti! Hoy estás muy cerca de nosotros. Te
    ofrezco mi Calumet. También a vosotros, oh Poderes alados que habitáis en el lugar
    donde se pone el sol, os ofrecemos esta Pipa. En este día bendito hemos unido todo lo
    que hay de sagrado en el Universo; en este día se ha hecho una gran paz. Oh Abuelo Wakan-
    Tanka, que esta paz dure siempre; ¡que ningún hombre ni ninguna circunstancia la
    destruyan! Estos pueblos caminarán juntos por este sendero único que es rojo y sagrado.
    »
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    122
    Volviéndose hacia la asamblea, Joven Oso dijo: «Los ritos tocan a su fin; ¡estamos
    unidos, somos uno! Oh vosotros, arikara, este maíz que amáis, pero que habíais perdido,
    os será devuelto.»
    Al oír estas palabras, los hombres mostraron júbilo y las mujeres hicieron el trémolo,
    y los cantos empezaron de nuevo; los arikara que agitaban los tallos de maíz danzaron
    hacia la puerta del Este, y se precipitaron cinco veces hacia los cinco sioux; luego estos
    movimientos y estas danzas cesaron.
    Entonces trajeron mucha comida a la tienda; el jefe arikara, tomando un pedazo de
    carne seca y purificándolo en el humo de hierbas aromáticas, hizo esta oración:
    «¡Oh Wakan-Tanka, mírame y ten misericordia de mí! Esta carne es el germen: debe
    ser introducida en vuestra boca y convertirse en vuestro cuerpo y vuestra alma, que el
    Gran Espíritu, en su bondad, os ha dado. Así como Él es misericordioso con vosotros, así
    debéis serlo vosotros con los demás.»
    Con estas palabras, el jefe arikara puso la carne consagrada en la boca de cada uno de
    los cuatro sioux; él y Joven Oso se sentaron uno frente al otro en medio de la tienda. Joven
    Oso tenía ante sí el cráneo de bisonte y el Calumet, y delante del jefe de los arikara
    se hallaba la mazorca de maíz y los cuatro tallos. El jefe arikara tomó entonces un pedazo
    de carne de bisonte y de spués de purificarlo en el humo, lo tendió a Joven Oso y dijo:
    «¡Ho, hijo mío! Voy a ser tu padre. En este día que le pertenece, el Gran Espíritu ha
    visto nuestros rostros; la aurora de este día nos ha visto, y nuestra Abuela la Tierna nos
    ha escuchado. Estamos en el centro, y los cuatro Poderes se unen en nosotros. Quiero
    poner esta carne en tu boca, y a partir de este día jamás deberás temer a mi casa, pues mi
    casa es tu casa12 y tú eres mi hijo.»
    El jefe puso la carne en la boca de Joven Oso; la tribu de los arikara se alegró y dio
    gracias, pues, mediante este acto, los dos pueblos se convertían en uno solo. Entonces
    Joven Oso tomó igualmente un pedazo de carne, lo purificó en el humo y, ofreciéndolo al
    arikara, le dijo:
    «¡Ho, padre mío! Hemos hecho la paz según la voluntad del Gran Espíritu, no sólo
    entre nosotros, sino también dentro de nosotros y con todos los Poderes del Universo. La
    aurora de este día ciertamente nos ha visto, y el Bisonte, que es la fuente de nuestra vida
    en esta tierra y que protege a la tribu, ha estado con nosotros; y nuestro Calumet, que ha
    dado a nuestro pueblo el alimento para sus almas, ha estado con nosotros; y hemos tenido
    con nosotros vuestro maíz, que os es sagrado y con el cual hemos realizado el parentesco.
    Quiero ponen este alimento en tu boca para que nunca temas a mi casa, que será tu
    casa. ¡Que, por hacer esto, Wakan-Tanka sea misericordioso con nosotros!»
    12 Se notará la curiosa coincidencia con la fórmula de cortesía árabe: «Mi casa es tu casa» (dârî dârek).
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    123
    Joven Oso puso la carne en la boca del jefe arikara, y todos los sioux dieron muestras
    de júbilo y dieron gracias. A continuación, Joven Oso cogió la Pipa, la encendió, la ofreció
    a las seis Direcciones, y después de dar cuatro bocanadas la ofreció al arikara, diciendo:
    «¡Ho, padre mío! Toma esto y fúmalo, y que en tu corazón no haya más que la verdad.
    »
    El arikara tomó el Calumet, lo ofreció a las seis Direcciones, y después de dar cuatro
    bocanadas, lo pasó a los asistentes. Todos los arikara y todos los sioux que se hallaban
    presentes lo fumaron por turno, e incluso cuando el fuego se había apagado se ponían la
    Pipa en la boca y la abrazaban. Mientras tanto, el jefe arikara dijo a Joven Oso:
    «¡Ho, hijo mío! Nos has devuelto la mazorca de maíz que nos dio el Gran Espíritu,
    pero que tú cogiste a causa de una visión que tuviste. Como queríamos que nos devolvi eras
    nuestro maíz, vinimos a proponeros la paz; pero nos has dado más que esto al realizar
    hoy mismo el misterio del parentesco. Con el fin de ligarnos aún más íntimamente, te
    doy una parte del maíz con el derecho a emplearlo en vuestros ritos. Desde ahora, también
    para vosotros será sagrado, como lo es para nosotros.»
    El pueblo era dichoso al ver que esta gran cosa se había cumplido, e hizo una fiesta
    que duró toda la noche.
    Deseo mencionar aquí que con estos ritos se ha establecido una triple paz. La primera
    paz es la más importante: es la que surge en el alma de los hombres cuando se dan cuenta
    de su parentesco, de su unidad, con el Universo y todos sus Poderes, y cuando se dan
    cuenta de que en el centro del Universo mora el Gran Espíritu, y que en realidad este
    centro está en todas partes; está en cada uno de nosotros. Ésta es la paz real; las otras
    paces no son sino reflejos de ella. La segunda paz es la que se establece entre dos individuos;
    la tercera es la que se concierta entre naciones. Pero debéis comprender que nunca
    puede haber paz entre naciones antes de que se sepa que la verdadera paz, como he dicho
    a menudo, está en el alma de los hombres.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    124
    7
    ISHNA TA AWI CHA LOWAN:
    PREPARACIÓN DE LA MUCHACHA PARA
    LOS DEBERES DE LA MUJER
    Los ritos de preparación de la muchacha —ishna ta awi cha lowan, «han cantado sobre
    ella sola»— se realizan después del primer período menstrual; en este momento la
    muchacha se convierte en mujer; debe comprender el significado de este cambio y ha de
    ser instruida en las obligaciones que deberá cumplir a partir de entonces. Es necesario
    que se dé cuenta de que el cambio producido en ella es algo sagrado, pues desde ahora
    será como la Madre Tierra y podrá traer hijos, que deberán ser educados conforme a las
    vías del Gran Espíritu. Además, debe saber que cada mes, cuando viene su período, ella
    lleva una influencia con la que ha de tener cuidado, pues la presencia de una mujer en
    este estado puede quitar el poder a un hombre santo1. Por tanto, debe observar con cuidado
    los ritos de purificación que voy a describir, y que nos han sido dados por el Gran
    Espíritu en una visión.
    Antes de recibir la revelación de este rito, era costumbre que durante el período
    menstrual, la mujer o la muchacha se retirase a un pequeño tipi fuera del círculo del
    campamento; una mujer le llevaba la comida y nadie más podía acercarse a la tienda.
    Cuando una muchacha tenía su primer período menstrual, una mujer mayor que ella le
    instruía en las cosas que toda mujer debe saber, incluso en el arte de confeccionar mocasines
    y vestidos. Esta mujer de más edad, que purifica a la muchacha con la ayuda del
    humo aromático, debe ser una persona buena y pura, pues sus virtudes y sus costumbres
    pasan a la muchacha a la que purifica. Antes de que se le permitiera regresar con su fa-
    1 Los indios nos han hablado de una mujer que, por inadvertencia, entró un día en la tienda de un
    «hombre de misterio» y con su presencia quitó el poder no sólo al hombre, sino también a la «bolsa de
    medicina» de éste, que estaba colgada en el tipi. Hechos análogos, aunque menos extremados —el caso
    citado parece ser muy especial—, se encuentran en la mayoría de las tradiciones; hay incompatibilidades
    de corrientes sutiles a las que normalmente hay que tener en cuenta, pero que pueden también descuidarse
    cuando se hallan neutralizadas por otras influencias. Se trata, en todo caso, del plano psíquico y no del
    plano espiritual; no obstante, el espiritual puede depender en cierta medida —no en sí mismo, sino en su
    manifestación— de los vehículos psíquicos, lo que explica las prescripciones de purificación que se encuentran
    en las más diversas religiones.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    125
    milia, la joven todavía había de purificarse en la c abaña inipi. Pero ahora quiero contaros
    cómo recibimos nuestros nuevos ritos de preparación al estado de mujer casada.
    Hace muchísimo tiempo, un lakota llamado Tatanka Hunkeshni —Bisonte Lento—
    tuvo una visión: una madre bisonte limpiaba a una pequeña bisonte, su hija. Gracias al
    poder de esta visión, Bisonte Lento se convirtió en un hombre santo (wichascha wakan),
    y comprendió que le había sido revelado un rito para las jóvenes de su tribu.
    Unos meses después de que Bisonte Lento recibiera su visión, una muchacha de catorce
    años, llamada La Mujer Bisonte Blanco Aparece, tuvo sus primeras reglas, y su
    padre, Pluma En La Cabeza, se acordó inmediatamente de la visión de Bisonte Lento;
    cogió, pues, un Calumet lleno de tabaco y lo ofreció a Bisonte Lento, quien aceptó la
    Pipa, diciendo: «¡Hi ho! ¡Hi ho! ¿Por qué razón me traes esta Pipa sagrada?»
    Pluma En La Cabeza respondió: «Tengo una hija que tiene sus primeras reglas, y
    quiero que la purifiques y la prepares para su papel de mujer, pues sé que has tenido una
    visión muy poderosa con la que aprendiste un modo más eficaz y más santo de hacerlo
    que el que hemos seguido hasta ahora.»
    «Ciertamente, haré lo que deseas», respondió Bisonte Lento. «El pueblo de los bisontes,
    que ha sido instruido por el Gran Espíritu y que nos ha dado este rito, está cerca de
    los hombres; él es nuestra fuente de vida en muchos aspectos2. En el origen, la Mujer
    Bisonte Blanco nos dio nuestro muy santo Calumet, y desde entonces hemos sido hermanos
    de los cuadrúpedos y de todo cuanto se mue ve. Tatanka, el bisonte, es el pariente
    más cercano que tenemos entre los cuadrúpedos; viven como una tribu, al igual que nosotros3.
    Es voluntad de nuestro Abuelo Wakan-Tanka que sea así; y su voluntad es que
    este rito lo realicen los hombres en la tierra; es por esto por lo que ahora queremos establecer
    este rito, que será muy provechoso para el pueblo. Es cierto que los cuadrúpedos y
    todos los pueblos que se mueven en el Universo poseen este rito de purificación, especialmente
    nuestros parientes los bisontes. He visto que ellos también purifican a sus hijos
    y los preparan para llevar fruto. Será un día sagrado cuando hagamos esto, y complacerá
    al Gran Espíritu y a todos los pueblos que se mueven. Primero deberás poner en tu Calumet
    a todos estos pueblos y a todos los Poderes del Universo para que, junto con ellos,
    podamos enviar una voz al Gran Espíritu.
    2 Hay que recordar que los indios, como todos los pueblos de espíritu todavía primordial, ven, en primer
    lugar, no el plano de existencia que limita, sino la esencia que atraviesa los planos de existencia: el
    bisonte visible «es» el Bisonte-Principio, pero lo es en un determinado nivel de manifestación cósmica.
    Los pieles rojas no «adoran», evidentemente, al animal bisonte, puesto que lo matan; sin embargo, jamás
    olvidan el «genio» de la especie, en el sentido más elevado del término.
    3 El bisonte, como el indio, lleva una vida nómada y se desplaza en grandes rebaños.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    126
    »Voy a preparar un sitio consagrado para tu hija, que es pura4 y que está a punto de
    convertirse en una mujer, La aurora, que es la luz de Wakan-Tanka, estará en este lugar,
    y todo será sagrado.
    »Mañana deberás levantar una tienda, justo fuera del círculo de nuestro campamento;
    deberá tener una vía de acceso protegida, exactamente como en el rito del parentesco; y
    deberás reunir los objetos siguientes: un cráneo de bisonte, una copa de madera, unas
    cuantas cerezas, agua, hierba aromática, salvia, un Calumet, un poco de tabaco trenzado
    de los arikara, tabaco kinnikinnik, un cuchillo, un hacha de piedra, pintura roja y azul.»
    Pluma En La Cabeza dio a Bisonte Le nto caballos y otros regalos, y se fue a preparar
    todas las cosas para el día siguiente.
    2
    Al día siguiente todo estaba a punto en la tienda ritual, y toda la población se reunió a
    su alrededor, con la excepción de las mujeres que preparaban el festín que ponía fin a los
    ritos. Bisonte Lento estaba sentado al Oeste del tipi; delante de él se había escarbado el
    suelo y en este sitio se depositó un ascua. Sosteniendo la hierba aromática por encima de
    la brasa, Bisonte Lento pronunció esta oración:
    «Abuelo y Padre Wakan-Tanka, Te ofrezco tu hierba sagrada. Abuela Tierra, de la
    que venimos, y Madre Tierra que traes muchos frutos, ¡escuchad! Voy a hacer un humo
    que penetrará en los Cielos y que llegará incluso hasta nuestro Abuelo Wakan-Tanka, se
    extenderá por encina de todo el Universo y tocará todas las cosas.»
    Después de poner hierba aromática sobre la brasa, Bisonte Lento purificó el Calumet
    y todos los objetos destinados al rito. Luego dijo:
    «Todo lo que hoy se hará, será realizado con la ayuda de los Poderes del Universo.
    Ojalá nos ayuden a purificar y a volver wakan —sagrada— a esta muchacha que ahora
    va a convertirse en mujer. Lleno esta Pipa de misterio y, al hacerlo, pongo en ella todos
    los Poderes que hoy nos ayudarán.»
    Bisonte Lento se purificó primero él mismo en el humo5, y luego, sosteniendo el Calumet
    con la mano izquierda cogió una pizca de tabaco con la mano derecha y rezó:
    «Abuelo Wakan-Tanka, vamos a enviar una voz hacia Ti mediante nuestro Calumet.
    Éste es un día elegido, pues vamos a purifican a esta muchacha. La Mujer Bisonte Blan-
    4 Con estas palabras el vidente declara expresamente que la impureza menstrual no alcanza al propio
    individuo.
    5 Extendiendo las manos sobre el humo y frotándose el cuerpo.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    127
    co Aparece. Hay un lugar en esta Pipa para todos los Poderes del Universo; ¡ten, pues,
    piedad de nosotros y acepta nuestras ofrendas!
    »Oh Tú, Poder de donde se pone el sol, que guardas el Calumet, y que apareces de
    modo tan terrible para purificar al mundo y sus habitantes6, queremos ofrecer esta Pipa al
    Gran Espíritu y necesitamos tu ayuda y tus aguas purificadoras; estamos dispuestos para
    purificar y santificar no sólo a una muchacha, sino también a toda una generación. ¡Ayúdanos
    con tus dos días benéficos rojo y azul! Hay un lugar para Ti en el Calumet.»
    Bisonte Lento puso este tabaco en la Pipa y, sosteniendo un poco de tabaco hacia el
    lugar de donde vienen los vientos purificadores7, oró:
    «Oh Tú, gigante Wazia, Poder del Norte, que preservas la salud de la tribu con tus
    vientos y ‘que purificas la tierra blanqueándola: Tú eres quien guarda el sendero por el
    que camina nuestro pueblo, Ayúdanos hoy con tu influjo purificador; vamos a santificar
    una virgen, La Mujer Bisonte Blanco Aparece; de ella saldrán las generaciones de nuestra
    tribu. Hay un lugar para Ti en este Calumet; ¡ayúdanos con tus dos días benéficos!»
    El Poder del Norte fue puesto en la Pipa; luego, sosteniendo un poco de tabaco en la
    dirección de donde viene la luz, Bisonte Lento continuó orando:
    «Oh Tú, Huntka8, Ser y Poder del lugar de donde viene la aurora del día y la luz del
    Gran Espíritu, Tú que eres de largo aliento y que das el conocimiento a los hombres, da
    hoy algo de tu sabiduría a esta virgen, La Mujer Bisonte Blanco Aparece, que va a ser
    purificada. ¡Ayúdanos con tus dos días rojo y azul! Hay un lugar para Ti en el Calumet.»
    Después de poner el Poder del lugar de donde viene la luz en la Pipa, y sosteniendo
    un poco de tabaco en la dirección del lugar hacia el que siempre os volvéis, rezó:
    «Oh Tú, Cisne Blanco, Poder del lugar hacia el que siempre nos volvemos, que controlas
    el sendero de las generaciones y de todo cuanto se mueve, vamos a purificar a una
    virgen para que sus generaciones futuras puedan caminar de un modo conforme al misterio
    por el camino que Tú controlas. Hay un lugar para Ti en el Calumet. ¡Ayúdanos con
    tus dos días rojo y azul!»
    El Poder del Sur fue puesto en la Pipa y, dirigiendo una pizca de tabaco hacia el cielo,
    Bisonte Lento continuó:
    «¡Oh Wakan-Tanka, Abuelo, míranos! Vamos a ofrecerte el Calumet.»
    Luego, dirigiendo el tabaco hacia la tierra:
    «Oh Tú, Abuela, sobre quien las generaciones de la tribu han caminado, ¡que La M ujer
    Bisonte Blanco Aparece, con sus generaciones futuras, camine sobre Ti conforme al
    6 El viento del Oeste, las tormentas.
    7 El viento del Norte purifica por el frío.
    8 Sin duda, el pájaro carpintero de cabeza roja, cuyo nombre corriente es kankecha; este pájaro vive en
    el Este, de donde viene la luz.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    128
    misterio en los inviernos venideros! Oh Madre Tierra, que das frutos sin cuento, y que
    eres como una madre para las generaciones, esta virgen que está hoy aquí será purificada
    y consagrada; ¡ojalá se parezca a Ti, y sus hijos, y los hijos de sus hijos, caminen por el
    sendero sagrado en conformidad con el misterio. ¡Ayúdanos, oh Abuela y Madre, con tus
    días rojo y azul!»
    La Tierra, en su calidad de Abuela y Madre, estaba ahora en el tabaco y se hallaba en
    el Calumet; y Bisonte Lento elevó todavía una pizca de tabaco hacia los cielos y rezó:
    «¡Oh Wakan-Tanka, míranos! Vamos a ofrecerte este Calumet.» A continuación, y
    dirigiendo el mismo tabaco hacia el cráneo del bisonte: «Oh tú, pariente cuadrúpedo, tú
    que entre todos los pueblos cuadrúpedos eres el más próximo a nosotros, también debes
    ser puesto en la Pipa, pues nos has enseñado cómo limpias a tu retoño, y al purificar a La
    Mujer Bisonte Blanco Aparece queremos imitar tu manera de hacer. Te doy como ofrenda,
    oh cuadrúpedo, agua y pintura, jugo de cerezas, y también hierba. Hay un lugar para
    Ti en el Calumet; ¡ayúdanos!»
    De este modo el pueblo cuadrúpedo de los bisontes fue colocado en la Pipa, y Bisonte
    Lento elevó por última vez un poco de tabaco hacia el Gran Espíritu, y rogó:
    «¡Oh Wakan-Tanka y todos los Poderes alados del Universo, míranos! Este tabaco Te
    lo ofrezco a Ti, Jefe de todos los Poderes, Tú que eres representado por el Águila Moteada
    que vive en las profundidades de los Cielos, y que guardas todo cuanto hay en ellos.
    Vamos a purificar a una muchacha que pronto será mujer. ¡Protege a las generaciones
    que saldrán de ella! Hay un lugar para Ti en el Calumet; ¡ayúdanos con tus días rojo y
    azul!»
    La Pipa, que ahora contenía el Universo, fue apoyada en el pequeño secadero, con el
    pie tocando al suelo y la boca mirando al cielo9. Bisonte Lento comenzó entonces a preparar
    el emplazamiento ritual, y sólo los parientes cercanos de La Mujer Bisonte Blanco
    Aparece fueron admitidos en la tienda; los ritos que iban a seguir no eran para todo el
    mundo.
    9 Es sabido que la cabeza de un Calumet tiene forma de T invertida, al menos entre los sioux y la mayor
    parte de las otras tribus; por ello, la parte que sobrepasa la «cazoleta» —que es el «altar»— se considera
    como el «pie» del Calumet, mientras que la boquilla es su «boca».
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    129
    3
    «El Gran Espíritu —dijo Bisonte Lento— ha dado a los hombres un parentesco cuaternario:
    su Abuelo, su Padre, su Abuela y su Madre. Éstos son siempre nuestros parientes
    más próximos. Puesto que todo lo que es bueno se hace de un modo cuaternario, los
    hombres pasarán a través de cuatro edades; así, se asemejarán a todas las cosas. Nuestro
    pariente más cercano entre los cuadrúpedos es Tatanka, el bisonte; quiero deciros que él
    ha establecido un parentesco conmigo. Me dispongo a preparar un emplazamiento consagrado
    para esta virgen, La Mujer Bisonte Blanco Aparece, y he recibido del bisonte el
    poder para hacerlo. Todas las cosas y todos los seres han sido reunidos aquí para que
    sean testigos de esto, y para ayudarnos. ¡Es así! ¡Hechetu welo!»
    Se hizo humo con la hierba aromática y Bisonte Lento, poniéndose en él purificó todo
    su cuerpo. Antes de preparar el lugar sagrado, era necesario que Bisonte Lento demostrara
    poseer realmente un poder del bisonte, por esto cantó el canto de misterio que
    aquél le enseñó:
    ¡Vienen a ver esto!
    Voy a hacer un lugar que es sagrado.
    ¡Vienen a ver aquello!
    La Mujer Bisonte Blanco Aparece
    Esta sentada de una manera sagrada.
    ¡Todos vienen a verla!
    Cuando terminó este canto, Bisonte Lento emitió un largo ¡huh! semejante al mugido
    del bisonte, y de su boca salió un polvo rojo, tal como puede hacer un bisonte hembra
    cuando tiene un becerro. Bisonte Lento hizo aquello seis veces y lanzó el humo rojo sobre
    la muchacha y después sobre el lugar consagrado; todo el tipi estaba lleno de este
    humo rojo; los niños que espiaban por una abertura de la puerta se asustaron y huyeron
    deprisa, pues era un espectáculo verdaderamente terrorífico.
    Bisonte Lento cogió entonces su hacha de piedra, y después de purificarla e n el humo
    de hierba aromática, golpeó el suelo en el centro de la tienda e hizo una cavidad semejante
    a un lecho de bisonte; con la tierra que sacó hizo un pequeño montículo al Este de la
    cavidad. A continuación tomó un poco de tabaco y después de dirigirlo hacia el cielo lo
    puso en el centro del sitio ritual; luego trazó con tabaco una línea que iba de Oeste a Este
    y otra que iba de Norte a Sur, formando una cruz. Todo el Universo se halla ahora contenido
    en este espacio de misterio. Por último, Bisonte Le nto tomó un poco de pint ura azul
    y después de dirigirla al cielo tocó con ella el centro de la cruz; luego puso pint ura azul
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    130
    sobre las líneas de tabaco, primero en dirección Oeste-Este y después en dirección Norte-
    Sur.
    El empleo de este color azul es muy importante; su santidad es evidente cuando se
    comprende su significado, pues, como he dicho a menudo, el poder de una cosa o de un
    acto reside en la comprensión de su sentido. El azul es el color de los cielos; al poner el
    azul sobre el tabaco, que representa a la tierra, hemos unido el cielo y la tierra, y todo ha
    sido unificado.
    Bisonte Lento puso entonces el cráneo del bisonte sobre el montículo, con el rostro
    vuelto hacia el Este; luego pintó un círculo rojo alrededor del cráneo y una línea recta del
    mismo color desde la parte superior de la cabeza —entre los cuernos— hasta la frente, y
    puso unas bolas de salvia en las órbitas; por último colocó la copa de madera llena de
    agua ante la boca del bisonte. Entonces se pusieron las cerezas en el agua; debían representar
    los frutos de la tierra, que son semejantes a los frutos de los hombres10. El cerezo
    que veis es el Universo, y se extiende desde la tierra hasta el cielo; los frutos que lleva el
    árbol, y que son rojos como nosotros, los hombres, son como los frutos de nuestra Madre
    Tierra; y es por esto —y por más razones que no podría enumerar— por lo que este árbol
    es para nosotros muy wakan —muy sagrado.
    Bisonte Lento confeccionó un pequeño atado con hierbas aromáticas, corteza de cerezo
    y pelos de un bisonte vivo. Estos pelos son sagrados porque provienen de un árbol
    vivo11; ya veis que el pueblo de los bisontes también tiene una religión: ésta es la ofrenda
    que han hecho al árbol12.
    Entonces La Mujer Bisonte Blanco Aparece hubo de levantarse, y Bisonte Lento, sosteniendo
    el pequeño atado de sustancias misteriosas sobre la cabeza de la muchacha,
    habló así:
    «Lo que está encima de tu cabeza es como el Gran Espíritu, pues, cuando estás de
    pie, te extiendes de la tierra hacia el cielo, y todo lo que hay por encima de tu cabeza es
    como el Gran Espíritu. Tú eres el árbol de la vida. Ahora serás pura y santa; ¡que tus generaciones
    lleven mucho fruto! Dondequiera que se posen tus pies el suelo será santifi-
    10 Es decir, los frutos son a la tierra lo que los hijos son a los hombres.
    11 Los bisontes se frotan contra las árboles y dejan en ellos pelos que los indios recogen y conservan
    piadosamente.
    12 Aquí es el árbol el que es divinizado porque une la tierra con el cielo, mientras que el bisonte es
    considerado en este caso en su aspecto puramente terrestre. Los indios consideran todas las cosas de la
    naturaleza alternativamente desde el punto de vista de la esencia universal, que vincula a las cosas con lo
    Divino, y desde el de la accidentalidad existencial, que las limita al nivel de su apariencia inmediata. Este
    modo de ver las cosas se encuentra, por lo demás, en todas las tradiciones de carácter más o menos primordial
    o mitológico, con tal que hayan conservado una vitalidad suficiente.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    131
    cado, pues desde ahora llevarás contigo un influjo poderoso. Que los cuatro Poderes del
    Universo te ayuden a purificarte, pues en el mismo momento en que pronunciaré el nombre
    de cada Poder, frotaré cada lado de tu cuerpo de arriba abajo con este pequeño atado.
    ¡Que las aguas purificadoras del lugar donde se pone el sol desciendan para purificarte!
    ¡Que seas como la nieve purificante que viene del lugar donde vive Wazia! ¡Que el lucero
    del alba te dé sabiduría cuando la aurora del día descienda sobre ti! ¡Que el Poder del
    lugar hacia el que siempre nos volvemos te purifique, y que los pueblos que han caminado
    por este sendero recto y bueno te ayuden a purificarte! ¡Que seas como el Cisne Blanco
    que vive en el lugar hacia donde miras, y que tus hijos sean tan puros como los hijos
    del Cisne!»
    4
    La muchacha se sentó, y Bisonte Lento contó a la asistencia cómo, en su visión, había
    recibido su poder del bisonte:
    «Vi una gran tribu que levantaba su campamento y se disponía a partir. Me dirigía
    hacia allí cuando de pronto se agruparon en círculo, y me encontré en medio de ellos.
    Condujeron a una niña hasta el centro y me dijeron que esta niña había de ser purificada
    según la costumbre de su tribu. Entonces prepararon un emplazamiento ritual en forma
    de lecho de bisonte y pusieron en él a la niña, luego me pidieron que soplara sobre ella
    para purificarla. Soplé sobre ella, peno pronto me dijeron que querían enseñarme su manera
    de hacerlo, que es mejor, e inmediatamente se transformaron en bisontes, y llegó un
    gran bisonte y sopló, despidiendo un polvo rojo, sobre el pequeño becerro que estaba en
    el centro; y estando el becerro allí tendido, todos los bisontes vinieron y lo lamieron, y
    cada vez que lo lamían respiraban ruidosamente y un misterioso humo rojo salía de sus
    narices y sus bocas. Me dijeron que así es como purifican a sus hijos, y que el pequeño
    becerro, ahora que ya estaba purificado, continuaría viviendo y llevaría fruto santamente,
    y que, continuando su vida, llegaría al final de las cuatro edades. Esta niña, dijeron, iría
    por el sendero sagrado siendo guía de su pueblo y enseñaría a sus hijos a caminar de una
    manera santa por el sendero del misterio. Después de mostrarme esto establecieron un
    parentesco conmigo; me mostraron un bisonte adulto y me dijeron: «Él será tu abuelo»; y
    mostrándome uno más joven, me dijeron: «Él será tu padre»; luego me mostraron un
    bisonte hembra y me dijeron: «Ella será tu abuela»; y por último me mostraron un bisonte
    hembra más joven y me dijeron: «Ella será tu madre». Declararon que debía regresar
    junto a mi pueblo con este parentesco cuaternario y enseñarle lo que había aprendido.
    Esto es lo que he visto y esto es lo que estoy haciendo al purificar de este modo a una
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    132
    muchacha de mi propia tribu; esta virgen, La Mujer Bisonte Blanco Aparece, es el pequeño
    becerro que vi. Ahora quiero dejarle beber agua sagrada, y este agua es la vida.»
    Bisonte Lento cantó entonces otro de sus himnos:
    Estos pueblos son sagrados.
    Desde todas las partes del Universo vienen a ver esto.
    La Mujer Bisonte Blanco Aparece
    Está sentada aquí de una manera sagrada.
    Todos vienen a verla.
    Bisonte Lento levantó el cráneo de bisonte por los cuernos, y mientras cantaba su
    himno salió humo rojo por la nariz del cráneo; luego, haciendo como si fuera un bisonte,
    se puso a embestir a la muchacha con el cráneo, empujándola hacia la copa llena de
    agua; una vez allí, la joven se arrodilló y bebió cuatro sorbos, y al verlo todos los presentes
    se alegraron.
    Entonces dieron un pedazo de carne de bisonte a Bisonte Lento, y después de purificarlo
    en el humo de hierbas aromáticas y de ofrecerlo a las seis Direcciones, lo sostuvo
    ante la muchacha y dijo:
    «Oh La Mujer Bisonte Blanco Aparece, has rezado al Gran Espíritu; de ahora en adelante
    caminarás entre la tribu según el misterio y serás un ejemplo para ellos. Amarás las
    cosas que en el Universo son más sagradas; serás como nuestra Madre Tierra, humilde y
    fecunda. ¡Que tus pasos y los pasos de tus hijos sean firmes y respetuosos! Así como el
    Gran Espíritu ha sido misericordioso contigo, también tú serás misericordiosa con los
    demás, sobre todo con los niños sin padres. Cuando uno de estos niños venga a tu tipi,
    aunque sólo tengas un pedazo de carne que te hayas puesto ya en la boca, lo retirarás y lo
    darás a este niño. ¡Serás así de generosa! Cuando ponga esta carne en tu boca nos acordaremos
    todos de la misericordia del Gran Espíritu que atiende a nuestras necesidades;
    del mismo modo, tú atenderás a las necesidades de tus hijos.»
    Bisonte Lento puso la carne en la boca de la muchacha; a continuación, la copa de
    agua con las cerezas dio la vuelta y todo el mundo bebió un sorbo de ella. Luego Bisonte
    Lento tomó el Calumet que estaba apoyado en el secadero, y, sosteniendo el cañón hacia
    lo alto, dijo cuatro veces: «¡Hi-ey-hey-i-i!», y pronunció esta oración:
    «Abuelo Wakan-Tanka, ¡míralos! Este pueblo y todas las generaciones futuras son
    tuyas. Mira esta virgen, La Mujer Bisonte Blanco Aparece, que ha sido purificada y honrada
    en este día feliz. ¡Que tu luz que nunca se oscurece esté siempre con ella y con todos
    sus parientes! Abuela y Madre Tierra, la tribu caminará sobre Ti; ¡que ella siga el
    camino de misterio con la luz, sin la oscuridad de la ignorancia! ¡Que se acuerden siemLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    133
    pre de sus parientes de las cuatro Regiones, y sepan que son parientes de todo cuanto se
    mueve en el Universo, y antes que nadie del bisonte, que es el jefe de los cuadrúpedos y
    ayuda a criar a la tribu! Oh Wakan-Tanka, ¡ayúdanos y ten misericordia de nosotros, para
    que vivamos de una manera feliz y santa! ¡Ten misericordia de nosotros para que vivamos!
    »
    Entonces todos exclamaron: «¡Hi ho! ¡Hi ho!» y se alegraron. Llevaron a La Mujer
    Bisonte Blanco Aparece fuera de la tienda y la gente se precipitó a tocarla con las dos
    manos, pues ahora ella era mujer y los ritos que se habían llevado a cabo para ella le
    habían conferido mucha fuerza misteriosa. La tribu estaba de fiesta; la gente se hizo muchos
    regalos y todos estuvieron contentos a causa del gran acontecimiento de aquel día.
    Así fueron instituidos los ritos de preparación de la muchacha al estado de mujer; han
    sido fuente de mucha fuerza espiritual, no sólo para nuestras mujeres, sino para toda la
    tribu.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    134
    8
    TAPA WANKA YAP:
    EL LANZAMIENTO DE LA PELOTA
    Hasta estos últimos tiempos se practicaba entre nosotros un juego de pelota con cuatro
    equipos y cuatro metas situadas en las cuatro Regiones. Hoy día muy pocos de los
    nuestros comprenden todavía por qué este juego es sagrado o qué era en el origen, en un
    pasado lejano, cuando no era un simple juego, sino uno de nuestros ritos más importantes.
    Hoy voy a describiros este rito; es el séptimo y último que el Gran Espíritu nos dio
    en aquella época, en una visión.
    Este juego representa el transcurso de la vida humana, vida que debería estar cons agrada
    a tratar de coger la pelota, pues ésta representa el Gran Espíritu, o el Universo,
    como explicaré más adelante. Tal como se practica actualmente el juego, es difícil hacerse
    con la pelota, pues todas las posibilidades —que representan la ignorancia— están
    contra uno, y sólo uno o dos equipos pueden coger la pelota y marcar. Pero en el rito
    original todos podían apoderarse de la pelota, y si pensáis en lo que ésta representa, veréis
    que este hecho encierra una gran verdad.
    Fue un lakota, Washkan mani —Se Mueve Caminando—, quien recibió este rito en
    una visión, hace muchos inviernos. No habló de ello a nadie durante mucho tiempo, hasta
    el día en que un lakota llamado Alto Cuerno Hueco vio en un sueño que Se Mueve
    Caminando había recibido un rito que tenía que pertenecer a todos. Por esta razón, Alto
    Cuerno Hueco construyó una tienda-santuario, según nuestra costumbre, en el círculo del
    campamento, cargó el Calumet según el rito y, acompañado de cuatro hombres santos,
    fue a ver a Se Mueve Caminando, a quien ofreció el Calumet.
    «¡Hi ho! ¡Hi ho! ¡Hechetu welo! ¡Está bien!», dijo Se Mueve Caminando, «¿Qué deseas
    de mí?»
    «He sabido por un sueño —dijo Alto Cuerno Hueco— que has recibido un rito lleno
    de misterio, que será el séptimo que la Mujer Bisonte Blanco nos prometió al principio.
    La tribu espera que ahora realices este rito.»
    «Así es —respondió Se Mueve Caminando—. Anuncia a todo el mundo que mañana
    será un día santo, que deben pintarse los rostros y ponerse sus mejores vestidos. Tendremos
    este rito que el Gran Espíritu me ha enviado a través del bisonte.»
    Se Mueve Caminando elevó entonces el Calumet hacia el Cielo y rogó:
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    135
    «Oh Abuelo, Wakan-Tanka, ¡míranos! Nos has dado este Calumet para que nos acercáramos
    a Ti. Con el Calumet hemos caminado por el sendero sagrado durante este tiempo.
    Hemos hecho tu voluntad en la tierra y ahora queremos ofrecerte una vez más este
    Calumet. ¡Danos un santo día rojo y azul! ¡Qué sea sagrado; qué todos se alegren!»
    Se Mueve Caminando dijo entonces a Alto Cuerno Hueco y a los otros cuatro hombres
    santos que debían reunir los objetos siguientes: un Calumet; kinnikinnik; hierba
    aromática; una pluma de águila moteada; un cuchillo; un hacha; salvia; una pelota de
    pelos de bisonte cubierta por una piel de bisonte; un saquito lleno de tierra; pintura roja y
    azul; un cráneo de bisonte; un secadero de carne pintado de azul.
    Los cinco lakotas se fueron a hacer los preparativos para el día siguiente. Ya se habían
    agrupado muchas personas alrededor de la tienda-santuario. Un hombre dijo: «Debe
    de ser el séptimo rito, pues hasta ahora no hemos tenido más que seis, y creo que se trata
    de un juego que representa la vida. Me parece que se lanzará una pelota, pues acabo de
    oír que en el equipo debe haber una. ¡Mañana será un gran día!» Durante toda la noche la
    gente habló de lo que iba a suceder al día siguiente, y todos eran felices, pues lo que
    prometió la Mujer Bisonte Blanco iba a cumplirse enteramente.
    Antes del alba todo estaba listo. Se había esparcido salvia por el suelo de la tienda; y
    en el instante preciso en que iba a salir el sol, Se Mueve Caminando se acercó con pasos
    lentos al santuario, llorando, pues había pensado en los seis ritos que su pueblo ya poseía,
    y sabía que la Mujer Bisonte Blanco estaría de nuevo entre ellos. Muchos salieron
    para ir al encuentro de Se Mueve Caminando, y también ellos lloraban al acercarse a la
    tienda sagrada. El profeta fue el primero en entrar y se sentó en la dirección del sol poniente;
    luego escarbó el suelo ante sí con un cuchillo y pidió a los ayudantes que trajeran
    una brasa. Cogió hierba aromática, que sostuvo sobre el humo, y rezó:
    «Abuelo Wakan-Tanka, siempre has sido y siempre serás. Tú has creado todas las cosas;
    no hay nada que no Te pertenezca. Has conducido al pueblo rojo a esta isla, y nos
    has dado el conocimiento para que conociéramos todas las cosas. Sabemos que es tu luz
    la que llega con la aurora, y sabemos que es el Lucero del alba quien nos da la sabiduría.
    Tú nos has dado el poder de conocer a los cuatro Seres del Universo y de saber que en
    realidad estos cuatro Seres son Uno. Vemos siempre los cielos sagrados y sabemos lo
    que son y lo que representan. Éste será un gran día, y todo cuanto se mueve en la tierra y
    en el Universo se alegrará. En este día pongo tu hierba aromática en este fuego que Te
    pertenece, y el humo que desprenda se extenderá por todo el Universo y se elevará hasta
    las profundidades del cielo.»
    Se Mueve Caminando bajó el brazo para poner la hierba aromática sobre el ascua, deteniéndose
    cuatro veces; luego purificó el Calumet, la pelota, el cráneo de bisonte y todos
    los pertrechos.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    136
    «Oh Wakan-Tanka, Abuelo —rezó el profeta—, he hecho uso de tu hierba aromática
    y el humo se ha extendido por todo el Universo. Quiero edificar aquí el lugar del misterio,
    y el día que se acerca lo verá. Se mirarán cara a cara. Al hacer esto cumplo con tu
    voluntad. Éste es tu lugar, ¡oh Wakan-Tanka! ¡Estarás aquí con nosotros!»
    Cuando los primeros rayos penetraron en la tienda, Se Mueve Caminando cogió un
    hacha de piedra, la ofreció al Gran Espíritu, y golpeó en el centro del emplazamiento
    consagrado que había escarbado ante sí. Ofreció el hacha al Oeste y golpeó hacia ese
    lado, y del mismo modo golpeó el suelo de las otras tres Regiones; y después de dirigir el
    hacha a la Tierra golpeó de nuevo en el centro. Luego tomó el cuchillo y quitó lent amente
    la tierra del lugar que había escarbado, y la colocó al Este; después cogió un puñado
    de esta tierra purificada y, tras ofrecer un poco al Poder del Oeste, la puso en el lado
    Oeste del lugar consagrado. De la misma manera, puso tierra en las otras tres Direcciones
    y en el centro. Luego, con la tierra que había amontonado al Este, hizo un mont ículo
    en el centro y la esparció cuidadosamente por todo el sitio sagrado, para nivelarla finalmente
    con una pluma de águila.
    Se Mueve Caminando tomó entonces un palo puntiagudo1 y después de ofrecerlo al
    Gran Espíritu, trazó en la tierra blanda una línea que iba de Este a Oeste, y, después de
    ofrecer el bastón a los cielos, trazó otra línea de Norte a Sur. Finalmente, el altar se terminó
    con dos líneas de tabaco sobre los dos senderos dibujados en la tierra, y a continuación
    este tabaco fue teñido de rojo. Así, este altar representa el Universo y todo lo que
    hay en él, y en su centro reside el Gran Espíritu. Él está realmente presente en este altar,
    y ésta es la razón por la que se hace con tanto cuidado y según los ritos precisos.
    Mientras procedía de este modo, el profeta cantó el canto de la Pipa sagrada —el
    channon pawakan olowan—, al tiempo que otro hombre tocaba el tambor rápida y suavemente:
    ¡Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto!
    Si haces esto, tu Abuelo te verá.
    Cuando estés de pie en el círculo sagrado,
    Piensa en mí al poner el tabaco en la Pipa.
    Si haces esto, Él te dará todo lo que pidas.
    ¡Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto!
    1 Los sioux tienen la costumbre de trazar los caminos rituales con el palo que sirve para cargar la Pipa
    y que, por esta razón, es un auxiliar del fuego y un instrumento indispensable para el sacrificio. Los indios
    dicen que representa la voluntad del hombre, puesto que es necesaria una iniciativa por parte del hombre
    para que pueda hacer un s acrificio o recibir la sabiduría de Wakan-Tanka.
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    137
    Si haces esto, tu Abuelo te verá.
    Cuando estés de pie en el círculo sagrado,
    Envía tu voz a Wakan-Tanka.
    Si haces esto, Él te dará todo lo que deseas.
    ¡Amigo, haz esto! ,Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto!
    Si haces esto, tu Abuelo te verá.
    Cuando estés de pie en el círculo sagrado,
    Con gritos y lágrimas, envía tu voz a Wakan-Tanka.
    Si haces esto, tendrás todo lo que deseas.
    ¡Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto! ¡Amigo, haz esto!
    Para que tu Padre te vea.
    Cuando estés de pie en el círculo sagrado,
    Eleva tu mano hacia Wankan-Tanka.
    Haz esto, y Él te concederá todo lo que deseas.
    Hay un gran poder en este canto, pues nos lo dio la Mujer Bisonte Blanco cuando nos
    trajo la Pipa muy santa. Este canto se practica todavía en nuestros días, y reanima mi
    corazón cada vez que lo canto o lo oigo.
    Mientras el profeta y gran sacerdote Se Mueve Caminando construía cantando el altar,
    una muchacha que tenía que jugar un papel importante en el rito fue introducida en la
    tienda por su padre; después de dar la vuelta a la tienda en el sentido del movimiento del
    sol, se colocó a la izquierda del gran sacerdote. Su nombre era Wasu Sna Win, Mujer
    Granizada Ruidosa, y era hija de Alto Cuerno Hueco.
    Se Mueve Caminando cogió la pelota ritual hecha con pelo y cuero curtido de bisonte.
    La pintó de rojo, el color del mundo, y marcó las cuatro Direcciones con cuatro puntos
    azules, el color del cielo; después pintó dos círculos azules alrededor de la pelota,
    formando así dos caminos que unen a las cuatro Regiones. Con estas líneas azules, que
    rodeaban completamente la bola roja, los Cielos y la Tierra fueron unidos en ella, lo que
    le confirió un c arácter eminentemente sagrado.
    El gran sacerdote puso hierba aromática sobre una brasa y purificó el Calumet en el
    humo, luego levantó el Calumet hacia el cielo y rezó:
    «Oh Wakan-Tanka, mira este Calumet que vamos a ofrecerte. Sabemos que Tú eres
    el primero y que siempre has sido. Queremos caminar por el sendero sagrado de la vida
    con la Pipa de misterio que Tú nos has dado en una mano y cogidos de la otra a nuestros
    hijos. Así, las generaciones vendrán y se irán, y vivirán según el misterio. Éste es Tu día
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    138
    sagrado, pues en este día estableceremos un rito que completará el número de ritos del
    Calumet. Oh Wakan-Tanka, dirige Tu mirada hacia nosotros mientras Te ofrecemos el
    Calumet. En este día los cuatro Poderes del Universo estarán con nosotros. Oh Tú, Poder
    del lugar donde se pone el sol, que controlas las aguas, vamos a ofrecer este Calumet;
    ¡ayúdanos con tus dos días benéficos! ¡Ayúdanos!»
    El tabaco destinado al Oeste y a los demás Poderes o Direcciones fue puesto en el
    Calumet con estas plegarias:
    «Oh Tú, Poder de donde vive el Gigante, que purificas con tu soplo blanco; y Tú, Ser
    alado que guardas este sendero recto: Te colocamos en esta Pipa, ¡ayúdanos, pues, con
    Tus dos días rojo y azul!
    »Oh Tú, Poder del lugar donde sale el sol; y Tú, Lucero del alba, que separas las tinieblas
    de la luz, dando sabiduría a los hombres; contigo queremos ofrecer esta Pipa;
    ¡ayúdanos con tus dos días benéficos!
    »Oh Tú, Poder del lugar hacia el que siempre miramos, de donde las generaciones
    vienen y van; oh Tú, Cisne Blanco que guardas el sendero de misterio; hay un lugar para
    Ti en este Calumet que vamos a ofrecer al Gran Espíritu. ¡Ayúdanos con Tus dos días
    benéficos!
    »Oh Tú, Ser alado de los cielos azulados; Tú que posees alas poderosas y ojos que
    ven todas las cosas: Tú vives en las profundidades de los cielos; Tú estás muy cerca del
    Gran Espíritu. Vamos a ofrecer este Calumet; ¡ayúdanos con Tus dos días rojo y azul!
    »Oh Tú, Abuela, de quien provienen todas las cosas terrestres, y Tú, Madre Tierra,
    que traes a todos los frutos y los alimentas: ¡míranos y escucha! Sobre Ti hay un sendero
    sagrado por el que caminamos pensando en el misterio de todas las cosas. Sobre Ti será
    santificada esta virgen joven y pura, Granizada Ruidosa, pues ella estará en el centro de
    la tierra sosteniendo la pelota ritual. ¡Ayúdanos, oh Abuela y Madre con Tus dos días
    felices, ahora que ofrecemos este Calumet al Gran Espíritu!»
    Durante estas plegarias el Calumet fue cargado y apoyado en el pequeño secadero
    azul; éste estaba formado por tres palos, dos de los cuales estaban clavados en el suelo y
    sostenían al tercero.
    Se Mueve Caminando cogió entonces la pelota y la ofreció a la muchacha diciéndole
    que se pusiera en pie, que sostuviera la pelota en la mano izquierda y que levantara la
    derecha hacia el cielo. Luego se puso a rezar, teniendo la Pipa en la mano izquierda y
    elevando la derecha hacia los cielos: «Oh Abuelo Wakan-Tanka, Padre Wakan-Tanka,
    ¡míranos! Mira a Granizada Ruidosa que está aquí de pie sosteniendo el Universo en su
    mano. Todo lo que se mueve sobre esta tierra hoy se alegrará. Los cuatro Poderes del
    Universo, así como los cielos, están en la pelota. Todo esto, Mujer Granizada Ruidosa lo
    ve. La aurora del día con la luz del Gran Espíritu está ahora con ella. Ella ve sus generaLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    139
    ciones futuras y el árbol de la vida en el centro. Ve también el sendero sagrado que lleva
    del lugar al que siempre miramos hasta el lugar donde vive el Gigante. Ve a su Abuela y
    Madre Tierra y a todos sus parientes en las cosas que se mueven y crecen. Ella está allí
    de pie con el Universo en la mano, y allí todos sus parientes son realmente Uno. Oh
    Abuelo Wakan-Tanka, Padre Wakan-Tanka, es por tu voluntad que tu luz brilla en esta
    muchacha. Hoy sentimos todos tu presencia. Sabemos que estás aquí con nosotros. ¡Por
    esto y por todo lo que nos has dado, Te damos gracias!»
    El gran sacerdote se colocó frente al cráneo de bisonte y le habló en estos términos:
    «Espíritu Huntka, hoy te han dado un color que pongo sobre ti, pues eres pariente de
    nuestro pueblo bípedo y vivimos gracias a ti. Cuando haya puesto esta pintura sagrada
    sobre ti, saldrás con esta muchacha y comunicarás tu gracia a todos los seres.»
    Luego el profeta y gran sacerdote pintó al bisonte trazando una línea roja alrededor
    de su cabeza y una línea recta que bajaba por entre los cuernos hasta en medio de las
    órbitas. Cuando terminó fue a sentarse cerca de Granizada Ruidosa y le dijo:
    «Granizada Ruidosa, estás aquí sentada de un modo sagrado. Está bien, pues los espíritus
    de los bisontes han venido a verte. Voy a revelarte, por tanto, la visión que tuve. En
    ella, me dirigía al lugar donde vive el Gigante, y vi un gran pueblo en marcha. Tenían su
    guardia, sus jefes y sus hombres santos, exactamente como nosotros. Y cuando llegué a
    su proximidad se detuvieron, y uno de sus jefes avanzó hacia mí y me dijo:
    «Hombre, mira estas gentes, que son celestes. Van a enseñar a andar a una muchacha
    muy estimada, y en su vida verás cuatro edades.»
    «Trajeron una niña de aspecto frágil. Se sentó y vi que era un bisonte hembra joven.
    Se levantó y empezó a andar, pero dio un traspié y se tumbó. Su tribu, a la que ahora veía
    como un pueblo de bisontes, se reunió a su alrededor, y un bisonte hembra resopló sobre
    ella, despidiendo un hálito rojo; y cuando el pequeño bisonte hembra se tumbó por segunda
    vez, vi que se había transformado en un bisonte blanco muy pequeño. Su madre
    continuó lanzando su soplo rojo y la empujó con el hocico; y cuando el pequeño animal
    se levantó por segunda vez, vi que de nuevo había cambiado y era ahora un bisonte más
    grande. Se echó, y cuando se levantó ya se había desarrollado del todo; entonces huyó
    por detrás de la colina, y todos los bisontes resoplaron ruidosamente hasta el punto de
    que el Universo se estremeció. Percibí entonces unos bisontes en las cuatro Regiones,
    pero se transformaron en hombres y vi a la muchachita de pie en el centro con una pelota
    en la mano. Lanzó la pelota hacia el lugar donde se pone el sol, y todos se precipitaron y
    la devolvieron al centro. Del mismo modo, la niña lanzó la pelota hacia el lugar donde
    vive el Gigante, después hacia el lugar donde sale el sol y luego hacia el lugar al que
    siempre miramos, y cada vez la pelota era devuelta al centro, a la niña. Por último, la
    lanzó al aire y al instante todos volvieron a convertirse en bisontes, de modo que ninguno
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    140
    de ellos pudo coger la pelota porque los bisontes no tienen manos como nosotros. La
    niña, que de nuevo era un pequeño bisonte, lanzó la pelota hacia mí, y el jefe de los bisontes
    me dijo:
    «Este Universo pertenece, en verdad, a los hombres, pues los bisontes cuadrúpedos
    no pueden jugar con la pelota; por esto es necesario que tú la cojas y regreses junto a tu
    pueblo y le expliques lo que aquí te hemos enseñado.»
    Se Mueve Caminando explicó entonces el rito a Granizada Ruidosa y a todos los que
    estaban allí reunidos:
    «El bisonte contiene cuatro edades, como ellos me mostraron en mi visión. Granizada
    Ruidosa y el bisonte representado por este cráneo saldrán juntos de esta tienda, y ella
    lanzará la pelota como os he explicado en mi visión. Es voluntad del Gran Espíritu que
    así sea. No olvidáis que la pelota es el mundo, y que es también nuestro Padre Wakan-
    Tanka, pues el mundo —o el Universo— es su morada. Por esto, aquel que se apodere de
    la pelota recibirá una gran bendición. Vosotros debéis tratar de cogerla y Granizada Ruidosa
    será el joven bisonte del centro. Ahora va a salir y se detendrá cuatro veces, y cada
    uno de sus pasos será en beneficio dé su pueblo.»
    Toda la tribu se había reunido alrededor de la tienda para oír lo que allí se decía; todos
    se habían puesto sus mejores vestidos y estaban contentos. Alto Cuerno Hueco, con
    el Calumet, fue el primero en salir de la tienda; después de él salió su hija Granizada
    Ruidosa, que llevaba la pelota en la mano derecha; siguió Se Mueve Caminando, que
    sostenía el cráneo y resoplaba, y empujó cuatro veces a Granizada Ruidosa con el cráneo,
    y cada vez salía de éste una humareda roja. Mientras tanto cantaba uno de sus cantos
    de misterio:
    De una manera sagrada, de todas direcciones,
    Vienen para verte.
    Mujer Granizada Ruidosa ha estado sentada de un modo sagrado.
    ¡Todos vienen para verla!
    Finalmente, cuando se detuvieron por cuarta vez, Alto Cuerno Hueco y Se Mueve
    Caminando se colocaron a uno y otro lado de la niña, vueltos los tres hacia el lugar do nde
    se pone el sol. Granizada Ruidosa lanzó la pelota hacia el Oeste y uno de los hombres
    la cogió y, después de besarla y ofrecerla a las seis Direcciones, la de volvió a la niña,
    que estaba en el centro. De igual modo, los tres se volvieron hacia el lugar donde vive el
    gigante Wazia, y la pelota fue lanzada en esta dirección; todos se atropellaron para hacerse
    con ella, y la pelota fue devuelta al centro. A continuación fue lanzada hacia el lugar
    donde sale el sol, y después hacia el lugar al que siempre miramos; todos los que tuvi eLA
    PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    141
    ron la suerte de atraparla recibieron un caballo o algún otro regalo valioso. A la quinta
    vez la pelota fue lanzada hacia arriba y hubo un gran bullicio, hasta que, finalmente, un
    hombre pudo cogerla y devolverla al centro.
    Cuando el lanzamiento de la pelota hubo terminado, Alto Cuerno Hueco ofreció el
    Calumet al profeta; éste dirigió el cañón hacia el cielo y empezó a enviar una voz al Gran
    Espíritu.
    «¡Hi-ey-hey-i-i!», gritó cuatro veces. «Te envío una voz, oh Wakan-Tanka, a Ti que
    siempre has sido y que estás por encima de todo. Padre Wakan-Tanka, Tú eres el Jefe de
    todas las cosas; todo es Tuyo, pues Tú eres quien ha creado el Universo. Tú has puesto a
    nuestro pueblo en esta gran isla y nos has dado la sabiduría que revela todas las cosas. Tú
    nos has hecho conocer la luna y el sol, los cuatro vientos y los cuatro Poderes del Universo.
    Sabemos que las generaciones vienen del lugar al que miramos, y que regresan a
    él; y hemos caminado santamente por este sendero recto y rojo que lleva al lugar donde
    vive el Gigante. Y, por encima de todo, sabemos que nuestros cuatro parientes más pr óximos
    son siempre nuestro Abuelo y Padre Wakan-Tanka, y nuestra Abuela y Madre
    Maka, la Tierra. Oh Wakan-Tanka, mira hoy a Mujer Granizada Ruidosa, que tiene en la
    mano la pelota que es la Tierra. Ella tiene en la mano lo que dará fuerza a las generaciones
    que mañana heredarán la Tierra que es Tuya; y los pasos que darán serán firmes, y
    serán liberadas de las tinieblas de la ignorancia. Mujer Granizada Ruidosa está aquí en
    pie, sosteniendo tu Universo, y a partir de este día la pelota pertenecerá a las generaciones
    futuras, y marcharán alegres cogidos de la mano de sus hijos. Ayúdales a caminar sin
    ignorancia por el sendero sagrado. ¡Que los cielos nos contemplen y tengan misericordia
    de nosotros! Abuelo Wakan-Tanka, Padre Wakan-Tanka, ¡que siempre conozcamos y
    cumplamos tu voluntad! ¡Que siempre la queramos y amemos! ¡Oh Wakan-Tanka, ten
    misericordia de mí para que mi pueblo viva! »
    Entonces todos los presentes fumaron o tocaron el Calumet; los hombres que habían
    tenido la fortuna de coger la pelota sagrada recibieron caballos o vestidos de bisonte; el
    pueblo entero estaba de fiesta y todos estaban llenos de alegría, pues lo que Ptesan-Win,
    la Mujer Bisonte Blanco, prometió al principio se había realizado.
    Yo, Wapiti Negro, debo explicaros ahora algunas cosas de este rito que podríais no
    comprender. Fijaos por de pronto en que es una niña y no una persona adulta la que está
    en el centro y lanza la pelota. Así debe ser, pues el Gran Espíritu es eternamente joven y
    puro, y así es esta pequeña que apenas acaba de llegar de Wakan-Tanka; es pura y sin
    oscuridad.
    La pelota es lanzada desde el centro hacia las cuatro Regiones, del mismo modo que
    el Gran Espíritu está en todas las Direcciones y en todos los rincones del mundo; y la
    LA PIPA SAGRADA —Ritos Sioux, Alce Negro
    142
    pelota cae sobre el pueblo, al igual que el Poder del Gran Espíritu es recibido por pocos
    hombres, sobre todo en estos últimos tiempos.
    Sin duda os habréis dado cuenta de que el pueblo cuadrúpedo de los bisontes no era
    capaz de jugar a este juego, y por esta razón lo dio a los bípedos. Esto es muy justo, pues,
    como dije anteriormente, de todas las criaturas del Universo, sólo los bípedos, si se purifican
    y se humillan, pueden llegar a ser uno con Wakan-Tanka, o pueden conocerle.
    En estos tristes tiempos en que nuestro pueblo se ha hundido, corremos detrás de la
    pelota, y algunos ni siquiera intentan cogerla; y lloro cuando pienso en ello. Pero sé que
    la pelota pronto se cogerá, pues el fin se acerca rápidamente, y entonces se la volverá a
    colocar en el centro, y con ella lo será nuestro pueblo. Mi oración es que así sea; y es
    para contribuir a este restablecimiento de la pelota por lo que he querido hacer este libro.


    votre commentaire


    Suivre le flux RSS des articles de cette rubrique
    Suivre le flux RSS des commentaires de cette rubrique