• FINIS GLORIAE MUNDI Fulcanelli

    FINIS GLORIAE MUNDI
    Fulcanelli


    Nota introductoria
    Confieso haberme quedado sorprendido -y no es para menos, incluso debo
    decir que me quedé estupefacto- cuando a finales de julio de 1999 recibí una
    larga carta fechada a 25 de julio de 1999 a la que se adjuntaba un manuscrito
    que llevaba por título Finis Gloriae Mundi. Busqué inmediatamente la firma
    de esta carta y mi sorpresa se multiplicó cuando leí la última línea: Vuestro
    Fulcanelli, Frater Adeptus Heliopolitensis.
    Ciertamente conocía muy bien la obra firmada "Fulcanelli" gracias a mi fiel
    amigo Canseliet a quien tuve el honor -y después el placer- de encontrar por
    primera vez en 1934 gracias a Paul Le Cour, cuando yo tenía nueve años.
    Me acordaba de la primera frase del Prefacio de Eugène Canseliet a la
    segunda edición de Las Moradas Filosofales, escrita en febrero de 1958 y
    publicada en 1960 en las ediciones Champs Elysées Omnium Litteraire. Tanto
    más cuanto que el fundador de esta editorial, Jean Lavritch, que se había
    casado con Sonia Bentkousky, una amiga de mi madre, había sido el editor de
    Paul Le Cour. A través de este último fue además como Eugène Canseliet
    había conocido "L’Omnium Litteraire".
    Me permito recordar esta primera frase:
    "Las Moradas filosofales que tenemos el honor de prologar de nuevo no debía
    ser el último libro de Fulcanelli. Con el título de Finis Gloriae Mundi (El fin
    de la gloria del mundo) existía una tercera parte que su autor retiró y que
    hubiese elevado la obra didáctica a la trilogía alquímica más extraordinaria"
    Eugène Canseliet me había dedicado esta segunda edición.
    "A Jacques d’Ares, como testimonio de fiel afecto, esta obra que ya conoce
    bien, y en la que un Filósofo-Adepto examina para nuestro siglo la Ciencia
    que constituye el fundamento material de la Filosofía atlante.
    Avenida de los Campos Elíseos, este viernes 9 de septiembre de 1960. E.
    Canseliet".
    De hecho yo ya conocía no sólo Las Moradas Filosofales sino igualmente El
    misterio de las Catedrales, habiéndolas leído en su primera edición, una y otra
    1
    dedicadas por Eugène Canseliet a Paul Le Cour (Tuve la suerte insigne de
    vivir junto a Paul Le Cour desde 1933 hasta su muerte en 1954). Estos
    volúmenes desaparacieron cuando, en mi presencia, el autor de La era de
    Acuarioi sufrió, ¡ay!, un registro de la Gestapo que se llevó un número
    importante de obras de su biblioteca.
    Paul Le Cour había sido el primero en los medios filosófico-esotéricos de la
    época en reseñar El misterio de las catedrales en enero de 1927, en la revista
    AEsculape en la que colaboraba. Igualmente apareció un amplio resumen de
    Las Moradas Filosofales firmado por Paul Le Cour en 1931.
    La carta del 25 de julio a mí dirigida empezaba así:
    "Muy querido Jacques:
    "He aquí una manera muy particular de felicitaros en vuestro santo; esperamos
    sin embargo que el don que representa no pese en absoluto sobre vuestra
    conciencia. Hemos decidido enviaros nuestra última obra. No es, aunque lleva
    el mismo título, la que retiramos a nuestro leal y muy buen discípulo Eugène
    Canseliet, hace ya de eso más de 70 años. Nos pareció entonces que si habían
    llegado los signos de hacer públicos el modus operandi de la vía seca, los
    tiempos no estaban, ¡ay!, todavía maduros para desvelar arcanos del ars
    brevis. Nuestra prudencia fue ampliamente confirmada por lallegada y
    crecimiento de esa plaga inmunda que fue el nazismo." ii
    Más adelante la misma carta precisa:
    "Así que hemos vuelto a poner en el bastidor nuestro Finis Gloriae Mundi
    liberado de las escorias de la inexperiencia y teniendo en cuenta las más
    recientes locuras humanas. Publíquela Vd. a su conveniencia, pues nos es
    penoso volver sobre nuestras propias huellas volviendo a tomar el nombre de
    Fulcanelli que drena ya demasiadas quimeras románticas para que nuestra
    serenidad se mantenga. Pero como sin duda sabe Vd., el juramento de
    Heliópolis nos impone el deber de ayudar y cuidar, y no podemos sustraernos
    al mismo por más tiempo. Sin embargo no intente contactarnos. Como los
    antiguos Rosacruces permanecemos visibles e invisibles y nadie llegará hasta
    nosotros por simple curiosidad, ni incluso por necesidades de la enseñanza, a
    fortiori para intentar forzarnos a servir intereses que rechazamos. Es por lo
    que hemos escogido este medio informático para llegar a Vd., más seguro para
    nuestro anonimato que un envío especial cuyo sello proporcionaría algunos
    indicios a quienes quisieran jugar a detectives de lo oculto."
    En efecto el manuscrito, acompañado por la carta, me llegó por Internet a
    través del Centro Européen des Mythes & Légendes del cual soy uno de los
    Presidentes de honor. Tengo la debilidad de pensar que lo uno explica lo otro.
    En mi opinión, esta vía llamada informática puede transmitir, y transmite,
    tanto lo mejor, digamos lo que viene del Espíritu, como lo peor, es decir lo
    2
    satánico; dicha antinomia constituye a mis ojos una de las características más
    flagrantes de este "fin de los tiempos" (que no tiene nada que ver con lo que
    algunos llaman "el fin del mundo") y ello en relación estrecha con los textos
    sagrados.
    Me planteé la pregunta ¿a cuál de estas dos categorías pertenece el manuscrito
    que me ha sido enviado? Su lectura me hizo comprender que esta obra
    pertenecía sin duda alguna posible a la primera categoría, a la del Espíritu.
    La fecha de 25 de julio, fiesta del apóstol Santiago el Mayor, en que se envió
    este manuscrito evidentemente no es fortuita puesto que el peregrinaje a
    Santiago de Compostela reviste incuestionablemente un carácter alquímico,
    siendo la transfiguración el fin último de este viaje.
    Pero el hecho de que esta fecha sea la de mi santo patrón no explicaba
    suficientemente por qué era yo quien había sido escogido para recibir este
    don, yo que nunca había trabajado el horno. Verdad es que nunca he sido
    ajeno a las preocupaciones alquímicas y he ido tres veces a Compostela por
    diferentes caminos. Además, recuerdo veinticinco programas de radio que
    hice en la O.R.T.F. –Inter-Varietés, julio 1964- con el célebre Compagnon de
    la Tour de France Raoul Vergez, con el título ¿Están vivos, son de piedra?.
    Realizamos un verdadero peregrinaje saliendo del Mont Saint Michel para
    acabar en Compostela, presentando y comentando al pasar los más
    importantes edificios cristianos que jalonan el peregrinaje. En Notre Dame de
    Paris, mirando al célebre personaje esculpido en el medallón de la puerta
    central a los pies de Cristo que Fulcanelli dice que representa la alquimia, el
    periodista que nos entrevistaba me preguntó a quemarropa: "Para Vd., Jacques
    d’Ares, ¿qué es la alquimia?" Le respondí inmediatamente: "Para mí la
    alquimia es la ciencia de la vida". Al día siguiente, Canseliet que había
    escuchado la emisión me telefoneó para decirme: "Jacques, con eso ha dado
    Vd. la mejor definición de la alquimia".
    De hecho, la carta de Fulcanelli me daba la respuesta en su último pasaje:
    "No me pregunte Vd. demasiado sobre las razones que motivaron la elección
    unánime de su persona para recibir este depósito, son de lo más sencillo.
    Escoger a uno de los herederos en el arte de nuestro fiel Canseliet, no hubiese
    dejado de atizar fastidiosas envidias, rencores y dudas perjudiciales a su
    trabajo. Conocemos y honramos la integridad de Vd. y en Vd. vemos al
    heredero de Paul Le Cour y de Phileas Lebesgue quienes supieron acoger y
    alentar a nuestro propio alumno cuando se encontró sólo en su laboratorio.
    Reciba Vd. en contrapartida este don de confianza del que estamos seguros
    que Vd. sabrá hacer buen uso".
    Me vi obligado a reconocer lo bien fundado de la argumentación. Tanto más
    cuanto que había conocido a Phileas Lebesgue en la misma época; y fue Paul
    3
    Le Cour quien lo puso en contacto con el Maestro de Savignies, hasta el punto
    de que éste fue el ejecutor testamentario de Phileas Lebesgue.
    Una primera pregunta me vino entonces al espíritu: ¿podía descubrirse quien
    se ocultaba tras el seudónimo de Fulcanelli? Desde 1926, y más especialmente
    desde 1929, año de la aparición de la segunda hoja del tríptico de Fulcanelli,
    no han dejado de abordarse toda clase de hipótesis sin prueba alguna segura e
    incluso sin ningún indicio serio, contradichas las unas por las otras. ¡Algunos
    incluso se han atrevido a hablar de camelo! ¡Calidad como la de Fulcanelli nos
    gustaría tenerla más frecuentemente! Pero subrayaré que cuando después de
    tres milenios se plantea la cuestión de saber si Homero ha existido y seguimos
    sin respuesta, nos vemos obligado a constatar la existencia de la Ilíada y la
    Odisea, obras a las que se reconoce un enorme interés. Igual ocurre con la
    obra firmada por Fulcanelli. Esta obra cuyo valor es incuestionable está ahí y
    ha sido escrita por una mano humana (¿o por varias manos?)
    Por mi parte siempre pensé que El misterio de las catedrales y Las moradas
    filosofales eran la expresión escrita, bajo el nombre de Fulcanelli, del Colegio
    de los Hermanos de Heliópolis, de los que se reclamaba Eugène Canseliet
    discípulo indidable del Adepto. Pues bien, en la carta de envío del manuscrito
    que aquí se presenta se precisa a mi intención: "Sepa Vd. también que no
    somos en nuestro opúsculo sino el heraldo del Colegio de los Adeptos". Lo
    que confirma perfectamente mi intuición.
    Por añadidura, esta búsqueda obstinada de un autor identificable me parece
    vana y concerniente solamente al "haber" mientras que en estas circunstancias
    sólo debería contar "el Ser". Además son constatables numerosas
    contradicciones (¿quizás voluntarias?) que no pueden resolverse. Me viene al
    espíritu una de ellas. Se dice y escribe habitualmente que Fulcanelli habría
    retirado su tercer manuscrito justamente tras la publicación por el editor Jean
    Schemit (al que he conocido personalmente) de la primera edición de Las
    moradas filosofales en 1929, y que Fulcanelli habría desaparecido en 1930.
    Ahora bien, el mismo Eugène Canseliet escribe en el primer párrafo de su
    Prefacio a la primera edición del Misterio de las catedrales, fechada en
    Octubre de 1925, las siguientes líneas:
    "El autor de este libro no está, desde hace ya mucho tiempo, entre nosotros. El
    hombre se ha borrado. Sólo flota su recuerdo".
    Dicho de otra manera, conviene buscar siempre el Espíritu y no la letra. Era
    pues necesario intentar asegurarse –en la medida de lo posible- que este Finis
    Gloriae Mundi estaba efectivamente y de manera estricta en la línea de
    Fulcanelli. Y que por lo tanto era del mismo autor. La lectura atenta me ha
    convencido que era en efecto del Adepto Fulcanelli.
    En primer lugar volvemos a encontrar en este texto consideraciones
    4
    incuestionables sobre la evolución de nuestras civilizaciones que justifican
    ampliamente el título de la Obra. Ya era así hace setenta años, pero la
    aceleración de la historia se ha amplificado de tal manera que se comprende
    que el autor haya vuelto "a poner sobre el bastidor" su obra.
    A continuación, según el método ya utilizado en las dos obras precedentes, se
    dan indicaciones preciosas sobre el "modus operandi", veladas
    intencionadamente como se debe, para desvelar los arcanos del ars brevis -lo
    que nunca se había hecho- a quienes intentan aproximarse al Adeptado. Mil
    detalles vienen a confirmar en cada página la identidad de pensamiento a
    través de las tres obras del Maestro, constatándose sin embargo una progresión
    en la ampliación de este pensamiento desde El misterio de las Catedrales hasta
    Finis Gloriae Mundi lo que me parece de una lógica inalterable en función del
    fin profundo de esta magistral trilogía.
    Para mí está fuera de cuestión analizar o comentar todos los elementos
    apasionantes que esmaltan esta obra incluso si, en algunos detalles, sería
    posible sorprenderse ante algunas formulaciones. Esta reflexión sólo me
    concierne a mí. Por el contrario, el lector descubrirá un comentario bastante
    extraordinario de la Tabla de esmeralda. Igualmente respecto al secreto
    alquímico podría reflexionarse en la frase siguiente: "El deber de un
    alquimista consiste hoy en revelar lo que los ladrones han robado y
    proporcionar a sus víctimas los medios de asegurar su propia salvaguardia".
    También en lo concerniente a la fecha (?) del "fin de la gloria del mundo",
    cuando Fulcanelli escribe: "Si, como hemos escrito, conviene llegar a la hora
    suprema con sangre fría, nunca recomendamos asustar a los pueblos con
    paparruchas ni fechar con una hora totalmente humana el fin de los tiempos.
    Para el alquimista con que guste las primicias de ello cuando la trompeta
    resuene en su crisol".
    Resulta que Fulcanelli me confía su último trabajo el mismo año del
    centenario del nacimiento de su discípulo Eugène Canseliet. Eso no me parece
    una casualidad. Mientras da la impresión que algunas personas se complacen
    en minimizar -es lo menos que se puede decir- el conjunto de la obra de
    Canseliet, pienso que este Finis Gloriae Mundi viene por el contrario a
    subrayar la importancia de sus trabajos. Como mínimo conviene reconocer su
    aportación extraordinaria para mantener en este materialista siglo XX la
    Tradición hermética que tanta importancia tuvo a lo largo de los siglos. Ello
    me recuerda la reflexión que René Alleau hizo en un banquete que yo había
    organizado en honor de Eugène Canseliet con motivo de su 80 cumpleaños,
    deplorando que no enseñaran la historia de la Alquimia en la Universidad. El
    maestro de Savignies lo ha hecho a su manera transmitiendo lo esencial de la
    Tradición, permitiendo así que algunos prosigamos más o menos felizmente
    5
    sus investigaciones en este terreno excepcional.
    Un buen número de nuestros contemporáneos y especialmente algunos
    investigadores y dirigentes, no son más que "especialistas" lo que es muy
    grave en una época en la que todos los dominios de la vida se entrecruzan a
    escala mundial. Carecen de ese "espíritu de síntesis" propio de quienes aplican
    la célebre fórmula orare, orare et laborare (reza, reza y trabaja) y volviéndose
    aprendices de brujo no pueden asir las consecuencias de la profunda
    transformación del mundo que padecemos. El nuevo texto de Fulcanelli es
    particularmente relevante al respecto en la introducción de Finis Gloriae
    Mundi.
    Estas consideraciones se inscriben perfectamente tanto en la línea de las
    reflexiones de Phileas Lebesgue en su notable Au delà des grammaires y en el
    conjunto de su obra, como en las de Paul Le Cour (muerto en 1954)
    expresadas en su más célebre libro L’Ere du Versau et le plus proche avenir de
    l’humanité. iii Por cierto este libro retuvo particularmente la atención de
    Eugène Canseliet. A menudo lo sacábamos a colación en nuestras charlas
    asociando al mismo el pensamiento de Phleas Lebesgue quien, a su manera,
    fue un incuestionable precursor en la materia. Paul Le Cour y Phileas
    Lebesgue se complementaban perfectamente.
    El lector comprenderá así por qué Fulcanelli me consideraba como el heredero
    espiritual de Paul Le Cour y Phileas Lebesgue cuyas obras se inscriben
    perfectamente en la línea preparatoria de este Finis Gloriae Mundi, título
    perfectamente revelador. iiii
    Así, la trilogía de Fulcanelli forma un todo perfectamente coherente y es
    normal que este libro escrito en la urgencia sea el último que firme Fulcanelli.
    Teniendo en cuenta lo que precede y atendiendo a su actualidad me convencí
    rápidamente de la necesidad de publicar esta tercera parte. Pero ¿a quién
    confiarla? Conozco varios editores, la mayor parte amigos, entre los cuales
    algunos son especialistas en el terreno de la Alquimia. ¿Cómo elegir? Topé
    con la misma dificultad que Fulcanelli para escoger el depositario de su última
    obra, Considerando el hecho de que el texto me llegó a través del sitio Internet
    del Centre Européen des Mythes et Legendesv me dirigí naturalmente a su
    Presidente, Jean Marc Savary, él mismo editor en el terrenos del hermetismo
    de calidad, alejado de los "grandes montajes comerciales". Además,
    conociendo su integridad personal desde hace mucho me pareció normal
    confiarle este manuscrito como una "antorcha" tradicional y él ha aceptado
    realizar esta tarea, por lo que le estoy agradecido.
    En este mismo espíritu me permito precisar que no percibiré ningún derecho
    de autor. La publicación de este libro me parece saludable, lo que comprende
    perfectamente el editor Liber Mirabilis.
    6
    Hago votos porque el lector pueda realizar en sí, gracias a la "Ciencia de la
    Vida" el equilibrio perfecto simbolizado por la Esmeralda hexagonal, lo que
    sin duda le permitirá, a sus espaldas pero de manera positiva, participar en la
    renovación del mundo. Fulcanelli y su discípulo Eugène Canseliet, Adeptos
    ejemplares no deseaban otra cosa.
    Jacques d’ ARES
    Presidente de honor del
    Centro Europeo de Mitos y Leyendas.
    7
    Introducción
    No es costumbre que un Adepto vuelva a coger la pluma después de haber
    franqueado su propia transmutación y sólo razones imperiosas que ponen en
    juego el destino de la humanidad entera han podido convencernos para que
    rompamos esta regla, habitualmente inquebrantable, y abandonemos el manto
    de silencio con el que se cubre quien pasa por las ascuas del Fénix.
    Si uno de nuestros discípulos, a saber, nuestro leal seguidor Eugène Canseliet,
    creyó oportuno dar alguna vana resonancia mundana al nombre que
    abanderaba nuestra obra aún incompleta, que esta niñería sirva hoy al menos
    como sello a la advertencia que, (ay!, tenemos que hacer en estos días
    tumultuosos en los que el hombre está como suspendido entre el abismo y la
    regeneración y en los que el error sería literalmente fatal. Esta obra no es el
    manuscrito que una vez retiramos de las manos del querido Canseliet; aquel
    antiguo trabajo, imperfecto, no hubiera sino extraviado sino a quien busca,
    como buscamos nosotros mismos durante un tiempo: fue arrojado a las llamas
    sin remordimientos. (Insondable presunción la del hombre! Tuvimos la
    audacia de escrutar el fin y la renovación de los tiempos antes que se hubieran
    operado en nuestro propio crisol y que la experiencia nos enseñara las últimas
    sutilezas del arte. Sin embargo, la humanidad ha alcanzado un umbral de los
    más peligrosos, sobre cuya proximidad ya habíamos hecho una advertencia sin
    ambigüedades; reiteramos pues, con la insistencia que exige la inminencia del
    peligro, las necesarias advertencias que quizás le eviten adentrarse más por
    caminos en los que la perdición sería irreversible.
    El Sr. Bergier tuvo otrora la cortesía de hacerse eco de las advertencias que le
    hicimos en su tiempo, cuando sus colegas y él mismo trataban de
    desencadenar las considerables energías encerradas en la estructura profunda
    de la materia 1. Los hombres de ciencia eran entonces niños maravillados
    aunque nosotros no teníamos ilusión alguna sobre el alcance de su tarea. La
    ciencia moderna ha vuelto hoy a encontrar numerosos secretos alquímicos sin
    que este emparentamiento cada vez más estrecho haya generado en los nuevos
    sopladores la acuidad de conciencia y la disciplina espiritual necesaria para
    dirigir la Obra. Además de los riesgos de naturaleza física siempre presentes
    con ocasión de una manipulación desconsiderada de determinadas fuerzas, los
    efectos de estos tejemanejes sobre los propios investigadores y, poco a poco,
    sobre las poblaciones humanas en su conjunto, podrían revelarse nefastísimos
    incluso antes de ser descubiertos por conciencias atrofiadas. El arte del
    V.I.T.R.I.O.L. 2exige una prudencia de la cual puede temerse que estén faltos
    quienes se dejan dominar por la ebriedad de su propio poder, si sigue siendo
    completamente externo y, por ello, ilusorio.
    8
    Abordar las temibles cuestiones del fin y la renovación de los tiempos
    significa, paradójicamente, sondear los orígenes. Cuando recogimos a Eugène
    Canseliet las líneas demasiado apresuradamente escritas al respecto, las
    exploraciones arqueológicas no habían desvelado sino una ínfima parte de la
    oscuridad que rodea el nacimiento del hombre. Ahora el asunto se ha aclarado
    a condición de tener en cuenta todos los datos de un problema más complejo
    de lo que pensábamos. Las enseñanzas de la paleontología han barrido
    quimeras para enfrentarnos al misterio. Según los trabajos de los Srs. Wilson,
    Cann y Stoneking sobre el ADN mitocondrial3, habría que pensar en
    aproximadamente 50.000 años de silencio entre la aparición biológica del
    hombre llamado "moderno" -nuestra humanidad- y sus primeras expresiones
    mediante herramientas y el arte rupestre. La humanidad no se habría vuelto
    hacia la transformación de la materia sino muy tardíamente. ¿Qué fueron estos
    "aproximadamente 50.000 años" que representan una vuelta de rueda del Gran
    Año precesional? ¿Nos aproximamos al fin de la segunda vuelta de rueda
    complementaria que, por el contrario, vive el hervidero de las obras humanas?
    Sometidos a la implacable verificación del crisol, las revelaciones transmitidas
    por las tradiciones una nitidez que barre cualquier especulación puramente
    intelectual. Nos habíamos adherido a la doctrina de las cuatro
    Edades4creyendo al Libro de Daniel, confirmado por Hesíodo entre los
    griegos 5y por los hindúes . Esta doctrina es verídica; pero todavía hace falta
    de entenderla de otra manera que como un engranaje mecánico pues no
    consiste sino en un desarrollo cósmico de determinadas fases de la Obra o su
    inversión. En este terreno una comprensión parcial o excesivamente simplista
    sería más peligrosa que la vulgar ilusión metafísica del progreso lineal o de las
    evoluciones al azar.
    Nos es particularmente penoso constatar que algunos de nuestros antiguos
    discípulos han cedido a la tentación de una lectura lineal o de una
    interpretación estrecha de los ciclos temporales que regulan el destino del
    cosmos. Sin embargo los habíamos advertido: "Los Filósofos aseguran ellos
    mismos que nunca hablan más oscuramente que cuando parecen expresarse
    con precisión; así su aparente claridad engaña a quienes se dejan seducir por el
    sentido literal, y no verifican en absoluto si coincide o no con la observación,
    con la razón y con las posibilidades de la naturaleza" 6
    ¡Los extraviados hubieran podido comprobar si la inversión de los polos, tal
    como se la imaginan leyendo con la fe del carbonero nuestra exégesis del
    obelisco de Danmartin-sous-Tigeaux obedece a estas últimas!
    Ateniéndose al arte del loro aumentaron el descarrío de los hombres de
    inteligencia escasa y, ¡ay!, contribuyeron a reforzar las más turbias actividades
    de sopladores que intentan apropiarse de una función demiúrgica propiamente
    9
    luciferina. No es nuestra intención poner aquí de manifiesto cada uno de sus
    errores, y la utilización que han hecho de nuestro nombre nos deja
    indiferentes: pero importa rectificar lo que los aprendices brujos han
    empezado que, en la fina punta de la hélice cíclica, tendría consecuencias
    incalculables.
    Este libro, escrito desde la urgencia, será el último que firmará Fulcanelli.
    Podamos tras eso, habiendo cumplido el deber que nos incumbe, volver a
    entrar en el Silencio del adeptado y no obrar más que según las vías que
    requiere este estado.
    Finis Gloriae Mundi
    El hospital de la Santa Caridad de Sevilla conserva un muy curioso cuadro de
    Valdés Leal7que no dudaríamos en calificar como filosófico. Este pintor del
    siglo XVII, contemporáneo de Zurbarán y Murillo, representa como ellos lo
    que los críticos de arte consideran los principios del realismo español, el cual
    contempla implacablemente las miserias materiales y morales de ese tiempo.
    España apenas había pasado el Siglo de Oro y, arruinada por las guerras,
    perdía una tras otras sus ricas provincias del norte de Europa: sus conquistas
    americanas ya no bastaban para asegurarle la supremacía. Con el oro y la plata
    del Perú parece haber recogido en estas tierras lejanas un gusto bárbaro por la
    muerte y la crueldad y, mientras las naciones europeas hacían la guerra
    finamente, trazaban el mapa de Tendre8y se preparaban para la bucólica,
    España exaltaba la inquisición, encendía los autos de fe y perseguía con el
    mismo rigor a sus sabios y a sus místicos. Pese a ello, y al igual que en el resto
    de Europa, florecieron escuelas de alquimistas en Santiago de Compostela y
    en Sevilla; sin embargo debieron operar en una clandestinidad casi total,
    encubiertos por boticas, tanerías o industrias para preparar los colores
    necesarios a los pintores; los hidalgos o los monjes que instalaron sus hornos
    en el interior de castillos y conventos tuvieron que encontrar una razón
    plausible para frenar las habladurías, por lo general la fabricación de
    remedios, pues su estado no les protegía contra una acusación de brujería o de
    herejía que inmediatamente les habría conducido a la hoguera o a la cárcel.
    Por lo tanto no encontraremos ni en Galicia ni en Andalucía esas
    composiciones mitológicas o simbólicas que nos hemos complacido en
    descifrar en Las moradas filosofales. Los artistas españoles y especialmente
    Juan Valdés Leal transmitieron los secretos de la obra a través de temas
    religiosos y, más raramente, picarescos. Finis Gloriae Mundi representa, sin
    duda alguna al respecto, el mensaje más acabado de la escuela hermética
    sevillana. Por encima de un sepulcro en el que yacen, en ataúdes abiertos, tres
    10
    cuerpos en diferentes estadios de aparente descomposición, las nubes se abren
    sobre una mano elegante y casi femenina marcada por los estigmas de la
    pasión, que tiene una balanza cuyos dos platillos desbordantes se equilibran
    timbrados con las palabras ni más ni menos.9
    Delante de una escalera débilmente alumbrada que parece subir hacia un
    mundo más acogedor, quizás el mismo mundo del que sale la mano fatídica, la
    lechuza de Minerva vela la metamorfosis de los cadáveres. En primer plano
    yace un obispo con capa y mitra de oro muy pálido, casi blancas, que todavía
    mantiene su báculo de oro entre sus manos cruzadas sobre el pecho, en tanto
    que el terciopelo escarlata que cubre el ataúd se desgarra y comienza a dejar
    ver la madera de roble de la que está hecho. En segundo plano, la cabeza a los
    pies del primer personaje, reposa un caballero que, como atestigua la bandera
    que lo cubre, perteneció a una de las órdenes religiosas militares, Calatrava,
    San Juan o Santiago que fueron, tanto en sentido propio como figurado,
    avanzadilla de la Reconquista. El tercer ataúd, completamente al fondo, no
    contiene sino un esqueleto sin atributos, a los pies del cual se amontonan
    huesos y cráneos desencajados. Delante del obispo, una filacteria serpentea
    descuidadamente por el suelo y lleva estas palabras: Finis Gloriae Mundi. El
    conjunto de la escena está bañado por una luz purpúrea que, más que iluminar,
    apenas tiñe las nubes fuliginosas en las que se funden las paredes del sepulcro.
    La mayoría de los historiadores del arte no han visto en este lienzo sino una
    alegoría moral: las vanidades del mundo no pasan la tumba y están
    condenadas a la podredumbre, hasta el anonimato del osario final. La balñanza
    en la que se amontonan los atributos de los nobles personajes acostados en su
    último sueño tendría el sentido del Mané, tecel, fares,10bíblico. Esta
    interpretación, que por cierto no compartimos, no explica ninguna de las
    sutilezas del cuadro, de los más sugerentes en cuanto a la lectura alquímica
    que debe hacerse de él; si lo interpretamos así aparece entonces como una
    obra mayor del filósofo químico que seguramente fue Valdés Leal.
    Los platillos de la balanza parecen perfectamente equilibrados, aunque una
    mirada atenta descubriría un ligero sobrepeso en el de la derecha, que contiene
    los símbolos litúrgicos y está suspendido encima del cuerpo del caballero.
    Porque aquí los símbolos están cruzados: sobre el obispo vemos los símbolos
    de la caballería, yelmo, perro y joyas marcadas con un corazón escarlata,
    mientras que encima del caballero distinguimos una estola, un pan empezado,
    un libro, un almirez de cristal con su mazo, y el corazón rojo rematado por la
    cruz. Este cambio de platillos a la hora de la pesada de los corazones y la
    disposición invertida de los dos personajes designan una vía muy poco
    evocada en los escritos alquímicos, a la que nosotros mismos no dedicamos
    sino escasas alusiones, conocida como vía real. Raimundo Lulio, al
    11
    consagrarle el Ars Brevis no describe sino sus principios y de manera
    particularmente oscura. Si esta vía permite conseguir rápidamente la Piedra, su
    práctica es de las más peligrosas; el dominio de las medidas y equilibrios es
    esencial a ella en cada momento de un trabajo realizado temiblemente a
    ciegas.
    Los hábitos litúrgicos blancos que viste el obispo no se llevan sino en dos
    épocas, Navidad y Pascua, el nacimiento del niño y la resurrección, que
    transcurren ambas en el seno de la negrura de una gruta. Los Padres griegos de
    la iglesia ya establecen la analogía entre la tumba y el nacimiento, las vendas
    que envuelven al recién nacido y las que mantienen el sudario. En Navidad,
    Dios muere para nacer hombre limitado; durante la Semana Santa este último
    muere para que en la mañana de Pascuas surja en su perfección el hombre-
    Dios.
    Lo que aquí se nos muestra con un simbolismo cristiano fue conocido por los
    egipcios cuando representaban a Path atado en la mina –muerte de Neter y
    nacimiento al mundo bajo la forma limitada de una piedra opaca- y liberado
    después por la leona Sekhmet, llama viva y devoradora. Esta segunda
    operación de muerte y resurrección debía llevarse con la mayor prudencia
    pues si Sekhmet escapaba al control, la potencia de Path, liberada demasiado
    bruscamente, se volvía devastadora como lo ha comprendido muy bien, única
    entre todos los egiptólogos, la señora Isha Schwaller de Lubicz.11
    Es también lo que han descubierto a lo largo de este siglo los sabios atomistas.
    No los denostaremos por haber intentado leer las hojas más internas del Liber
    Naturae, pero nos parece extraordinariamente lamentable que su primera
    preocupación haya sido la puesta a punto de la bomba A. Si el cuadro de
    Valdés Leal tiene un sentido muy preciso en cuanto al perfeccionamiento de
    los metales, y acabamos de ver por las indicaciones litúrgicas que las dos
    operaciones que abren y acaban el trabajo se parecen pero cruzan sus
    significados, la elección de los personajes implica una advertencia de las más
    ocultas que hubiera sido, como mínimo, inoportuno desvelar claramente antes
    de hoy. Vemos a un obispo, a un caballero y a un hombre sin atributos
    particulares, que debemos suponer campesino o artesano: estamos ante las tres
    órdenes, oratores, bellatores y laboratores.12En ellos leeremos la alegría de las
    tres operaciones que acaban la obra en la materia: recogida del espíritu celeste,
    combate de las dos naturalezas, humilde trabajo en la oscuridad, cada una de
    las cuales necesita la virtud de cada uno de los tres estados. Se trata también
    de las tres maestrías necesarias al obrero en la conducta del arte, la del ars
    sacer, la de la iniciación caballeresca o ars regis, finalmente la del compagnon
    realizado o magisterio. Con esta elección Valdés Leal sugiere que, a una
    mayor escala, los procesos alquímicos se aplican a las sociedades humanas.,
    12
    revelación que entonces no podía osarse sino bajo el manto de una meditación
    religiosa. Observemos al respecto que en la sociedad medieval los maestros
    reconocidos de las tres órdenes tuvieron derecho a llevar blasón; no estaba en
    el espíritu de la época, al menos mientras no se extravió debido a ambiciones
    exageradas o mercantiles, jerarquizar las órdenes a semejanza de las castas
    rígidas aparecidas en la decadencia de la India. El mismo Majabaratra
    reconoce que la pertenencia a las castas no se deriva del solo nacimiento sino,
    en primer lugar, del temperamento tal como lo definían los escritos ayurvédicos.
    13Las órdenes tradicionales poseen una marca visible sobre las mismas
    virtutes, que en alquimia llamamos sal, azufre y mercurio.
    Este último secreto de Hermes, a saber, la aplicación del arte a las sociedades
    humanas, no debía desvelarse nunca, ni incluso en la transmisión oral del
    maestro al aprendiz, antes de que el artista no la hubiera descubierto por la
    observación minuciosa de su crisol y de la naturaleza. Pero, ¡ay!, en este siglo
    algunos han creído atinado arrancar los velos de Isthar más bien que incitarle a
    un desnudamiento progresivo en el curso de su bajada a los infiernos de
    Ereshkigal. Este descenso evocado por el V.I.T.R.I.O.L de los filósofos14se ve
    en el cuadro bajo la forma de la escalera vigilada por la lechuza de Minerva,
    pájaro cuya mirada penetra la oscuridad, faro para la travesía de la noche
    esencial.
    Subrayemos que la lechuza se mantiene a la altura de los platillos de la
    balanza divina. Juan de Valdés Leal insiste sobre la necesidad del equilibrio,
    de una regulación de los procesos y la mano celeste que sostiene la balanza
    indica claramente que esta regulación debe venir de lo alto, de la parte ya
    sublimada de la materia, del hombre, o de la naturaleza, puesto que aunque la
    mano lleve los estigmas de la Pasión, parece la mano de una mujer. La
    naturaleza entonces, cuando cumpliera su Pascua, estaría en su perfección.
    Pero aquí reside un arcano temible que todavía es inoportuno desvelar más
    claramente.
    No carece de consecuencias que los hombres de ciencia, contrariamente a esta
    prudencia completamente filosófica, hayan dejado el control de su obra a los
    nuevos príncipes de la política. Los Adeptos del pasado siempre pusieron en
    guardia a sus discípulos contra el apetito de riquezas y poder de los reyes. La
    alquimia de las sociedades humanas que sugiere Valdés Leal sigue las mismas
    vías que el perfeccionamiento de la materia mineral y sabemos qué
    dificultades acarrea la explosión accidental del crisol; sabemos a qué
    traumatismos, por usar un lenguaje contemporáneo, se expone el "laborante" y
    cuán larga y penosa será la curación que le permita volver a empezar el trabajo
    en el laboratorio. Arrojar la bomba A sobre Hiroshima no sólo fue criminal
    por los sufrimientos infligidos a las víctimas directas, sino también por la
    13
    conmoción en el alma y en el espíritu de la humanidad que de ello resultó. El
    crimen se multiplicó por diez por la fecha escogida, el 6 de agosto, fiesta
    litúrgica de la Transfiguración de la que el fogonazo atómico representaba una
    falsificación literalmente dia-bólica15. Que, a continuación, los sabios hayan
    encontrado los medios de regular la actividad de Sekhmet para fabricar
    electricidad no corrige este primer seísmo. Por ahí habría que haber empezado
    si lo que verdaderamente se quería era realizar a escala industrial lo que los
    filósofos no intentaban a lo largo de toda su vida más que sobre algunas onzas
    de materia. Hay que subrayar además que en las centrales nucleares la obra
    casi no va más allá del estado preparatorio, de ahí la acumulación de tantos
    deshechos envenenados cuya actual "retirada" no es más que una farsa
    siniestra. Puede esperarse sin duda que, con una mayor experiencia, con el
    envejecimiento de las centrales y la necesidad de substituirlas, los sabios
    atomistas encontrarán maneras más canónicas de acabar el trabajo que tan
    imprudentemente han empezado.
    Desde la primera experiencia del Sr. Rutheford en 1912 hasta los aceleradores
    gigantes de partículas como los del CERN16o los de Brookhaven, los físicos se
    han contentado con romper la materia para descubrir su estructura interna. No
    son sino bombardeos violentos las más de las veces mediante flujo de
    neutrones, que vienen a alterar la delicada arquitectura de los núcleos
    atómicos; con el choque los físicos consiguen efectivamente transmutaciones,
    bien de los cuerpos atacados, bien de las mismas partículas. No ha sido sino
    muy recientemente cuando se han dado cuenta que podían recibir una
    respuesta de la materia perturbando ligeramente y con baja energía los
    equilibrios internos del átomo aunque esta innovación –de hecho esta
    recuperación de la ciencia de los filósofos- todavía no ha franqueado la puerta
    de los laboratorios. La industria de las centrales nucleares sigue utilizando aun
    bombardeos múltiples para arrancar energía a los cuerpos espontáneamente
    inestables que están en el límite de las posibilidades de equilibrio de la
    naturaleza. En los ciclotrones gigantes este método exige ya tales energías que
    no se pueden ya conseguir sino rompiendo los enlaces de la llamada fuerte que
    asegura la cohesión de los quarks.
    Las vías canónicas de la alquimia, si las traducimos al lenguaje de la ciencia
    contemporánea ciertamente menos poética que los símbolos utilizados por los
    antiguos pero igualmente precisa y aceptable, aunque ello no le guste a
    quienes confunden la tradición con los encajes antiguos, actúan sobre la fuerza
    llamada electrodébil. Nuestro arte es un arte musical, afirmaban los filósofos,
    cosa que recuerda el laúd colocado detrás del almirez en el platillo derecho de
    la balanza del cuadro de Valdés Leal y que nos muestra más claramente una
    célebre ilustración intercalada en una obra de Robert Fludd17. Es por lo tanto
    14
    un arte de resonancias y no de choques, y las interacciones entre la capa
    electrónica responsable de las reacciones químicas ordinarias y la arquitectura
    nuclear se obtienen modulando estas resonancias. Hoy no vacilamos en
    revelarlo claramente. Sería vano guardar el secreto por amor al secreto
    mientras que el secreto está expuesto en las publicaciones especializadas de
    química-física e incluso, a veces, en las revistas de vulgarización que cada
    cual puede encontrar en su kiosco de prensa Sería hasta criminal guardar un
    conocimiento capaz de ayudar a atravesar el peligroso cabo al que conduce a
    la humanidad la puesta en obra a gran escala de la técnica de los choques. La
    apertura alquímica de la materia que establecen estas resonancias a nivel del
    núcleo va acompañada, en determinadas vías, por una actividad violenta,
    descrita como el combate de los dragones mitológicos, al que es preciso
    absolutamente dominar y contener; pero esta violencia de reacción no tiene
    nada que ver con la de la violación que representa el método del Sr. Rutheford
    y sus émulos.
    Sin embargo, puesto que aquí se trata de la vía breve, debemos poner en
    guardia a quienes tengan la tarea de retomar el trabajo y llevarlo a término. La
    explosión del crisol, o para las centrales nucleares lo que hoy se llama con el
    eufemismo "excusrión del corazón o "síndrome chino" no es el único peligro
    contra el que creemos necesario precaverse.
    Volvamos al cuadro de Valdés Leal. El ataúd del obispo está tapizado por una
    tela cuyo color rojo podría evocar la Piedra filosofal y que sin embargo se
    deshace en jirones, mientras que el prelado parece petrificado en un estado
    que no es ni la descomposición de las carnes ni su total revitalización. Este
    estado, en la materia, se traduce por una cristalización demasiado apresurada
    cuya coloración superficial puede engañar al buscador, y que en el Apocalipsis
    de Juan está simbolizado por la Prostituta de vestido escarlata. Lejos de
    asegurar la perfección de la Obra, esta ramera disfrazada justamente con los
    oropeles reales atrae las impurezas y no alimenta a nadie sino a ella misma.
    Así, todo corre el riesgo de fijarse en un éxtasis, sin participar más en la
    evolución de la naturaleza y sometido únicamente a una lenta degradación.
    Los filósofos insistían sobre la necesidad de apresurarse lentamente y de
    seguir las vías de la naturaleza.18La aparición de la Prostituta escarlata siempre
    significa que uno se ha alejado de los caminos naturales. Así que debemos
    reiterar nuestras advertencias: la tentación será tanto mayor para los que
    practican una ciencia sin conciencia y no hablamos aquí sino de conciencia
    moral. Siempre es peligroso objetivar aquello que se toca, de creerse amo de
    fuerzas ciegas en el interior de estructuras inertes. Du gleichst dem Geist den
    du begleicht, responde Mefistófeles en el segundo Fausto19, "te pareces al
    espíritu que concibes": ¡Ay de quien no conciba más que un espíritu
    15
    petrificado y no una Piedra viva!
    El artista no hace sino reproducir a escala más reducida el proceso que sirve
    de base a lo que los antiguos llamaban apokatastasiz o transfiguración. No
    discutiremos aquí las interpretaciones teológicas dadas a estos términos que,
    muy a menudo, no traducen sino la incapacidad del profano de anticipar el fin
    al que tiende la naturaleza entera. Sólo los Adeptos, los Sabios y los Santos
    conocen su significación exacta pero, como dice el Apóstol "la creación entera
    gime con los dolores del parto"20. No somos dueños de cambiar a nuestro
    antojo las vías inscritas por el Artista divino en la estructura íntima de cada
    átomo del universo. El relato de la caída en la tradición judeo-cristiana o los
    comentarios sobre el kali-yuga en el Vedanta hindú muestra que existen
    potencialidades secundarias cuya expresión desordenada no lleva sino a
    callejones sin salida.
    Estas potencialidades secundarias tienen su papel a desempeñar en
    determinadas etapas del proceso cósmico. Llamarlas demasiado pronto o
    demasiado tarde, o creer que alcanzarlas por una especie de atajo sin asegurar
    la preparación de la materia basta para asegurar la concreción de los sueños de
    inmortalidad, de omnipotencia, o de ciencia infusa, he aquí el medio más
    seguro para llegar a las aberraciones de las que la Prostituta, por su parecido
    con la Piedra, es el ejemplo más espectacular. En la época en la que pintaba
    Valdés Leal, la civilización española se hundía a causa de una cristalización
    de la jerarquía eclesiástica y de la confiscación de la Obra por los oratores y
    bellatores que dejaban a los laboratores en el desenlace de una muerte sin
    recursos simbolizado por el esqueleto casi descarnado del tercer ataúd.
    Aunque revestidos de los colores de la Obra, los primeros no llegan a
    levantarse de la tumba, y los cuatro cráneos del osario, completamente al final
    del sepulcro, no están encima sino de un montón de huesos pelados. Sólo los
    emblemas llevados por los platillos de la balanza tiene el frescor de la vida.
    Sin embargo, un rayo de luz ilumina la frente del último muerto, como para
    indicar que, también para él, se espera la resurrección.
    Los cuatro cráneos del osario representan las cuatros edades muertas, el fin de
    un ciclo ya acabado y olvidado. Si nos fijamos en cómo el pintor hace jugar la
    luz en el sepulcro, comprenderemos cómo se opera la regeneración del
    mundo. Pero antes nos es preciso examinar el quinto cráneo que apenas se
    divisa tras de los cuatros que todo el mundo puede ver y contar. En la obra
    química, los cráneos así dispuestos corresponden a los cuatro elementos y el
    quinto a la quintaesencia; sin embargo tenemos que insistir todavía sobre el
    hecho de que son elementos muertos, reducidos al estado de osamentas. Esta
    afirmación chocará a los aprendices que creen que la quintaesencia es activa
    desde su separación de lo que Hermes llamaba lo denso o lo espeso.
    16
    Sin embargo, y por primera vez revelaremos uno de los secretos del arte más
    celosamente guardados, cuando se quiere proseguir la obra más allá de sola
    regeneración mineral y acabarla plenamente, la misma quintaesencia debe ser
    purificada y separada de las superfluidades mortales. El artista interfiere
    plenamente con su crisol, Muchos principiantes comprenden que así la materia
    trabajada les trabaja recíprocamente y les hace pasar del estado profano al de
    Adepto. Este no es sino un aspecto del arcano. La primera quintaesencia
    obtenida, aunque indiferenciada, lleva en sí como la signatura del operante y
    es él quien, por resonancia, introduce las superfluidades que todavía lleva
    consigo. Por lo tanto todavía queda por realizar en sí mismo una última
    purificación para no introducir más gérmenes de muerte en el elemento vital.
    Llegaron los tiempos de revelar este secreto mayor. Hablar claramente de él
    no aumenta el riesgo pues se trata de una barrera infranqueable. Quien
    quisiera pasarla sin purificar estas mondaduras no haría sino volver contra sí
    mismo la potencia de la primera quintaesencia, quintaesencia mortífera, y
    sufriría sus catastróficos contragolpes. Sabemos que las potencias militares
    han escrutado los escritos alquímicos para encontrar en ellos remedios que les
    protejan de sus propias armas y que algunos, envalentonados por los éxitos
    obtenidos sobre pequeños particulares, acarician esperanzas demiúrgicas. Que
    encuentren aquí la más caritativa de las advertencias. No basta con haber
    fabricado algún oro potable capaz de invertir los efectos fisiológicos de una
    irradiación atómica para remodelar el universo a conveniencia.
    En esta forma, los cráneos, o los elementos, podrían durar hasta hacerse polvo.
    El estado de muerte en su último estadio es tan estable y estéril como el de la
    Prostituta. La luz de la resurrección no les alcanza directamente, quizás ésta
    bañe cuerpos momificados pero en los que mora el principio de la carne, el
    germen de la revitalización.
    Tal constatación suministra la llave para comprender las cuatro edades
    tradicionales. En el Libro de Daniel, la sucesión de los cuatro "reinos" se
    acaba por la irrupción de la piedra arrojada desde el cielo, que viene a quebrar
    su encadenamiento; en la mitología nórdica todo se termina por el "tiempo de
    los lobos"21y el espantoso conflicto del ragnarök, el "destino de las Potencias";
    el Asvesta iraní también describe el combate cósmico en el curso del cual los
    señores de las tinieblas serán vencidos definitivamente. Ni Hesíodo ni los
    hindús precisan como se realiza el paso. La mayoría de los exégetas, desde
    hace un siglo, han concluido en el obligado y sucesivo descenso desde la Edad
    de Oro hasta la de Hierro, y algunos autores que practican sinceramente el arte
    de Hermes incluso se han hecho eco de tales esepculaciones abstractas, en
    contra de todo lo que ha podido enseñarles su propio crisol. Según ellos, el fin
    de la Edad de Hierro ve aparecer todas las potencialidades "inútiles"; tanto la
    17
    naturaleza como la humanidad alcanzan entonces un estado de desagregación
    y de contaminación que es tentador confundir con el solve alquímico. Después
    de lo cual, mdediante un cataclismo o por la varita mágica de un hada hasta
    aquí bien silenciosa se produce de golpe el ascenso hacia el Oro para un nuevo
    ciclo de degeneración. El Sr. René Guenon ha conseguido al menos llegar a
    convencer a sus lectores, hasta el punto de que ya ni se plantea contemplar la
    tradición fuera del cuadro así trazado.
    Sin duda el Sr. Guenon conocía bien los textos del Vedanta pero hemos
    observado con frecuencia que simplificó abusaivamente los textos que le
    fueron transmitidos. Nos parece lamentable sin embargo que los alquimistas
    experimentados por su práctica en el laboratorio no hayan rectificado esa
    aproximación ingenua. Nos es preciso pues repetirlo: el artista no hace sino
    imitar a la naturaleza y sus modos operatorios son los del cosmos. Incluso
    admitiendo que la última de estas edades sea una putrefacción, sería
    extraordinariamente insólito ver surgir de ella la tierra de sopetón sin el
    trabajo de la segunda y la tercera obra. Si cremos al profeta Daniel, instruido
    en toda la ciencia avéstica en la misma corte de los reyes medos, e inspirado
    de Dios, ¿qué es lo que nos describe exactamente? Las cuatro edades o los
    cuatro reinos que se encadenan, perdiendo en cada etapa parte de su nobleza y
    de su vitalidad, no vuelven sino tras haber sido golpeados por la Piedra. Ceden
    el sitio a la montaña que acaba llenando todo el espacio. El sueño de
    Nabucodonosor no describe por lo tanto un proceso cíclico natural sino una de
    esas aberraciones análogas a la de la Prostituta de la que hablábamos más
    arriba y que se alejan de las vías de la naturaleza. La ineluctable degeneración
    de las "cuatro edades" firma un desvío de la Obra que, si lo dejamos
    desarrollarse, no puede conducir más que al montón de huesos pelados
    pintados por Valdés Leal. Cuando este proceso se desencadena
    accidentalmente es muy difícil, por no decir imposible, intervenir antes que
    haya alcanzado uno de sus términos. En ese momento, el estado caótico que se
    produce deja más margen al artista y entonces se ofrecen ante él varias vías de
    rectificación cuyo eco encontramos en los filósofos de la Edad Media y en los
    autores árabes22. Por otra parte, no aconsejamos otra técnica en el crisol a los
    imprudentes que se hubieran salido sin querer de las reglas del arte y que
    estuvieran bien arrepentidos de ello.
    Una de estas vías, lenta pero bastante segura consiste en "volver a subir" de
    edad en edad hasta volver a encontrar las condiciones que prevalecían antes
    del error de manipulación. A continuación hay que volver a empezar en el
    buen sentido el trabajo inacabado. Daniel evoca otra posibilidad que consiste
    en utilizar la Piedra ya obtenida en otro crisol para que se incorpore la materia
    descompuesta. Pero después será necesario purificar de nuevo esta Piedra
    18
    aumentada si no hubiera alcanzado un grado suficiente de perfección. En fin,
    una de las soluciones será dejar obrar a la naturaleza, y es lo que describe el
    ragnarök: las fuerzas disolventes se combaten hasta el agotamiento, pero,
    porque al mismo tiempo está en obra el perfeccionamiento del universo, puede
    aparecer una materia nueva y el trabajo empezar por su principio. El parecido
    superficial de este proceso con la obra al negro ha engañado sin embargo a
    más de un filósofo.
    Un pasaje del Desiderabile, atribuido no sin alguna razón a Flamel, que
    distingue cuatro colores en la Obra, podría inducir a error al no atento y
    hacerle pensar que la subida de las edades representa el camino alquímico en
    cualquier circunstancia: "Nuestra agua toma cuatro colores principales: el
    negro como el carbón, el blanco como la flor de lis, el amarillo parecido al
    color de las patas del esmerejón y el rojo parecido al color del rubí"23.
    Subrayemos que si se tratara de los colores simbólicos de las edades, habría
    que invertir el amarillo del bronce o latón y el blanco de la plata. En verdad el
    color amarillo que viene a deslizarse entre la segunda y la tercera obra
    representa la realización en vía breve, en la cual no se debe exaltar la Piedra
    más allá de un azafranado claro, a causa de la potencia de la operación que, si
    escapara al control del artista, podría devastar más que su laboratorio. La
    leyenda budista cuenta que el rey Açoka, habiéndola llevado al naranja, quedó
    tan espantado que prohibió que nadie en su reino le imitara y quemó los textos
    cuyas indicaciones le habían permitido alcanzar ese punto.
    Es necesario reafirmarlo vigorosamente: la aparición del ciclo de las cuatro
    edades es siempre consecuencia de un error, de lo que el Génesis describe
    como pecado original. Al igual que la Prostituta escarlata, pero de modo
    inestable y por lo tanto más fácilmente rectificable, se trata de un accidente
    que sucede cuando se quiere coger un atajo y saltarse una etapa necesaria. En
    el crisol se pierde el tiempo y, a menudo, años de trabajo se vuelven vanos.
    Pero una falsa interpretación de los ciclos de las cuatro edades o, peor, la
    tentación de conseguir un estado estable antes de que el fruto esté maduro, son
    de lo más temible en alquimia humana. Cuando los pintores del Renacimiento
    representaban a Adán y Eva al pie del árbol de "la ciencia del bien y del mal"
    les hacían tender la mano hacia un fruto todavía verde. El primer error pide la
    llegada del cataclismo, suponiéndolo necesariamente salvador; por lo general
    no genera sino sufrimientos inútiles. El segundo, la voluntad de salir del
    tiempo histórico sin que nada haya sido adquirido, ya ha petrificado a
    civilizaciones enteras de las que no quedan sino murallas cubiertas de arena y
    tumbas saqueadas. Las civilizaciones, una vez llegadas a la decadencia de las
    cuatro edades, o cristalizadas en la Prostituta escarlata, desaparecen para
    siempre sustituidas por otros pueblos.
    19
    El fin de este siglo ve resurgir juntas ambas tentaciones, la de acabar la
    civilización "occidental" con una triunfal salida de la historia y la de acelerar
    un proceso de degeneración con la esperanza de alcanzar mecánicamente,
    gracias al cataclismo, alguna nueva Edad de Oro. La conjunción de estos
    peligros con un dominio incompleto de las potencias de Sekhmet-Ptah podría
    arrastrar a la humanidad a un desastre irreparable. Afortunadamente existen
    límites a lo que está permitido al hombre y en absoluto le es permitido
    transgredirlos. El autor del Libro de Job habla claramente de ello cuando
    escribe: "Aquí se para el orgullo de tus olas", y el Salmista insiste: "Pusístele
    término, el cual no pasarán"24Pero si, como en el cuadro de Valdés Leal, la
    intervención divina es indispensable a la regulación cósmica, mientras más
    profundamente hiera el desequilibrio, más duras serán las oscilaciones que
    lleven los platillos a su posición óptima. Como lo presintió no sin alguna
    profundidad el Sr. Bergier, el mito de la Atlántida25 tal como lo describen los
    ocultistas y novelistas desde hace un siglo, aunque evoca remotos
    traumatismos colectivos, también advierte de un posible futuro catastrófico
    que, ¡ay!, algunos se dedican a hacer que venga.
    La inversión de los polos
    Cuando comentamos brevemente el obelisco de Dammartin-sous-Tigeaux26, lo
    desciframos partiendo de las Escrituras27y de la tradición griega que aseguran
    que el mundo pasaba alternativamente por el agua y el fuego purificadores a
    intervalos que nosotros afirmamos de "mil doscientos años". Evidentemente
    no había que tomar este número al pie de la letra y no éramos ignorantes hasta
    el punto de pensar que un diluvio –y sobre todo el diluvio bíblico- hubiera
    devastado el planeta sobre los años 700. Aunque aceptemos los testimonios
    del cronista Gregorio de Tours28, según el cual los dos siglos durante los que
    los reyes de la primera raza reinaron sobre los Francos vieron numerosos
    trastornos climáticos y cósmicos como auroras boreales sobre la Árdenas y
    caídas de meteoritos ardientes en el golfo de Morhiban, o el hundimiento del
    bosque de Avranches que formó la bahía del Mont Saint-Michel, estas
    convulsiones limitadas no pueden compararse a una purificación integral de
    nuestro globo. Nos ruborizamos de tener que precisar puntos tan elementales,
    pero las glosas, cuando por azar supimos de ellas, nos pusieron en un estado
    mezcla de hilaridad y de furor. No habrían merecido sin embargo ni unas
    líneas de rectificación pública si no hubieran contribuido a mantener la espera
    malsana de un cataclismo inminente, espera exacerbada tales aprendices
    demiúrgicos que no son sino sopladores aunque, ¡ay!, sopladores muy
    peligrosos.
    20
    ¿Qué es un año a los ojos de un alquimista que sigue las enseñanzas de la
    naturaleza, sino un ciclo que abarca la totalidad del zodíaco? Por lo tanto así
    se calcularán, según las necesidades, el año solar y el año precesional, los años
    planetarios y los años draconíticos que rigen los eclipses y también esos
    larguísimos años que recorre el Sol negro y que los griegos designaban con el
    mito de Faetón. Los mil doscientos años que evocábamos y cuya unidad no
    habíamos precisado, equivalín por lo tanto a una elevación del zodíaco a la
    potencia y perfección de las centenas, un mínimo simbólico a la manera del
    Libro de Daniel o del Apocalipsis cuando San Juan habla de los mil
    doscientos sesenta días durante los cuales el niño macho será alimentado en el
    desierto.
    Todavía no habíamos visto el último cambio en nuestro crisol y nuestros
    comentarios seguían siendo tributarios de las incertidumbres y perspectivas de
    nuestra época. Cuando enviamos a Eugène Canseliet el manuscrito de Las
    moradas filosofales los geólogos acababan justamente de descubrir, inscrita en
    la memoria de las rocas, la enigmática alternancia del norte y el sur
    magnéticos a lo largo de las eras.29Estábamos inclinados a pensar que
    semejante inversión no se explicaba nada más que por la inversión de la esfera
    entera sobre su eje, lo que no podía dejar de estar acompañado por cataclismos
    espantosos. Alquímicamente, las inversiones magnéticas que también
    intervienen en el crisol se observan más cómodamente en la vía breve que en
    todas las otras. Operando, tuvimos la inmensa sorpresa de comprobar que si el
    campo se transformaba alrededor de la materia que se estaba trabajando, ello
    no implicaba fatalmente sobresaltos convulsivos sensibles. Y habiendo
    descubierto después la ciencia geológica los misterios del fuego central30de
    una manera más precisa, sabemos que la inversión de los polos magnéticos no
    significa el derrumbamiento de la masa planetaria. La doble helicoide del
    obelisco de Dammartin-sous-Tigeaux no simboliza por lo tanto la marcha
    aparente Sol como imprudentemente habíamos supuesto, sino, en relación con
    el movimiento entero hacia el ápex, la doble rosca magnética interior de
    nuestro globo y la formación temporal de un cuadripolo.
    Estos conocimientos son sin embargo recientes. Un artículo de los Srs. Valet y
    Coutrillot31describe con inteligencia la historia geomagnética de nuestro
    planeta y algunas de sus causas. Sólo le falta sacar las conclusiones de lo que
    han puesto ante los ojos del lector. En los diagramas vemos que las
    inversiones del polo se suceden rápidamente y que después cesan durante
    largos períodos de aproximadamente cien millones de años solares, o sea un
    cuarto o una estación de la rotación media de nuestra galaxia32Cuando después
    de semejantes altos los polos reemprenden su danza, la paleontología nos
    enseña que esta nueva puesta en marcha coincide con una renovación drástica
    21
    de flora y fauna y que igualmente es ahí donde parecen situarse las
    convulsiones volcánicas generalizadas y las inundaciones purificadoras. Dos
    de estos paros han sido fechados con una precisión suficiente y el fin del
    segundo vio la extinción de los grandes saurios de la era secundaria.33
    Después de la aparición de la humanidad actual, y aunque nos encontremos en
    una fase de alternancia rápida a escala geológica, la Tierra no ha conocido más
    que una breve inversión. Hemos calculado la fecha aproximada gracias a los
    diagramas de los señores Valt y Courtillot: el movimiento que volvió a colocar
    el polo magnético en los alrededores del norte geográfico tuvo lugar hacia el
    8.000 antes de Jesucristo, o sea, en el mismo tiempo en que la humanidad dejó
    tras ella la vida salvaje de los cazadores nómadas para domesticar al animal,
    cultivar el suelo, edificar las primeras ciudades, y así, construir el germen de
    las grandes civilizaciones históricas. La coincidencia no es un simple azar:
    significa que durante el breve tiempo en que las líneas de fuerza del campo
    magnético terrestre se ensanchaban como una rosa mística, el hombre se
    despertó a una conciencia superior. Sin duda tardará todo el tiempo del ciclo
    siguiente en traducir en sus obras este despertar.
    Escrutando así el pasado de la Tierra, los geólogos, al igual que los físicos que
    sondean las profundidades de los átomos, vuelven a descubrir algunos
    fragmentos de los secretos del Gran Arte cuya naturaleza es el crisol y el
    Artista, el Creador mismo. Aunque las escalas de tiempo sean
    inconmensurables, el ritmo de la inversión de los polos magnéticos terrestres
    reproduce con exactitud sorprendente lo que se ve en la vía breve. Mil años
    son para Dios un día, dicen el salmista y el apóstol34.
    .
    Así pues el Artista creador conduce su Obra cósmica según la vía breve. El
    trabajo del alquimista en las vías más lentas, aunque es más fácil de dominar,
    introduce una ligera desviación rítmica respecto a las vías de la naturaleza,
    desviación que hay que corregir mediante numerosas purificaciones de la
    Piedra. Mientras más se aproxima el ritmo al modelo divino, más sensibles
    serán las fases iluminadoras comparables al despertar neolítico.
    Cada una de las inversiones del polo magnético se acompaña, a lo que parece,
    por perturbaciones climáticas y de los suelos. Hacia los años 10.000 antes de
    Jesucristo, cuando se inicia el movimiento de inversión, fue el fin de la última
    era glacial; los bancos de hielo retrocedieron mientras que las aguas marinas
    crecían progresivamente y sumergían las zonas litorales. Ahora bien, según el
    testimonio de Platón, ésta es también la fecha dada por los sacerdotes de Sais
    al legislador ateniense Solo para la desaparición de la Atlántida.
    22
    A principios de este siglo todavía podíamos creer el relato del gran filósofo
    que situaba la isla maravillosa de la Atlántida "más allá de las columnas de
    Hércules" y que le atribuía una superficie "mayor que Asia y Libia juntas". El
    esfuerzo de los arqueólogos nos ha convencido que los sacerdotes de Sais no
    tenían sino un conocimiento parcial de sus propios archivos y que confundían
    dos cataclismo de alcances incomparables. La lucha de los atlantes con los
    primeros atenienses, los ejércitos diezmados por los maremotos, e incluso la
    reunión anual de los príncipes tienen que ver con acontecimientos mucho más
    recientes: la explosión de la isla volcánica de Santorín (Qhra). La erupción de
    Santorín38, más mortífera que la del Krakatoa sumió a Egipto y Asia Menor en
    una oscuridad de varios días, mientras que una ola de doscientos o trescientos
    metros de altura asolaba las costas del Mediterráneo oriental. La brillante
    civilización minoica no volvió a recuperarse y los aqueos, antes de oponerse a
    Troya, igualmente debilitada, hicieron tributarios a los príncipes-mercaderes
    del Egeo. Pero más allá de este cataclismo reciente, la memoria de las
    convulsiones océanas y de un hundimiento sucedido milenios antes "más allá
    de las columnas de Hércules", todavía imperaba en el templo de Sais. Podrá
    tratarse del cataclismo que abrió el estrecho de Gibraltar debido a la subida de
    las aguas oceánicas y a la actividad sísmica que acompañaron la inversión de
    los polos. Observemos que en esta misma época también se produjo la
    inmersión del delta del Éufrates por la creación del Golfo Pérsico.
    La Atlántida que se fue a pique en los tiempos de esta ruptura ¿era isla u
    orilla? ¿alimentaba ya una civilización comparable a las que debían florecer
    posteriormente en el contorno del Mediterráneo? Todavía en nuestros días es
    imposible tener la menor certeza al respecto. Pero la Atlántida que desde hace
    un siglo recomponen los poetas, los novelistas y los ocultistas expresa una
    angustia premonitoria más bien que una memoria; poco importa que se adorne
    con las galas del Renacimiento veneciano, con las sutilezas de Bizancio o que
    resuene en las caracolas marinas de Knossos; condensa todas las civilizaciones
    desaparecidas por haber querido transgredir el límite alquímico del que
    hablábamos antes, la utilización de una quintaesencia manchada de impurezas.
    Todos los autores que entonan su canto de muerte coinciden sobre este punto
    esencial: la Atlántida se quebró porque sus sacerdotes-magos abusaron de sus
    poderes sobre la naturaleza y las almas. El Sr. Bergier veía en este mito una
    "resaca de futuro" y el anticipo del destino de nuestra propia civilización39,
    pero cuando escribía esas líneas pocos sabios y todavía menos políticos
    concedían el menor crédito a las ciencias tradicionales. Su advertencia caía en
    el vacío.
    Hoy no ocurre así. Todas las ciencias modernas se aproximan peligrosamente
    a la alquimia. Decimos peligrosamente pues el prejuicio de la especialización
    23
    las hace descubrir de nuevo briznas dispersas del conocimiento hermético y
    las aleja de la síntesis, única que permite abordar con suficiente conciencia y
    prudencia los aspectos más peligrosos del arte. Los alquimistas que nos
    precedieron tuvieron el discernimiento de no operar sino sobre pequeñas
    cantidades de materia, no porque entonces los instrumentos de laboratorio
    fueran demasiado primitivos sino porque sabían hasta donde el trabajo era
    controlable por el hombre imperfecto. Si necesitaban mayores cantidades de
    elixir, como le sucedía a los médicos en tiempos de peste, repetían el trabajo,
    siempre según sus fuerzas, hasta que completaban sus reservas. Los
    evangelistas que testimonian la transfiguración de Cristo, nos dicen que los
    discípulos cayeron cara al suelo incapaces de soportar la intensidad de la luz
    que de Él emanaba, y que la manifestación de ese fuego y esa claridad de
    claridades no duró ni siquiera el tiempo de que Pedro pronunciara una frase40.
    Imaginemos el desencadenamiento de un fuego menos perfecto pero
    igualmente intenso, y que imprudentes sopladores lo mantuvieran durante
    meses porque fuera, por su mima imperfección, más soportable.
    La dificultad de la alquimia consiste en la medida necesaria y en la graduación
    de estos fuegos secretos que, si pueden llevar a término la transmutación,
    también pueden provocar la explosión del crisol, la aparición del ciclo de las
    cuatro edades o el de la Prostituta. ¡Que razón tiene Juan de Valdés Leal en
    conceder un lugar central de su cuadro a la ponderación, ¡ni más ni menos!
    Mirándolo bien, más vale que el fuego sea demasiado débil: el aprendiz nada
    conseguirá, o estados aberrantes que volverán con bastante rapidez a la
    materia muerta ordinaria. La falta de paciencia, o la voluntad de obtener
    resultados imaginados de antemano y muy lejos de las potencialidades de
    regeneración de la naturaleza, o, en fin, la loca sed de poder demiúrgico,
    conducen muy a menudo a llevar los fuegos más allá de lo necesario, como si
    su intensidad paliase la inmadurez de la Obra. La última de las amas de casa
    sabe que aumentando el calor de su plancha para quitar una arruga
    recalcitrante corre el riesgo de tostar el tejido y que, si insiste, la quemadura
    será irremediable; en este caso más vale mojar la ropa y secarla suavemente.
    Pero las lecciones de esta sabiduría práctica son quizás las más difíciles de
    hacer comprender a sopladores poderosos, poderosos de y en este mundo,
    embriagados con sus pasiones y alimentados por todas las quimeras que en el
    profano evoca el término mismo de alquimia.
    En el siglo de Luis XIV los sopladores soñaban con llenar sus sótanos de
    monedas de oro e igualar así el vano esplendor de los reyes; las necesidades de
    hoy son apenas menos ingenuas pero considerablemente más siniestras. Son el
    poder oculto sobre el alma del mundo usando indistintamente para conseguirlo
    las armas triviales de la política o la economía y conocimientos procedentes de
    24
    una ciencia fragmentada. Por una parte se osa tocar al germen de la vida y
    fabricar con fines terroristas virus de efectos incurables con la medicina
    ordinaria, algunos tan fulminantes que ni siquiera la medicina universal
    tendría tiempo de actuar; por otra se simula la inversión de los polos
    magnéticos o se realizan distorsiones sobre el campo terrestre para llevar a las
    muchedumbres a estados de hipnosis, de disponibilidad mediúmnica o de
    furor ciego; se toca deliberadamente la regulación de los climas y los tiempos:
    Finalmente se pervierte la teurgia y se invocan monstruos que incluso los más
    degenerados magos asirios no se habrían atrevido a sacar de sus honduras
    abisales. Los míticos atlantes se arriesgaban a estas prácticas degradantes a la
    luz del día; los sopladores reales de estos tiempos agregan a la perversión de
    las prácticas, la del secreto.
    El secreto alquímico
    Nos acordamos de haber escrito: "La alquimia no es oscura sino porque está
    escondida. Los filósofos que quisieron transmitir a la posteridad la exposición
    de sus doctrinas y el fruto de sus trabajos se guardaron mucho de divulgar el
    arte presentándolo en forma común, para que el profano no pudiera
    penetrarlo"41. Esta regla de disimulo duró siglos, si no milenios, sin que
    ningún fi la trasgediera. El mantenimiento del secreto, la utilización de una
    lengua oscura, los símbolos y la cábala fonética de los que hemos dado
    bastantes ejemplos en nuestras obras precedentes, se justificaban por la
    distancia entre los conocimientos alquímicos y las preocupaciones del mundo.
    Todavía en la primera mitad de este siglo podíamos decir: "La química es la
    ciencia de los hechos, como la alquimia es la de la causas"42. Había que
    mantener el velo sobre los arcanos más fundamentales; el uso de la química en
    los horrores de la guerra de trincheras no podía sino inducirnos a silenciar el
    terrible potencial que se agazapaba en las profundidades de la materia más
    humilde.
    Posteriormente la ciencia moderna ha franqueado los límites que la separaban
    de la alquimia y comienza a interesarse por las causas más que por los efectos
    puramente materiales. En revistas de divulgación hemos visto descripciones
    de nuestros pequeños particulares e incluso algunas fases de la obra. En tal
    situación ya no es útil usar un lenguaje simbólico, tanto menos cuanto que el
    uso perverso cuya tentación temían los filósofos, ha llegado a ser un juego
    diario de las potencias militares y de sus servicios especiales. Algunos
    alquimistas incluso se aferran a las metáforas tradicionales por estética, o para
    conservar las claves de la lectura de los tratados antiguos, pero eso no es sino
    25
    elegancia de dandys43. No ignoramos la necesidad de preservar los pocos
    secretos últimos que siguen siendo oscuros para la ciencia profana y no
    tenemos la intención de facilitar el trabajo a los destructores, pero para
    obedecer al espíritu que animaba a los antiguos filósofos, los tiempos actuales
    exigen, más que letra muerta, hablar alto y claro. Cuando el ladrón ya está en
    la casa de nada sirve poner cerrojos a las puertas.
    El secreto se vuelve un manto de sombra en el que se envuelven quienes,
    burlando las precauciones de los alquimistas del pasado, han descifrado los
    indicios que dejaron, gracias a los trabajos de los atomistas y los biólogos.
    Mientras que las ecuaciones de estos últimos y los símbolos mitológicos de los
    antiguos Adeptos no sean comprendidos sino por un puñado de hombres,
    aquellos bandidos se reservarán el poder que da la comprensión de las causas
    y reducirán a los pueblos a la peor de las servidumbres, la del alma. Su casta
    orgullosa trata de reinar desde una fortaleza inexpugnable, rodeada de lo que
    Sir Winston Churchill llamaba "una muralla de mentiras. Escribir en lengua
    oscura fortalecería sus manejos; el deber de un alquimista consiste hoy en
    revelar lo que los ladrones han robado y proporcionar a sus víctimas los
    medios de asegurar su propia salvaguardia.
    Vemos claramente la dificultad de la tarea pues no basta con lanzar
    advertencias como algunos lo hacen ya. El artista descubre en su laboratorio
    que entre su ser y la sustancia que hierve a borbotones en su crisol se establece
    un lazo estrecho, espiritual, emocional y físico. Comprueba a través de los
    obstáculos que encuentra lo que debe templar o rectificar en sí mismo para
    seguir siendo capaz de conducir al mineral hacia su perfeccionamiento, y en
    ello radica a menudo la labor más dura. Aprende, sin caerse, a rozar los
    abismos de la sinrazón cuando las emanaciones magnéticas vienen a perturbar
    el equilibrio de su psique. ¿Cómo, pues, proponer como remedio esta larga y
    difícil ascesis a hombres ordinarios a los que artificialmente se imponen
    condiciones parecidas? La ignorancia, la incredulidad, la dificultad del trabajo
    los repelerán , tanto más cuanto que no están acostumbrados a la calidad de la
    introspección que se necesita. Pero el alquimista sabe también cuanto resiste la
    materia si, por inadvertencia, fuerza su evolución; por lo tanto esta resistencia
    es la que hay que favorecer.
    El secreto alquímico no se limita a la necesidad de alejar las almas malvadas
    de un poder que no debe utilizarse sino con el mayor de los respetos. Las
    metáforas de amor con las que los antiguos filósofos esmaltaban sus escritos
    traducen el grado de intimidad que se establece entre el artista y su obra y que
    ninguna ecuación puede expresar. San Mateo, explicando las enseñanzas de
    Cristo sobre la montaña, se hace intérprete de ello: "Cuando reces, entra en tu
    cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre que mora en el secreto"44. Y Valentín
    26
    Andreae precisa en las Bodas Químicas que Christian Rosenkreutz comete una
    falta mirando a Venus desnuda sin haber sido invitado a ello45. Sobre estas
    bodas conviene extender el pudor y el silencio, único que permite que se
    realicen verdaderamente. Dudamos mucho que sopladores con intenciones
    demiúrgicas puedan alcanzar la intensidad de semejantes esponsales. Su
    relación con la materia no sabría reflejar sino su voluntad de esclavizarla; la
    tratan como a esclava, no como a amante46y, si consiguiese arrancarle bastante
    sumisión para evitar hacerla estéril, no obtendrán castigándola sino una piedra
    imperfecta, capaz sin duda de operar alguna transformación en la estructura
    metálica, pero muy alejada de la medicina de los sabios. Para alcanzar la
    perfección de la obra tendrían que curar en primer lugar la lepra del orgullo.
    Ahora bien: la medicina imperfecta, si llega a aminorar durante algún tiempo
    las decrepitudes corporales o a reparar los accidentes que amenazan la
    vitalidad del hombre, acaba siempre por volverse contra su progenitor.
    La leyenda de Fausto lo ilustra abundantemente: el recurso a Mefistófeles, que
    se presenta a sí mismo como "el espíritu que siempre niega" no le procura sino
    la ilusión de la eterna juventud, hasta la caída final en el espanto y el delirio.
    El nombre de Mefistófeles fue construido a partir de una cábala fonética en
    griego: Comienza por la negación Mh. A continuación podemos oír la raíz fhs,
    futuro del verbo fhmi que significa afirmar, aconsejar o mandar: el poder que
    hace reflejar se ve negado incluso antes lo guste. El fin del nombre construye
    un sustantivo sobre el verbo tufow,hacer orgulloso. Si las consecuencias del
    llamamiento a Mefisto son temibles para el imprudente alquimista que lo
    evoca en la desesperación de sus fracasos, en el crisol desencadenan un
    cataclismo incontrolable: fusis, la naturaleza, o mejor la fuerza de crecimiento
    interno se exacerba en tufw, se abraza a tufon, el tornado, de donde procede
    nuestra palabra tifón. Además fus designa el soplo, el viento o la arrogancia.
    Quien siembra viento recoge tempestades, dice la sabiduría popular. Lo que
    promete el espíritu negador no sería otra cosa sino una tromba de fuego que se
    vuelve como un castigo preparado por la justicia divina contra quien intenta
    imponerla al universo.
    Se trata en efecto del abrazo purificador del que habla el apóstol Pablo
    cuando, al evocar los últimos días, dice que todos no morirán pero que todos
    serán cambiados y que, probadas las obras, el hombre será salvado como a
    través del fuego47. Pero mientras no le llegue la hora fijada a la Tierra el ciclón
    ígneo no podrá extenderse y no hará sino devorar a quienes, en su orgullo, lo
    hayan evocado. ¡Firmes pues los corazones! Los falsos profetas hablan de paz
    cuando habría que armarse para el combate48y aterrorizan a los débiles
    anunciando llamas que no quemarán más que a los que las desencadenan.
    Basta de cometas deletéreos, de meteoritos errantes, de estaciones espaciales
    27
    locas hasta que el Ángel no haya desenvainado la espada del Juicio. ¿No stá
    escrito que ninguno sabe el día, ni la hora, sólo el Padre que está en los
    cielos?49 ¡Basta de traiciones al viejo Nostradamus. Él mismo ¿no impuso
    silencio a los orgullosos y a los necios50. Si, como hemos escrito, conviene
    llegar a la hora suprema50biscon sangre fría, nunca hemos recomendado asustar
    a los pueblos con paparruchas ni fechar con una hora totalmente humana el
    Fin de los tiempos. Para el alquimista basta con que guste las primicias de ello
    cuando la trompeta resuene en su crisol.
    Errores respecto al sujeto de los sabios
    En todo tiempo los alquimistas han operado solamente sobre la materia
    mineral. En esto tenemos más que una regla del arte. No porque la alquimia no
    pueda operar sobre otras materias, ya hemos visto que se aplica al gobierno de
    las sociedades humanas. Pero la inspiración divina que creó a los primeros
    maestros del hermetismo, si les permitió disfrutar el conocimiento en toda
    inocencia, no ha levantado la prohibición sobre el árbol de la vida. Algunos
    boticarios han sabido superar las recetas espagíricas y sacar de las plantas
    remedios realmente quintaesenciales. No conocemos sino a tres que, sobre el
    vegetal, hayan practicado según los principios del arte de Hermes y dejado
    algunos tratados: Hidelgard von Binen, Paracelso y, en este siglo, Armand
    Barboult. Si hubo más, y sospechamos que los hubo entre los grandes médicos
    árabes y judíos tales como Geber o Ibn Kaldum, trabajaron en un secreto más
    absoluto que los filósofos químicos y no legaron a la posteridad nada más que
    las recetas de pequeños particulares útiles que no necesitaban una iniciación
    más profunda.
    Maestros semejantes son todavía más raros que los Adeptos del Arte metálico.
    Si reciben permiso para trabajar el vegetal es porque Dios dio primero los
    frutos y las hierbas como alimentos a los animales y al hombre y colocó a
    Adán en el jardín del Edén "para cultivarlo y guardarlo" como se dice en el
    Génesis. Cuando Caín intentó volver a empezar esta obra vegetal fuera del
    Edén no consiguió sino ofrendas impuras y sus descendientes Jubal y Tubal
    Caín tuvieron que limitarse al arte de la música y de los metales. Sin embargo
    vemos que Noé planta la vid al salir del Arca y, con la invención del vino, se
    dedica a una labor más cercana a la Alquimia que a la sola espagiria. Ningún
    hijo de Hermes fue nunca autorizado a practicar sobre el animal ni incluso
    sobre secreciones de seres vivos: los mentruos, leche, orinas o lágrimas que
    encontramos en los textos alquímicos deben entenderse como expresiones
    metafóricas de las exudaciones minerales.
    28
    Hasta el siglo XVIII la prohibición se extendía incluso a la ciencia profana,
    ligeramente suavizada sin embargo puesto que le era lícito a los espagiristas y
    a la mayor parte de los artesanos usar cueros, orinas, huesos, grasas y, en
    contados casos, sangre de animales sacrificados para las necesidades del
    hombre51. No estaba permitido ir más allá del permiso, dado por Dios después
    del Diluvio para asegurar la subsistencia de una humanidad deprovista de sus
    recursos anteriores, de usar las bestias para su alimentación, término que hay
    que entender en el sentido de necesidades vitales. Los libertinos que se
    reclamaban "de las luces" tuvieron el mérito de rechazar numerosas
    supersticiones y trabas acumuladas por los usos, la pereza o la incomprensión
    de las antiguas reglas. También tuvieron la imprudencia de deshacerse de los
    límites que Dios ponía ante los pasos del hombre y, entre ellos, la prohibición
    de impulsar las investigaciones sobre los vivos más allá de las necesidades.
    Las experiencias de Galvani no servían ni a la medicina ni a la física naciente;
    en electricidad Volta fue más útil. Todavía no eran sino actos aislados.
    Cuando a fines del último siglo vimos que los médicos renegaban del
    juramento de Hipócrates para, so pretexto de investigación, aplicar verdaderas
    torturas eléctricas a los internos de asilos y prisiones, por no hablar de los
    animales vivos, comprendimos que la ciencia profana se aproximaba al
    abismo. No se nos dio ninguna señal de que Dios hubiera levantado la
    prohibición de tocar el Árbol de la vida.
    Admitamos, al límite extremo, que más vale ensayar nuevos medicamentos
    sobre los cultivos virales in "vitro" que no de entrada en los hospitales;
    admitamos también que se prueben los remedios en ratas o monos. Tales
    sacrificios pueden justificarse por el alivio que debido a ello tendrán los
    enfermos. Pero cuando torturan conejos en las fábricas de cosméticos o
    descerebran gatos para establecer los ritmos del sueño, ya conocidos en el
    hombre por métodos más suaves, la justificación no es más que una
    hipocresía. ¿A quién harán creer que lacar el cabello de las mujeres es una
    necesidad vital? Cuando se implantan electrodos en el cerebro de animales y
    seres humanos para dirigir su comportamiento mediante la emisión de ondas
    hertzianas, hemos confesar que la utilidad de esta esclavitud escapa a nuestra
    entendimiento. Autorizando a tratar al vivo a semejanza del mineral, los
    sabios se transforman insensiblemente en verdugos. La prohibición divina
    tenía como primera finalidad impedir estas abominaciones por las que el
    hombre, más que ganar, pierde su curiosidad insaciable.
    Cada cual sabe que con la ingeniería genética se franquea el último límite:
    como prueba los angustiosos debates de legisladores y comités éticos. Los
    biólogos fabrican nuevos virus como los espagiristas hacían oro y se les podría
    aplicar el refrán que pretendes que eso es más fácil de hacerlo que de
    29
    deshacerlo. ¿Cómo se han atrevido los médicos a violar su juramento más
    solemne, hasta el punto de buscar armas de exterminio antes que remedios al
    sufrimiento humano?
    ¡Que no se nos diga que se trata de los últimos sobresaltos del kali-yuga, de
    una necesaria manifestación de la degeneración cíclica! No. Esta transgresión
    va mucho más lejos que el desorden de una decadencia. Lo que vemos es una
    alquimia invertida que se aproxima peligrosamete al pecado contra el espíritu.
    Quienes asientes a semejantes abominaciones amontonan carbones en ascuas
    sobre su propia cabeza. Si logran conseguir de los pueblos, no la pasividad
    presente que no traduce sino la impotencia de los mismos para deshacerse de
    un puñado de demiurgos dementes, sino la adquiescencia de su corazón, será
    el fin del planeta. Entonces sí, sólo entonces, el diluvio de fuego caerá, o algún
    astro errante destruirá con un choque el nido de escorpiones que se habrá
    vuelto la Tierra. Hubieran bastado diez justos para salvar a Sodoma, y por
    justos Abrahám entendía no seres perfectos ni santos sino hombres cuyo
    corazón se negara a violar a los ángeles. Lot se comportó como un campesino
    astuto pero no había perdido el respeto de sí mismo ni de los demás y sabía
    donde situar los límites puestos ante los hombres52. En este sentido
    encontraríamos para detener la mano divina más de diez justos.
    La ingeniería genética no está sino en sus blasfematorios balbuceos pero, ya
    desde ahora, no se trata de un saber empírico. Sin embargo le falta el
    conocimiento esencial fuera del cual todo intento de obra alquímica se
    desviará fatalmente hacia la inversión si el fracaso repetido no viene a ponerle
    término: la revelación divina de la perfección que es preciso alcanzar. El
    hermetista que trata de realizar la Gran Obra sabe desde el momento que
    enciende su primer fuego que busca la quintaesencia. Si no tuviera sino una
    premonición vaga de su naturaleza, se guía por los escritos de los antiguos y
    las indicaciones de sus maestros. Hasta los archimistas de antaño intentaban
    obtener oro y plata, arrancarlos de la mena de los cuerpos vulgares, sabiendo
    por rumores que eran los más nobles de los metales. La prohibición de trabajar
    sobre materia animal tienen como corolario la ignorancia en la que todos
    estamos de lo que significaría la perfección de este reino, y del proyecto
    divino sobre ranas, saltamontes, gatos, perros, ballenas o jirafas.
    Los mitos sumerios o griegos y la midrash hebrea contienen advertencias al
    respecto, que no pueden ser más claras, sobre lo que hay que esperar de un
    trabajo desconsiderado sobre el viviente. Tiamat, Gh o Lilith simbolizan la
    materia matrix de los orígenes. Cuando sale de su reposo tras el fin de su
    tiempo, por accidente o por revuelta, no engendra sino monstruos ávidos de
    vida humana como hidras, gorgonas, vampiros o quimeras. Entre los sumerios
    hacía falta que se reunieran los dioses para acabar con ello. Los griegos
    30
    dejaban el trabajo de matar monstruos a los héroes, nacidos de la unión de un
    dios y una mortal. No se podría afirmar mejor que las fuerzas humanas no
    bastan para deshacer las producciones anárquicas de la matrix vitæ
    imprudentemente liberadas. Dejemos que se extiendan las plantas
    transgénicas. Si sus efectos se revelaran mortales ¿cómo asegurarnos, incluso
    arrancando todas las plantas conocidas, que ningún polen no transmitirá los
    genes supernumerarios a alguna variedad salvaje, o que ninguna abeja no las
    libará?. La hidra de Lerma al menos hacia crecer todas sus cabezas del mismo
    cuerpo.
    La vida es un todo, cosa que han vuelto a descubrir los ecologistas (no
    hablamos de los movimientos políticos sino de los sabios que estudian la
    imbricación de los reinos y los ciclos naturales de transformación). Los genes
    introducidos en el maíz para alejar de él los insectos "parasitarios" tienen
    como primera consecuencia incitar a dichos parásitos a modificar sus propios
    genes para continuar alimentándose. De uno en otro, de respuesta en
    respuesta, ¿a qué mundo llegaremos? Nadie sabría predecirlo y nadie puede
    anticipar las mutaciones correctoras que exigirá la continuación del Orden
    divino, hombre incluido. ¿Cuándo se entenderá que el Árbol de la vida fue
    erigido para protegernos y no por un capricho tiránico?
    Nuestros propósitos no son los de los "tradicionalistas" petrificados para
    quienes la sabiduría consiste en volver a los modos de vida o pensamiento y a
    las técnicas conocidas por sus abuelos. ¡Pensando así habría que cobijarse en
    tiendas de pieles y fabricar cuchillo de sílex! El esfuerzo desplegado para
    construir civilizaciones, aumentar los conocimientos y las técnicas, más bien
    debe arrancarnos gritos de admiración. Tanta ingeniosidad, tanto valor y
    trabajo paciente no son vanidad y ya hemos expresado en otros sitios cuanta
    estima nos merecen los sabios profanos. La prohibición de la que hablamos no
    significa que Dios prefiera a los ignaros: si no hubiera querido sino un animal
    suplicante ¿habría puesto tanta curiosidad en el hombre? Nuestros primeros
    padres recibieron el dominio de todos los reinos inferiores y, por lo tanto,
    licencia para descubrir las leyes que rigen el cosmos y que el Creador
    instituyó mediante "número, peso y medida". La misma complejidad de la
    urdidumbre ecológica no debe desanimar de su estudio.
    El problema de la prohibición y su transgresión es más sutil que una simple
    barrera moral. Preguntado por los saduceos sobre la resurrección mediante una
    casuística engañosa respecto al matrimonio, Cristo responde con una frase a la
    que conviene dar todo su alcance: el hombre, dice, se volverá el igual de los
    ángeles53. Le incumbe realizar para sí y por la naturaleza un trabajo angélico
    cuya alquimia no ninguna otra cosa sino su anticipación o germen. Una obra
    semejante no puede hacerse a ciegas. No sólo nada puede hacerse sin conocer
    31
    el fin y el del viviente, repitámoslo, todavía no ha sido revelado, sino que, por
    añadidura, hay que afrontar el peligro de la quintaesencia impura. La
    experiencia adquirida en el trabajo sobre los metales nos ha convencido de la
    dificultad de esta última purificación; tocar a la vida exige más pureza todavía,
    más de la que el hombre actual puede soportar sin perecer.
    Este es el sentido de la prohibición y de la presencia del kherub de espada
    flamígera delante del árbol de la Vida. El hombre no puede franquear su
    barrera de llamas sino en la medida en que vuelva a encontrar la estatura
    angélica que fue la suya en el Paraíso. Pero esta limitación temporal, fruto de
    la caída y del oscurecimiento del alma, no está inscrita en parte alguna del
    hombre ni del universo tangible; Dios no ha quitado de nuestra naturaleza la
    promesa del arte real sobre todos los reinos. La prohibición espejea ante el
    hombre como un horizonte infinito más bien que como la muralla de una
    fortaleza en la que estuviera encerrado; por lo tanto nadie puede determinar
    claramente donde se encuentra el límite, al igual que un niño que tampoco
    puede encontrar el tesoro al pie del arco iris. Sin embargo un paso demasiado
    lejos y la espada se abatirá. La razón, la prudencia, el respeto a la naturaleza y
    a la vida cuyo laboreo, pastoreo y servicio son la primera vocación del
    hombre, resultan la guía más segura en estos parajes, con la certeza de que
    Dios no nos permitirá volver a entrar en el concierto angélico antes de que la
    última purificación no nos haya hecho dignos de ello. Salvo quizás permitir
    por un tiempo a los sedientos de transgresión la ilusoria familiaridad de los
    altos ángeles de las tinieblas.
    En este punto Cristo evoca la parábola de las Bodas. Para examinar la suerte
    del hombre rechazado de la sala del banquete, consideremos los invitados
    recalcitrantes y la invitación a todos los lisiados, mendigos y salteadores, que
    al menos nos deja ninguna ilusión sobre nuestro valor. En los países de
    Oriente, y muy especialmente en Judea es el novio quien viste a sus invitados
    con un hábito nupcial cuando entran en la casa, una túnica ligera y blanca,
    tejida con hilos de oro o plata, que cubre los vestidos ordinarios o los sustituye
    para que ninguno de los convidados pase vergüenza si es pobre o para que no
    intente llamar la atención con ropas ostentosas. Por lo tanto aquél a quien el
    Rey sorprende sin esta túnica de luz es que se ha negado a llevarla cuando le
    fue ofrecida. Pero ¿qué es el vestido de luz sino el signo de la purificación?
    Nos las habemos con un ladrón que trata de disfrutar de las capacidades
    angélicas, vueltas a dar al hombre, sin consentir en pasar por la purificación,
    es decir por el fuego (pur en griego) del kherub, y que, por lo tanto, rehusa
    practicar la inocencia. Si consiguiera evitar la llama del Guardián y volver a
    entrar rompiendo muros o llaves, su suerte sería peor que la condición
    mezclada del hombre actual: será atado, es decir, que en él, en su naturaleza,
    32
    serán inhibidas las capacidades angélicas potenciales, y será arrojado a las
    tinieblas exteriores, por lo tanto privado de toda revelación esotérica. Nada
    nos asegura que tal estado deba ser definitivo, pero antes de volver a encontrar
    la integridad de su humanidad, deberá probar indudablemente que acepta
    someter su corazón y su voluntad al fuego del Ángel.
    La Tabla de Esmeralda
    Desde que el presidente Truman mandó lanzar sobre Hiroshima la primera
    bomba A, inútil desde el punto de vista estratégico puesto que el Japón,
    exangüe, se preparaba para rendirse, rendición que no se adelantó sino unos
    días, adquirimos la certidumbre que un grupo de hombres perseguía
    secretamente un fin más exigente que terminar la guerra. El Sr. Truman y sus
    consejeros no sólo querían probar su proyecto mortal en condiciones reales
    sino asegurar al gobierno americano una supremacía sin participación y
    probarlo a los ojos del mundo. No comprendimos el alcance exacto de su
    proyecto que podía pasar entonces por la ambición de una nueva Roma en el
    imperio occidental. A lo largo de los decenios siguientes todo el plan se volvió
    claro a nuestros ojos pues se inspiraba estrechamente en el más corto y
    esencial de los escritos alquímicos, la Tabla de Esmeralda.
    Releamos por lo tanto este texto mayor para comentar las adaptaciones hechas
    en ella con el fin de gobernar orientadamente a las sociedades y para el
    desarrollo de las ciencias.
    Es verdad, sin mentira, cierto y muy verdadero.
    Lo que está abajo es como lo que está arriba y lo que está arriba es como lo
    que está abajo; por estas cosas se hacen los milagros de una sola cosa. Y como
    todas las cosas son y provienen de UNO, por la mediación de UNO, así todas
    las cosas son y provienen de esta cosa única, por adaptación.
    La unidad, sustrato de toda cosa, fue presentida desde la antigüedad por los
    filósofos hindús y griegos como lo atestiguan los Upanishad y el Poema de
    Parménides. El sentido profundo de estos textos ha sido desarrollado en
    numerosos comentarios y no insistiremos en ello. Los físicos que conocimos
    antes de la guerra le daban el nombre de campo unitario y desesperaban
    encontrarlo mediante sus cálculos y comprender sus efectos. Por nuestra parte
    ni alentamos ni desalentamos sus esfuerzos en este sentido. Varios de estos
    sabios, conscientes de las amenazas que hacían pesar sobre el mundo las
    convulsiones de Alemania y la cristalización de fuerzas oscuras, soñaban
    33
    entonces en uniformar las sociedades humanas en una misma civilización
    pacífica que fuera como el reflejo del campo unitario de la materia. Eran, ya lo
    hemos dicho, niños deslumbrados por la luz del Umbral, ignorantes de los
    peligros y desbordantes de entusiasmo. Se preparaban, como en los cuentos de
    hadas, a vencer al lobo para vivir felices el resto de sus días. ¿Cómo
    concibieron tantas ilusiones sobre lo que fermentaba desde decenios en las
    sociedades iniciáticas occidentales con las que algunos de ellos se habían sin
    embargo relacionado? ¿Cómo pudieron entregarse a los jefes militares y
    políticos americanos, no atados de pies y manos sino corriendo y retozando
    como niños tras el flautista?
    Los primeros trabajos en los que se los empleó versaban sobre el campo
    unitario. Como habíamos previsto fueron vanos. Las raras confidencias del Sr.
    Rosen, asistente del profesor Einstein, confidencias que nos han sido contadas,
    daban cuenta del abandono de las investigaciones a causa de terribles
    accidentes de los que no comprendían nada y que sus ecuaciones no había
    permitido prever. Los suministradores de fondos, almirantes de la Navy o
    directores de agencias credas ex profeso y dependientes del Secretariado de
    Defensa, exigieron secreto y aislaron a todos los testigos. Sin embargo, si el
    campo físico resistía a todos sus esfuerzos, la idea de la unificación de los
    hombres se abría paso y los accionistas de la industria hacían sus cálculos,
    seducidos menos por la esperanza de que se acabaran las guerras que por la
    perspectiva de un imperio mundial invisible al servicio de América.
    ¿Fue entonces cuando cabezas locas se dieron cuenta de la similitud entre las
    preocupaciones de los sabios y los primeros versículos de la Tabla de Hermes,
    o ya acariciaban la ambición de remodelar el mundo "reconciliando" tradición
    y modernidad que la mayor parte de los epígonos del esoterismo se dedicaban
    a separar cuando no a oponer? No tenemos respuesta a esta pregunta. El
    esoterismo occidental aparecía desde finales del otro siglo como un campo
    cerrado en el que se enfrentaban voluntades y proyectos que de tradicional no
    tenían sino la apariencia y de los que el nazismo ofrecía el más lamentable de
    los espectáculos. ¡Locos fáusticos! Al menos hasta entonces estas quimeras
    bullían en vasos cerrados, en las trastiendas de librerías polvorientas o en los
    salones privados de rentistas muertos de aburrimiento. Pero la aventura nazi
    dio a muchos de que el poder estaba al alcance de la mano de los audaces. La
    sinarquía del Sr. Alveydre, que en sus orígenes no era sino una pálida
    imitación de la sociedad medieval, tomaba el sentido de una dictadura oculta
    de "superiores desconocidos" y todo soplador insignificante, por poco que se
    hubiera rozado con los ritos mágicos de moda, se sentía el alma de un
    Cagliostro.
    34
    El Sol es su padre...
    En 1943, tras los fracasos parciales sobre los trabajos del campo unitario, el
    interés refluyó hacia las energías intratómicas. A decir verdad ya habían visto
    la luz, al menos sobre el papel, varios ensayos de "pilas" y todo lo que retenía
    a los sabios para intentar liberar la energía de Path era el temor a la reacción
    en cadena. La carta del Sr. Einstein al presidente Roosvelt sirvió de pretexto.
    ¡Hablad de huesos a los perros, de bombas a los militares y los veréis gruñir
    de gusto!. La continuación es conocida de todos. El Sr. Oppenheimer, citando
    ante el fogonazo los versos del Majabaratra54 -"Si de repente apareciera en el
    cielo el resplandor de mil soles, su brillo no haría sino aproximarse a la gloria
    de este espectáculo"- confirmaba a los ojos de los aprendices demiurgos la
    justeza de la Tabla de Esmeralda. Faltaba todavía que este sol concebido por
    las manos del hombre apareciese al mundo en el esplendor de sus nubes;
    nuestros rufianes sabían su Biblia y su salmo 18: "De sus narices salía humo y
    de su boca un fuego devorador... Delante suyo, nubes de las que salían
    relámpagos, granizos y carbones de fuego..." Así el presidente Truman ordenó
    bombardear Hiroshima y Nagasaki para que se viera que los rayos y la
    potencia de los astros ya no pertenecían al Zeus olímpico sino a los hombres, a
    algunos hombres.
    ... y la luna su madre
    Acabada la guerra y dominado el sol nuclear, se interesaron inmediatamente
    por los trabajos del Sr. von Braun y por perfeccionar sus V2. La carrera del
    espacio alcanzó su punto culminante cuando dos astronautas embutidos en sus
    escafandras dieron algunos pasos por nuestro satélite. Una interpretación tan
    literal podría no ser sino trabajo de soplador pero su práctica parece más
    retorcida. La "conquista" de la Luna fue abandonada poco tiempo después de
    esta burda marcha. Sin duda no esperaban de ella sino una huella simbólica en
    el alma de las masas. Al igual que con la bomba de Hiroshima, un acto
    ostentoso debía persuadir a los hombres de su dominio sobre las potencias
    cósmicas e ilusionarlos con que, a continuación, todos participarían de un
    proyecto que, en los hechos, se reservaban ellos.
    El viento lo ha llevado en su vientre.
    Del viento, al igual que con la Luna, hicieron una lectura literal y se dedicaron
    a continuación a controlar los climas reteniendo las masas de aire mediante
    "muros de ondas" levantados sobre continentes enteros, análogos al
    35
    confinamiento magnético de los flujos de partículas en los grandes
    aceleradores. Las primeras experiencias, en 1975 y 76, escaparon a todo
    control durante varios meses. Las segundas, en 1983, tuvieron mejores
    resultados pero no se levantó su secreto aunque circularon rumores en las
    universidades. La contrapartida social del dominio de los vientos se tradujo en
    un intento de controlar la opinión, lo que Virgilio llamaba fama volans, tan
    móvil y fugaz como la brisa.
    La tierra es su nodriza y su receptáculo.
    Para asegurar el retorno a alguna materia densa decidieron entonces favorecer
    los trabajos sobre lo viviente y la ingeniería genética de la que hemos dicho
    todas las reservas que nos inspira.
    Las cuatro citas que abren este versículo de la Tabla de Esmeralda cuyos
    comentarios en actos acabamos de describir corresponden en una lectura
    alquímica canónica a los cuatro elementos, en un orden extraño: fuego, aire,
    agua y tierra, en el que alternan lo sutil y lo denso, lo caliente y lo frío.
    Subrayemos la progresión de los éteres hasta el acabamiento de la
    corporificación, correspondientes a los cuatro primeros días del Génesis. La
    Obra divina de la creación revelada por el Gran Hermes sigue estrechamente
    el "ciclo" de las cuatro Edades, edad de oro del Sol, edad de plata de la Luna,
    edad de bronce de los héroes erráticos cuyas correrías poseen la libertad del
    viento, edad del hierro densificado al máximo. El lector comprenderá mejor
    por qué la aparición de estos ciclos tras el fin del proceso de la Creación
    significa que se cometió un error. Efectivamente, desde que la densificación
    material del cosmos se acabó no era necesario ya seguir más adelante.
    Admitamos incluso que, por analogía, este ciclo se aplique a las
    civilizaciones; debería resumir su nacimiento pero, una vez que toman cuerpo
    ¿para qué destruirlas y volver a empezar ad libitum la generación de abortos?
    Pese al absurdo de semejante rueda loca girando sin fin, podríamos admitir un
    ciclo así si la enseñanza si la enseñanza de Hermes se detuviera ahí; pero
    después de haber comentado brevemente esta primera etapa de la Obra divina
    e introducido a su discípulo a la contemplación de los orígenes, describe
    muchas otras operaciones.
    La aparición inesperada de las cuatro edades en el crisol tiende a rehacer
    naturalmente lo que, por accidente, fue demasiado deshecho; o, a veces, a
    obtener el "castigo" de una corporificación demasiado extremada. Sin
    embargo, en la historia de las civilizaciones ocurre que introduce una creación
    real, aunque sólo conocemos un ejemplo, que se extiende a lo largo de varios
    milenios a partir del despertar inducido por la última inversión de los polos.
    36
    Cuando se examinan tiempos más cortos, aparece inmediatamente algún furor
    sangriento o la desmesura del orgullo, y lleva a una época a la vez caótica y
    petrificada cuya salida "natural", ya lo hemos dicho, se realiza por la violencia
    de un pequeño ragnarök. Aquí fue planificado y programado por demiurgos
    pervertidos que parecen haber comprndido su sentido primero y pretendían
    imponer al mundo, fuera del tiempo marcado por el Creador, una recración de
    la civilización análoga a la "revolución neolítica". Ningún alquimista ha
    intentado en su crisol una parecida inducción forzada, al menos ninguno habla
    de ella, y nos parece razonable pensar que no conducirá a "un mundo nuevo"
    sino al desorden acostumbrado.
    Subrayemos también las equivalencias simbólicas rígidasy no filosóficas
    introducidas entre los elementos y las prácticas sociales. Al fuego corresponde
    la energía del átomo; al agua lunar la conquista espacial asimilada a una
    navegación; al aire los climas y la opinión; a la tierra los seres vivos. Nada de
    esta clasificación habría sido admitida por los antiguos porque distribuye
    elementos heteróclitos bastante arbitrariamente, pero la encontremos hasta en
    las metáforas populares o entre los novelistas. En cualquier caso es sofística
    como hubiesen proclamado con nosotros los antiguos maestros.
    El Padre de todo, el Telesma del mundo universal, está aquí. Su fuerza o su
    potencia permanece entera si es hecho tierra.
    Con estas frases Hermes Trismegisto resume y comenta el estado de la
    Creación acabada. Pero nuestros demiurgos lo han entendido no como el
    reposo del séptimo Día, sino como una instrucción para continuar su obra y
    puesto de lo que se trataba era de "convertir en tierra", han aplicado su fuerza
    a hacer aparecer seres inexistentes hasta entonces, nuevos virus en biología,
    cuerpos superpesados en física ya que, por ventura, su arte no les permite
    suscitar especies más allá del primer grado estructural de corporización. Las
    bacterias o las plantas transgénicas no son sino organismos modificados, no
    criaturas inéditas.
    Separarás la tierra del fuego, lo sutil de lo espeso, suavemente, con gran
    industria.
    Tanta es la claridad de esta frase para un alquimista como fue la dificultad que
    tuvimos para comprender como la interpretaban ellos para sus propios fines.
    Separar lo sutil de lo espeso encontraba un sentido en teoría de la información,
    con la distinción entre hard (espeso) y soft (sutil). En lo que respecta a la tierra
    y al fuego ¿se trataba de aislar la biología de la física? ¿de oponer las dos
    37
    técnicas de manipulación del átomo, la fisión de los elementos pesados que
    sirven para producir la energía doméstica, y la fusión, analogon del fuego
    estelar, reservada para la bomba H? Esta última solución explicaría por qué las
    investigaciones sobre la fusión controlada fueron desalentadas
    sistemáticamente, aunque no fuera sino negando a los investigadores los
    subsidios y los laboratorios necesarios para su puesta a punto. Una tal
    desafección carece de sentido económico: el hidrógeno abunda en la
    naturaleza mientras que el uranio no se encuentra sino en escasa minas y exige
    costosísimos procesos de extracción; tampoco se justifica por los riesgos
    arrostrados pues la fisión produce deshechos mortales que hay
    inmediatamente que depositar, vigilar o volver a transformar. La aberración de
    esta política no ha dejado de sorprender a numerosos sabios a los que siempre
    se les negó una explicación creíble.
    Sube de la tierra y baja del cielo, y recibe la fuerza de las cosas superiores y de
    las cosas inferiores.
    Quienquiera que se haya inclinado sobre los escritos alquímicos comprenderá
    que el pasaje describe la ascensión del águila de la que nosotros mismos
    hemos hablado varias veces. Ahora bien, el águila figura en el escudo de los
    Estados Unidos y, desde la caída de los imperios de Europa, es incluso la
    única potencia que todavía la lleva. Exotericamente, en la sucesión de logros
    ostentosos destinados a fijar en el alma de los pueblos estrechas alegorías a
    guisa de símbolos, la construcción de la lanzadera espacial y sus idas y
    venidas públicas responderían a las exigencias de su ilusorio programa. De
    manera más secreta vemos aquí y allá intentos por aliar la tecnología más
    material a operaciones mágicas confundidas con el cielo espiritual. Ya no se
    contentan con dirigir la opinión mediante la prensa o la televisión, tratan de
    penetrar los cerebros mediante ondas para ordenar los pensamientos más
    íntimos como si cada ser humano no fuera sino una acotación de limaduras de
    hierro entre los polos del imán.
    Así tendrás la gloria del mundo y toda oscuridad se alejará de ti
    No despreciemos nunca a estos maestros ocultos de la alquimia fáustica. A
    imitación de los sabios trabajan en este mundo pero no por él ni siquiera con
    él. Si buscaran la gloria en el sentido ordinario del término, no se cubrirían
    con un velo de secreto casi totalmente opaco, poco propicio a exaltar las
    vanidades. La gloria, entre los antiguos, no es sino una energía de luz, a la que
    los magos persas llamaban el xvarnah, la misma que manifestó Cristo durante
    38
    su transfiguración. ¿Cómo aspirar al nimbo de esta gloria a la vez que se
    rechaza seguir los caminos de la revelación divina y realizar sobre sí las
    purificaciones más elementales? ¿Qué es pues esta gloriae mundi si no se la
    entiende ni en el sentido exotérico ordinario ni en su verdadero significado
    espiritual? Acabamos de ver que intentan agrupar y ordenar los cerebros para
    hacer de ellos alojamientos individuales de un alma única, de una especie de
    pan-antropoz55 artificial. ElpadreTeilharddeChardinhabía
    anunciadocomoúltima
    perspectivadelaevoluciónlaformacióndeloqueél llamaba
    noosfera.
    Pero, ademásdeque el pan-antropoz cuyo profeta pretendía ser no advenía
    sino al fin de los tiempos, como un calderón musical del fin de los tiempos, su
    surgimiento en nada reducía la libertad personal. En su espíritu se trataba de
    una fusión de amor e inteligencia análoga ala que los teólogos más fiables han
    descrito comoo relaciones trinitarias de Dios. No nos corresponde juzgar lo
    bien fundado de las afirmaciones de los teólogos: las revelaciones de las que
    nos hemos beneficiado y sin las cuales nuestra labor alquímica hubiera sido
    vana, no concernían sino a la perfección de la materia y a la purificación de
    nuestra propia naturaleza. El optimismo del padre Teilhard de Chardin, la
    imagen lineal y suave que se hacía de la evolución no nos han convencido
    nunca y, si la noosfera a la que llamaba con toda su esperanza visionaria ha de
    realizarse un día, dudamos que sea antes de la formación de los nuevos cielos
    y la nueva tierra anunciados por San Juan.
    Pero una noosfera impuesta para explotar su potencia mágica o decuplicar la
    intuición intelectual de algunos falsos demiurgos está emparentada con la
    violación de los ángeles que le costó a Sodoma desaparecer bajo el fuego y el
    azufre. Pues es efectivamente al ángel embrionario que hay en el hombre a
    quien quieren desviar de su vocación última, a menos que no tengan la
    jactancia de llegar a ser los únicos hombres verdaderos enviando a los demás a
    un callejón sin salida, simples células de una máquina pensante esclavizada.
    Más grave todavía; si nos aproximamos al brillante y locuaz satélite artificial
    previsto para la entrada en un falacioso tercer milenio, las divagaciones
    alentadas en torno al eclipse del 11 de agosto de 1999, parecería que se
    hubieran fijado una fecha para triunfar, lo que les obliga a intensificar su
    presión sobre las masas. ¡Pura locura hozar así! Un aprendiz se da cuenta
    desde sus primeros errores y desde sus primeras decepciones que alejarse de
    las vías de la naturaleza retrasa la obra cuando no obliga a volver a empezarlo
    todo desde el principio. Pero el orgullosos ni ve ni oye y por más que la
    materia le huya permanentemente en su crisol, él continúa hasta que todo se
    rompe irremediablemente entre sus manos y, de vuelta, le rompe a él.
    39
    No iremos más adelante en el comentario de la Tabla emeraldina. Pues ellos
    mismo, hagan lo que hagan, no alcanzarán nunca ni siquiera la ilusión de la
    verdadera fuerza, fuerte de toda fuerza que vencerá toda cosa sutil y penetrará
    toda cosa sólida a la que el Cosmopolita llama, muy acertadamente, la Sal de
    la tierra56. La quintaesencia, en sus aspectos otros que minerales, mora más
    allá de la espada del kherub. ¡Finis gloriae mundi! En el cuadro de Valdés
    Leal, las nubes cubren la última luz y sólo se abren por arriba, desvelando la
    púrpura que reviste la mano divina y sin embargo natural.
    Recibiendo esta revelación, el alquimista sincero llegará sin duda alguna a su
    fin, y la verdadera Gloriae Mundi reposará sobre él. Sin embargo, la obra
    posible al hombre, incluso en su plenitud, no manifiesta sino la esperanza de
    las cosas por venir; como los Magos en el pesebre o Salomón construyendo el
    Templo tendrá que depositar su verdadero tesoro en el altar invisible de Aquél
    ante quien toda carne gime de terror en sus extravíos o ignorancia primera, de
    amorosa Alegría cuando habiendo cumplido su parte de la obra y sin poder
    determinar de antemano ni el tiempo ni la hora, contemple no ya la apertura de
    la materia, sino la de los Cielos y la claridad de Su Gloria. ¡Y qué necio sería
    quien prefiriese la glroa vana de este mundo al Don divino más luminoso aún
    que el carbunclo de los sabios!
    Las resistencias de la materia
    Ni la Tabla de Esmeralda ni la sucesión de regímenes que describe Ireneo
    Filaleteo57 pueden imponerse a la fuerza. La alquimia se diferencia de la
    ciencia exotérica en que respeta los tiempos de maduración propios de la
    materia en parto. Una reacción química ordinaria se producirá a poco que se
    pongan en presencia los cuerpos necesarios sean cuales fueren los lugares, los
    momentos y las cantidades a tratar: lo que primero se observa en el tubo de
    ensayo se aplicará de manera idéntica, con algunas precauciones, en las cubas
    industriales. La alquimia ha de tener en cuenta la interdependencia universal;
    todo no es reproducible en cualquier momento. El Mutus Liber58 muestra la
    recogida del rocío ante los ojos ed un carnero y de un toro, emblemas
    evidentes de los meses solares primaverales en el hemisferio norte: fuera del
    corto período en que sube la savia, en que la vegetación se vigoriza y se
    multiplica, el rocío indispensable a los espagiristas carecería de fuerza y nada
    se haría por mediación suya. Sin embargo, en las cercanías de Valparaíso una
    40
    recogida en abril no serviría de nada puesto que allí la primavera empieza en
    Septiembre. Y no hablamos sino de las condiciones estacionales de la
    espagiria y de la fabricación de remedios vegetales de un arte de boticarios
    que, por eminentemente respetable y útil que sea, no exige la décima parte de
    precauciones que requiere el arte de Hermes.
    Mientras más breves sean las vías practicadas, más aumenta la cantidad de
    materia. Si no se toma la precaución de fraccionarla y de operar cada vez
    sobre pequeñas masas, reiterando el trabajo o simultaneando varios crisoles,
    más sutil es esta materia y más atento ha de estar el artista a las fluctuaciones
    de las condiciones cósmicas. Conocemos una granja de pollos en Poitu que
    una determinada semana perdió todas las crías. Todos los pollos presentaban
    malformaciones letales al romper el cascarón. Los propietarios llamaron a su
    compañía de seguros que envió a sus mejores expertos quienes no pudieron
    explicar esta mutación repentina más que por un flujo particularmente intenso,
    indetectable con medios ordinarios, de radiación cósmica. El campesino fue
    indemnizado de sus pérdidas y ahí quedó el asunto. Si el alquimista no vigila
    el menor signo procedente de su crisol para rectificar e intervenir
    inmediatamente puede perder en unos instantes todo un año de trabajo a causa
    de esos imponderables. Incluso los fugitivos estados de gracia que favorecen
    la obra deben atraparse al vuelo si se quieren consolidar sus beneficios.
    La extrema sensibilidad de la materia trabajada exige tantos cuidados como un
    bebé y, como él, regula su crecimiento por influencias más misteriosas que el
    ciclo regular de los relojes. Nadie se atrevería a dar comida sólida al pequeño
    cuyos dientes todavía no han salido. Si es bueno conocer de antemano las
    fases de la obra, de nada sirve provocar artificialmente un régimen planetario
    si el precedente no ha llegado a término por el movimiento propio a la
    naturaleza del sujeto de los sabios. A fortiori sería vano pensar en abrir una
    materia sin preparar o cuya preparación no se hubiera completado. En fin, una
    de las trampas, y no de las menores, es que cualquier materia trabajada
    canónicamente como sujeto de los sabios puede dar resultados particulares
    alentadores, cierto, pero ilusorios, incluso y sobre todo si estos se parecen al
    resultado esperado hasta el punto de confundirse con él. Los maestros antiguos
    son muy claros sobre este punto: la transmutación del plomo en oro no basta
    para afirmar que se ha conseguido la Piedra.
    La aplicación forzada de la Tabla de Esmeralda tal como la hemos visto
    desarrollarse desde hace medio siglo nunca ha tenido en cuenta el adagio
    alquímico según el cual todo está vivo; por el contrario la vida fue tratada
    como una cosa inerte o mecánica. Así que dudamos que los demiurgos hayan
    aprendido las lecciones de las resistencias que sin falta les ha opuesto su
    materia, bien sean elementos minerales bien sociedades humanas. La
    41
    unificación política del planeta, su primera etapa, no se produjo más cuando se
    creó la ONU que hoy pese a que ellos la esperaban de la noosfera impuesta y
    pese a sus esfuerzos por soldar a los pueblos y hacer tabla rasa de las
    identidades culturales mediante el olvido, insidioso tanto como voluntario, de
    la historia anterior de la puesta en pie de sus proyectos, es decir, de antes de
    1914. Asistimos por el contrario -y el movimiento no cesará de ahondarse- al
    resurgimiento de la memoria propia de los pueblos. La unión planetaria se
    hará un día y sin duda al fin de la era presente, pero será sinfónica y no
    monódica, y más espiritual que política.
    Paralelamente a la Tabla de Esmeralda los falsos demiurgos utilizaron otros
    textos alquímicos sin comprenderlos más. ¿Por qué el presidente Truman
    quería la guerra fría que Stalin59 no deseaba entonces sino porque sus
    consejeros habían leído los comentarios sobre el combate de las dos
    naturalezas al abrir la materia? ¡Si hubieran proseguido la lectura hasta el fin!
    En esta lucha hermética no hay ningún vencedor, los dos adversarios,
    extenuados y destruidos, ceden el sitio al cuerpo nuevo y vigoroso que recoge
    sus dos herencias. Per ellos no quisieron en manera alguna este vástago,
    apostaron por un vencedor, América, pensando que mediante su victoria
    absorbería las energías vitales y los recursos de la Rusia agotada (como induce
    a creerlo una primera lectura del combate de la Rémora y la Salamandra
    descrito por Savinien de Cyrano Bergerac)60 y ella misma sería el viejo atleta y
    el nuevo retoño. In fine no han conseguido sino levantar todos los pueblos
    contra este insolente vampiro. Si hubieran logrado el verdadero fin del
    combate, actualmente no sobrevivirían ni Rusia ni los Estados Unidos o, más
    exactamente, ni la economía de Estado ni el capitalismo. Ambos se habrían
    hundido para dejar sitio a un modo de producción y de cambio enteramente
    nuevo cuyas formas nadie puede imaginar. Cosas semejantes han sucedido a
    lo largo de la historia. Roma, perpetuada por Bizancio, y Persia se enfrentaron
    hasta agotar recíprocamente sus fuerzas. Sobre la ruina de sus imperios
    antagónicos pudo crecer la maravillosa civilización árabe que resplandeció
    hasta el siglo XVII y contó con tantos sabios y artistas antes de su actual
    decadencia. Igualmente el imperio llamado romano surgió de la destrucción
    mutua de Cartago y la República de Romulus. Por no haber comprendido esta
    necesidad del arte, América se prepara el destino de la orgullosa Asiria contra
    la que se volvieron juntos los pueblos oprimidos y saqueados y que, pese a su
    aparente poder, tuvo que ceder el puesto a los medos. Sin embargo, el relato
    bíblico de Jonás qué alternativa menos peligrosa se ofrece ante ella: la vuelta a
    la humildad, el abandono voluntario de la preeminencia. Nínive la asiria no
    cedió, ¡ay!, a las advertencias divinas más que en ese relato imaginario del que
    sabemos ahora que no fue puesto en las Escrituras sino para invitar a mayor
    42
    discernimiento a las potencias futuras.
    Al menos, si es que consigue mantenerse, éste es el destino que le acecha.
    Hemos visto que los demiurgos le han asignado el papel de las águilas.
    Filaleteo, de acuerdo en este punto con todos los autores, limita sus vuelos a
    siete o a nueve. Llevar esta fase más adelante no conduce sino tanto del
    sublimado como del compost. Por poco que sea operativa la equivalencia
    simbólica que ellos han impuesto, obstinarse en promover a los Estados
    Unidos por encima de las demás naciones no llevará sino a su estallido pues el
    alma egregórica del Estado federal no podrá mantenerse más allá de su
    cohesión. Por lo tanto habremos de asistir a la dispersión de los Estados que lo
    constituyen y ya vemos signos anunciadores con la formación de un
    movimiento independentista en Texas. Demasiado mal llevada, la experiencia
    conduce seguramente a la explosión del crisol y ya lo estamos viendo
    agrietarse.
    Además podemos predecir este estallido por otra vía. Con ocasión de la
    Guerra del Golfo el modelo estratégico fue concebido para cumplir mediante
    artificio la profecía del ángel Gabriel en el capítulo octavo del Libro de
    Daniel: "Un macho de cabrío venía de la parte de poniente sobre la haz de
    toda la tierra, el cual no tocaba la tierra, y tenía aquel macho de cabrío un
    cuerno notable entre sus ojos"61 y machaca al ciervo o al carnero de la visión
    sin que este último pueda resistir ni encontrar salvador. Hubiera sido preciso
    todavía que este carnero de crecimiento arrogante representase a Babilonia.
    Daniel precisa bien que su visión tuvo lugar en Susa62 y que el animal estaba
    en la otra orilla del río Ulai, actualmente el Karun, es decir, en Persia. Incluso
    si este río desemboca hoy en el delta común del Tigris y el Éufrates, la orilla
    opuesta a Susa, hasta la confluencia, se encuentra en Irán y no en Irak. Es
    verdad que el nombre del río Ulai significa en lenguas semitas el devastador y
    que en el Salmo 136 Babilonia se ve calificada de devastatriz. Admitamos
    como aceptable esta lectura cabalística aunque la consideremos muy dudosa.
    Sin embargo, la continuación de la profecía habría debido hacer reflexionar a
    los estrategas que vieron en el pequeño Irak la encarnación de la Babilonia del
    Apocalipsis: "Y estando en su mayor fuerza [el cabrón vencedor] aquel gran
    cuerno fue quebrado y en su lugar surgieron otros cuatro cuernos hacia los
    cuatro vientos del cielo".
    Nadie juega imprudentemente con los símbolos activos. En los escritos y
    pinturas de la antigüedad el cuerno siempre ha designado la capacidad de
    crecer. Por ello es por lo que se colgaba una cabeza de buey junto a los
    campos o a la entrada de las fincas, o por lo que se representaba a las diosas de
    la naturaleza teniendo en sus brazos el cuerno de la abundancia, desbordante
    de frutos, espigas y flores. Los comentarios del ángel a Daniel sobre el sentido
    43
    de la visión evocan a los ojos de un historiador la conquista de Persia por
    Alejandro y el desmembramiento de su imperio en los cuatro reinos
    helenísticos. Pero los modelos proféticos están inscritos fuera del tiempo
    histórico y se aplican cuando se dan las condiciones requeridas como hemos
    visto para el ciclo de las cuatro edades. Atribuir a los Estados Unidos el papel
    de macho cabrío occidental o, más exactamente, hacer de esta nación el
    cuerno que agrupa todas las fuerzas de la coalición era, por la misma magia de
    los símbolos, invocar sobre ella la cuádruple rotura. En la época de Alejandro
    pasaron veinte años entre la victoria de Arbeles y el principio de la partición
    del imperio, que llevó todavía diez años. No debemos considerar estos
    números como intervalos absolutos; pero retengamos la rapidez con la que se
    rompe el cuerno único del macho cabrío puesto que se hace en menos de una
    generación después del triunfo. Las reglas sucesorias electivas del presidente
    de los Estados Unidos no preservarán su imperio secreto, ni su integridad, de
    las causas inscritas en los cielos angélicos. Los herederos de Alejandro no
    pudieron mantenerse, no por falta de competencia o por debilidad personal,
    sino porque les fue retirado el sello divino del poder y por ello no pudieron
    obtener el reconocimiento indispensable del alma de los pueblos.
    Si Europa es asimilable desde este punto de vista a la coalición macedonia,
    será la primera en retirarse de la zona de influencia americana. Por cierto
    asistimos a los primeros estremecimientos de esta retirada sea con la biliosa
    guerra del buey y la mostaza o, más gravemente, con la decisión de construir
    un ejército independiente del Pacto Atlántico. Los otros reinos helenísticos
    fueron construidos alrededor de las capitales de Alejandro. Como América no
    ha trasladado las suyas fuera de su suelo, apostemos razonablemente por New
    York, Chicago o Dallas, y San Francisco.
    El cuerno del macho cabrío se quiebra no porque haya emprendido la
    conquista de las tierras del carnero, sino porque no ha sabido moderar su rabia
    en destruirlo. Daniel dice: "Se amarga contra él". Los escritores que elevaron
    la aventura de Alejandro a la dimensión de la epopeya le reprocharon todos la
    cólera ciega y pasar por encima del equilibrio que los griegos llamaban ubriz,
    la joroba. Es el más español, el exceso contra el que pone en guardia Juan de
    Valdés Leal. Cuando en las vías secas o breves el artista no sabe medir el furor
    del régimen de Marte no obtiene sino la piedra flameada y prostituida y,
    además, el crisol se rompe por la violencia de la operación. Los más sabios
    soberanos de la antigüedad, cuando edificaban imperios, se preocupaban por
    respetar en ellos las cuatro partes espaciales, correspondientes a los cuatro
    barrios de las ciudades y a las cuatro funciones. Así Sargón de Agadé se hizo
    nombrar rey de las cuatro regiones. La unidad se hacía en el centro, analogon
    de la quintaesencia. En el momento de su intronización, los reyes de Tara o
    44
    del quinto reino de Irlanda, que tradicionalmente aseguraban la cohesión de
    toda la isla, ponían el pie sobre una piedra llamada Lia Fail. Si el pretendiente
    era legítimo, la piedra gritaba y se hendía, temporal y simbólicamente, en
    cuatro partes que representaban los cuatro reinos y las cuatro islas del Norte
    de donde, según la leyenda, habían descendido los Thuata dè Danan. Después
    de semejante iniciación, el rey del centro nunca más renunciaba al sentido de
    su función unificadora y al respeto que debía a las cuatro partes de Irlanda.
    Pero cuando el ubriz del soberano le llevaba a olvidar el sentido de la
    centralización, cuando tiende a aplastar y uniformar en vez de a unir, el mismo
    exceso de la cohesión que pretende conseguir provoca la exigencia explosiva
    del cuaternario del que había olvidado que había salido.
    Puesto que América, empujada a la ubriz por sopladores insolentes, se
    comporta respecto a los cuatro continentes como ni el mismo Alejandro nunca
    osó, proscribiendo hasta la diversidad de maneras en el arte de vivir, en verdad
    sólo sería justicia que por ello sufra el castigo del que los ángeles son garantes
    íntegros. A menos que su pueblo escoja la caritativa alternativa ofrecida por
    Jonás.
    Ni más ni menos
    Acabamos de ver cuáles son los excesos que mancillan la obra de los
    demiurgos americanos; pero la balanza que pesa las funciones y los corazones
    en el cuadro de Valdés Leal pone en guardia al alquimista con igual fuerza
    contra las carencias. El muy caritativo Cyliani, en su Hermes desvelado63
    cuenta como, en un sueño maravilloso y terrorífico, la ninfa le autoriza, tras la
    apertura de la materia a servirse64 de los dos vasos que contienen las sustancias
    necesarias al trabajo del artista. Con ellas llena a duras penas dos bocales de
    cristal. Examinando a continuación esta primera recogida su consejera le hizo
    este reproche: "Uno de tus bocales contiene más materia andrógina de la que
    te hace falta, pero no has cogido bastante espíritu astral, necesitas
    infinitamente más; y, como dice Arnaldo de Vilanova, para ello hace falta
    abundancia de agua, de espíritu destilado". La timidez en recoger este espíritu
    estelar desde el principio de la obra ha llevado al fracaso a muchos aprendices.
    No sin razón los antiguos dieron el nombre de espíritu a este agente
    imponderable, viendo formado al universo, al igual que al hombre, de un soma
    tangible, de una psijh o alma retozona, sede de las emociones y de la razón
    inferior, y de un nouz o espíritu que Platón, en su célebre metáfora, considera
    el conductor del carro. Es lo que confirma el apóstol Pablo cuando distingue el
    hombre carnal, en el que solo actúan soma y psijh y el hombre espiritual o
    45
    noético, el cual "juzga de todo y no es juzgado por nadie".65
    Sin embargo en la visión griega, incluso el despertar noético era insuficiente si
    no estaba bañado por un Soplo misterioso llamado pneuma; los hindúes
    hablan de él en sus Upanishad, como, por ejemplo, en la Kaushitakî: "Yo soy
    el soplo, asimílame, que soy el Sí consciente, a la duración vital, a lo
    inmortal... Por el soplo se alcanza en efecto la inmortalidad en este mundo y
    por la conciencia la ideación verdadera"66 La misma distinción existía en los
    autores latinos entre corpus, mens, y spiritus.
    La civilización occidental parece haber perdido a finales de la Edad Media
    estas nociones tan claras para griegos y latinos. Los teólogos confundieron
    parcialmente las mens con el alma y, posteriormente, el término espíritu ha
    designado indistintamente el soplo y dimensión noética; los arquimistas lo
    aplicaron a los alcoholes y a otros productos volátiles de la destilación. Luego
    los filósofos "de las luces" vieron en él la razón aplicada a la observación de
    fenómenos. Finalmente los teósofos del último siglo lo asimilaron a lo que los
    físicos llamaban el éter, cuyo carácter de construcción completamente ilusoria
    y a posteriori demostraron en 1881 las experiencias de los señores Michelson
    y Morley. ¿Cómo evitar después de tantos malentendidos que un principiante,
    en sus primeras lecturas de los escritos alquímicos, no se forme una opinión
    errónea del espíritu? Mejor sería pensar que el término es voluntariamente
    vago para velar un secreto del arte y no extraviarse sobre una idea
    preconcebida.
    No podían dejar de aparecer otras confusiones entre los físicos, quienes desde
    principios de este siglo se maravillaban con el parecido entre lo que
    descubrían en el laboratorio y los antiguos sabios, de los que a lo largo de sus
    estudios les habían dicho que no eran sino testimonios polvorientos de los
    sueños y quimeras de tiempos pre-lógicos. El tan misterioso "espíritu" del que
    hablaban los antiguos maestros ¿no sería la triple radiación que emanaba de
    las sales de uranio o de radio, tan hermosamente bautizadas por Pierre y Marie
    Curie en 1898, que parecen desafiar las leyes de la termodinámica? ¿O la
    palabra designaría campos de los que el electromagnetismo no era sino un
    ejemplo, tales como los rayos X descubiertos por el Sr. Roetgen en 1895?.
    Quienes entonces trabajaban en el crisol no desdeñaron someter la materia, en
    las diferentes fases de su transformación, al test de la placa fotográfica o de
    acercar a ella la aguja de una brújula. Nosotros mismos nos dedicamos
    entonces a estas verificaciones, no encontrando en las mismas nada que
    pudiera contradecir a los filósofos químicos cuyas lecciones seguíamos.
    A algunos se les ocurrió entonces la idea de que la alquimia, tal como había
    sido transmitida de edad en edad por los Adeptos dispersos desde la China al
    antiguo Egipto, podía no ser sino la memoria oscurecida de una ciencia más
    46
    antigua y más completa, el eco atenuado de una civilización comparable a la
    que los físicos contribuían a hacer nacer.
    El Sr. Bergier da en sus obras numerosos ejemplos de parecidas
    especulaciones. En primer lugar se habría ocultado el saber a consecuencia de
    un mal uso destructor cuyo horror es contado por el Majabáratra; después de
    1945, el arma fulgurante de Indra, al igual que el fuego y el azufre vertidos
    sobre Sodoma y Gomorra evocaban hasta la evidencia el fogonazo atómico.
    Posteriormente, a medida que esta pretendida civilización se borraba de la
    memoria de los pueblos, se habría dado un sentido místico a expresiones que
    ya no se comprendían. Los mismos alquimistas no habrían obtenido la piedra
    filosofal sino siguiendo al pie de la letra instrucciones y recetas sin disponer
    del cuadro teórico necesario a la comprensión de su labor, condenados a
    repetir como ciegos las operaciones descritas por sus antecesores.
    La leyenda "atlante" así revitalizada fue sin duda útil como advertencia para
    dar alguna conciencia de su responsabilidad a quienes manejaban fuerzas en el
    límite de lo que el hombre puede controlar. Quizás ha contribuido a impedir
    que los gobiernos desencadenen otro conflicto mundial. Pero también tiene el
    efecto perverso de mantener las confusiones sobre el spiritus astralis necesario
    a la obra y dejar creer a los que se extraviaban que no consistía sino en un
    efecto de campo que, a lo más, inducía en el cerebro humano estados de
    conciencia superiores al estado ordinario de vigilia. Dichos estados, aunque
    obtenido por energías más bien físicas que sutiles parecían depender a sus ojos
    de una auténtica sublimación y constituir el secreto alquímico por excelencia.
    Se habían dado, si nos atrevemos a decirlo dos golpes con una sola Piedra,
    transmutar la materia y generar un superhombre.
    No saquemos de ello la conclusión apresurada de que los demiurgos
    americanos fueran o sean agnósticos. ¿No han sido al principio nuestros
    hermanos de ciencia? Pero una concepción demasiado estrecha de Dios y de
    su Obra implica a veces estragos que el ateísmo, satisfecho con los deseos
    animales. "Hijitos, guardaos de los ídolos" advertía San Juan al fin de su
    Primera Epístola. Los colonos llegados de Inglaterra a finales del siglo XVII
    pertenecían en su mayor parte a sectas calvinistas perseguidas en el reino; con
    ellos también emigraron algunos espíritus más libres, aunque también más
    raros. La necesidad en la que se vieron de ofrecer garantías a las ciudades que
    los toleraban imprimió en sus descendientes una parte del pesimismo puritano
    hacia la naturaleza, esa especie de dualismo moderado que otorga al diablo
    más poder sobre seres y cosas de los que en realidad tiene. Si por la caída de
    Adán, pensaron, la muerte ha entrado en el mundo, es por lo tanto el origen de
    la esterilidad de los metales como de la crueldad de los animales privados de
    razón y de la maldad del hombre. San Agustín, que fue maniqueo, veía en la
    47
    gracia divina una sobrenaturaleza, la única capaz de paliar las debilidades
    intrínsecas de la naturaleza humana. Calvino llevó estas ideas al extremo,
    hasta pretender que todo lo que Dios no salvara sería condenado y, como
    Cristo dice que "muchos son los llamados pero poco los elegidos"67,
    concluyeron contra toda razón que el cosmos, abandonado a sí mismo, no
    conduciría sino al desorden. Así que siempre habría que redimir a la
    naturaleza salvo que se agregara a ella una gracia substancial que Dios no
    habría distribuido más que con una avariciosa parsimonia.
    Abordar la alquimia en semejante contexto es extraordinariamente peligroso.
    Por una parte los filósofos herméticos recomiendan seguir las vías de la
    naturaleza; por otra afirman que sin el don de Dios que revele al artista como
    operar su trabajo será vano. El primer adagio parecía inadmisible a gente
    educada en el puritanismo; el segundo no podía significar sino una elección
    personal a la cual no podían sustraerse si habían recibido alguna luz sobre el
    arte y obtenido un primer resultado. Tampoco necesitaban llevar el
    razonamiento muy lejos para asimilar este don de Dios a una gracia
    sobrenatural impuesta no al hombre sino a la materia. Alimentados en las
    universidades del Nuevo Mundo de lecturas bíblicas y ciencias naturales,
    aquellos a los que llamaremos los estudiantes de alquimia de Boston no
    disponían en el siglo XIX para guiar su trabajo sino de algunos tratados
    importados a precios enormes y, ¡ay!, no parece que leyeran los autores más
    caritativos. El calamitoso Dom Pernety pasaba por proporcionar las llaves del
    lenguaje abstruso de los hijos de Hermes, mientras que no hacía sino agregar
    envidiosas trampas a los lazos ya puestos por su maestro Ireneo Filaleteo.
    Guiados, si podemos decirlo, por tales psicopompos, nuestros jóvenes artistas
    no iban a correr en toda inocencia sino de sinsabor en sinsabor hasta que los
    textos de los hindúes les fueron accesibles. Y, luego, todo se mezclaba, la
    Tabla de Hermes y la de Horeb: la ley de Moisés y la de la naturaleza, ambas
    concebidas como una gracia constrictiva, como el castigo divino necesario
    para evitar la caída en el abismo; la elección de los santos y los artistas entre
    los hombres y la de la Piedra entre los minerales. Entendían que la perla
    perfecta no se conseguía sino al precio de innumerables escorias. Ciertamente
    se podía esperar de la transmutación final la salvación de estos deshechos
    rechazados a lo largo del proceso de elección; pero primero había que
    alimentar el germen de la Piedra a expensas de todo ese considerable resto.
    Hemos puesto permanentemente en guardia a nuestros alumnos contra
    semejante interpretación de los escritos herméticos y en eso no hemos sido ni
    el único ni el primero. Los aprendices de Boston tampoco fueron los únicos
    extraviados por la insistencia de Filaleteo en no emplear más que el vaso
    precioso cuando describe vías o fases de la obra donde el trabajo solo tiene
    48
    algunas posibilidades de ser rematado en el vaso vil. En verdad, mientras más
    breve es una vía, más vulgar parece la materia necesaria. Perfeccionar el oro
    ordinario para hacerlo filosofal exige más trabajo y tiempo que partir de
    minerales inferiores. En alquimia humana es todo el sentido de la parábola del
    fariseo y el publicano. El primero da gracias por su perfección y no cesa de
    compararla con lo que ve alrededor suyo menos logrado ¿cómo aceptaría la
    apertura que lo desharía, aunque no fuera más que un tiempo, para ganar un
    estado más elevado? El segundo se sabe en lo más bajo de la escala y por lo
    tanto no tiene tantas resistencias que vencer. Pero sin la apertura, única que
    hace de una materia un vaso y un recipiente ¿cómo recoger el espíritu astral?
    El error de Filaleteo, aplicado a la alquimia social que han querido ensayar los
    demiurgos herederos de los alquimistas Boston, les ha llevado a ver en
    América el germen áureo de la Piedra que transmutaría a la humanidad. Pero
    esta solicitud respecto a la "nación elegida", además de que les ha hecho
    defender todas las bajezas y saqueos dictados por el interés de algunos
    industriales y financieros, les impidió proceder verdaderamente a la apertura
    de su farisaica materia. Por otra parte, asimilando el espíritu astral a la gracia
    divina tal como la concebía el puritanismo, es decir expresada por una ley
    constrictiva y por la imposición, como una estampilla, de una sobrenaturaleza,
    el mejor servicio que esta América podía prestar a la materia vil o a los
    deshechos de la obra -el resto del mundo- era, creyeron, someterlo a algún
    "nuevo orden mundial". El resultado previsible fue que no recogieron sino
    muy poco espíritu astral verdadero, muy insuficiente para la menor operación
    verdaderamente alquímica.
    Cyliani, es su primera operación, nos dice haber empapado progresivamente
    de espíritu astral las dos naturalezas metálicas y precisa que con él llegó a
    hacer "flotar la materia". Cuando a continuación procede a la primera
    separación habla de secar "a la luz solar" el cuerpo más sólido. En esto
    coincide curiosamente con los testimonios de los grandes ascetas del desierto
    que describen las operaciones del espíritu neumático sobre el alma y que
    también emplean la metáfora del agua para los consuelos del Espíritu Santo. Y
    la del desecamiento y la aridez para los ayunos impuestos desde lo alto a la
    yigh. Tanto estos santos maestros de la vida espiritual como los filósofos
    químicos precisan que no sirve para nada trabajar una materia en tanto que no
    ha recibido este rocío vital. La sequedad del desierto no es activa más que
    sobre un alma abierta al nouz y llena de pneuma que la despierta a la vida; un
    alma seca por la antigua sequedad de la muerte lo único que haría sería
    acartonarse como un cuero olvidado en el fondo de un granero. Esta regla vale
    para todas las materias. Por lo tanto si se osa trabajar el alma colectiva de la
    humanidad ¡cuánto más debería invocarse y recoger con el mayor cuidado ese
    49
    Espíritu del que habla el Evangelio para verterlo sobre ella!
    Los aprendices de Boston no han ignorado por completo esta necesidad; pero
    parecen haber confundido los diferentes espíritus de los que hablan los textos
    alquímicos a cuya colección y desciframiento han dedicado todos sus
    esfuerzos desde 1945, perpetuando la confusión inicial entre alma, espíritu
    noético y espíritu neumático, entre anima, mens y spiritus; en la materia entre
    espíritu y campo unitario. Es sabido que cuando el artista comete el error que
    apunta Cyliani y no recoge al principio sino una cantidad demasiado justa de
    espíritu astral, existen varias derivaciones para hacerlo crecer. No
    discutiremos aquí de ellas pues ello podría aumentar las confusiones que
    acabamos de evocar. Socialmente, las primeras consecuencias de esta carencia
    fueron lo que el Sr. Gauchet llamó el "desencanto del mundo" del que
    equivocadamente hacía responsable a la cultura "judeo-cristiana" en su
    conjunto. El desecamiento no es el resultado sino de una concepción
    demasiado estrecha y demasiado dualista de esta tradición. Pero nuestros
    demiurgos, dándose cuenta que corrían el riesgo de trabajar una "materia"
    demasiado seca, buscaron el equivalente del auxiliar que se utiliza en la obra
    mineral. Favorecieron pues el desarrollo de doctrinas y prácticas destinadas
    según ellos a permitir la efusión del alma y a prepararla para lo que ellos
    creían ser la acogida del espíritu. En el siglo XIX alentaron el espiritismo –¡en
    inglés spiritualism!- para atajar la progresión del ateísmo; en música la New
    Age se benefició de sus favores. En ambos casos cogieron un sucedáneo del
    agua de vida, sucedáneo quizás emoliente pero en caso alguno vitalizante.
    Saturada de esta agua inerte, la materia no apaga el ardor de sus sed y tampoco
    tiene la fuerza para recibir el rocío verdadero.
    En la Historia vemos civilizaciones que se pierden por falta de Espíritu. Los
    antiguos etruscos, pueblo bastante amable en sus orígenes si creemos los
    frescos de las tumbas, lo sustituyeron por el rito y la minucia en la
    adivinación. La inquietud que esta práctica no podía dejar de suscitar aumentó
    progresivamente hasta que las artes nos muestras a este pueblo invadido por
    Gorgonas y genios devoradores y sucumbiendo bajo el peso de sus terrores.
    Algo de ello pasó a roma donde eso tomó la forma de exaltación de lo jurídico
    incluso en el culto de los dioses. El Sr. Kerény subraya con justeza al estudiar
    la religión romana que no implicaba ni mitología ni arte68: todo fue tomado
    prestado a los griegos en la época de Augusto, cuando el gran poeta Virgilio
    buscó sus modelos en Homero. Antes de él, fuera de algunos cuentos sobre las
    aventuras de Hércules, todo lo religioso se concentraba en la pietas, un
    conjunto de obligaciones semi-rituales o legales y medio morales cuyo respeto
    se pensaba que bastaba para satisfacer a los dioses y asegurar la buena marcha
    de la ciudad. Es sabido en qué desorden se hundió la República romana y el
    50
    primer tiempo del imperio, pese al reino luminoso de Augusto, antes que la
    dinastía de los Antoninos viniera a darle forma de nuevo.
    El mismo desorden, que acecha a toda sociedad a la vez desecada, sometida al
    imperio puntilloso del reglamento, privada de la esencia vital de la fe y
    trabajada por sucedáneos puramente psíquicos, está creciendo primero en
    América, luego, por las coacciones que ésta impone, en el conjunto del mundo
    occidental. Se ha pretendido encontrar la causa de estos males en lo que los
    sociólogos engloban bajo el nombre anonia, en el desarrollo de la ciencia
    profana o en el barullo de la máquina industrial, en la supremacía de la
    economía sobre la política y, recientemente, en el invento de los ordenadores.
    ¡Fruslerías todo eso! Ni romanos ni etruscos se servían de la mecánica, no
    inventaron la bolsa ni la electrónica, y sus sociedades también cayeron en la
    angustia, la orgía y la pérdida del gusto de vivir. Anonia viene de a-nomoz que
    significa sin ley, sin costumbre o sin manera de ser, pero también sin pasto. La
    delitescencia de las estructuras sociales orgánicas en provecho del desorden o
    de lo que la ciencia moderna llamaría entropía, viene de la pérdida de los
    pastos del alma, es decir, del verdor nutricio, de la esmeralda de los filósofos.
    En los romances medievales el remedio de la tierra gaste, es decir, seca y
    estéril a causa de un error en el combate, el golpe doloroso, se encuentra en la
    busca de ese Grial al que Chrétien de Troyes nos describe como un rubí y
    Wolfram von Esembach como una esmeralda. Hemos discutido
    suficientemente estos colores de la Piedra o de la Sal en nuestras obras
    precedentes y no lo trataremos aquí. Los símbolos del verdor y del flamear
    también se encuentran en el Ars brevis o en el Ars magna de Raimundo Lulio
    y en los autores posteriores.
    Las sociedades antiguas afectadas por la anonia no pudieron volver a
    levantarse hasta que se tomó conciencia y fue patente la carencia de Espíritu.
    Las vemos entonces agotar uno a uno todos los sustitutos, religiones de
    misterios, gnosis, sectas y los más extraños cultos, y aspirar en estas fuentes el
    débil hilo de agua de vida que las mismas podían dar. Cuando por fin llegaron,
    a través de la iglesia aún naciente, a una fuente más abundante, se renovaron
    con ella hasta el punto que los historiadores diferencias dos civilizaciones casi
    heterogéneas antes y después de Constantino.
    Occidente s encuentra en un punto en que la sed comienza a hacerse bastante
    intensa para ser percibida, en que los pueblos buscan la menor gota de verdor
    para contenerla. La multiplicación de sectas, prácticas, o terapias "suaves"
    recuerda a las apretadas muchedumbres en los templos de Asklepios, la
    importación de los budismos o de los yogas de la India es una réplica de la
    acogida por Roma de las escuelas de los misterios de Tracia o Asia menor, o
    del culto a la diosa de Eleusis. Como en el imperio de los primeros siglos, las
    51
    autoridades políticas pasan sin saber por qué de la desconfianza represiva a la
    tolerancia, quizás porque en semejante sequía, la conciencia de la sed parte del
    pueblo, al igual que en el crisol la avidez comienza en lo más íntimo de la
    materia. Es imposible predecir cuanto durará esta fase ni las formas exactas
    que revestirá; irán desde los cultos delirantes y los integrismos más obtusos
    hasta las más sabias gnosis, sin poder apartar de su estela las magias perversas
    ni las provocaciones a las tinieblas. Todo lo que nos enseña la experiencia
    histórica es que nada detendrá esta búsqueda desordenada, nada, ni leyes, ni
    persecuciones, ni discurso racional o moral, ni tentaciones superficiales de
    bienestar, ni presiones mágicas tratando de canalizarlas, mientras los pueblos
    no hayan vuelto a encontrar la Fuente verdadera y no se hayan saciado en ella.
    Pero cuando hayan gustado esta agua, se verá que las viejas estructuras
    ideológicas, sociales, políticas, económicas, incluso religiosas, habrán sido
    transformadas en profundidad, y esto vale también para las iglesias, forzadas a
    abandonar sus superfluidades ante la potencia del flujo que las atravesará. Son
    los tiempos que profetizan Oseas y Joel: "Fuego consumió las partes del
    desierto y llama abrazó todos los árboles del campo. Las bestias del campo
    bramarán también hacia ti, porque se secaron los arroyos y el fuego consumió
    los pastos del desierto"69. "Sus obras les impedirán volverse a su Dios porque
    el espíritu de fornicación está en medio de ellos y no conocen al Señor... Con
    su ganado, pequeño y grande, andarán buscando al Señor, y no lo hallarán"70.
    Entonces viene el consejo de invocar a Dios: "Después de esto derramaré mi
    Espíritu sobre toda carne"71.
    Estas profecías del Día del Señor, que acaba y renueva el mundo, tienen valor
    de modelo para toda revivificación, en la materia y en las civilizaciones. La
    Fuente no es reconocida más que por la Sed, y la sed no actúa sino cuando
    alcanza un grado de intensidad suficiente, atizada no por la sequedad sino por
    el recuerdo de la frescura de las aguas. Hasta ahí sólo serán probadas las
    fuentes más aberrantes pues no se soportaría verdor más verde ni agua más
    ígnea.
    Así como el imperio de Constantino no abandonó los logros de la civilización
    romana al transformarse, la civilización actual no debería apartar sus
    descubrimientos científicos y técnicos para recibir al Espíritu. Tras su efusión,
    los sentidos y los fines asignados a los conocimientos modernos se verán sin
    duda reorientados. Pero sería muy extraño y perjudicial que desaparecieran.
    No fue el cristianismo del imperio el que condujo a una regresión, por cierto
    menos importante de lo que se cree, en la parte occidental tras la partición
    hecha por el emperador Teodosio. Fueron las destrucciones engendradas por
    las guerras sucesorias y la ambición de Atila, después las querellas de los
    reyes francos. En el norte de las Galias donde fueron particularmente violentas
    52
    se perdieron muchos sabios; en el sur, salvado hasta el siglo VIII, se
    conservaron las artes y las ciencias, al igual que en Irlanda. Pensar que la
    renovación espiritual barrería las de nuestro tiempo es creer todavía que es en
    ellos donde reside el pecado del siglo y la razón del desecamiento, cegarse en
    la coincidencia de hechos y confundirla con sus causas, siempre más sutiles y
    profundas de cómo las comprende el profano.
    Multiplicación
    La gran Obra, cuando es llevada canónicamente y cuando el artista alcanza su
    fin, no se detiene en la obtención de la Piedra. A continuación es necesario
    seguir con el trabajo para purificarla y afinarla. A cada una de estas vueltas de
    rueda el tiempo de elaboración es más corto. Tuvimos la curiosidad de medir
    la duración de las vueltas de rueda con un poco más de exactitud que las
    indicaciones de los autores que nos precedieron. Varía más que lo que oscila
    la velocidad de las reacciones simplemente químicas, aunque la progresión de
    una vuelta de rueda a la siguiente parece obedecer a una ley exponencial
    decreciente según el tiempo, creciente según la velocidad. Puesto que los
    alquimistas recomiendan seguir las vías de la naturaleza, también tuvimos la
    intuición de comparar estos parámetros con los que se desprenden del estudio
    de la evolución cósmica o de la aparición de los seres vivientes72. Como
    habíamos pensado de entrada son los mismos. Así obtuvimos una
    confirmación suplementaria de que la verdadera Gran Obra es la que lleva el
    Artista Divino sobre el cosmos que Él ha creado y que no cesa de
    perfeccionar.
    Constatamos sin embargo una diferencia entre lo que el alquimista tiene la
    oportunidad de operar en su crisol y lo que hace el único verdadero Artista.
    Cuando conducimos la materia a su perfección debemos limitarnos, a lo más,
    a diez vueltas de rueda; la Piedra se vuelve entonces tan sutil y tan volátil que
    ningún recipiente material puede ya contenerla y se difunde en todo el
    universo pasando así más allá de la intervención de nuestro arte73. Ya a la
    segunda vuelta de rueda si no a la tercera, no tiene la solidez del cristal sino la
    blandura de la cera; a la quinta obtenemos un líquido y, más se la reitera, más
    volátil se vuelve. Estas transiciones de fase, por emplear el lenguaje de la
    ciencia moderna, no obedecen a las leyes ordinarias, no depende apenas ni de
    la temperatura ni de la presión exteriores, sino de la pureza de este cuerpo
    imposible de colocar en la tabla de Mendeleiev. Lo que más se parece en el
    universo a nuestras vueltas de rueda, entre dos etapas de la creación, ha
    superado desde hace muchísimo las diez reiteraciones fatídicas sin que su
    53
    materia se volatilice.
    La Obra cósmica parece poseer dos componentes temporales: una cíclica y
    periódica, otra exponencial. Si seguimos en nuestra Tierra la curva obtenida
    examinado la diferenciación de las especies obtenemos los datos, o más
    exactamente las horquillas de los datos, de los grandes descubrimientos que
    modifican profundamente las sociedades humanas, como la aparición de la
    agricultura, la escritura, la utilización de los metales o la abstracción filosófica
    en el sentido ordinario del término. Una tercera componente entra en juego, la
    que hemos evocado mostrando que los modelos revelados por los profetas se
    aplican a diversos momentos de la historia. Serían modelos intemporales que
    se establecen para corregir un error colectivo o para asegurar la transición
    entre diferentes fases de la Obra.
    La humanidad está en el período crítico de la curva exponencial. Hasta ahora,
    una vuelta de rueda del Gran Artista se desplegaba a lo largo de varias
    generaciones y anteriormente incluso sobre varios siglos o milenios. Desde
    hace poco duran menos que la vida de un hombre, lo que significa que, en una
    fecha incalculable debido a las horquillas de la variación pero relativamente
    próxima, del orden de veinte a treinta años, el proceso se volverá literalmente
    explosivo. No se trata de la entrada en la era de Acuario reclamada a grandes
    voces por los que no tienen en cuenta más que el componente cíclico. El año
    precesional no atraviesa "signos" iguales sino las constelaciones reales; Piscis,
    Acuario, Capricornio forman, vistos desde la Tierra, un todo imbricado como
    las escamas de la tortuga, hasta un punto tal que la entrada del punto vernal en
    Acuario no tendrá lugar sino hacia el 2100 y la salida definitiva de Piscis hacia
    el 2.700. Esto de lo que hablamos es el nudo crucial de la componente
    exponencial.
    Los intentos actuales por traer esta excepcional transición de fase a una fecha
    más satisfactoria para la razón inferior, 1999 en el que estamos o 2000 que es
    una cifra redonda del calendario, no tienen sentido alguno. El año 1 calculado
    por Denys le Petit a partir de las indicaciones históricas de los Evangelios fue
    un esfuerzo vano: ahora se sabe que se equivocó por lo menos en tres años, si
    no en seis o siete. Contando a partir del verdadero nacimiento de Cristo, el año
    2000 sería de hecho el año 2003 o 2006... Pero dejemos aquí estas
    incoherencias pueriles. La sombra de las cosas por venir de las que habla el
    apóstol Pablo se proyectan a 20 o 30 años con bastante fuerza sobre la
    humanidad para que cada cual sienta ya su insistente roce. La humanidad
    corre hacia una excepcional transmutación cuya naturaleza nadie conoce. ¿Es
    la que los profetas del Antiguo Testamento llamaban el Día del Señor? El
    término se aplica en las Escrituras a cada una de las intervenciones divinas, a
    cada vez que el Artista actúa directamente sobre su crisol cósmico, desde los
    54
    límites impuestos a la arrogancia de un pueblo hasta el Día último en que la
    misma estructura espacio-tiempo será quebrantada y transformada. Hacia lo
    que vamos sería más bien hacia el Día del Hombre, la aparición de la
    quintaesencia bajo la forma propia a nuestra naturaleza.
    Esta transición es tanto más crítica cuanto que depende tanto de la habilidad
    del Artista Divino como de nosotros y de nuestro asentimiento. Por ello es por
    lo que nos parecen tan poco oportunos los esfuerzos demiúrgicos
    desordenados que hemos denunciado a lo largo de estas páginas. Vale mil
    veces más dejar actuar a la naturaleza que tratar de forzarla: las resistencias
    que no pueden dejar de aparecer contra esta presión parásita hacen más
    peligroso, y quizás más doloroso, el pasaje crucial. Incluso el fracaso no está
    excluido. No significaría la destrucción de la humanidad ni la pérdida de todas
    sus adquisiciones –aunque hay riesgo de regresión técnica si las guerras se
    mezclan en el asunto- pero sí la pérdida de la tensión espiritual acumulada
    desde los orígenes del mundo. No pensamos que las cosas lleguen hasta ahí.
    Todo muestra por el contrario, empezando por la proliferación de sectas y
    falsos profetas, que la sed espiritual es demasiado profunda para que el
    tránsito fracase completamente por desecación y falta de fermento.
    En tales fases cruciales ocurre en el laboratorio que las fuerzas en presencia
    sean demasiado importantes para la capacidad de resistencia tanto del vaso
    alquímico como del crisol que lo contiene y que todo explote. Pero el vaso de
    la naturaleza fue previsto por al Artista divino en función de su Obra; incluso
    la caída adámica no podía desligar su cohesión fundamental. No tememos
    pues en absoluto el aniquilamiento ni de la humanidad ni de la Tierra que la
    lleva pues eso sería dudar de la Sabiduría más que eterna que dio ser y devenir
    a la creación y cubrió con sus alas el caos anterior a la luz. La única cosa que
    hemos de temer, si excluimos la deflación espiritual o la explosión, sería que
    las resistencias nos hagan el paso inútilmente doloroso o que la quintaesencia
    obtenida contenga todavía demasiadas superfluidades impuras.
    En este sentido el alquimista ya se guarda de pedir demasiado a su materia,
    aunque todavía pueda intentar las últimas rectificaciones. Pero lo que nos
    aparece en nuestro crisol no es sino la promesa de las cosas por venir que sólo
    el Artista divino conoce perfectamente. Intervenir con una comprensión
    limitada del proceso cósmico sobre lo que no puede ser sino Su Obra sería
    simultáneamente temeridad loca y vanidad de vanidades. Nadie puede creerse
    razonablemente llamado a un trabajo semejante, incluso si piensa haber
    recibido luces particulares sobre la conducción de la Obra. En un tal Día, estas
    luces no serían sino ilusión.
    Debemos precisar un punto esencial de esta conducción de la obra como
    advertencia caritativa a quienes roe la ambición demiúrgica, sobre todo si
    55
    creen que llevan al mundo hacia un bien superior y bullen con la indignación
    de Elías hacia los idólatras. Cuando el Artista empieza el proceso alquímico
    según una vía canónica sigue un camino trazado e inmutable y, sin embargo,
    lo hace en completa libertad. Una fuente de los errores acumulados por los
    filósofos aprendices americanos que no hemos cesado de denunciar en esta
    obra podría deberse a la traducción inglesa de vía canónica por rule way. El
    término canónico viene del griego kanon que no es sino la importación a esta
    lengua del agadeo kanûn, que significa caña, a menos que la palabra sea más
    arcaica todavía y proceda del sumerio. En un país de deltas falto de árboles,
    los arquitectos de los templos utilizaban una caña para realizar sus medidas y
    de este kanûn es de donde viene en línea recta la caña de los compañeros
    constructores. En principio se trata pues de una regla-patrón y no de una ley
    jurídica. La alquimia ha conservado el sentido primero del término: una vía
    canónica es en primer lugar una manera de obrar cuyas medidas son conocidas
    y probadas. Ni más ni menos.
    Los obispos que utilizaron el término canon para designar las decisiones
    disciplinarias de los concilios todavía entendían el sentido primitivo. No
    usaron lex, el reglamento escrito y constrictivo pues sabían que no hacían más
    que indicar medidas justas dictadas por la experiencia espiritual y que habían
    recibido la autoridad de padres, consejeros o pedagogos y no de legisladores.
    El significado del rule inglés se aproxima, ¡ay!, más a la lex romana,
    completamente exterior, que al canon, simple medida útil. Más habría valido
    traducir vía canónica por standard way.
    El artista en su laboratorio es libre, totalmente libre de su obra; pero gracias a
    ello aprende a distinguir lo posible e lo imposible. Nada le impide intentar
    fundir acero en una cocina de gas sin preparación ninguna ni moler cristal de
    roca con sus dientes como si fuera una avellana, por absurdo e inútil que esto
    sea. Pero traducir canon por rule equivale a sustituir la distinción entre posible
    e imposible por la de permitido y prohibido. Estas observaciones son válidas
    para la ciencia profana; en alquimia son esenciales ¡y más cuando se aplican a
    la Obra del Artista divino! La Torah dada por Dios a Moisés según comentario
    de todos los rabinos y Padres de la Iglesia era una vía canónica, una medida
    espiritual y ritual operativa y no una obligación, ni interna ni externa. Si se
    hubiera tratado de una imposición interior estaría urdida en nuestra misma
    naturaleza al igual que la gravitación forma la textura del espacio; si hubiese
    sido dictada como una lex exterior apremiante y castigadora ¿cómo pensar que
    no se hubiera creado su policía y que el castigo no haya seguido
    inmediatamente a la primera transgresión? ¿Habría sobrevivido el propio
    Moisés, él, que acababa de recibir grabado sobre las Tablas de piedra la
    sentencia "no matarás", y que ordenó la matanza de tres mil hombres en el
    56
    campo? ¿No fue el error de Moisés entender una revelación divina sobre los
    comportamientos más útiles al crecimiento espiritual del hombre como una ley
    del Faraón, como la distinción entre permitido y prohibido?. En cuanto a las
    "leyes de la naturaleza", las que son activas en el interior de los elementos del
    kosmoz, hombre incluido, su conocimiento y su respeto distinguen siempre lo
    posible de lo imposible.
    Desde la prehistoria el hombre ha trazado senderos en bosques y montañas;
    sabe por razón que más vale seguirlos que perderse lejos del campamento al
    que trata de llegar o dirigirse directamente a un precipicio. Ningún guía
    iracundo y dictatorial le prohibe salirse de la senda; es él quien reconoce la
    utilidad del trazado establecido por sus antepasados. Pero el hombre es libre,
    libre de abrir nuevos caminos, libre de retozar en los prados que los bordean y
    de oler en ellos las flores. Cuando en alquimia usamos la metáfora de la vía o
    el camino, y cuando la calificamos de canónica, entendemos proceso
    debidamente catalogados y cuyas dificultades fueron reconocidas y balizadas.
    Nada nos asegura que los hermetistas hayan seguido y descrito todas las vías
    posibles. Pero tenemos la certeza, nacida de la experiencia de todos los
    artistas, que apartándose de estas vías canónicas quizás se encuentren nuevas
    maneras fecundas de operar, aunque más seguramente se encontrarán peligros,
    callejones sin salida o caminos que no llevan sino a la inversión espiritual
    demoníaca.
    Ello no impide que la libertad de la persona, que debe expresarse en su
    encaminamiento alquímico, sea intocable. La disciplina personal a la que se
    somete el artista por razón no tiene nada de autocensura. Como tan bien lo
    dice Jean-Aurel Augurelle74:
    Sic alii, quos experiedno, maxima rerum
    Visere jam decuit summo quaesita labore,
    Angustum per iter, recto de tramite nunquam,
    Quas prius ingressi declinavare, nec ante
    Desinere optarunt, lucit quam tangere laetis
    Tandem exoptatum longo post tempore finem
    "En cuanto a los otros, aquellos a los cuales, por su práctica, convino
    considerar de antemano lo que sería, al final, la más grande de las cosas
    buscadas por su trabajo, escogieron pasar por el sendero estrecho en el que
    primero se habían empeñado, sin nunca apartarse de la línea recta que pasa
    entre los atajos ni detenerse antes del fin, les fue así posible alcanzar por fin
    con alegría, tras un largo tiempo, lo que esperaban".
    Por lo tanto se plegaron a la regla o al canon del arte porque se habían fijado
    57
    su fin tras haber presentido, por razón y no por obligación moral, por elección
    libre y no a la fuerza. Augurelle no denigra los atajos, no los prohibe al
    alumno, simplemente subraya su inutilidad para el que quiere conseguir la
    Piedra. A estos atajos nosotros los llamamos particulares. No conducen al fin
    pero nada prohibe al artista explorar algunos al pasar, aunque no sea sino para
    perfeccionar su conocimiento de la naturaleza o balizar para la posteridad los
    que no llevan a ninguna parte. Pero el tiempo le está contado al hombre Quien
    quiere llegar comprenderá con su razón que más vale limitar, incluso
    abandonar totalmente los vagabundeos para consagrar sus fuerzas a buscar la
    perla preciosa. Las reglas del arte, sacadas de la experiencia de los antiguos
    hermetistas y de la revelación divina no son más que un corpus de consejos
    prácticos para evitar perderse, nunca otra cosa. Como el código de circulación
    tratan de prevenir los accidentes y, si nos atenemos a ellos, de hecho aumentan
    la libertad de los viajeros y no de todos colectivamente sino de cada uno en su
    persona.
    También la materia posee su libertad, que los físicos modernos han reconocido
    y experimentado como principio de incertidumbre o, mejor, de
    indeterminación. Mientras más se asciende por los reinos, más aumenta esta
    libertad. En el primer capítulo del Génesis el Artista divino opera según tres
    modos. Donde leemos "En el principio Dios creó...", usando un verbo también
    lícito para las obras del hombre, los rabinos judíos nos dicen que en hebreo
    bara, que no aparece sino en este texto y nunca más en otra parte, guarda todo
    su misterio pues no puede tener más que un sujeto: Dios. Sólo a continuación
    Él dice y lo que nombra aparece en el mundo en parto, después Él separa o,
    más literalmente, distingue. Los más grandes comentaristas piensan que este
    verbo bara designa el don de ser libre. No es utilizado en efecto sino en tres
    ocasiones: en el momento de la creación del caos primordial, cuando la
    aparición de los animales, cuando nace el hombre. Entre los dos primeros
    bara, en cada uno de los Días, Dios "vio que era bueno", aprobación casi
    pasiva o contemplativa, después del segundo bara y posteriormente tras el
    triple bara que suscita la humanidad, Dios bendice su criatura y pone así en el
    universo un sello operativo que le permite a éste "crecer y multiplicarse". En
    esta bendición reside toda la Gran Obra.
    58


  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :